Aló Comidista: "¿Para qué se usa cada tipo de cebolla?"

Por: | 06 de marzo de 2015

 Aló, Comidista vuelve como un clavo a su cita mensual. En este consultorio vale todo: dudas culinarias, enigmas gastronómicos, problemas psicológicos, cuestiones metafísicas y dramas de la vida contemporánea. Sólo tenéis que enviarme un mail a elcomidista[arroba]gmail.com. Responderé a vuestras chorradas preocupaciones el primer viernes de cada mes, salvo festivos, puentes, enfermedad grave o fallecimiento. 

Ihudith: Quiero hacerte una pregunta que estaba pensando hacer a Nestlé. Mi chico y yo hemos discutido últimamente por las instrucciones de preparación de algunos productos congelados (pizzas, lasañas). El primer paso dice algo así como "precalentar el horno a 220 grados durante 10 minutos", y yo entiendo que cuando llegue a 220 grados (en unos 10 minutos) tengo que introducir la comida. Pero mi chico dice que, una vez que alcance la temperatura, hay que tener el horno 10 minutos y, una vez pasado ese tiempo, meter la comida. Agradecería conocer tu opinión.

Querida Iudith, el consultorio empieza muy fuerte con tu pregunta, que pasará sin duda a formar parte de los grandes clásicos del monguerismo en Aló Comidista. Imagino que tu novio tendrá otras dotes que te tendrán satisfecha, pero chica, de capacidad intelectual no anda muy sobrado. Vamos a ver, alma de cántaro, ¿para qué vas a tener el horno 10 minutos vacío cuando ya ha alcanzado la temperatura necesaria? ¿Ese Einstein que tienes por compañero le debe algún favor a Iberdrola y por eso quiere gastar electricidad inútilmente? Menos mal que no has mandado a Nestlé la pregunta, porque habrías matado de risa a todo el departamento de Atención al Cliente. Pero bueno, no te desesperes: dicen que la gente corta chusca mejor, así que tú aprovecha, que la inteligencia está muy sobrevalorada.

Giphy

 "Me he pegado la cabeza al hombro": la infancia del novio de Ihudith. / GIPHY

 

Chema: ¿Cómo se hace un buen escabeche? ¿Qué tipo de aceite y vinagre usar? ¿En qué proporciones? ¿Dependen del producto a escabechar? Mi objetivo es escabechar el atún, los mejillones y la caballa perfecta.

Querido Chema, en mi nada humilde opinión, las claves de un buen escabeche son dos: usar un vinagre de la mejor calidad posible y mantener la cocción en temperaturas muy bajas. A mí me gusta usar vinagre de vino blanco y un aceite de oliva suavecillo y poco amargo (de arbequina, por ejemplo). En cuanto a las proporciones, depende de lo ácido que quieras el resultado: a mí me funciona bien una parte de vinagre por dos de aceite. Otro truco para suavizar es añadir caldo o vino a la cocción.

Dwarfuniverse: Te vi el otro día en Mostassa, ya que fui a comer con mi novia. Tus calcetines rojos a topos dejaron a Vanesa estupefacta. He visto que en el blog has hablado de algún restaurante de hamburgesas, pero no he podido ver sobre restaurantes de pizzas, aqui en el Área de barcelona Vitali Pizza y Pizza Market me encantan para pedir en casa, aunque si has dedicado algunos posts de recetas sobre ellas tengo que decir que también las hago en casa comprando la masa (que es lo único que aún, por pereza, no me pongo a ello). 

Querido Dwarfuniverse, por la exquisita ortografía y sintaxis de tu pregunta, veo que los profesores de Lengua Española no han llegado todavía a la galaxia desde la que me escribes. Y antes de que los lectores crean que llevaba unos calcetines estilo traje de faralaes, debo aclarar que eran rojos con unos pequeños puntitos blancos. Despejada esta posible confusión, te diré que mi último descubrimiento pizzero en la provincia de Barcelona es Can Pizza, en El Prat. Vale la pena acercarse hasta allí porque dan lo más parecido a la pizza hecha en Italia que conozco en la zona, en un local chulísimo y a unos precios imbatibles. En Barcelona capital, La Bella Napoli de Poble Sec es apuesta segura, y en el Eixample, no están nada mal las de La Verde Umbria.

Carles: Andaba el pasado fin de semana trasteando por casa de mi suegra cuando me encontré con un recetario de tarjetas coleccionables de la revista 'Teleprograma' (¿se sigue editando?) de hace 200 años por lo menos. Te mando un par de fotos con unas muestras que harán las delicias de los amantes de la Comida Viejuna. ¡Si parecen cocinados por el mismísimo Honorato el de Top Chef! 

Unnamed Unnamed (1)

 

Querido Carles, gracias por compartir con nosotros este descubrimiento arqueológico. La revista Teleprograma (TP) sigue existiendo, pero seguro que ya no regala maravillas como éstas. En cuanto a Honorato, aprovecho para manifestar que me parece un tipo entrañable, muy educado y con más sentido del humor que muchos cocineros encumbrados. Espero que acepte la invitación que le lanzó Biscayenne en Twitter para que presida el jurado del próximo Premio Nacional de Cocina Viejuna.

Eladio: Ayer me estrené por primera vez con las berenjenas intentando hacer una musaka. El plato resultó comestible aunque manifiestamente mejorable, tanto en sabor como en aspecto. Haciendo caso a una receta que encontré por internet usé canela, que arrasó con el sabor de todo lo demás. Por su parte las berenjenas fritas quedaron empapuchadas de aceite pese a secarlas en papel de cocina antes de meterlas en el horno, lo cual dio a todo el conjunto un toque de grasaza no muy agradable. Además sustituí el cordero por ternera y la salsa de yogur y queso feta por bechamel Hacendado de bote. Ahí van la preguntas: ¿hay alguna receta sencilla y rápida, apta para principiantes, que sea mejor que la que he usado? ¿Es cierto que la receta original lleva canela o es una insensatez añadirla a este plato? ¿Sufriré amenazas de abuelas de Santorini si uso bechamel y a tomar viento?

Querido Eladio, o sea que te pasas la receta por el níspero, le cambias los ingredientes y usas bechamel guarringongui de bote, y luego resulta que te sale mal. Qué raro, ¿verdad? Es alucinante. En fin, como ocurre en tantos platos tradicionales, no existe una receta canónica de musaka, así que te contestaré basándome en mi propia experiencia, la de mis viajes a Grecia y algunas lecturas sobre el asunto. Canela: algunas recetas la llevan; yo apuesto más por la nuez moscada como especia dominante, y si acaso le añado una puntita de la primera a la carne. Berenjenas: tienes que cortarlas en rodajas no muy finas, salarlas y dejarlas en un colador para que suden, lo que impedirá (en parte) que chupen tanta grasa. Un plan B para los aceitófobos es asarlas en el horno untadas en un poco de aceite, en vez de freírlas. Carne: la gracia de la musaka es el cordero; para mí, la versión ternera o cerdo resulta un poco descafeinada. Salsa: hasta donde yo sé, en Grecia es común el uso de bechamel, enriquecida con par de yemas de huevo. Yogur: La cocina de Vefa, biblia de la gastronomía griega, no sabe nada de yogures en la musaka. Y a mí no me gusta el sabor ácido que le da. Queso: como imagino que en tu pueblo no encontrarás kefalotiri, tira de parmesano rallado mejor que de feta, un queso de cabra buenísimo en ensalada o en la spanakopita, pero que funde fatal y no parece muy adecuado para la musaka. Y por tu madre y todos tus antepasados, haz la bechamel en casa y no compres la de Mercadona. Son cinco minutos y la diferencia es ABISMAL.

Irene: Mezclando repostería cuqui con pruebas nucleares. ¡Locura!

Captura de pantalla 2015-02-26 a la(s) 11.48.59

 

Querida Irene, gracias por esta preciosa imagen de archivo. Creo que podría ser un ejemplo para que las malenis de la repostería creativa se dejaran de cupcakes y comenzaran a hacer pasteles de grandes salvajadas del siglo XX, tipo "tarta del campo de concentración de Treblinka", "milhojas de los gulags estalinistas de Siberia" o "croquembouche de la matanza de Sebrenica". Así ya podríamos extinguirnos como especie con toda tranquilidad.

Luci: ¿Qué tamaño de sartén compro? Cada vez que he comprado una sartén he tenido el mismo problema. ¿La compro grande, para que me quepa todo? ¿La compro mediana, y así no gasto tanta energía? ¿La compro pequeña, y así evito la tentación de la gran fritanga? ¿Debo ahorrar un poco más y comprar dos? Yo soy más mujer de una sola sartén porque como ya se habrá visto en seguida soy víctima del stress of choice y me conozco. Me compro dos y luego empiezo a cocinar con la pequeña por querer hacerme la modosa para enseguida pasarme a la grande porque es en realidad la que me gusta y ya tenemos montado otro lío diario más en la cocina. Mi vida no necesita más caos, te lo aseguro.

Querida Luci, no hace falta que nos jures que tu vida no necesita más caos: con el que llevas en la cabeza es más que suficiente. A no ser que tengas muchos hijos -Dios quiera que no, que ya hay bastantes víctimas de madres neuróticas por el mundo-, yo creo que con una sartén de unos 25 cm de diámetro, y otra un poco más pequeñita, vas que chutas. No necesitas para nada una de tamaño paella, ya que si tienes mucha cantidad de comida puedes ir haciéndola en tandas. 

Sofía: Tenéis que ver esto. Anonadada me hallo.

CR_939541_presentacion_rusa

 

Querida Sofía, yo también me hallo anonadado. Estas imágenes confirman que los rusos tienen tan buen gusto emplatando como vistiendo o escogiendo fotos para sus perfiles en webs de ligoteo.

Ana: Desde hace unas semanas tengo en casa a mi madre, haciendo funciones de niñera, chacha y chica de los recados. La mujer tiene una sana tendencia a expresar en voz alta sus discrepancias, que son muchas. Hay una que me trae de cabeza y no consigo encontrar en la red la prueba de que yo tengo razón. Cada vez que enciendo en horno me saca las dos bandejas y la rejilla fuera, ocupando todo el espacio útil de la cocina. Según ella, si las dejo dentro consumo más energía. Yo le digo que sólo gasto de más la energía necesaria para calentar las bandejas, ¡una vez calientes ya está! ¿Tú las sacas?

Querida Ana, felicidades por tener esclavizada en casa a tu pobre madre para así poder irte al bingo y a tomar cubatas con las amigas: eres un ejemplo para todas las mujeres de este país. Sacar la rejilla no tiene ningún sentido; hacer lo propio con las bandejas podría ayudar a ahorrar algo de energía si tu horno es de convección: cuantos menos obstáculos pongas a la circulación del aire caliente, mejor. En cualquier caso, si dos bandejas y una rejilla te ocupan "todo el espacio útil de la cocina", me pregunto si tu verdadero problema es que te has gastado todo en el juego, por lo que vives en una caravana o te han prestado su casa unos gnomos. 

Edgar: Tengo un problema con lo que mi novio denomina "la fregasa". Llega tarde del curro y se acuesta temprano, los platos siempre por fregar. Le digo que al menos, pase un chorro de agua por "la fregasa" ya que soy yo el que friega y ya estoy desarrollando demasiado bíceps de frotar comida seca. Asco me da ver trozos de galletas flotando en tazas o comidas resecas en platos. Ya que es fan tuyo, quizás tú le puedas convencer de lo anti-higiénico que resulta acumular mierda en el fregadero durante días y de las bacterias que se almuerza a diario con sus galletitas flotantes.

Querido Edgar, gracias por aportar la cuota mensual de gays con problemas domésticos imprescindible en este consultorio. Veo que tu relación es muy bonita, con un novio que te tiene de chacha, hace lo que le sale del toto e ignora cualquier cosa que le digas. Además, lo de "llega tarde del curro y se acuesta pronto" me lleva a deducir que ni os comunicáis ni chuscáis demasiado, así que os auguro un gran futuro juntos. ¿Qué haría yo en tu caso? Aparte de mirar si ha vuelto a Grindr, cosa bastante posible dado el deterioro de vuestra vida en pareja, le diría a este caradura que o echa los restos de comida a la basura y aclara los platos o se los va a encontrar metidos en el armario donde guarda su ropa fermentando con ella. Hazme caso que yo he vivido situaciones parecidas, y lo mejor son las soluciones drásticas.

Mariasun: Egunon. La panadera de mi pueblo envuelve el pan con un papel blanco que por un lado tiene algo de brillo y por el otro es mate. ¿Cual sería la parte que va por dentro? ¿Brillo o mate?, si es que la hay... Eskerrik asko.

Querida Mariasun, qué bien que la López Ibor haya abierto sucursal en Zizurkil y que os dejen salir a comprar el pan. No sé muy bien de qué me hablas, maitia, pero para que no te inquietes te diría que el brillo por dentro y el mate por fuera, y que si ese papel es encerado no dejes el pan cerrado dentro porque se te pondrá chicletoso. Y ahora tómate la medicación y descansa, no vayas a acabar quemando algún contenedor.

Rafael: Las cebollas, ay las cebollas. La base, a mi juicio, junto con el ajo, de la gastronomía española. Sin embargo, qué poco sé de ellas; voy a la verdulería y allí las veo: rojas, blancas y secas, blancas y algo más tiernas, cebolletas... Dime tú, oh gurú de la cocina casera contemporánea, para qué se usa cada cual.

Querido Rafael, voy a decirte algo que seguramente acabará con mi escaso prestigio, pero no soy capaz de distinguir grandes diferencias entre las distintas cebollas cuando cocino con ellas. Matizo: la cebolleta me gusta en crudo o en el gazpacho (desbravada antes en agua con un poco de vinagre); la cebolla rosa de Figueres funciona muy bien en sofritos, y la roja es perfecta para los cebiches. Pero la verdad, pienso que tienes que ser muy, muy, muy gourmet para detectar las diferencias de sabor entre una blanca, una amarilla o una roja utilizadas como fondo de un guiso o un potaje. Hala, ya lo he dicho.

Laura: Hola, me pongo en contacto contigo para contarte la última novedad de La Latina. ¿Es un pajaro?, ¿es un avión?, ¿es un restaurante?, ¿es un bar de tapas?, ¿es cocina española?, ¿es cocina internacional?... no... es La Chusquery. Si te gusta el picoteo o prefieres sentarse a comer y que te sorprendan, La Chusquery, el nuevo rincón de moda, es tu lugar. Además, gracias a las sugerencias de carta con platos que se actualizan asiduamente La Chusquery se puede visitar una y otra vez sin caer en el aburrimiento. Dirección: C/de los Mancebos, 2 - Madrid (La Latina). Si quieres más información no dudes en contactar con nosotros.

Querida Laura, gracias a ti y a tu agencia de comunicación por enviarme esta maravillosa nota de prensa de La Chusquery. No dudo de que en un lugar con ese nombre, sito en la calle de los Mancebos, sea difícil caer en el aburrimiento y te apetezca visitarlo una y otra vez. Debe de estar más animado que el Arny el Día del Popper. Acudiré raudo en cuanto pase por Madrid.

Sara: A la foto que te adjunto no le hace falta mucha descripción, es más, deja sin palabras.

Spaella

 

Querida Sara, en efecto, no hay mucho más que decir: este cartel es Spaña.

El Diletante: En casa suelo hacer muchas cremas y salsas a base de champiñones, me ayudo del thermomix, quedan muy sabrosas pero de un color pardo horripilante, que echa para atrás a los niños. Existe algún truco para que estas salsas y cremas queden blancas, como en los restaurantes, sin tener que abusar de la crema de leche ni de productos químicos.

Querido El Diletante, no sé muy bien qué tiene de malo el color pardo de las cremas de champiñones. Pero si tú y los malcriados de tus hijos sois incapaces de coméroslas porque no se parecen a las muy naturales y auténticas cremas de champiñones de sobre de Knörr o Gallina Blanca, lo único que se me ocurre es que les pongas zumo de limón cuando empiecen a cocinarse. Así mantienen un color más pálido, aunque sabrán más ácidos.

Cati: Hace poco redescubrí tu blog y ahora es una de mis lecturas matutinas mientras abrazo un té con leche y me como unas cannacookies (pero ese es otro tema). En mi piso compartido tenemos un libro muy divertido por lo anacrónico que es. Adjunto foto y cito algunas de mis frases preferidas. Dentro del capítulo "Perversiones sexuales o sexopatías prespecto al sujeto". "Homosexualidad masculina (...) consiste esta anomalía sexual en la obtención del orgasmo únicamente a través de la relación sexual con un individuo del mismo sexo". "El mamilinguo se trata de otro fenómeno parafílico de contacto oral consistente en la aplicación de los labios y la lengua sobre las mamas (...) Y mi favorita: "los homosexuales deben ser considerados más como enfermos que como delincuentes" y "No siempre los invertidos son fieles a su pareja".

20150221_121340

 

Querida Cati, gracias por leer mi blog mientras te drogas. Confío en que no acabes engordando 100 kilos después de lanzarte a hacer todos mis postres completamente colocada. En cuanto al libro, no es por disculpar al santo patrón de este consultorio, pero imagino que cuando se escribió todos esos delirios sobre la sexualidad estaban a la orden del día, y considerar a los homosexuales como enfermos en vez de como delincuentes igual era hasta progresista. Una vez más, considerémonos afortunados de que nos haya tocado vivir estos tiempos, y no aquellos.

María: Os escribo desde Tasmania, Australia, donde vivo con mi chica que es vegetariana. A pesar de ser una madrileña de familia extremeña y por tanto adorar la carne en todas sus formas, también soy una novia modelo y le cocino a mi chica sus berzas y demás sin rechistar. El caso es que en ello estaba, buscando recetas con calabaza que tanto le gusta, cuando me he encontrado con varias fotos de la cocina del infierno. Si de paso veis a bien recomendarme alguna recetilla con este vegetal para hacer que mi churri se relama, os estaré eternamente agradecida. Atentamente, la única (gayer) española de Tasmania.

El pecado calabacil La calabaza radioactiva

Querida María, no sé porqué pero me hace mucha ilusión que me escriban lesbianas desde Tasmania. Gracias por esas maravillas que nos envías, sobre todo por el suicidio de langostinos en calabaza, que me parece preciosísimo. Tenemos cientos de miles de millones de recetas con esta cucurbitácea en El Comidista, pero así a bote pronto yo te recomendaría la crema de calabaza y rábanos asados, el hummus de calabaza, la crema de calabaza, zanahoria y aguacate o los potimarrones rellenos de queso y crema fresca (a éstos últimos quítales el bacon, no te vayas a quedar sin churri). Ah, y recuerdos a uno de mis personajes favoritos de todos los tiempos:

Tumblr_mlaz25Hkgf1qmwqgno1_500

Comer. Comer. Comer. Comer. Comer. Comer. / TUMBLR

 

Juan: Me gusta cocinar, no soy un Ferrán de la vida pero si que me considero apañaíllo en la cocina, pero a pesar de ello hay una cosa de lo más sencilla que no consigo que me salga bien del todo: los huevos escalfados. He intentado todos los trucos habidos y por haber, con film, sin film, directamente sobre la sartén, con la cáscara... Y siempre se me rompe el film, se me queda hecho un churro o se me rompe el huevo. Porfa Mikel, revélame tus secretos (y no me enlaces el especial sobre huevos que hicisteis en El Comidista que te conozco).

Querido Juan, sí te enlazo la primera parte del especial huevos y también la segunda, porque me da la gana y porque te vendrán bien para superar tu ignorancia supina en el asunto. Y ahora que ya he hecho lo contrario a lo que tú querías, paso a responderte: para ser escalfados -cocidos en agua- sin que se te desparramen, los huevos deben ser muy frescos. La manera más fácil de hacerlos es la siguiente: cubres un cuenco pequeño con film, lo untas bien de aceite, echas el huevo, cierras el film formando una especie de bolsita, y lo pones a cocer unos 5 minutos. La forma pro: poner el huevo directamente en el cuenco, hervir agua y un chorro de vinagre en un cazo pequeño, removerlo fuerte con una cuchara de madera y verter el huevo en el centro del remolino. Apagar el fuego y recogerlo cinco minutos después con una espumadera. 

Paula Bm: Por si alguna vez escribes de horteradas en la comida. Visto en un napolitano de Verona.

Captura de pantalla 2015-02-26 a la(s) 11.37.23

Querida Paula BM, nunca había pensado en los niños como posible ingrediente, pero en el próximo post que escriba sobre cosas que no debes ponerle a la pizza, los incluiré.

 

La entrada sobre 'Cooking with bears', el libro de cocina de los osos gays, dio pie a algunas respuestas interesantes en Twitter que incluyo como bonus track del Aló Comidista de hoy.

 

Hay 30 Comentarios

Si que andas hambriento que te dejas colar autobombo cutre de un garito de la Latina. Que si vienes a Madrid, avisa y te hago un bocata, pero no dejes que un gabinete de comunicación vago y jeta se aproveche de tu curro y de tu comunidad, hombrepordios.

La spaella es además de las congeladas y que le echas agua caliente de la cafetera y la metes entre resistencias

Sobre la musaka, al que le de pereza hacer la bechamel, que se puede entender, algo que queda genial es batir queso feta, del normal que viene en un paquete blanco, y no es tan dificil encontrar, con un huevo o dos (según la cantidad de queso feta, si le pones medio paquete o paquete entero) se le echa por encima y queda genial gratinada. Ya que hay que pasarse la receta por el forro, mejor pasarsela con estilo, y así no es tan empalagoso como la bechamel y bastate diferente. Hay que echarle un poquito de sal a la mezcla, la justa por el huevo. Saludos.

Respecto a mantener el horno a la temperatura unos minutos, siento disentir del parecer de Mikel. Minetras que el aire se calineta fácilmente, no pasa lo mismo con las paredes del horno. De manerq eu al introducir la pizza o lo que sea en el horno, si las paredes estan calientes baja menos la temperatura que si estan frias. Saludos.

No deja de tener gracia que un blog como este donde se promueven los mundos alternativos (culinarios y sobre todo mentales :) ) tenga por santo patrón a un tipo del Opus como López Ibor y se comente su Enciclopedia de la vida sexual, que escribieron unos "negros" ilustres como Irene Falcón y Eliseo Bayo. Creo que estos últimos apreciarian ver su libro junto a cocina de "osos" y lópez Ibor aprobaría que las degeneraciones sexuales de quien lee este blog combinan con los excesos de presentación rusos .

Solo quería comentarte una cosilla Mikel, en Grecia se utiliza más la ternera que el cordero, simplemente porque el cordero tiene un sabor más fuerte y tiende a eclipsar todo lo demás. El cordero se usa sobre todo, en semana santa. Un saludo.

Las fotos de la comida rusa, IMPRESIONANTES.


Cuánto juego da el pollo...


Y estoy con que las cocinas 'normales' no están para ir dejando bandejas y rejillas :(

por dios k horribles las fotos de comida ruski, no se si es peor el pez descuartizado cual caravela santa maria o los pollos plantando un pino....

Respecto a la crítica de Mikel sobre que no es posible que las bandejas y rejillas del horno ocupen todo el espacio de la cocina a no ser que sea de gnomos, he de decir que por desgracia las micro-cocinas están a la orden del día a no ser que seas rico y puedas permitirte un piso con una cocina decente. He vivido en varios pisos y en muchos de ellos tenía que hacer una parte (picar ingredientes, pelar…) en el salón porque no me cabía nada en la cocina. Ya me gustaría a mí que fueran una excepción, pero por desgracia es lo normal.

Esas calabazas parecen el postre en una fiesta de The walking dead.

Vaya, soy mamilinguo.

No sé si lo que ha dicho de las cebollas tiene perdón o no. En principio, yo prefiero la "blanca" para cocinarla y la "roja" para en crudo, pero en América se hace al revés y está estupendamente también. Lo que cada uno prefiera. En cuanto a los escabeches, por favor, ni los hagáis ni los conservéis en recipientes metálicos porque el vinagre es ácido acético que tanto en frío como más aún en caliente va a disolver el metal y luego nos lo comemos. Por supuesto, las perdices cazadas que se van a escabechar tienen que pasar por rayos X y quitarles todos los perdigones porque también disuelve el vinagre al plomo y ese metal es un veneno aún mayor. Yo para escabechar uso esas cazuelas de toda la vida que ahora parece que sólo están en Francia, las metálicas, claro, pero recubiertas de porcelana.

Dios mío, qué risa! Lo de los rusos es muy fuerte y el enlace que pones con fotos para ligar es que parece de coña...
Gracias por hacer el viernes más llevadero.

No por favor.... Los espaguetis por Bugs Bunny o por el pequeno perro no!!!! Los espaguetis se comen a la ammatriciana....
:-) buen fin de semana a todos!

http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=356

Gracias por el consultorio. Sé que es una sección que quema mucho, pero es tan divertida que sólo puedo pedir con total egoísmo que El Comidista cuente siempre con ella.

Dicho esto: Diego, no seas talib. Soy andaluza de ocho apellidos andaluces y algunas veces, cuando hago gazpacho, añado cebolla. No le altera demasiado el sabor (y no para mal), varía un poco la textura y tiene muchas propiedades. Que es como el parchís o la oca: mi casa, mis reglas ;-)

Esa cabeza de conejo en el expositor de la carnicería...gracias por las pesadillas

Lo mejor para el final, eh Mikel?, ni las aberraciones rusas ni la pizza de bambino tienen nada que hacer comparadas con
Belen Esteban yacente. Que susto.

La cocina se disfruta mejor leyendo blogs como éste, gracias por existir!!

Menos ver un pollo desfilando para Victoria's Secret, el despliege de los rusos me ha convencido. Me voy a Moscú a pillar ácido. Seguro que han mejorado la receta casera.

Me parecen tremendas las fotos, vestir de vulgar fulana el pollo que te vas a comer (¿o es una polla?). Esta locura puede despertar en nosotros otro apetito... el sexual y encontrándote a solas con el pollo (¿o es una polla?), cometer un acto contra natura.
http://elvillanoarrinconado.blogspot.com.es/

Mikel, apunta ésto y póntelo al lado del despertador para ser lo primero que veas todos los días: el gazpacho no lleva cebolla. Ni blanca, ni seca, ni morada, ni cebolleta, ni desbravada. Toda ama andaluza de casa lo sabe, e incluso toda ama de casa andaluza (que no es lo mismo), pero allende despeñaperros os empeñáis en lo contrario. Pues no. Enhorabuena por vuestro programa y saludos a mi mamá que me estará leyendo.

En dos palabras: IM PRESIONANTE el Aló de este mes. No se si me gusta más los Pollos Esther Williams o el Perro Espagueti. Está claro que debo mejorar mis emplatados :-)

Me defrauda que no hayas comentado que el librito sobre sexualidad de marras lleve la firma (no sé si institucional o incluso personal) de López Ibor. Casi tan aterrador como el efecto que los rusos pueden provocar en caso de supremacía mundial (de hecho seguramente serían cosas relacionadas).

Mi madre coleccionó montones de fichas culinarias de revistas, pero en casa la biblia culinaria viejuna más completa y socorrida en una enciclopedia llamada "La cocina paso a paso", coleccionable de Sarpe de primeros de los 80 que conserva primorosamente en sus 8 contundentes volúmenes encuadernados. La verdad es que a pesar de su dosis inevitable de viejunismo (especialmente en las presentaciones y la textura de las fotos), es muy completa y no ha quedado tan caduca como cabría sospechar.

Ay por dios q risa...gracias gracias gracias
igual me revienta la gigantesca cicatriz q acabo de estrenar, pero esos langostinos suicidas y la refinada perversión soviética de presentacion de platos no tienen precio...

La cebolla roja es idónea para macerar con salmón y preparar unos objetos voladores identificados.
http://www.dosyemas.com/index.php/ovnis-de-salmon

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal