¡Pollini superventas!

Por: | 30 de octubre de 2012

por JESÚS RUIZ MANTILLA

PeticionImagenCA53K23X
El pianista y director de orquesta Maurizio Pollini en una imagen de 2007./ MIGUEL A. FERNÁNDEZ

En una de esas maravillosas sorpresas que la vida te da, resulta que el genio interpretativo de Maurizio Pollini, a sus 70 años, se ha aupado en las listas de venta como un cañón. Ha sido en Italia y gracias a su nueva grabación de los Preludios de Chopin. Con sus rarezas aparte, su contadísima exposición al público –apenas hace 40 conciertos al año-, su timidez escondida hasta hace poco tras una sucesión interminable de cigarrillos sin filtro, quien para muchos es el más grande pianista vivo se ha puesto por encima de estrellas del pop como Adele o Mark Knopfler en su país.

Es Italia, bien es cierto, donde la sensibilidad por la música clásica y por sus grandes pianistas cuenta con un pilar de receptividad extra para que estos fenómenos se produzcan. Aunque se suela dar en el terreno de la ópera más que en rarezas como el piano. Pero el público tiene todo el derecho del mundo a dar este tipo de satisfacciones a quienes confían en el buen gusto -“Porque el buen gusto nos conviene”, diría el mismo Pollini- y a menudo para destrozar los arquetipos y los discursos que no dan un duro porque este tipo de alegrías se produzcan.

Pollini, un referente chopiniano de primera para cualquier aficionado, asegura que él no se considera un especialista en el artista polaco. Pero su biografía lo desmiente. Con 18 años ganó el concurso internacional que lleva el nombre del compositor en 1960 y hasta hoy ha grabado prácticamente lo más destacado de su obra. Sí, en cambio, reconoce que es uno de los músicos a quien ha dedicado más tiempo y pasión en su vida.

Sus aproximaciones han cambiado a lo largo de su carrera. Chopin crece en él con toda la complejidad que requiere y a la vez con una profundidad de matices, de amplitud sonora, de rigor, de exquisita variedad, que deslumbra. Al público le gusta la diferencia. Y el Chopin de Pollini, la marca en toda su extensión. Por lo que él mismo tiene presente. “Que más allá de su romanticismo y la brillante capacidad de seducción que salta en su música a primera vista, se esconde mucho más. Para alcanzarlo hay que aprender a amarlo profundamente”. Y él lo ama.

Como nosotros llegamos a adorar el alma trágica, compleja, melancólica y arriesgadísima en su perpetua búsqueda de nuevas formas musicales que intérpretes como Pollini nos brindan. El tiempo fragmentado en que vivimos ayuda a comprender los Preludios en toda la extensión de su modernidad. Son prodigiosos artefactos en los que salta por los poros la vanguardia, el riesgo, pero también la tremenda oscuridad del sentimiento más hondo, la piedad y la caricia, la sacudida y la audacia. Obras maestras que ahora y siempre necesitaremos acunándonos los oídos.

Hay 3 Comentarios

....★★Porque 99% de LAS DIETAS NO FUNCIONAN: http://su.pr/1xuU15

Igualito que en Espana... igualito.

Mauricio Polini ha pasdao en varias ocasionaes por Madrid, le recuerdo delicado, amable, alguien que conoce lo que interpreta, porque lo ama. Y lo ha amado desde hace tiempo, como sus "brillantes", en ocasiones pero siempre inspiradas reflexiones sobre Chopin. No estoy de acuerdo con que sea reconocido en su país, pese a lo poco que viaja, en Italia es amado por un reducido grupo de seguidores, su reconocimiento es mundial, porque Polini ya pertenece a la leyenda de lo inmortal.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal