Cuánto cuesta cenar con un famoso

Por: | 11 de mayo de 2015

-Pequeño Nicolás

MATT MATERA

 

Mi sino es vivir en la contradicción. Por un lado, me invade la pereza cual niebla de Stephen King cada vez que me invitan a un acto social; por otro, les engañaría si dijera que no disfruto petardeando con famosos, y también observando a los petimetres que pululan -pululamos- alrededor de ellos. Por eso acudí con tantas ganas como reticencias a la primera cena “secreta” que organizaba FOgO, una empresa en la que se han unido el cocinero brasileño João Alcântara y el lateral del Barça Dani Alves.

El chef, famoso en Brasil por un programa de hombretones que cocinan, es una especie de director alimentario del deportista (este cargo me lo he inventado, pero no sé cómo denominar a un señor que le diseña los menús a otro). Su compañía conjunta sirve banquetes a domicilio, imparte talleres y ahora se ha integrado en la sobada tendencia de los restaurantes ocasionales, esos que llamamos pop-up cuando queremos aparentar que somos alguien.

El estreno de los ágapes de FOgO se celebró el jueves pasado en unos estudios de sonido de Barcelona. Asistieron 30 personas, entre ellas el propio Alves. La enorme mesa estaba decorada estilo Philippe Starck poseído por María Antonieta, y la cantidad de cubiertos que rodeaba cada plato invitaba a pensar que te iban a extraer una muela. Jesús Gil habría definido la puesta en escena como “ostentórea”; yo lo dejaría en pelín pretenciosa.

La comida, aunque irregular, tuvo sus aciertos. Todas las propuestas incluían algún elemento propio de Brasil; hubo algunas que revelaron a Alcântara como un cocinero solvente, como la lengua con uvas y farofa o el dado de tapioca y calamar, y otras que no terminé de entender, como un gazpacho de açaí innecesariamente enguarrindongado con parmesano. Pocas pegas puedo poner a la bebida: algunos vinos poco conocidos de Torres, especialmente el espumoso chileno Estelado, me hicieron feliz. Demasiado feliz, a tenor de mi estado al día siguiente.

Dani alves joao alcantara

Alves & Alcântara. / FOGO

 

Al acabar el banquete, me pregunté por las motivaciones de los que soltaron 120 eurazos por asistir al mismo. ¿Vendrían por la fusión gastronómica brasileño-mediterránea o por contar a las vecinas que habían cenado con futbolista famoso? Otra prueba del culto ridículo a la celebridad, de la necedad humana y de la decadencia de Occidente, me dije, hasta que una amiga soltó: “¿Y si en vez de Dani Alves hubiera sido David Bowie?”. Entonces reconocí que yo por eso habría pagado el doble, y no me quedó otro remedio que bajarme de mi estúpida superioridad moral.

Ésta es mi última columna para la Revista Sábado de la edición impresa de EL PAÍS. El Comidista seguirá presente en la versión en papel del diario con una colaboración mensual en Tentaciones

Hay 22 Comentarios

Depende. Lo mismo que salir de copas con famosos. En nuestro Retrobar de los años 70, 80 y 90 os aseguro que no mucho. Música y precios de aquellos años. http://www.45revoluciones.es

¡Albricias! ¡Un comentario de Topicos que entiendo! (Bueno, comas aparte, pero creo que le entiendo la intención).

Aunque nunca he pagado esa cantidad, no me parece un precio escandaloso 120 EUR, ya que a veces solamente la botella de vino lo cuesta.

Yo no estoy dispuesta a pagar por un plato, que como reclamo tiene a un super héroe mediático.

Vamos a comer de verdad y alguna vez, vamos a salir a probar algo diferente, pero, en un local donde el cocinero sea el reclamo que nos incita a entrar y no aquel que lo hacen grande aquellos que no lo conocen a nivel personal.

tAstantelmón


En realidad no parece que se pague por cenar con Alves (que ni siquiera asegura la asistencia a la cena), si no por un tipo de comida avalada por él.
Son muchos los actores, deportistas o cantantes que montan un negocio de hostelería esperando que su fama sea reclamo, así que lo de Alves, que pretende dar un menú de mucha calidad (aunque les salga un poco irregular) y que pone un plus de implicación yendo a algunas de las cenas en cuestión, me parece hasta bien.

Lo chungo son las bardencillas, cantoras, etc...


120 euros por comer, puede ser un precio justo o un timo. Los volvería a pagar con gusto en Tokio por comer carne de Kobe y todavía sigo llorando los 100 que pagué en el Gastro de Sergi Arola.

Yo si pudiera, invitaría también a comer a todos los seres queridos, amigos.

Famosos aparte, 120€ no es una cifra descabellada para una
comida o cena y eso sin empezar a contar estrellas Michelin; si así fuera ya nos podríamos despedir de nuestros chef-estrella de los que estamos tan orgullosos (con razón). Y para Matt Matera: Gracias, eres grande!. :)

Somos una distribuidora que vendemos sobaos pasiegos, quesadas pasiegas, yogures ecológicos, mermeladas, anchoas, bonito del norte y vendemos a tiendas de toda España a precios muy competitivos le invito a ver nuestra tienda online a registrarse y ver la calidad y el precio
www.elsobao.com

+1

He vuelto a leer, ostentórea, me quedo el palabro.

Te iba a dar un poquito de caña pero leí lo de la última columna y pienso si eso es bueno o es malo para ti........
La caña no era para tanto, ¿tú que no pagaste te pusiste a comer como un poseso? ¿recuerdas haber tenido una conversación con alguien???, a que no.
No sé qué les pasó por la cabeza al pagar pero al menos me dices que es dani alves, juega en el barça, le tienen cariño.. algo tiene seguro si vas a la cena de TU famoso. Yo no me decidiría a cenar precisamente con el que admiro por si se rompe la magia, pero un espectáculo como dios manda, con alguno que me "aporte" algo sí, me viene a la cabeza el loco este de gran hermano, pocholo, el que gritaba lo de eres una insincera, o con Morrissey insultándome porque soy carnívora.
Buen día.


Más famosos que tus amigos no hay nadie. Invítalos a un Cocido Montañés y Vino:
https://tusconservas.com/es/home/41-menu-de-cuchara-6-personas.html

Ni cuando era adolescente era amigo de la divinización de los mortales. Hasta al mismísimo Alejandro le dije que se dejara de historias, se apartara y me dejara disfrutar del sol.
Así que estoy dispuesto a pagar por oir tocar a un músico que me gusta o por ver actuar a un actor, ¿pero pagar por tener a un famoso cerca en una comida? 0 euros, salvo, quizás, que se trate de alguna bella señorita.

Mikel, me encanta cuando reconoces que harías cosas por dinero o que pagarías por comer con alguien al que admiras. Eso es autocrítica y lo demás son tonterías. Autocrítica que la mayoría no hace jamás. Bien por ti!

No llego a imaginar que será lo próximo, famoseo, espumas de humo, pop-ups, camiones de comida, televisión gastrocansina, creo que todo esto petará en algún momento y pasaremos a alimentarnos por vía rectal.

Muy fan de "la lengua con uvas y FARLOPA"... Madre mía, mi subconsciente me traiciona constantemente cuando leo este blog

Ahora me he quedado más locka.

Hombre, 120 euros por persona, poca broma... A ver, si comes super bien de vez en cuando no pasa nada.,,

https://www.homedelicatessen.com

La persona famosa soy yo ... y el fantástico restaurante es mi casa!
saludos
Sarah
http://www.gastronomiaditalia.com

La gente tiene la costumbre, difícil de entender por mi parte, de ir a los saraos para ver y ser vista, y además el fenómeno se da en ambas direcciones, me explico, ser visto junto a un famoso y famoso por ser visto en el citado sarao, supongo que para darse publicidad.


Os voy a contar una anécdota que me pasó no hace mucho.


Un grupo de amigos tienen una asociación para ver si se puede hacer la vida más fácil, aunque sea un poco, al resto del mundo mundial, uno de los objetivos era proveer de cocinas solares un par de aldeas africanas, para ello se montó una cena, y para atraer a la gente se contactó con un "famoso", pero famoso de verdad, no de los de sálvame y similares, realmente es un pedazo de científico de la hostia parriba, para ver si podía ayudar, no puso ninguna objeción, todo lo contrario, desde ese día colabora activamente en todo lo que puede, a lo que vamos, llega el día de la cenota, todo lleno, todos más contentos que la leche hasta que llega un fotógrafo a la puerta preguntando si puede pasar a hacer el reportaje, ¿el reportaje? ´se le dice que no se desea publicidad de la historia esa, pero, cual es la sorpresa cuando nos dice que lo contrató uno de los asistentes paganos, un tipo conocido y aparentemente con mucha pasta, a la cena para que lo fotografiase con el señor famoso y poder salir en el periódico del sábado, alucinante.

120 leiros por una cena no los pago así esté en la mesa el Conde-duque de Olivares. Con todos mis respetos hacia las personas que eligen esta opción para sentirse reina por un día a mi me parece un nuevo episodio de la carrera alocada hacia la estupidez que hemos emprendido. No andamos lejos de la meta, si es que no la alcanzamos ya y la propia estupidez nos impide saber dónde estamos.


Me ausento por unos días. Que les vaya bonita la semana: coman bien, chusquen mejor y no se olviden de echar unas cabezadas.


Buenos días

Hombre Mikel, está muy bien que te juzgues friámente como haces en el último párrafo. Pero comparar a Dani Alves con Su Alteza David Bowie, ahí te has pasado.
Lo de la mesa "decorada estilo Philippe Starck poseído por María Antonieta" define perfectamente el estilo del, por otro parte extraordinario, futbolista.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal