Mal comienzo para Cuenca

Por: | 30 de marzo de 2012

PeticionImagenCAEA0U3R

La Semana de Música Religiosa de Cuenca que comienza el sábado, más que de gloria, será de pasión. Desde hace años y como ha sido la tónica de muchos festivales de este calibre, la Semana ha entrado en una decadencia imparable que va a marcar de una manera crucial su incierto futuro.

En los 16 conciertos programados caben la espectacularidad de una Pasión según San Juan a cargo de Le Concert Lorrain y dos Misas de Haydn y Mozart que el Jueves Santo interpretará The King’s Consort. Fabio Biondi y su Europa Galante aportarán en Viernes Santo obras de Pergolesi, Antonio Florio resucitará piezas napolitanas de Caresana y Gaetano Veneziano con su grupo I Turchini mientras que L’Echelle será la formación residente.

Es lo que se ha logrado aportar este año por los pelos porque lo cierto es que la Semana de Música Religiosa de Cuenca afronta un segundo medio siglo –esta es su 51 edición- marcado por las sombras y la incertidumbre.

Sombras que ayer se hicieron patentes con una demanda presentada en los juzgados de la ciudad manchega. Las agencias Duetto Management e IMúsica han denunciado a la Semana conquense por deudas que ascienden a cerca de 300.000 euros por impago de varios conciertos celebrados en la pasada edición.

No son las únicas deudas. Cerca de un millón de euros es lo que debe el festival a otros promotores.

¿Una pena? ¿Un signo de los tiempos? La debacle económica que nos rodea no podía dejar de afectar al mundo de la música clásica. Lo que desconcierta es la huida hacia adelante de muchos responsables de la gestión. Cuenca no es el único caso en un mundo cuya burbuja si no ha estallado ya con acciones judiciales de este tipo que cantan la situación a los cuatro vientos, estallará antes del verano con otros datos.

Se han acabado los tiempos de glamour y gastos pagados. Se han acabado los cachés inflados y la mejor carta, las mejores programaciones. Lo que hace falta es cabeza fría para seguir sosteniendo los pilares frágiles de un mundo que ha vivido demasiado por encima de sus posibilidades.

Hay 6 Comentarios

No es cosa de programar, es que todo el mundo sabía que en España se podía poner un cero más al cachet. La culpa es de los tontos que dejaron hacer esos disparates.
Y más: la culpta es, sobre todo, de los tontísimos que creyeron que la cultura se compra. En un país sin hábitos de consumo cultural, cuando había dinero la gestión se limitó a traer a los mejores (costaran lo que costaran), dárselos gratis a un público sin formación, y punto.
Así no se hace cultura. Hoy la regalan, mañana la quitan. Lo que había que haber hecho es pagar cachets justos, menos estrellas del mundo mundial, y cobrar al público, al tiempo que se le forma dándole algo de sustancia además de fiestas sociales. Y los críticos haciendo buenas críticas que sepan explicar y qué decir sobre el valor de los conciertos (lo siento, País, vuestros críticos vuelan sobre poesías vaporosas que no dicen apenas nada sobre lo que sucede en un concierto-mucho charme y poca sustansia).

Esto se veia venir, se ha "perdido" mucho dinero con intermediarios, también se ha contratado siguiendo la politica del amiguismo, que no simpre es el mejor. Una profunda reflexión y a programar con sentido común, que no cuesta tanto, dejar a un lado a los "agentes mediocres" e intentar fomentar los grupos nacionales que los hay muy buenos y no les hacen ni caso

Cuenca no es una ciudad manchega. Sí pertenece a Castilla-La Mancha, pero está emplazada en plena serranía. Es ciudad serrana.

Una lástima que haya este problema económico, espero que todo el mundo cobre pronto.

Quién infla los cachés? No son los agentes? Entonces de qué se quejan? No han acabdo ellos mismos con la gallina de los huevos de oro?

Efectivamente. Ninguno de los que participamos en la edición del año pasado hemos cobrado aún. Es vergonzoso que programen una nueva edición en estas condiciones. Menuda panda de bribones y ladrones.


No creo que Cuenca sea un buen ejemplo en lo que a tirar el dinero se refiere. Si se ha gastado demasiado, que no lo sé, ha sido en traer a las mejores formaciones.

Más: ¿Por qué Caja Madrid ha retirado su apoyo mientras sigue remunerando más que magníficamente a sus consejeros -esos que ponen a dedo los señores políticos-?

Más aún: Hace falta una ley de mecenazgo ya. Si este gobierno lo consigue, y no soy votante ni simpatizante ni nada por el estilo, me quitaré el sombrero.

(¿Cómo se puede calificar una de las Pasiones de Bach de "espectacular"? Siendo como será representada por una orquesta, digámoslo, así, pequeña. Y tratándose de una obra tal. Josep Pla decía fumar para buscar el adjetivo: voilà).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal