Sopa castellana

Por: | 16 de abril de 2015

Sopa castellana

La sopa roja. / EL COMIDISTA
 

¿Cuál es la gran obra maestra de la cocina pobre española? El gazpacho o el pan con tomate serían duros contendientes en una competición por ese título, pero cuando tomo una sopa castellana, me digo que no existe nada como este invento. Por obra y gracia de la cocina, unos miserables cachos de pan seco, unos ajos, aceite de oliva y unos trozos de cerdo se transforman misteriosamente en una maravilla gastronómica de primer orden.

Esta sopa, que para mí es el arma definitiva contra todos aquellos memos que identifican la buena comida con los productos caros, presenta múltiples variantes dependiendo de las zonas y casi de las casas. Unos le ponen jamón; otros, chorizo; otros, las dos cosas, y algunos, hasta comino. Todas son válidas, porque en los platos de la cocina popular no valen dogmas: cada cual le echaba lo que tenía a mano y lo que le gustaba, sin andarse con tonterías ni integrismos de supuesto entendido en gastronomía.

Lo que considero importante es respetar la técnica básica de la sopa, que manda rehogar suavemente los ajos y tostar después el pan seco en el aceite aromatizado con los mismos. A partir de ahí, la puedes modular a tu antojo. A mí, personalmente, me gusta más con chorizo que con jamón, y en cuanto al caldo -tampoco estrictamente necesario, porque hay quien la hace con agua-, prefiero uno mixto de pollo y cerdo que uno que tenga demasiado sabor a pata de cochino. Ah, y si el ajo te sienta como un tiro como a mí, no temas: el cocimiento logra que, por algún motivo ignoto, no repita.

Dificultad

Tienes que saber trocear un pan seco.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 150 g de pan candeal o similar
  • 100 g de chorizo
  • 4 dientes de ajo
  • 4 yemas de huevo (opcional)
  • 1 cucharada de pimentón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Para el caldo

  • 1/2 kg de carcasa o alas de pollo
  • 400 g de puntas o hueso de jamón
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 3 o 4 ramas de perejil
  • Sal 

Preparación

1. Juntar todos los ingredientes del caldo en una olla rápida. Cubrir de agua (entre litro y litro y medio) y cocer durante una hora. Dejar que se temple. Colar y desengrasar con una cuchara (la grasa flota en la superficie).

2. Dorar los ajos en aceite abundante (unas 6 cucharadas) a fuego suave. Retirarlos y reservarlos.

3. En el mismo aceite, rehogar el chorizo cortado en rodajas finas. Retirarlo y reservarlo junto a los ajos.

4. Tostar el pan troceado en el mismo aceite.

5. Espolvorear el pimentón por encima, mezclar y rehogar unos segundos. Rápidamente añadir el caldo, los ajos y el chorizo y hervir suave entre 5 y 10 minutos.

6. Corregir de sal y terminar, si se quiere, con una yema de huevo por persona en cada cuenco.

Hay 56 Comentarios

Pues qué quieres que te diga, Carrillera, no esperaba esto de ti. La xuntanza de una palentina -con raíces montaraces- y de un lleonés, celebrada en Pucela y rematada, culinariamente, con una sopa castellana, me parece una rendición sin paliativos. No me esperaba esto de ti y mucho menos del afortunado. Yo me esperaba que la boda se hubiese encumbrado, qué sé yo, en Camposagrado, o en la Cruz de Ferro o mejor aún en el Pico Tres Provincias, y que en el ágape se hubieran servido botillos (que yo llamo butietsos), jijas (que yo llamo picadillo) con huevos fritos de gallina parda de La Cándana, sopa de truchas (que yo llamo truitas) y todo se hubiese regado con Prieto Picudo y sidra asgaya. Al menos sonaría una gaita, quiero suponer, porque si me dices que sonó una dulzaina ya ye el acabóse.


Entre la lombarda de la Mònica del otro día y la sopa de hoy he tenido que mirar el calendario para cerciorarme de que estamos en abril y no en noviembre.


Que vivan los grandes soponcios humildes. Buenos días.

Se me han caído las lágrimas cuando he visto, Mikel, que te has dado cuenta que la comida castellana existe.
Saludos a mis madrugadores paisanos Carrillera Perdida y, supongo por el nombre, Henar.

Si, realmente estupenda, a nuestra versión la llamamos "sopa mágica"' un plato de cuchara, sencillo, económico y reconstituyente. Tiene la cualidad casi sobrenatural de fortalecer el organismo en un momento. http://dosyemas.com/index.php/sopa-de-cebolla

Sencilla y divinamente bestial

Yo me casé en el juzgado de Valladolid por todo lo bajo. Mi primer plato como mujer casada fué una sopa castellana, eso sí, en versión crema y acompañada de un huevo de esos con numeración térmica...que hay que escatimar en lo que hay que escatimar.
Estas sopas humildes aburguesadas -de hecho la castellana ya es un nuevo rico que le da a la proteína respecto a su predecesora, la sopa de ajo- son el despar-ramen.

Mi cena de invierno favorita!!! Ideal después de pasar la tarde corriendo o paseando por La Meseta.
Sin querer resultar pesado, si se hace con chorizo es mejor echar menos aceite en el primer paso de dorar los ajos. Si no puede quedar excesivamente aceitosa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal