Espinacas con garbanzos tostados y salsa de yogur

Por: | 31 de marzo de 2015

Espinacas con garbanzos tostados y salsa de yogur

El viejo recurso del filtro de Instagram para que cuele una foto del móvil. / EL COMIDISTA

 

"Ya está el plasta este con los garbanzos y las espinacas otra vez", imagino que estarán pensando los seguidores más pertinaces de El Comidista. ¿Y qué le voy a hacer si yoooo, nací para comer garbanzos y espinacas? Me requetechifla esta combinación, y no puedo más que insistir en ella en todas sus formas y maneras. Creo que son dos ingredientes que vinieron al mundo para intimar, cohabitar e incluso tener sexo entre ellos, así que no me voy a arrugar a la hora de publicar la enésima receta en la que aparecen juntos.

Además, estamos en plena Semana Santa, y como buenos cristianos no sólo no debemos fornicar o visitar clubes de hombres nocturnos, sino tampoco ponernos como zepelines a carnaza. Lo suyo estos días son los potajes monacales, pero como la SS ha caído un poco tardía este año, os traigo una propuesta garbancera más ligera y menos calurosa, nacida de la purísima improvisación un día que compré un manojo de espinacas frescas y no sabía qué hacer con ellas.

La idea de tostar los garbanzos me la inspiró David Robin Food de Jorge en una de nuestras jacarandosas intervenciones en el Hoy por hoy de la Cadena Ser, donde compartimos sección culinaria cada lunes a las 11.30. Yo siempre había sido timidillo con el salteado de dicha legumbre por miedo a su desintegración, pero lo cierto es que el sabor se intensifica sin que la textura se resienta demasiado. El punto tostado va tan bien con las espinacas como con el yogur. Aunque lo mejor de este plato es que tardas unos 10 minutos en prepararlo, y parece que te lo has currado.

Dificultad

Es una jetarreceta.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 g de espinacas frescas
  • 300 g de garbanzos cocidos
  • 2 filetes de anchoa
  • 200 g de yogur griego
  • 1 limón
  • 1 cucharadita de pimentón picante o dulce
  • 1/3 cucharadita rasa de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida

Preparación

1. Mezclar el yogur con el zumo del limón, el pimentón y el azúcar. Salpimentar con generosidad, que quede alegre. Esta salsa debe estar a temperatura ambiente cuando la vayamos a usar.

2. En un mortero o un plato hondo con un tenedor, aplastar las anchoas con un par de cucharadas de aceite hasta formar una pasta.

3. Saltear los garbanzos a fuego vivo en una sartén grande con una cucharada de aceite unos 4 o 5 minutos, o hasta que se doren. Pasarlos a un plato con cuidado para que no se deshagan.

4. En la misma sartén, añadir otra cucharada de aceite y poner las espinacas. Tapar e ir moviendo de vez en cuando para que pierdan volumen. A los 3 o 4 minutos, cuando ya estén blandas, mezclar con la pasta de anchoas y los garbanzos y remover. Salar con mucha moderación, probando hasta alcanzar el punto deseado.

5. Repartir las espinacas con garbanzos en los platos, con la salsa de yogur. Espolvorear un poco más de pimentón y servir.

Hay 28 Comentarios

Hola Mikel!
Me encantaría hacer esta receta pero no me gustan las anchoas (lo se, lo siento). Me gustaría saber si puedo sustituirlas por otro ingrediente o si en tu opinión el sabor de las mismas se diluye bastante en la receta y pasará bastante desapercibido. Gracias

Gran receta!!!
Aquí tenemos una menestra de verdura de Navarra sencillamente deliciosa.
https://tusconservas.com

Las espinacas y los garbanzos no son mi fuerte, si tampoco son el tuyo tenemos un web de ofertas y descuentos en restaurantes:
http://www.cenabarato.com
Pasaros y visitadla que seguro que encontráis alguna buena oferta para ahorrar en restauración y mucho más.
Además ahora tenemos un sorteo de 30€ para pedir comida en Just Eat, apuntaros!!
http://www.cenabarato.com/sorteo-just-eat-regalamos-30e-aniversario-cenabarato/

Muy rico. Hoy lo he hecho y he sustituido el pimentón por cúrcuma, ha sido un éxito. Pedazo de receta

¿se puede congelar? ¿la salsa de yogur quedara muy mal si se congela?

Genial receta! En vez de anchoas he añadido un poco de salsa perrins y listo. Buenísima

Es curioso. En Japón, a partir de la introducción del budismo, se redujo muchísimo el consumo de carne que por lo visto, ya era de por sí escaso. Sin embargo, no era raro que en pueblos se celebraran festividades que incluían jabalí como plato principal. Y es que el jabalí se consideraba que era "la ballena de la montaña", igual que la ballena es el jabalí del mar.

Todavía me estoy haciendo cruces del ingenio conceptual de monjes y legos para pasarse por el forro los ayunos. Lo de la abstinecia jamás se comentó en casa que era por la jodienda. De todos los peces que pueblan la mar océana, el que más me gusta: la puerca marrana.

qué pintaza que tiene esto! plato de los de quedar bien con poco esfuerzo. tiene que estar buenísimo. gracias!

Que vivan los garbanzos!!!! Soy muy fans desde que tenía 5 años, mi abuela los compraba cocidos en el mercado y yo agujereaban la bolsa y me los iba comiendo de vuelta a casa. Felicidad extrema.

Toda la vida tostando los garbanzos y ahora descubro que soy una innovadora xDDD

Love garbanzos!!!! si!!!!
Potaje de garbanzos, aqui
Saludos!

http://www.gastronomiaditalia.com/page.php?id=665

Las espinacas te aportan esos importantes niveles de hierro que te permiten prescindir de la carne roja. Y las legumbres, fundamentales para un buen tránsito intestinal y un equilibrio de tus niveles. Genial combinación.

http://casaquerida.com/2015/03/31/banderas-de-nuestros-muertos/

Sin contravenir las limitaciones cuaresmales le podemos añadir algo más, por ejemplo un lomito de bacalao, y montar un potaje de vigilia. Aquí os dejo uno en versión modernilla
http://persucar-hipa.blogspot.com.es/2013/03/timbal-de-vigilia-con-rellenos-y.html
Saludos!

pero qué pintaza.

Será fruto de la improvisación Mikel, pero de algún lugar viene. Mi madre hacía un plato idéntico con lentejas en vez de garbanzos y que a saber de dónde sacó. Yo nunca lo he hecho porque no me acuerdo de pedirle la receta pero ahora me va a tocar enseñarle esta y buscar la diferencia (legumbre aparte)

Que buena receta! Un aliño a base de yogur griego muy interesante... Para está receta le irían bien las anchoas de alta restauración: https://www.homedelicatessen.com/es/productos/producto/Giganes-Anchoas-del-Cantabrico-56

De ese tándem y de los relatos costumbristas de Atila es imposible cansarse.
Un gran fast good para un martes cualquiera.
Gracias "especialista Mike" :D

Me encantan los garbanzos! El potaje era una especialidad de mi abuela :) Yo le he dado una vuelta de tuerca y sigo haciendo la base de mi abuela tradicional y le añado, una vez hecho, unas tiras de gravlax de congrio que aprendí a hacer con Josechu Corella http://goo.gl/nXNL8A
Saludos

Los garbanzos son mi legumbre favorita desde siempre. En cocido, con bacalao, con espinacas, en ensalada, en hummus, en falafel.... Mis abuelos eran de León y cultivaban todas sus legumbres, que decir, manjar de dioses.
Los muy beatos monjes y monjas en la oscurísima Edad Media (y quiero pensar que hasta antes de ayer...) en Cuaresma tiraban un par de cerdos a la pileta del monasterio, los tenían allí un rato y después...los pescaban...et voilà...se podían comer porque eran pescado. Ríete tú de lo de los panes y los peces.
Atila, leer tus comentarios alegra mis mañanas.
Feliz martes!!

A mí la receta me parece más que apetecible, pero como soy una sacrílega nata, el viernes me dará gustito darle a la carne ;) Y, si puedo, me voy a un bar de hombres nocturnos, que seguro que os encuentro allí a más de uno...

Me encanta la receta Mikel. Y sí, de acuerdo estoy con la maravillosa combinación de garbanzos con espinacas. Gracias.

Muy buena pinta, la de los garbanzos, y en plena época del tiempo para el recogimiento, y de ayuda para el arrepentimiento. Y de postre unos yogures desnatados con unas fresas, por ejemplo.

Como de momento mantengo mi puesto de trabajo y no sé si por mucho tiempo, este año pago la bula de carne y Santas Pascuas, ya veremos si el año que viene me toca hacer algunas de las triquiñuelas que comenta Atila...
Detesto las espinacas por hartazgo -a mi madre le apasionan y siempre las hacía salteadas con garbanzos- pero probaré la receta con acelgas.

Los garbanzos van bien con casi todo: con sepia, con bacalao, con gambas, con callos, con pulpitos... Dios, babeo.

No recuerdo cuándo ni dónde me habían contado que en Semana Santa metían los jamones en el río durante una noche y así perdían la consideración de carne. También un paisano ribereño del Esva me contó cómo en una ocasión sacó una nutria a caña, cuando intentaba pescar salmones, y se la zampó en tiempo de Cuaresma por aquello de que había salido del agua y por lo tanto era "pescado". Lo cojonudo es que no atisbé ni una pizca de sorna, que me lo dijo todo convencido el tío. Así que ya sabéis, si no os gustan los garbanzos con espinacas y lo que queréis es jalar como mamelucos con las espaldas de la fe cubiertas sólo tenéis que lanzar al gochu a remojo y en amaneciendo le metéis al puchero.


A mi como me gustan mucho los garbanzos y las espinacas voy a probar la receta de hoy, porque además la leche del yogur ya sale confesada del teto de la vaca.


La torradera de los garbanzos es una vuelta de tuerca estupenda que me enseñó mi mamá, a la que salen como a nadie esos salteados de garbanzos del cocido con cebolla pochada y pimentón. Es muy importante que estén algo enteros y bien escurridos, porque si están blandurrios o húmedos del caldo el salteado se transforma en un chof-chof.


No sé porque me da que a éste plato unos piñones tostados le puede caer pero que muy bien...


Buenos días

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal