El efecto Kent Nagano

Por: | 04 de septiembre de 2012

Kent nagano
Cuando el director de orquesta californiano Kent Nagano fichó la semana pasada por la Sinfónica de Gotemburgo se cerró una incógnita que hizo respirar de alivio a algunos en España. Después de cinco años, Gustavo Dudamel se despide de la formación sueca, a la que ha hecho brillar después de los largos periodos de intermitencia que atravesó antes de su llegada. Dijo ya hace meses que se marchaba. Y las apuestas colocaban al joven alemán David Afkham (29 años), figura emergente de los podios europeos, como su sustituto. El mismo que llegó a estampar la firma en el contrato que le iba a unir con la Orquesta Nacional de España (ONE) en diciembre del año pasado para sustituir a Josep Pons y que la crisis pimero y un exceso de parsimonia administrativa después han alejado de Madrid.

El contrato de Nagano mantiene abierta la vía Afkham para la ONE. Parece que el alemán tiene mucho interés en llegar a Madrid por motivos profesionales y personales. Pese al extraño episodio que vivió al no formalizarse el fichaje, espera que el INAEM y el Ministerio de Cultura saquen a la orquesta del limbo en el que la han colocado después de que Josep Pons se marchara al Liceo de Barcelona y no se haya nombrado a un nuevo director titular. Una decisión que convendría no demorar demasiado.

El proyecto que el director técnico de la ONE Ramón Puchades tenía en mente incluía a Giovanni Antonini como director invitado habitual para ocuparse de la parte del repertorio más historicista. Tenía calidad y significaba una apuesta por continuar con la renovación de la orquesta. Afkham ya conoce a los músicos y pese a su juventud, parece que le respetan. Pero al secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, (lo dijo en este periódico) no le pareció en su momento una prioridad y congeló la operación. "Abortado", dijo.  Aunque parece que no está cerrado del todo. Además, el propio Puchades cesa en su cargo el próximo viernes sin saber si su plaza como director técnico se verá regularizada (como se le prometió) y si el proyecto que ha presentado convencerá al INAEM, al Consejo Artístico de la Música y al propio Ministerio de Cultura.

Toda esta incertidumbre, como podía imaginarse, ha hecho también que algunos nombres de las grandes familias de la música española se hayan empezado a mover para optar a la plaza de director titular, algo que un gran número de los intérpretes de la ONE ve con enorme recelo. No quieren volver al pasado, avierten,y los nombres que están sonando significarían eso. De hecho, algunas de las piezas más importantes de la orquesta ya han dicho que si eso sucede, harán las maletas y aceptarán alguna de las atractivas ofertas que han recibido de grandes formaciones europeas.

Por cierto, la temporada arrancará precisamente con Afkham al frente de la orquesta como director invitado dirigiendo Egmont, obertura, de Beethoven, el concierto para violín y orquesta num. 1, en sol menor (con Joshua Bell) de Max Bruch y Una vida de héroe de Richard Strauss. Una buena oportunidad para ver de nuevo de qué es capaz con esta formación.

Hay 29 Comentarios

Muchas gracias. Un saludo.

Eso es algo que tenéis, aunque observo a veces una indiferencia por parte de la sociedad ante la música clásica en general. No es mi caso, para mí el asistir a un concierto es una experiencia única, un acontecimiento lleno de emoción. Si alguna vez las orquestas desaparecieran, sería signo de que el mundo se acabaría. Por cierto que permíteme que te deje aqui un link a un foro sobre música clásica en el que participo desde hace muchos años, no se si lo conoces, pero aquí se habla con mucho interés, espero te interese. http://clasiforonuevo.superforos.com/index.php

No, afortunadamente en mi orquesta no se contrata este tipo de "directores"
Efectivamente, hay que asumir que el director es el cabeza visible y el que se suele llevar el mayor mérito. Lo que he tratado de reflejar a lo largo de estos mensajes, es simplemente reivindicar la importancia del músico de orquesta, los directores y solistas por muy grandes que sean, van y vienen, pero las orquestas con sus músicos permanecen cada una en su lugar. Démosle mayor importancia, pongámoslas en valor y no demos tanta importancia a las figuras invitadas. Quizá así la patronal también se empiece a dar cuenta que lo que verdaderamente hay que poner en valor es a sus trabajadores, que ya con los recortes en cultura y la puesta en duda de las formaciones orquestales por parte de los políticos, tenemos bastante. Necesitamos el apoyo del público.
Un saludo.

Eso es algo, amigo mío, que tendrías que tener asumido, la gloria y el fracaso se lo lleva el director, para bien o para mal. Y en cierta manera es lógico hasta cierto punto, es verdad que una orquesta es un equipo, pero el que tiene la responsabilidad total es el director, cada músico sólo dispone de su particella, el total es obra del que está en el atril.
Me imagino que esa anécdota de Kleiber sería al final de su vida, cuando sus interpretaciones bajaron de nivel.
Sobre directores hay muchos mediocres, o de medio pelo encumbrados como Rostropovitch, vagos como Maazel o monstruos como Szell o Bernstein.
¿por cierto, que opinas de Inma Shara? no te da asquito cada vez que la ves? ¿has tenido la mala suerte de que te dirija?

La 10 de Mahler es una obra de repertorio. Yo no se si usted esta hablando de orquestas profesionales, pero me sorprende que me mencione esta obra como algo especial, desde luego no lo es, cualquier orquesta española la ha interpretado y mas de una vez, desde luego. Mire, yo me alegro sinceramente que en España no se estén contratando de forma habitual e esos directores, mitos de la dirección y divos que viven en un mundo apartado de la realidad social y del resto de los músicos. Desde luego no estamos para pagar sus innumerables caprichos con cachets desorbitados .
Recuerdo en un festival importante, dirigía el señor Kleiber la 7 de Beethoven, sinfonia no demasiado complicada, la verdad que ya estaba dirigiendo poco y le pagaron una pasta casi insultante, pues bien, al dia siguiente la critica solo hablaba de la gran versión del gran genio, y algún compañero de esa orquesta, bastante indignado me comentó que solo habían establecido los tempi de cada movimiento, miraron las repeticiones por si las moscas y poco mas, esp fue lo que ensayó el Sr Kleiber. Al final la orquesta se entrega en el escenario, como ocurre siempre, salvan el concierto y el mérito para el divo. En esa línea, aunque no con Kleiber, le puedo contar añecdotas una detrás de otra de directores caprichosos que desde luego programan según sus intereses particulares y sin tener en cuenta nada mas. Estoy convencido que si habla con cualquier músico profesional, le dirá cosas muy parecidas a las que le estoy comentando. Llevo media vida formando parte de una orquesta profesional. Amigo, no se quede usted con sus senzaciónes o con una simple añecdota.

No, soy sólo melómano aficionado de muchos años.
Mi intención no era menospreciar a nuestros músicos, ni mucho menos, pero en la categoría de esos directores que comentas no incluyo a Boulez, Tamayo, Pablo González, Kurt Sanderling, C.Kleiber, etc.
No recuerdo la historia, pero un amigo mío de total confianza me contó cómo hace años Rudolph Barshai tuvo que cambiar la programación de la 10ª de Mahler por otra de repertorio porque los músicos no las habían preparado.
Si hablamos de Maazel, G.Martínez, Asensio, Ahskenazy, P.Halffter, Cecatto, entonces la cosa cambia...con esos no voy a un concierto ni harto de vino.

Bien, ya veo que de lo que se trata es de atacar al músico de orquesta, me parece lamentable. Mira llevo media vida en una orquesta y le puedo asegurar que las obras se cancelan o no se interpretan porque el director considera que esa obra no tiene calidad suficiente, que no le aporta nada para su curriculum, porque para ellos necesita muchísimo trabajo etc. Son muchas las veces que ante una obra contemporánea, el director le dedica una sola lectura, a lo sumo dos y queda lista según su criterio para interpretar en concierto. Por favor, seamos serios con lo que se comenta. Es usted músico o director estimado MA ?. Quizás estudiante...


Evidentemente que no cancelan obras, pero cuando no dan el nivel requerido, el director artístico programa otras obras que no requieren dificultad o muchos ensayos, eso es condicionar la programacion, no es lo mismo "Coma Berenices" o "Jonchaies", que la 9ª de Dvorak o tocar a Mehndelsson por 15ª vez

Ah por cierto MA. Los músicos no cancelan obras, porque que yo sepa, programar, no corresponde a los profesores y realizar cambios tampoco. Desde luego en la mía no funciona así y dudo mucho que en las demás si.

M.A. Yo se de un director de orquesta que los músicos tuvieron que presionar para que lo echaran porque no pegaba golpe en sus funciones como director artístico. En esa ocasión los músicos se jugaron el pellejo, en beneficio del conjunto. Ves como la mayoría de los músicos no son gandules...

Se de una persona, director de un coro de una muy importante orquesta española, que se marchó decepcionado de su cargo por la falta de implicación de los músicos a la hora de realizar ensayos. Por otra parte, cosa corriente en estos lares es la cancelación de obras programadas (normalmente musica contemporanea), y ser sustituidas por obras de repertorio. Todos sabemos los motivos, el porque del asunto. A menudo se achaca lo cerrado del repertorio al conservadurismo del público, pero tengo mis dudas al respecto, más bien creo tienen que ver con derchos de partituras y de autor (son caros), comodidad de directores y músicos.

Para M.A. En lo único que España está a la cabeza es en el fútbol, y evidentemente un trabajador no tiene por que tener la espada de Damocles sobre la cabeza. El músico es un ser humano, no lo olvide. No se si sabe que en la mayoría de orquestas españolas existen las pruebas de control de calidad y un largo periodo de prueba precisamente para evitar eso a lo que usted hace alusión. El músico ya tiene que pasar una prueba cada semana cuando se presenta en concierto ante el público. Eso es un examen periódico. Por otro lado, está muy feo hablar de acomodamiento generalizado. Mire esto es como cualquier trabajo, hay gente que se implica mas que otra. Por favor, digan algo positivo del músico, que somos especialistas en este país de machacarnos a nosotros mismos...

A Iván:
No pensaba en Europa, sino en USA, ejemplos como NYPO, donde los músicos tienen que revalidar su plaza compitiendo por el puesto (se que ese es otro mundo, pero en este caso un mundo excelente por su resultado artístico). No me gusta que la gente tenga la espada de Damocles sobre su cabeza permanentemente, pero no encuentro otra manera frente al acomodamiento generalizado. La prueba está en que en comparación a otras, ninguna orquesta española está entre las primeras en cuanto a calidad, algo similar a las universidades, por ej.

No tiene nada que ver con lo que se está hablando, pero si con la música y la educación musical de este país y, en concreto, de la ciudad de Madrid. Para aquellos que les interese, podéis informaros apoyar a los profesores, alumnos y demás usuarios de las escuelas municipales de música de madrid en el siguiente blog:
http://apoyoescuelasdemusica.blogspot.com.es/

Para M.A. ¿Qué es un contrato fijo anual renovable?

Ninguna gran orquesta europea tiene ese tipo de contrato, nómbrame, si puedes, alguna. ¿Berlin? ¿Amsterdam? ¿Munich? No, no y no: después de rigurosísimos concursos públicos, abiertos e internacionales, el ganador de una plaza tiene un período de prueba de seis meses o un año, a partir del cual pasa a ser fijo, y no podría ser de otra manera, ya que de lo contrario cualquier profesor de orquesta estaría a merced del capricho del director o del gerente de turno. Por otra parte, los casos de Berlin y Viena son distintos,y probablemente casos únicos en el mundo orquestal a ese alto nivel, pues son orquestas que se auto financian, y sí, ahí son los músicos los que deciden quien dirige y quien no, a quien invitan y a quien no.

En el caso de España (donde también las contrataciones se efectúan por concurso público, abierto e internacional), si se instaurara un sistema como el que comentas, de contratos anuales renovables, los profesores de una orquesta con ese sistema de contratación, sólo estarían esperando la menor oportunidad para marcharse a otra orquesta que les ofreciera mejores condiciones contractuales, mayor seguridad laboral y estabilidad (imprescindibles para desarrollar cualquier trabajo artístico que se precie), o sea, estarían en una orquesta de este tipo, sólo "de paso", y así no se construye ninguna buena formación orquestal, serían todas orquestas " de bolo". Y además, es poco práctico y carísimo estar haciendo constantemente concursos. Y para finalizar, todas las orquestas tienen sus mecanismos internos de control de calidad de los profesores, plasmados en sus respectivos reglamentos o convenios colectivos de trabajo.

Perdón, mi comentario anterior sigue siendo para Ana. Me he equivocado y he puesto el nombre de Alberto.

Estimado Alberto.
Si te parece, no cobramos todos los meses y tal...los músicos y nuestras familias vivimos del romanticismo y del aire. No se si sabes, al igual que Ana, lo difícil que supone entrar en una orquesta profesional, y lo que se ha tenido que estudiar previamente. Por otro lado, hay que saber diferenciar entre un estudiante y un músico profesional. No se si eres estudiante de música, pero si lo eres, permíteme que te de un consejo. Estudia muchas horas, para un estudiante de 4 curso de superior, nunca menos de 5-6 horas diarias de instrumento.Una vez terminada la carrera, empieza lo mas difícil, buscarse la vida. Te aseguro que no es nada fácil y menos en los tiempos que corren. Si no eres músico, permite que seamos nosotros los que te hagamos disfrutar de la buena música, que para eso hemos estudiado y trabajado mucho. Ah! y también luchado por conseguir unas condiciones dignas en un país que estaba a la cola de Europa respecto a la Música y tal...

Un cordial saludo y tal...

Se ha dicho por aqui:
¿Qué es eso de que los músicos impongan a los directores?
Tengo que responder a eso que muy habitualmente, sin ir más lejos en Berlin, los profesores eligieron a su director Simon Rattle en detrimento del por aquí nombrado y endiosado Baremboin. No podían haber elegido mejor.
Otra cosa son las orquestas de funcionarios, que para mí son antitéticas de lo artístico, deberían funcionar en España probablemente como en otros países, con contratos fijos anuales enovables, eso contribuiría a mejorar el nivel de las mismas, al promover el no acomodamiento en el puesto.

Estimada Ana. No se lo que pasó en Castilla León, pero tal como usted lo describe, se aleja bastante de la realidad que se vive día a día en una formación orquestal PROFESIONAL. si, profesional con mayúscula. De entrada ya me huele mal cuando habla usted de los músicos y a continuación menciona al gran Baremboim...como si este no lo fuera.
Mire, los profesionales de las orquestas, hemos estudiado una carrera bien complicada, hemos hecho pruebas de acceso bien duras para formar parte de una agrupación orquestal. Los músicos estamos cansados de aguantar tanto divismo, divismo al que se le ha rendido incondicional pleitesia a lo largo de la historia, como usted hace con el señor Baremboim. Es gracioso cuando habla de las obligaciones del señor Baremboin. ¿Acaso las conoce?. Usted dice que mas de 50 personas tienen que adaptarse a una. Por favor, ya está bien. Mire. este tipo de solistas, ganan en tres sesiones de trabajo, a lo sumo 4, lo que un músico profesional en todo un año de trabajo, y evidentemente que no podemos ni queremos depender de la voluntad de lo que el director de turno o el solista de turno determine. Los músicos de orquesta, no somos instrumentos musicales, aunque de esa forma nos defina algún que otro director, somos en la mayor parte de los casos, padres de familia que tenemos nuestras obligaciones fuera de nuestro puesto de trabajo y que no podemos desatender, y es posible que el almuerzo con la familia o con quien le venga en gana a cada uno, sea una de esas cuestiones.
Debe usted tener claro que el director es un trabajador más, contratado por la empresa a la que pertenece todo el conjunto orquesta y evidentemente, en ningún caso, el director es el que determina cuando se ensaya o se deja de ensayar, para eso están las negociaciones internas de los comités con la patronal, y en la que evidentemente el director titular o artístico puede opinar y aportar, pero una vez se llega al acuerdo definitivo, se tienen que respetar al máximo. Eso no quiere decir que en un momento determinado, eso pueda ser modificado previo acuerdo con las partes y no, desde luego de manera unipersonal como usted apunta, la dictadura acabó hace algún tiempo. Los músicos no imponen a los directores nada, solo piden que se respete su jornada como cualquier otro trabajador y las condiciones pactadas. La crisis no tiene nada bueno, pero rebuscando, quizas se pueda sacar algo positivo en nuestro mundo musical, y es acabar con los cachets millonarios de estos artistas y empezar a poner en valor de una manera contundente a los PROFESORES, si, permítame que lo ponga con mayúsculas, de las orquestas. Dese usted cuenta que el señor Baremboim, terminará su concierto y si te vi no me acuerdo, se la llevará bien calentita en el bolsillo y mañana estará tocando con Berliner o London y los músicos seguirán día a día en su puesto de trabajo, preparando el próximo programa para que usted, si es amante de la música, pueda disfrutarlo. Es curioso por otra lado, leer como la primera parte de su comentario, está totalmente en contra de la segunda , se contradice usted en su criterio. Me temo que usted querida Ana no es músico profesional de ninguna orquesta. Repito, empecemos a cambiar la mentalidad y valoremos mucho mas a los MÚSICOS de nuestras orquestas. Ah en una cosa tiene razón . Así nos va! pero con formas de pensar como la suya.
Atentamente.

La NUEVA forma de PERDER PESO. Descubre el Secreto!! http://sn.im/24o439v

Para Ana y Alberto: lo que llamais una "escena delirante", no es más que el cumplimiento de un horario por parte de unos trabajadores (delirante sería que estos músicos no hubieran asistido puntualmente a su puesto de trabajo y luego pretendieran que el horario de la pausa fuera respetado).
Lo que yo considero delirante es que haya gente como tú (Ana) que dice tan tranquilamente que Baremboin no pudo ensayar "por sus ocupaciones". La "ocupación" de Baremboin era estar en el ensayo el día y a la hora en que el ensayo estaba programado.

Por otra parte no veo en la noticia ninguna referencia a que lo músicos "impongan" a un director, pero no estaría mal que éstos fuesen consultados (lo harían gratuitamente y se podría ahorrar mucho dinero en "asesores").

Y para finalizar, que vuelva o no Barenboin a Valladolid, dependerá de cuánto le paguen; y no, no creo que Barenboin estuviera "alucinando": ha trabajado mucho en Alemania, y allí los horarrios se respetan, y los cumplen desde el primero hasta ell último de los trabajadores, cosa que deberíamos aprender aquí.

ò

Hola Ana, lamento decirte que eso no solo pasa en España. He trabajado en Alemania en varias orquestas y he de decir que, practicamente en todas, he vivido la misma situación. La pregunta es : hasta qué punto debemos aguantar? Yo soy el primero que no tiene inconveniente en quedarse el tiempo que haga falta. Ahora bien, tampoco estoy dispuesto a modificar mi horario para adaptarlo a gente que, como Baremboin y otros que se comportan como divos y, ciertamente, muestran muy poco respeto hacia los músicos de la orquesta. Me hace gracia la expresión: " Las ocupaciones de Daniel Baremboin". Su ocupación era estar a la hora en el ensayo y no almorzando con los políticos, haciendo negocios, que eso lo sabe hacer muy bien, al igual que tocar el piano. He estado personalmente esperando más de 4 horas al señor Gérgiev que, a pesar de que lo considere un verdadero genio de la dirección ( éste sí y no Baremboin, ni mucho menos), no me parece en absoluto correcto este tipo de actitudes.

A ver, en España hay una cantidad increíble de directores malísimos que cobran mucho más que muchos directores europeos mejores que ellos. No sé qué nombres nacionales se han barajado en la ONE, pero puedo entender que, el músico que se lo pueda permitir, prefiera irse a trabajar a otra orquesta antes de trabajar con según qué director. En segundo lugar, ¿quién tiene que opinar sobre el director?? ¿El gerente de la orquesta y los políticos, con la gran cultura musical que les caracteriza? Puedo asegurar que en las grandes orquestas europeas, los músicos tienen muchísimo que decir respecto a sus directores titulares y respecto a los invitados que repiten o no. Y, finalmente, en cualquier orquesta del mundo hay unos horarios que cumplir. Como en cualquier trabajo, los músicos tenemos familia, compromisos, lo que sea. Es parte del trabajo del director aprovechar el tiempo de ensayo que se le da. También estoy segura de que ese dia, todos los músicos de la OSCYL estaban ensayando a su hora puntuales como un clavo, ya que en la mayoría de orquestas, solo unos minutos de retraso te supone una sanción.

PARA ALBERTO: Pues parece increíble pero es real. Aquí los músicos que son fijos en una orquesta, que cobran todos los meses y tal... (cada vez menos, la verdad).. se creen funcionarios y se comportan como tales.. el caso es real.. tengo gente muy cercana que estaba ensayando (no eran de los fijos, eran de los estudiantes).. así es que... totalmente real.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal