Pasta con mantequilla de sardinas y alcaparras

Por: | 10 de marzo de 2015

  Pasta_mantequilla_sardina_comidista     
Mantequilla, sardinas, encurtidos, pasta y amor / EL COMIDISTA

Desde que hace ya un tiempecito publicamos un post sobre mantequillas tuneadas, la idea de aplicar un proceso tan sencillo y versátil a la cocina de resistencia se ha instalado en mi cabeza. Utilizo de vez en cuando ese formato para alargar la vida de las hierbas aromáticas que sobran, darles vidilla a esos dos filetes de anchoa viudos que si acabarán muriendo en la nevera o reciclar algunos restos de setas salteadas, siempre con resultados satisfactorios (y alguna sorpresa de esas de arrancar a aplaudir, como cuando mantequé por puro espíritu aventurero un risotto de setas con mantequilla de anchoas).

Pero de todas las cosas con las que se puede mezclar la mantequilla la que más me sorprendió y la que utilizo más a menudo son las sardinas. El sabor del pescado, potente e intenso –y, si se ha hecho a la brasa, con un punto ahumado– combina perfectamente con el lácteo y la textura de la mantequilla. A partir de aquí, la imaginación es el límite. Se pueden usar sardinas en escabeche, cambiar los encurtidos por otros –pepinillos, cebollitas o zanahoria, por ejemplo–, eliminar el ajo, poner la potencia de picante que más nos apetezca o cambiar el tomillo por perejil o albahaca.

Lo único que hay que tener en cuenta es que a cualquier cosa que pique le subirá la potencia con el tiempo: tened en cuenta eso, porque si os pasáis con el ajo o la cayena en el momento de hacer la mantequilla dos días después el plato puede estar atómico y no habrá quien se lo coma. Otro punto a favor de esta receta es que puede hacerse en una hora o en cinco minutos, dependiendo de si asamos nosotros las sardinas o si las usamos de lata y les quitamos las escamas y espinas –lo que no es un problema: si son buenas, el plato seguirá siendo bueno– o directamente compramos sardinillas, que se pueden poner tal cual solo escurriéndolas antes.

Esta mantequilla (bien tapada, claro) puede durar tranquilamente dos semanas en la nevera –la grasa es un conservante natural fenómeno–, así que es perfecta para hacer las veces del típico salvavidas con el que te haces un bocata, unos canapés si se presenta alguien por sorpresa, o una pasta como la que propongo a continuación. Es más: si la vais a usar para alguno de los dos primeros supuestos, aumentad la cantidad de mantequilla hasta 120 gramos. Conseguiréis una textura más untuosa que con la pasta sería excesiva –porque al deshacerse engrasaría demasiado– pero a las tostadas, por ejemplo, les irá fetén.

Dificultad

Hay que hervir, cortar y mezclar. Ni lo intentéis, vamos.

Ingredientes
Para 4 personas

  • 80 g de mantequilla
  • 360 g de pasta corta
  • 2 latas de sardinas en aceite o 12 sardinas asadas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de hojas de tomillo
  • 2 cucharadas soperas de alcaparras
  • Piparras o guindillas en vinagre al gusto
  • 1 limón
  • Sal
  • Pimienta o cayena

Preparación

1. Mezclar la mantequilla en pomada con el diente de ajo rallado, las sardinas sin escamas ni espinas (si son de lata, bien escurridas), las alcaparras y las piparras –las segundas picadas, y ambas bien escurridas–, las hojas de tomillo, un poco de sal y pimienta o cayena al gusto. (Hasta aquí se puede hacer con anticipación. Incluso mucha anticipación).

2. Hervir la pasta al dente según las intrucciones del fabricante. Escurrirla sin demasiado mimo y devolverla a la olla vacía junto a la mantequilla, dándole unas cuantas vueltas a fuego alegre para mantecarla. Añadir la piel de un limón rallada, dos cucharadas de su zumo, revolver bien y servir inmediatemente.

Hay 23 Comentarios

monica!!acabo de preparar tu receta para el tupper de mañana y he de decir que está de toma pan y moja!!(aunque acabo de ver que se me ha olvidado añadir el ajo...para la próxima)

Yo soy fans de las sardinillas, las anchoas y la mantequilla. Y de la pasta, así que,,,

Fan total de las mantequillas tuneadas! y más desde que por necesidad me tengo que hacer yo el pan (no puedo con el pan sin gluten de compra...)

Gracias Monica por esta fantastica receta, a mi humilde entender, no mezclaria tantos carbohidratos con grasas animales y no hay que olvidadar incluir en el menú verduras crudas, como por ejemplo una ensalada de lechuga de roble con unos tomates Ralf y unos piñones tostados sin aceite, ligeramente salteados.
Gracias

Otro plato totalmente Retro como todo lo que nos gusta http://www.45revoluciones.es

Acabo de cenar brócoli al vapor y zanahoria rallada con un chorrito de un vinagre tuneado al ajo y romero receta vuestra. La propuesta tiene una pinta estupenda pero lo de grasaturar mi fuente favorita de Omega 3...ay Mo que me has pillado con el día güini.

Una receta fenomenal y muy fácil, estupenda para hacerla con una lata de sardinillas de buen calidad. Nosotros a menudo realizamos recetas sencillas con las conservas

No puedo tomar mantequilla porque soy alérgica a la caseína. Le tengo prevención a la margarina por lo de las grasas hidrogenadas y supongo que no quedará igual, pero por probar... Igual queda comestible y todo.

La belleza en la cocina, esta en la improvisación!. La pasta és un buen elemento y que combina con todo lo que esté a tu alcance, dulce, salado, carne, verduras, pescado, marisco... Buenas ideas, buenos platos,.!

tAstant

Mónica, como bien dices, la imaginación es el límite. La pasta admite multitud de variantes, todos hemos improvisado alguna vez con lo que teníamos en la nevera. La receta que os proponemos es especial tanto por la elección y combinación de sus ingredientes, como por la originalidad de su vinagreta. http://dosyemas.com/index.php/ensalada-de-pasta

Soy gran fan de las sardinas en lata, (no de cualquier marca, vale la pena ser un poco selectivo), y se me ocurre que quizás las sardinas al limón irían bien en esta receta.

Esta pasta es bien!

Me encantan las sardinas y la receta.

No se si me convencen las sardinas! Pero la verdad que los ingredientes son perfectos para acompañar el plato!

El post de las mantequillas tuneadas me pareció TOP. Y ni qué decir de esta receta. Sencilla y aparenta sabrosísima. En cuanto disponga -de nuevo- de cocina, la pruebo!! La verdad que con tener alguna matequilla de esas, simplemente rehogando pasta hervida ya tienes un plimer platazo... Gracias y feliz martes!!

Me ha recordado a la" Pasta con le sarde" siciliana, que está buenísima. En muchos sitios le ponen pan rallado tostado por encima, que le da un punto buenísimo.
Habrá que probar esta :)

Ostras, esta si que es una receta rápida y de reciclaje (tengo mantequilla y tengo una lata abierta en casa), lo único que creo que no aplicaré demasiado es el tema de las alcaparras... su sabor es superior a lo que mi estómago tolera.
Como segundo a vuestra propuesta, ¿os apetece un "Bacalao à brás"?

http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2015/03/cada-pais-cada-region-y-en-algunos.html

Majós, te prometo que el limón no sobra ni un poquito, ponle al menos la ralladura que si no te pierdes parte de la gracia, titi.

Monica, esta es una receta fantástica! Simple y sabrosa! Con anchoas, a menudo yo cocino tambien las Linguine con brócoli y anchoas. Saludos y buenos dias!

http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=73

Le quitaré el limón, que ya me rechina el diente con solo leerlo, y lo hago hoy mismo, que tengo una lata de sardinas abierta y todos los demás ingredientes. Me pensaré lo del tomate. Muy buena idea. Gracias, Mónica.

Al plato le van bien unos tomates desecados y picados en juliana.
El diletante.

Habeis puesto dos recetas, una cada uno, el mismo día ¿alta de comunicación?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal