Marquise de chocolate (sin horno)

Por: | 24 de febrero de 2015

Marquise_chocolate_comidista
  No hay pera aburrida / EL COMIDISTA

Hay postres lujuriosos, postres guarros, postres porno y después está la marquise. Una maravilla de tarta semifría –la temperatura a la que se come es importante, porque si se sirve a 30 grados en agosto te queda una sopa, y si la comes recién sacada de la nevera es un mazacote– a la que podríamos llamar "muerte por mantequilla y chocolate" sin faltar un ápice a la verdad.

Esta tarta tiene, como todo, ventajas e inconvenientes. Las primeras: que no requiere horno ni una exactitud milimétrica como muchos otros platos de repostería, y que se puede acompañar con lo que os de la gana. A mí sobre todo me gusta con un helado ácido, rollo sorbete de mandarina, maracuyá o frambuesa, para compensar el chocolatamen, con frutas –también ácidas o tropicales– y seguro que con una salsa de frutas del bosque o cualquier cosa no muy dulce también está cañón. Ibán Yarza dice que hay que ponerle mucha nata (aunque le he oído decir lo mismo de el 99% de comidas del mundo, creo), y esta vez le he hecho caso, dejándola un punto menos que montada (que es como más me gusta porque queda aún más untuosa, pero ahí cada uno a lo suyo).

Vamos con los inconvenientes: engorda más locamenti que el amor de Las Grecas –eso se compensa moviendo un poco más el culo ese día, o tomando un trozo pequeño– y la crema inglesa tiene una cierta complicación para los neófitos, ya que puede cortarse y convertirse en una especia de sopa de tortilla dulce. Para evitar esta posibilidad, lo suyo es hacerla a fuego moooooooy lento (citando de nuevo a Ibán), y aquí la vitro –es difícil que leáis esto por aquí alguna otra vez– puede ser una gran ventaja.

La he acompañado con una pera conferencia salteada porque creo que se ningunea injustamente esta pobre fruta de temporada –menos en las cenas de mi infancia, donde la "tortilla francesa y la pera pelada" estaban a la orden del día en el menú de mi abuela–, que sólo pide un poco de alegría para dar lo mejor de sí misma en cualquier plato al que se le invite. Además de lo ya indicado, para que el postraco en cuestión salga bien solo hace falta un buen chocolate y una buena mantequilla.

Dificultad

Para gente que dice "no me gusta el chocolate" mientras llaman a su nave espacial para que les recojan.

Ingredientes

Para 8-10 personas.

Para la crema inglesa

  • 3 yemas de huevo
  • 60 g de azúcar
  • 225 ml de leche

Para la tarta

  • 300 g de chocolate de cobertura de calidad (yo usé 70% cacao, pero es arriesgado)
  • 225 g de mantequilla

Además

  • 4 peras
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 200 g de nata montada

Preparación

1. En un cazo a fuego muy bajito o al baño María, fundir el chocolate y la mantequilla y mezclarlos bien. Reservar. Preparar un baño invertido poniendo abundante hielo en un bol grande y un bol más pequeño encima y reservarlo también.

2. Es el momento de preparar la crema inglesa. Mientras se lleva la leche a ebullición a fuego suave, batir las yemas junto al azúcar en un bol y volcarles encima la leche muy caliente sin dejar de remover. Mezclar bien con una varilla y devolver a la olla a fuego mínimo para terminar la cocción.

3. Sin parar de remover con unas varillas o cuchara de madera, la crema estará lista cuando forme una especie de película en lo que usemos para remover y las paredes del recipiente, y la espuma de la superfície haya desaparecido. En ese momento, pasarla al baño frío para bajar la temperatura y que no se pase de cocción y se corte.

4. Mezclar bien la crema la fría con la mezcla de chocolate y mantequilla, poner en un molde tipo plum cake (si es metálico se puede poner papel film, con la silicona no hace falta) y llevar a la nevera al menos durante 4 horas. Si queréis hacer menos cantidad o raciones individuales podéis usar otro tipo de moldes.

5. Poco antes de servir la tarta, saltear las peras peladas y cortadas a octavos con un poco de mantequilla y un pelín de azúcar en una sartén bien caliente. Emplatar unos minutos antes de servir para que la tarta no esté dura, con las peras a temperatura ambiente (o desharán la marquise) y una cucharada generosa de nata.

Hay 31 Comentarios

Tienes razón Monica el chocolate es una de las mayores tentaciones, nosotras os proponemos "chocolate al cubo con nueces, chocolate con sabor a bombón"
http://www.dosyemas.com/index.php/chocolate-al-cubo-con-nueces

Mucho me temo que comer "un trozo pequeño" NO es una opción, así que me voy a ir enfundando el chandal de táctel, las muñequeras y los calentadores para salir a quemar calorías al ritmo de "Eye of the tiger".

Lo de la muerte por mantequilla y chocolate me ha recordado que hay un restaurante mejicando en Bcn que sirve dos postres de chocolate de nombre Muerte por chocolate y Resurrección por chocolate.

Feliz y ventoso martes!

Monica, ¡qué delicia!
Una variante (con horno) es la torta caprese. Los ingredientes: chocolate, mantequilla, huevos, almendras. Esta también es para los amantes del chocolate!
¡Saludos!

http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=655

Roger, no sé muy bien qué responderte, excepto que esa pera está de todo menos desparramada. Por curiosidad, ¿dónde y qué has desayunado? Es para una cosita/una amiga. Un saludo.

Esa pera desparramada por encima de la tarta parece una sepia. Hasta que no he entendido lo que era, me ha dado un poco de asquete, la verdad. El aspecto de la pera me ha llevado a leer "marisque" en lugar de Marquise.

Vaya pintón.
Si se sirve con unos cristalinos - pocos - sal Maldon por encima el juego de dulce/salado/ácido/crema es total.
El diletante.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal