Aló Comidista: "¿Dónde puedo comer un buen rabo en Madrid?"

Por: | 10 de abril de 2015

Aló, Comidista vuelve como un clavo a su cita mensual. En este consultorio vale todo: dudas culinarias, enigmas gastronómicos, problemas psicológicos, cuestiones metafísicas y dramas de la vida contemporánea. Sólo tenéis que enviarme un mail a elcomidista[arroba]gmail.com. Responderé a vuestras chorradas preocupaciones el primer viernes de cada mes, salvo festivos, puentes, enfermedad grave o fallecimiento. 

Laura: Mi consulta se debe a que mi novio ha decidido abandonar la leche de vaca y pasarse a la de origen vegetal (probablemente me haya explicado el motivo, pero esa explicación se ha quedado al ladito de la explicación sobre lo que es un fuera de juego). La cuestión es, ¿puedo sustituir en cualquier receta la leche de vaca por la leche de origen vegetal?

Querida Laura, me alegro de que la comunicación con tu pareja sea tan fluida: seguid así y uno de los dos acabará haciendo las maletas y peleándose con el otro para llevarse la tele y el tostador. Creo que deberías pedirle a tu novio que te lo explique otra vez, porque de no ser alérgico, intolerante a la lactosa o vegano, prescindir de la leche de vaca es una completa absurdez. Si se empeña, puedes sustituir la leche de vaca por bebidas de origen vegetal en casi todas las recetas, pero teniendo en cuenta algunos factores. La primera suele tener más grasa que las segundas, por lo que el resultado será menos untuoso (un problema fácil de solucionar compensando con un poco de aceite de oliva extra, por ejemplo). El color también cambia un poco, por lo que preparados como la bechamel pierden blancura. 

Ludovico: Buenas tardes Mikel, ¿sabrías donde comer un buen rabo en Madrid? Gracias.

Querido Ludovico, el rabo me encanta, y lo como siempre que puedo. En Madrid, uno de los mejores se ha tomado tradicionalmente cerca de la plaza de toros de Las Ventas, en Casa Toribio. Expertos como Carlos Maribona, de ABC, o Roberto Bécares, de El Mundo, recomiendan también La Cruz Blanca, Casa Salvador o El Fogón de Trifón. Si no eres tan sibarita y buscas algo menos gourmet pero igual de satisfactorio, te recomiendo el Parque del Oeste por la noche o bajarte el Grindr nada más llegar a la capital.

Daniel: Me vuelve loco tu gusto musical. He debido escuchar el 'Hoy Programa' que hiciste en Radio 3 hace unos años una docena de veces y si mal no recuerdo la primera vez que escuché 'Midnight City' de M83 fue en tu blog y, obviamente, lo flipé y no volví a ser el mismo. ¿Por qué ya no nos pones música en el blog ni nos publicas listas en Spotify? Que sepas que las echo de menos y que nadie más que tú tiene c****** de meter a los Smiths y a Massiel en la misma lista y quedarse tan ancho!

Querido Daniel, me congratula que alguien se acuerde de mis listas de música para cocinar: sinceramente, estaba convencido de que no las oía ni el tato. Me ha hecho tanta ilusión que he decidido montar una con las canciones que he estado oyendo en las últimas semanas. Como siempre, hay mezcla de viejuneces y moderneces, y cuando la escuches, puedes imaginarte que la he hecho para ti mientras te tocas.

 

Andrés: En mi piso de gayses soy el único que le dedica mas de media hora seguida a la cocina. El otro día en un intento de expandir mi horizonte culinario mandé a uno de mis compañeros a por carne de pimiento choricero para probarlo con el marmitako de bonito. En lo que creo fue un momento de embolia pasajera me compró tres botes. Mi duda es, ¿en qué puedo gastarlo? Por más que miro en internet solo me salen más guisos de pescado, y estoy ya por donarlo a la beneficencia.

Querido Andrés, sólo se te ocurre a ti mandar a uno de los descerebrados que tendrás por compañeros de piso a comprar pimiento choricero. ¿No comprendes que hay personas que si les sacas del gimnasio, los trapos del H&M y las historias de Mujeres y hombres y viceversa cortocircuitan? Una de mis recetas favoritas con pimiento choricero es el pollo al batzoki, que te recomiendo con fervor sabiniano. También lo lleva mi versión de las patatas a la riojana, esta variante del gazpacho con jerez o este adictivo arroz meloso con acelgas. En realidad, se lo puedes poner -con moderación- a cualquier sofrito o salsa con tomate que se te ponga por delante, para añadirle un saborcillo pimientoso y ahumado muy reconfortante.

Iria: No suelo hacer estas cosas pero me he encontrado por casualidad con estas obras de arte culinarias y no he podido evitar pensar en ti y en una de tus últimas entradas sobre presentaciones viejunas. Esto de viejuno tiene poco pero de "especial" en el más amplio sentido de la palabra, le sobra.

48871061237 Tumblr_nkr4cqHoUA1r0pryto1_128049858845128

SANDWICH MONSTERS

 

Querida Iria, estoy de acuerdo contigo en que los bocatas de Sandwich Monsters carecen por completo de viejunismo: son más bien un festival de fantasía y sentido del humor aplicados al estilismo gastronómico. ¡Gracias por descubrírnoslos!

Javier: Me dirijo para intentar desfazer un horrendo entuerto provocado por tu ignorancia supina en algunas lides (sin ánimo de ofender eh!) y reinstaurar así la honra injustamente mancillada por tu ignominioso y burlón comentario al novio de una de tus lectoras, una tal Iudith, en el último Aló. Te tengo que aclarar a ti, la recomendación de precalentar el horno durante 10 minutos una vez haya llegado a la temperatura indicada,  es esencial para una CORRECTA cocción del producto. Resulta que cuando el horno indica que ha llegado a los 220º C, esto no es literalmente así. Lo que ha detectado 220º C es el SENSOR interno de temperatura, un dispositivo a modo de alambre trenzado (par termoeléctrico) con muy poca masa y que por tanto es capaz de elevar su temperatura mucho más rápidamente que el resto de horno (con mucha más masa). Este efecto es lo que se llama inercia térmica. Cuando el sensor llega a 220ºC el resto de la masa que compone el horno no está estabilizada a esa referencia de temperatura es decir, no ha absorbido el calor suficiente para llegar a la temperatura de equilibrio. Por eso, durante esos primeros 10 minutos correctamente recomendados es cuando el resto de los componentes metálicos del horno van adquiriendo una temperatura  de equilibrio, el termostato se vuelve a conectar varias veces, bombeando (se dice así en termodinámica) calor al sistema, y aumentando la capacidad del horno a ceder ese calor a cualquier cuerpo frío que introduzcas en él. Ésa es la energía extra que se irá cediendo a la masa de la pizza, lasaña o lo que sea, y que es la que permite que la temperatura del horno no descienda demasiado (aunque lo hará) y la cocción se haga correctamente: cocido por dentro, crujiente por fuera, o como lo hayan diseñado y probado los técnicos cocinillas del fabricante de turno. Como no me quiero extender más ahí te queda la aclaración para lo que gustes.

Querido Javier, te agradezco que no te quieras extender más, porque no sé si algún lector habrá llegado vivo al final de tu brevísimo correo. Lo que dices tiene bastante sentido y parece que sabes de la materia, así que me arrodillo ante ti y reconozco que me pasé injustamente con el pobre novio de Iudith. Es lo que pasa cuando te crees tu papel, que te obligas a ti mismo a ser graciosillo y acabas haciendo el ridículo. Pido perdón, prometo aplicarme un buen escarmiento y declaro en público que el monguer fui yo.

714
 

Mikel López Iturriaga, tras descubrir que es imbécil. / REPLYGIF

 

Luis: QUÉ PLATOS/TÉCNICAS DE COCINA/ALIMENTOS QUE A DIA DE HOY ESTÁN DE MODA PASARÁN A SER CONSIDERADOS ALGÚN DÍA COMO COMIDA VIEJUNA?

QUERIDO LUIS NO HACE FALTA QUE ME GRITES QUE NO ESTOY SORDO. Mi bola de cristal dice que en el futuro se considerarán viejunos el tartar de atún, las torrijas caramelizadas, la burrata con rúcula, el aceite de trufa, los carpaccios de cosas, el foie con mermelada, y muchas otras de las que ahora no me acuerdo. También creo que se considerará viejuna la manía de servir la comida en artefactos que no son platos, y dentro de la alta cocina, el mundo trampantojo.

Lupix: Mire lo que he encontrado caminando por Bogotá. Es inquietante...

IMG_20150225_174839267_HDR

 

Querida Lupix, este precioso cartel seguro animará a los niños a consumir más pescado. Felicita a los dueños del restaurante de mi parte, y proponles que usen a Bambi cuando tengan carne de caza. 

Isabel: Estoy viendo una reposición de Pesadilla en la Cocina que no había visto antes, es un supuesto restaurante italiano cuyo propietario cree que su problema es que cuando dos mujeres trabajan juntas tienen la regla a la vez. No, la pregunta no es sobre menstruación, que hoy no te escribo desde la López Ibor. Chicote ha probado un plato y ha dicho que la salsa, que llevaba nata, estaba cortada. Pensaba que sólo se cortaba la mayonesa y ahora me he quedado rallada. ¿Cómo sabes que una salsa de nata se te ha cortado? ¿Qué es lo que haces mal para que eso ocurra? Y, of course, ¿cómo lo evitas?

Querida Isabel, en efecto, las salsas de nata se cortan si te pasas con la cocción en tiempo y temperatura. Lo sabes porque parte de la salsa se cuaja en pequeños grumos, y el resto se queda liquidurria. Para evitarlo, lo mejor es cocinar siempre la nata a fuego suave y no dejarla siglos en el fuego; si se te corta, un remedio algo chusquero pero eficaz es añadir un poquito de agua caliente y pasar la salsa por la batidora.

María: Me gustaría preguntarte si poner queso rallado a la pasta con pescado es pecado mortal. Toda mi familia dice que sí pero yo difiero, así que dime que NO es pecado.

Querida María, si eres el típico bicho raro al que la familia no acepta, lo que deberías hacer es abandonarla e ingresar en un convento o en una secta. En caso de que esta solución no te convenza, diles de mi parte que NO es pecado poner queso a una pasta con pescado, bajo las siguientes condiciones: 1) no añadir tres toneladas de pseudoparmesano chungo, 2) no usar quesos demasiado fuertes que se coman el sabor de los pececillos, 3) hacerlo preferiblemente con pescados potentes, como las anchoas, las sardinas, la caballa o, si me apuras, el bonito. Es decir, con los azules.

Victoria: Esto, más que una pregunta, es una confesión, y es que... no me gusta la comida dulce. Hala, ya lo he dicho, ya pueden empezar a tirarme piedras por provinciana y cateta. Con el tiempo y para no sufrir el escarnio de mis amigos (gente mucho más cosmopolita que yo) he llegado a apreciar el ocasional detalle de fruta o boniato en algunos platos; pero las salsas con miel me superan. Fideos orientales con gambas, arroz con verduras... nada se salva de las terribles salsas dulces. ¿Qué puedo hacer? ¿Tiene arreglo lo mío, o seguiré siendo la apestada en los locales de moda, condenada a escudriñar la carta en busca del plato que no lleva vinagreta de miel o cebolla caramelizada?

Querida Victoria, no te agobies, porque tu problema es muy común entre las chicas que bajan del pueblo a la ciudad. Es normal que sientas cierto rechazo hacia las comidas no habituales en tu aldea, y que hasta un rollito primavera te parezca de una modernidad insoportable. Sin embargo, de la misma forma que en tu inmersión en el mundo urbano te habrás entregado a prácticas sexuales novedosas como la felación o el coito anal, deberías dejar atrás tu dieta de gachas y torreznos para abrirte a otros mundos en los que lo salado se mezcla con lo dulce. Dicho esto, comparto tu hartazgo con las vinagretas dulzonas, la maldita cebolla caramelizada y el uso del azúcar a troche y moche en la cocina: como sigamos por ese camino, en 30 años el peso medio será de 200 kilos, y viviremos en un Vacaburras' World. 

Romein: Soy un bilbaíno con diptongo y heterosexual a pocas semanas de marchar con un colega gayer a pasar unos días a Sitges. Como preveo que no abundarán chavalas con las que arrejuntar, mi única esperanza de disfrute es ponerme hasta las cartolas de pescado freskue y manjares autóctonos mientras mi amigo y sus secuaces dan buena cuenta de sus ensaladitas y cócteles de pepino. Sé que no eres el puto guía gastronómico oficial de todos los pueblos de España, pero espero te hagas cargo de mi delicada situación. Mila esker!

Querido Romein, no serás el típico heterosexual bilbaíno al que le gustan los hombres, ¿verdad? Tu caso me recuerda lo que me dijo una vez un alto cargo de este periódico: "Los vascos son esos tíos que mientras te los tiras te hablan de su novia". En fin, tú verás, pero a mí este viaje a Sitges con amigo gaylor me parece cuando menos bicurioso. A lo que vamos: mi ignorancia respecto a los restaurantes de dicha localidad es, como decía el lector del horno precalentado, supina, así que para informarme acudí a ese vertedero de sabiduría universal llamado Twitter. Por lo que dice el populacho, están bien Big Al's, La Nansa y La Salseta.

Gay

Romein volviendo de Sitges a Bilbao. / GIPHY

 

Eugenia: Resulta que me caso. Mi novio es alemán. Sobre los regalos, yo opino que lo mejor es dejarse de líos y regalar (y que te regalen) un sobre de dinero al más puro estilo Padrino. Pero mi amado piensa que puede ser un poco brusco porque eso aquí no se lleva, y que al menos podríamos hacer una lista de boda en la versión teutona de El Corte Inglés para darles la oportunidad de que elijan ellos mismos. Y hay que especificar lo máximo posible. Como buenos alemanotes del este que son, yo me espero la llegada a mi hogar de varias baterías de cocina de oferta del Lidl y de cocedores de huevos, y quiero impedir en todo lo posible que eso suceda. Así que he pensado aprovechar y renovar mis cacerolas. Yo soy joven e inexperta y no tengo ni idea de este tema. He visto la página de Woll, que es casualmente alemana, y estoy sobrepasada por esa cantidad de modelos y tamaños de sartén. La serie nowo titanium (que creo que es la que tú dices) es efectivamente carísima, pero total, por pedir… Qué recomendáis? Una sartén pequeña y una grande y dos ollas? Estoy 'lost' total. Hay algo que tenga que mirar específicamente a la hora de elegir? Materiales, tamaño, yo qué sé. Cuánto de gordo tiene que ser el culo (de la olla) para ser considerado gordo? Ya veis qué panorama. ¿Y los cuchillos? ¿Alguno predilecto?

Querida Eugenia, mira que estáis pesaditas con las sartenes, no hay semana que no tengamos una monguerquestion al respecto. Hasta una miss panameña entendería que no hace falta complicarse la vida: si vais a ser dos personas, con una de 20 o 24 cm y otra de 28 o 30 cm, vais que chutáis. El culo de las ollas puede ser de un centímetro; yo te recomendaría dos altas (12 a 15 cm de altura) de diferentes tamaños, una baja de unos 24 cm de anchura, y un cazo (18 cm aprox.). En cuanto a los cuchillos, una de las marcas más reputadas, Wüsthof, es alemana, así que tira de su gama alta (los caros) y aprovecha para hacerte con una buena puntilla (unos 12 cm de hoja) y uno de cocinero (unos 20 cm). 

José Miguel: Hola Mikel. Soy el novio guarro que no friega los platos del consultorio de marzo. Mi novio, por cierto, es el loco que le daba asco las chalazas de los huevos del consultorio de febrero. Si nos conocimos por Bendr, me parece lógico discutir por El Comidista. Como soy una orgullosa, te quiero comentar una cosilla de nuestra relación de cuentos y hadas. Mi novio es un finolis con la comida. Pero para lo fino que es mi chico, cuando le entra la gula nocturna se transforma como si a Belén Esteban le pones un plato de cocretas delante. Se ha llegado a hacer un sandwich de pepinillos en vinagre, ketchup y queso en polvo. O comerse un bote de crema de cacahuete a cucharadas. Como lo quiero, no quiero que estos ataques acaben con su salud o, para qué engañarnos, estropeen su linda figura. ¿Qué hago para cortar su gula?

Querido José Miguel, no insistiré en los evidentes problemas de vuestra relación "de cuentos y hadas": que os comuniquéis a través de este consultorio ya lo dice todo, y pienso que en un mundo ideal ambos estaríais recluidos en la Gayer Ibor hace años. Por lo que me cuentas, deduzco que El Chalazas, además de neurótico y jeta, es drogadicto, porque yo veo porro en esos ataques de bulimia nocturna. Puedes hacer dos cosas: o guardar bajo llave cualquier alimento cerduno que tengas en casa, y que sólo pueda atiborrarse a tofu con tortitas de arroz inflado, o conminarle a que abandone el fumeque y se centre en otras sustancias que quitan el hambre, como los Minilips, el Bustaid o la Dexedrina. No ganará en salud, pero sí mantendrá su figura, y en el fondo eso es lo único que te importa. 

5_07071962_88

Metanfetaminas para tu línea. / ANTIGUOS ANUNCIOS

 

EdurneZuri: Cada vez que pelo una naranja, lo hago con todo el cuidado del mundo para poder quitarle posteriormente la parte blanca. No, no odio esta parte, ¡la ADORO! Desde que era pequeña mi padre me la reservaba (aunque a veces él picoteba también). ¿Esto sólo pasa en mi familia? Noto que la gente me mira raro si lo hago, y para no tener que dar explicaciones sólo lo hago en la más estricta intimidad...

Querida EdurneZuri, me encanta que confeséis vuestros secretos más íntimos en el consultorio, incluidas prácticas tan vergonzantes como la de comerse tó' lo blanco de la naranja. Como persona que cada vez que pela una de estas frutas se pasa varios minutos perfeccionando su obra y eliminando cualquier rastro de repugnante albedo (así se llama), no podrás esperar de mí una gran solidaridad. Ahora bien, respondiendo a tu pregunta, te diré que hay más personas transtornadas como tú por el mundo que aman ese sabor amargo y esa textura de espuma viscoelástica vegetal. Alguna trabaja por aquí, de hecho. Te invito a que formes un grupo en Facebook para reivindicarte como minoría oprimida. 

Miguel: Estamos viendo la repetición del programa de Comando Actualidad en el que apareces, y mi mujer se ha enamorado de tu mesa de comedor. ¿Serías tan amable de decirme dónde la has comprado? 

Querido Miguel, ¿a qué repetición te refieres, a la trigésimoprimera o a la quincuagésimoséptima? Porque madre mía, qué jugo le está sacando Televisión Española a ese programa. Yo encantado, eh, que así conoce más gente El Comidista y me llegan más comentarios sobre la decoración de mi casa, que a este paso va a ser tan conocida como la de María José Cantudo. Bien, compré la mesa en una tienda de La Bisbal d'Empordà que se llama Última Parada. Las hacen a medida, y aunque no son baratas, lo bonitas y resistentes que son hacen que valga la pena soltar la pasta.

 

La obra maestra de los vídeos inmobiliarios. / YOUTUBE

 

Alan: Me gustaría saber si me puedes recomendar algún sitio para hacer un curso de degustación de vinos. 

Querido Alan, como no tengo ni pajolera idea de cursos de degustación de vinos, le he dado la chapa en tu nombre a mi amiga Yolanda Ortiz de Arri, columnista de El País Semanal y colaboradora de la web Spanish Wine Lover. Te transmito su docto mensaje: "En Barcelona, Outlook Wine. Hacen cursos de cata, seminarios temáticos y, para los que se lo tomen en serio, los cursos del WSET, que van desde el primer nivel -para los que no sepan nada-, hasta el Diploma para los que quieren preparar el Master of Wine. Lo llevan varios socios, entre ellos Ferran Centelles, ex sumiller de El Bulli. En Madrid, The Wine Studio es similar, con cursos del WSET de nivel 1 al 3. Tiendas como Vila Viniteca o Lavinia, tanto en Madrid como en Barcelona, organizan cursos de introducción al vino, mientras que Tomevinos tiene muchas catas gratuitas o a precios muy asequibles". Añado que en la propia web de Yolanda dispones de una agenda que abarca toda España y en la que aparecen un montón eventos relacionados con el vino en los que aprenderás a toñarte con elegancia y savoir faire.

Hay 65 Comentarios

Atila si Carrillera y tú os encontrais cogiendo fresas, traednos foto o algo, que las quedadas de fanses hay que documentarlas :P

Ojeando el post de ayer me topo con mi amada Carrillera, con la que me encontraré cogiendo fresas silvestres el día que se divorcie por culpa de un botijo de mimbre de su marido lleonés. Carrillera, insisto, pocos lugares me gustan más que Fuentes Carrionas... Yo miro el Espigüete o el Curavacas y me quedo pensando en esas montañas sagradas de los budistas. No sé cómo será el Kailash, pero dudo mucho que sea más esbelto que el Espigüete. Ahhh... la Abadía de Lebanza, qué lugar! Me alegra que puedas disfrutar de esa brutalidad de belleza ¿Cultivan arbejos en el pueblo de tu padre? Siempre me hablaron de arbejos y arbejas, pero nunca supe cual es la diferencia.


Y siguiendo con el post de ayer pero fusionándolo con el de hoy, con "lo blanco de", a Jose se ve que no le molan nada los espacios en blanco que dejan los puntos y aparte, porque escribe del tirón, como tiene que ser, en plan Cela. Me costó un huevo leer sin desfallecer su comentario, pero tiene más razón que un santo: un revuelto de trastos tradicionales ya va tocando.

I love you, empezar leyendo el consultorio con tus contundencias tipo preparados como la bechamel pierden blancura me dan moral.
Me encantaría presenciar una charla entre Romein y tú, o bien una autoentrevista como las de comida viejuna, está a la altura.

Por cierto... Me niego a creer que el novio de la anterior escribiente tuviera las leyes de la termodinámica en la mente cuando formuló la pregunta ni ningún cocinero cuando escribe las recetas... Las temperaturas en los asados son importantes, pero no hay que ser talibán de la temperatura... Si en una receta dice que precalientes 10 minutos, lo precalientas 10 minutos, sin hacer cálculos de la NASA sobre que temperatura ha alcanzado, no es tan crucial, y ya irá subiendo según esté en el horno... No eres ningún monger (si no, lo seríamos muchos, entre ellos yo, y ni de coña).... Querido mikel, me ha encantado la sutileza del último párrafo... ;-)

El Aló de hoy te va a costar superarlo, Mikel. Entre el que quiere comerse un buen rabo, y Romein volviendo de Sitges a Bilbao por toda la orilla, estoy doblada de la risa.

Por favor.. Por favor NO sustituyas la leche normal por otra como la de soja, por ejemplo, sin necesidad!!!! Si tienes que engañarle, ponle unos cuernos alimentarios como miuras... Aquí la nena cambió leche por leche de soja en unas croquetas y el resultado fue... Una leche frita apañadita según comentaban los comensales... Un horror, la masa no cuajaba, tuvieron tres capas de rebozado y ni por esas, y el sabor... Dulce dulce y puaaajjjj

Pero, ¿el foie, y el brie, con mermelada no son comidas viejunas desde hace siglos?

Hoy hay un vuelco hacia "lo blanco de". A mi lo blanco que más me atrapa es lo blanco de la sandía, encuentro en ello el contraste ferpecto tras el dulzor de la pulpa madura y me arranco con ese roer de lo crunchi hasta llegar a la frontera de lo verde que, aunque probé, ya es prácticamete inmascable. De guaje guardaba todos los restos de la sandía y me largaba con ellos con el pretexto de que se los iba a dar al burro que teníamos, pero antes de llegar junto al pollino, que no tenía nombre -de lo cual me alegro pues su destino final tras muchos años de abnegado trabajo fue de pelicula de terror-, aprovechando la hora de la siesta sin que nadie me viera, me zampaba todo lo blanco que quedaba. Luego el burro se comía sin protestar lo verde... Hay que ver qué dientes tan duros tienen los pollinos.


Gran Aló el de hoy. Buen fin de semana y Puxa Sporting!

Como ves Mikel, no necesitamos tu solidaridad... A ver si al final va a resultar que las personas raras son las que no se comen tó lo blanco...

Mi pareja también se come lo blanco de las naranjas, pero deleitándose como "postre del postre". Primero se come lo que todo el mundo y luego, con el cuchillo y mucho cuidado, va separando esa parte de la piel exterior de las peladuras y la engulle con evidente placer. Creía que era el único raro, pero ya veo que los habéis a patadas. :)

Por favor, no frenéis el flow entre Jose Miguel, el Chalazas y Mikel, hay que deleitarse, permitir que sus testimonios fluyan con naturalidad, negarse a los chismes e intrigas no es humano.

EdurneZuri y LVM: Yo también soy pecadora, pero con lo blanco del limón (no soporto la naranja ni mandarinas). En los bares saco la rodaja que ponen con refrescos o cubatas y empiezo a roerlas con ansia, lo cual no dice mucho a mi favor. También lo hago desde mi más tierna infancia con la corteza del queso, es sacrilegio quitarla con el cuchillo.
Buenísimo el consultorio de hoy, una buena manera de empezar el fin de semana: Doblada de la risa.
Buen finde a tod@s!!

Los sandwich monster creo que saldrán en mis próximas pesadillas. Aunque bien pedo para fiesta infantil con trauma incluido pueden estar bien.

Mikel creo que deberías cobrarles al novioguarro y el Chalazas por hacerles de psicólogo. Eso o vender los derechos de esto a algún programa de TV, que estos acaban en un plató liándose a insultos

Ansío la próxima entrega del culebrón Jose Miguel y El Chalazas. Y todavía falta un mes!!!!

EdurneZuri: no estás sola. Yo también voy picando de "lo blanco", sobre todo de las mandarinas, desde pequeña. También me como la piel del melocotón (después de un buen lavado, claro), y mordisqueo hasta dejar una fina línea verde del melón, sobre todo el que es dulce. Hace ya tiempo que me guardo estas prácticas para la intimidad, pero hay más gente de la que pensamos. p.d: otra manía particular es la de mirar los gajos de las mandarinas al trasluz, para evitar las pipas, que me dan un asco tremendo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal