Orquesta israelí busca auditorio para interpretar a Wagner

Por: | 13 de junio de 2012

Por ANA CARBAJOSA

Richard_WagnerEstaba todo listo para hacer saltar por los aires uno de los grandes tabús que perviven en Israel. La música de Richard Wagner iba a escucharse en el Estado judío por primera vez desde su fundación. El contrato con el hotel Hilton estaba firmado y hasta las sillas del pequeño auditorio estaban elegidas. Pero en el último momento, la Asociación Wagner de Israel recibió la noticia sin mayor explicación: el concierto estaba cancelado. De nuevo. Días antes, la Universidad de Tel Aviv había rechazado albergar un acto semejante. Los organizadores del evento atribuyen con indignación a “presiones municipales” lo sucedido.

Wagner murió en 1883, décadas antes de que el dictador nazi se hiciera con el poder en Alemania, pero eso no impidió que el compositor se convirtiera en el músico venerado por Adolf Hitler. En el Wagner ensayista y poeta, el dictador del Tercer Reich encontró supuestamente inspiración para desarrollar la ideología nazi, la que causó la muerte de seis millones de judíos en Europa. Por eso, en el Estado judío, Wagner es el compositor maldito. No es que en Israel esté prohibido interpretar a Wagner por ley, se trata más bien de un boicot al que prácticamente se adhiere el país en bloque desde su nacimiento en 1948. La Asociación Wagner de Israel nació hace año y medio con el propósito de romper ese consenso. Numerosos supervivientes del Holocausto forman parte de ella. Jonathan Livny, su presidente, no oculta su frustración tras la cancelación del concierto de Tel Aviv.

Este es el segundo intento para celebrar un concierto programado para el fin de semana que viene, después de la universidad de Tel Aviv, decidiera prescindir de tan polémico evento en el último momento. La institución académica explicó en un comunicado que fueron poco menos que engañados, que les ocultaron de forma deliberada que Wagner formaba parte del repertorio. “Se trata de un tema muy sensible, en particular en Israel donde hay tantos supervivientes del Holocausto”. Las cancelaciones se producen después de que se conocieran las quejas de supervivientes del Holocausto. Las víctimas hablaron de “tortura emocional” en una carta que enviaron a la universidad y al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y que después reprodujeron los medios locales.

Livny explica que simplemente está en contra de cualquier boicot cultural y considera “estúpido reducir la memoria del Holocausto a si tocas a Wagner o no. Él fue sólo uno de los culpables. Hubo muchos otros antisemitas como Strauss o Chopin que sin embargo sí se escuchan en Israel”. Más allá de interpretaciones históricas, a Livny le repele la idea de que hay músicas o ideas prohibidas. “Uno de los síntomas de que una democracia es saludable es que se puedan discutir temas controvertidos y que se pueda escuchar música aunque venga rodeada de polémica. Parece que la democracia israelí no goza de muy buena salud”.

Unos cien músicos pertenecientes a diversas orquestas israelíes tenían previsto participar en el concierto. Contratar a una sola orquesta, financiada aunque fuera parcialmente por el Estado, habría hecho que la iniciativa naciera muerta, dicen en la Asociación Wagner. La idea del evento consistía en escuchar a Wagner dentro de un simposio dedicado también a analizar la influencia del compositor alemán sobre Theodor Herzl, el líder sionista que según estudiosos de Wagner en Israel, escribió su Altneuland escuchando Tannhäuser, la ópera de Wagner.

Es cierto que en alguna ocasión contada, la música de Wagner se ha escuchado, medio de refilón, en algún auditorio israelí. Se atrevió Daniel Barenboim en 2001, cuando al final de un concierto invitó a los músicos a interpretar un fragmento de Tristán e Isolda. El atrevimiento le costó los insultos por parte de algunos asistentes al concierto que se ausentaron de la sala al grito de “fascista”. A pesar de que el público israelí no está en general muy predispuesto a disfrutar la obra de Wagner, Livny y su Asociación anuncian que no piensan ceder. Quieren que al margen de iniciativas más o menos improvisadas como las de Barenboim, el compositor alemán pueda figurar oficialmente en un programa de un concierto.

Hay 141 Comentarios

Marcela N

Tu comentario es repugnante, además apesta a argentina o de esa zona, y si los argentinos sois algo, es que no sois ejemplo de nada ,salvo en carnes, soja y psicoanalistas

Mejor cierra tu puta boca, que tu mi pais solo lo conocerás de los telediarios

Demasiada desinformación. A Hitler le encantaba Wagner como a una gran mayoría de alemanes en aquella época y ahora. Pero su gran pasión musical siempre fue Anton Bruckner y eso no se dice. Fue el único compositor al que le hizo un busto y puso dentro de Bayreuth y el dia de su muerte fue la música de este compositor la que se escucho en todas las radios alemanas, etc...

para mejor entendimiento lease el ensayo "Das Judentum in der Musik" (texto original disponible en wikisource, o traducción inglesa por William Ashton Ellis)!

aurora:
el fin último de Carbajosa es justamente lograr esto, o sea que la gente entre a destilar odio hacia Israel, lo de Wagner es un pretexto.

israel es una mierda, deberia desaparecer pero no tenemos huevos...

Qué teoría tan peregrina la de Ekert. (14/06/2012 16:31:13) ¿No será uno de esos que no escuchan a Wagner por temor a que les guste? No sólo lo de Wagner, Israel se lo debería hacer mirar por muchos conceptos.

Al contrario de lo que dicen por ahí de que fue el máximo músico de su tiempo es discutible. Wagner no solo es protofascista y antisemita porque escribiera unos cuantas diatribas contra compositores judíos, Mendelssohn sin ir más lejos. Se inventó algo que es típicamente fascista: eso de la obra de arte total , que implica el sometimiento de todas las artes a una forma general de obra que supuestamente las engloba ahogando su individualidad Si la historia de la música es la liberación paulatina de la música meramente instrumental de su papel de mero comparsa de la palabra, ahí aparece el carcelero Wagner para atarla de nuevo. Solo tuvo enfrente a Johannes Brahms ( el progresivo que conduce a La Segunda escuela de Viena) que mantuvo la tendencia de una música instrumental pura : cámara, orquestal, piano solo, y bastante más profunda que la de Wagner. Y si Santi, por ejemplo Chopin con sus veinticuatro preludios para piano hace una disquisición sobre las pasiones del alma en menos de treinta minutos que ya quisiera Wagner. No se necesita que se haga de noche ni un templo apropiado para su obra.
Atención que el año que viene vamos a tener wagnerianos hasta en la sopa con el bicentenario de su nacimiento.
Pero no creo que se deban prohibir sus obritas , todo el mundo tiene derecho a aburrirse como quiera.

¿no pueden opinar del tema sin irse por las ramas? den sus razones por las cuales estén a favor o no y ya.

I'm watching you all and following your steps closely.

se están yendo del tema...

Parece que ya está todo claro: los españoles somos todos una rehala de borregos racistas antisemitas, es lo que tiene no ser el pueblo elegido por Dios, qué le vamos a hacer.

Considerar a Wyoming o a Willy Toledo "intelectuales" es infamante.

! Viva Rafael Cansinos Assens ¡

Pepa: he tenido que releer tu comentario porque, tras la primera lectura, me costó entender que hubiera gente tan boba. ¿Estás tomando clases, o estas ideas tan brillantes te brotan a menudo?. De verdad, chica, háztelo mirar por un especialista caro.

Pepa: Siempre es buena excusa para mostrar y demostrar la judeofobia española. Ni regla de tres, ni de cuatro ni de cinco. Eres un ejemplo de la judeofobia ibérica. Si los judíos son cuadrados, tu eres un cubo.

Fíjate Gramaticus que cuando Israel llevó a cabo la Operación Plomo Fundido, consiguió lo que no pudieron más de 3 millones y medio de parados de entonces: sacar a los sindicatos a la calle. Ahora, con lo de Siria ¿dónde se meten? por no hablar de los Wyoming, o Willy Toledo, siempre prestos a las flotillas humanitarias (que nunca pasan por el cuerno de África) y la firma de manifiestos.
Pepa: Que una española hable de ser cuadrado otra persona...manda huevos ¡. Date una vuelta por el Río de La Plata, y verás cómo nos llaman a nosotros.

Y los pastores alemanes, ¿están prohibidos en Israel?

Por la misma regla de tres , tendrian que prescindir de todo lo que le gustaba a Hitler, aparte de Wagner, buena comida, bebida, la naturaleza etc.etc. Vaya idiotez prohibir la musica de Wagner, un compositor que murio mucho antes que naciera Hitler.
Son cuadrados los judios

La indignación de algunos comentaristas sólo se comprende en el marco del antijudaísmo que hay en este país paleto, y sin judíos. De lo contrario ¿qué co-ones nos importa que se pueda interpretar a Wagner o no en Israel?. Por cierto, algunos seguro que son los mismos hipócritas que días atrás llamaban a boicotear los productos y restaurantes argentinos a resultas de lo de YPF. Qué país más patético ¡¡¡

En España los judíos son cuatro gatos. La mayoría de los españoles no ha visto un judío en su vida. Lo que sí está muy extendido en España es la "morofobia", como es fácilmente comprobable. Otra cosa es la actitud de la prensa, marcadamente propalestina, tanto en la izquierda como en la derecha.

coincido en lo que apuntan algunos de los últimos comentaristas y añado que el día que los idiotas adquieran valor, no sólo vamos a salir de la crisis sino que además nos destacaremos como potencia mundial

Marcela, para encontrarte con españoles que no seamos antisemitas, te tienes que ir al extranjero, que es donde vivimos los que tenemos algún talento (la chusma se queda en casa, mamándose la cola del INEM y llorando por las esquinas). Fuera, en los países serios, no hay ni tiempo ni espacio para prejuicios rancios ni tanta tontería. Yo ya no vuelvo ni siquiera en vaciones ¿para qué? ¿para sentir lástima?

Marcela: Aquí el antijudaísmo va en el ADN junto con la cortedad de entendederas, el salvajismo contra los animales y otras lindezas patrias. Por lo demás, sus cifras son erróneas; en España hay unos 35.000 judíos (aunque es difícil confirmarlo por razones lamentablemente obvias) y en Francia más de 500.000.
Lo que necesitamos los españoles, no es solamente salir de la crisis, sino un formateo ético, porque tenemos la mayor cantidad de h. de p. por metro cuadrado de todo Occidente.

Carmen: no debería ser clausurado, puesto que su concepción como Gedenkstätte es lo que le da un especial valor. Os aseguro que vivir en Alemania da una perspectiva distinta y más rica de estos temas. Tales lugares son necesarios para aprender de la historia. De hecho, es una de las mejores exposiciones sobre el antisemitismo y una muestra de la espectacular memoria histórica que ha hecho Alemania.

Adrian, adhiero a todo lo que dices, pero lo más insólito de todo es leer comentarios de españoles, que estoy segura jamás entraron a un teatro y mucho menos a un auditorio a escuchar una ópera (cualquiera). Sabido es por el mundillo de la cultura internacional del desinterés y la indiferencia que manifiesta el pueblo español en general, no sólo por la ópera sino por el ballet, entre otras cosas.
Lo que creo es que la mayoría de esta gente no sólo jamás escuchó dos compases seguidos de cualquier obra de Wagner sino que de antemano cualquier tema que exaspere lateral o frontalmente el odio al judío inmediatamente lo hace suyo, se trate de un poeta, un músico, político o lo que fuere.
No por nada España está considerada el país con mayor grado de judeofobia en Europa, mayor, incluso que Alemania en la actualidad y antes de que me respondan refutándome los invito a que lean las estadísticas serias al respecto; o, en su defecto, y si de algo les sirve, simplemente fíjense la demografía judía en España (17.000 judíos) con, por ejemplo Francia: 200.000. ¿Casualidad? no, no lo creo, detrás de esas cifras se esconde el añejo prejuicio español.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal