Instrumentos voluntarios del terror

Por: | 12 de marzo de 2013

Furtwangler

El gobernador de Austria Arthur Seyss (izquierda) y el director de orquesta alemán Wilhelm Furtwängler, con la Filarmónica de Viena en 1938. / afp

Por NORMAN LEBRECHT

Tras una primera lectura, el informe de tres historiadores sobre las actividades de la Orquesta Filarmónica de Viena (OFV) de la época nazi confirma lo que ya sabíamos: que el grupo y muchos de sus músicos eran instrumentos voluntarios de un régimen asesino. La historia oficial de la OFV, escrita en 1992 por su actual presidente, Clemens Hellsberg, señalaba que 13 miembros judíos de la orquesta fueron expulsados y que seis de ellos fueron asesinados, y que la Filarmónica dio una vez un concierto en un cuartel de las SS, amenizando así la noche de los autores de un asesinato en masa. Uno pensaría que no pasó de ahí. Pero sí lo hizo.

Al exponer los datos de forma objetiva, uno detrás de otro, como han hecho los historiadores, lo que descubrimos es una orquesta que no solo estuvo infectada por el nazismo entre el Anschluss [la anexión de Austria] en marzo de 1938 y la muerte de Hitler en abril de 1945, sino antes de eso y mucho tiempo después. En 1942, casi la mitad de la orquesta —60 músicos de un total de 123— pertenecía al Partido Nazi, lo que constituye una muestra inusual de entusiasmo en un país en el que solo el 10% de la población estaba afiliada a la formación que sostenía el régimen.

Además de todo eso, el acontecimiento más longevo y de mayor éxito popular de la música clásica —el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena— fue creado en 1939 como un espectáculo de propaganda para la raza superior. El codiciado Anillo de Honor de la OFV fue concedido hace relativamente poco tiempo, en 1966, a un criminal de guerra, Baldur von Schirach, quien como gauleiter [JEFE]de Viena fue el responsable de organizar el asesinato en masa de cientos de miles de ciudadanos. Veinte años después del final del nazismo, la Filarmónica de Viena todavía quería premiar a Von Schirach.

La primera reacción del presidente de la orquesta ante estos hallazgos fue culpar del incidente de Von Schirach a la esquiva figura de Helmut Wobisch, trompeta principal de la OFV desde 1939 hasta 1945, y nuevamente desde 1950 hasta 1968. Wobisch era un nazi ardiente y sin pelos en la lengua que se unió al partido en 1933 cuando era ilegal y se convirtió en oficial de las SS al año siguiente. También era un espía de la Gestapo.

Después de la guerra, Helmut Wobisch fue uno de los 10 músicos suspendidos de la orquesta por sus actividades nazis, pero fue readmitido cinco años más tarde, y en 1953 fue elegido por la cooperativa para ser su director empresarial, o de hecho, su cabeza visible ante el resto del mundo de la música. Wobisch sabía cómo caer simpático. Leonard Bernstein, el director de orquesta judío-estadounidense, se refería a él como “mi queridísimo nazi”.

El hecho de que hubiese sido oficial de las SS y de la Gestapo no era ningún secreto, y la idea de que hubiese podido concederle el Anillo a Von Schirach sin el conocimiento de sus colegas le resulta absurda a cualquiera que conozca el funcionamiento de un conjunto en el que todos los músicos son copropietarios a partes iguales.

Lo que se extrae del informe de los historiadores ahora difundido es que la Filarmónica de Viena conspiró no solo para encubrir su colaboración con el régimen nazi en el poder, sino su prolongado apoyo a nazis prominentes décadas después de la derrota del régimen. El encubrimiento fue tan eficaz que algunos de los documentos fueron ocultados a su propio historiador oficial y presidente, cuya reacción esta semana ha sido de estupefacción y defensiva.

¿Por qué debería importar todavía esto, tantos años después? En primer lugar, porque el Concierto de Año Nuevo es el programa de música clásica más visto del mundo, con 50 millones de espectadores de televisión a lo largo de todo el planeta. Ya es hora de que esta solemne ocasión venga precedida de un minuto de silencio por los músicos expulsados de la Filarmónica de Viena y asesinados por sus aliados nazis.

Y en segundo lugar, el informe de los historiadores hace que los miembros actuales de la orquesta tengan la gran responsabilidad de demostrar que han aprendido del pasado. No hay muchos indicios de que lo hayan hecho. Hoy en día, la OFV es una organización con prejuicios y discriminatoria, y que incumple la normativa europea al contar con solo seis mujeres entre sus miembros y al negarse obstinadamente a admitir a músicos asiáticos y afrocaribeños. La única forma de que la Filarmónica de Viena deje atrás la sombra de su desagradable pasado es pasando página y convirtiéndose en una orquesta abierta, justa e igualitaria. Es una solución necesaria, pero no tengo ninguna esperanza de verla en mi vida.

Norman Lebrecht es escritor y comentarista musical.

Traducción de News Clips

Hay 42 Comentarios

Sr. Jose:
Bravo. Pero ha cantado usted 'Il dolce suono' y estaba sonando Wozzeck. Puesto que pretende terciar en una discusión ya iniciada, tómese al menos la molestia de repasar el hilo y seguir su desarrollo. Por lo demás, nada que objetar.
Lo que no he pillado es eso de "hacer música (demasiado) bien". Tendré que revisar el diccionario y la gramática.

¿SERÁ EN NUESTROS DÍAS, AUSTRIA, LA RESERVA ESPIRITUAL DEL ESPÍRITU NAZI? Y SI ASÍ FUERA ¿QUE HABRÍA QUE HACER DESDE LA UNIÓN EUROPEA Y SU PARLAMENTO?

Sr. Goryanchkov, el consenso ése vale lo mismo que el otro. Nada. Si es Berlín, Viena o Amsterdam la mejor orquesta, solamente le importa a un necio. No son ni siquiera iguales. Sobre el tema: los WP son una sociedad (privada), con una tradición, unas normas y unas bases determinadas que son así y punto. Se dedican a hacer música, lo hacen (demasiado) bien y tienen éxito. Si alguien por temas raciales o sexistas quiere dejar de escuchar la infinidad de grabaciones extraordinarias que existen desde los años 40, allá él/ella. Yo no. No me importan sus ideas. Al igual que los actores de este país no son ningún referente moral para mí, tampoco lo son los músicos de ninguna orquesta. Que hagan lo que les dé la gana y, mientras hagan bien lo que para mí trasciende, seguiré siguiéndoles a pies juntillas en el plano musical.

Así es que la FV no ha sido el epítome del buen gusto.
Yo creo que la mejor forma de que esto pase a la irrelevancia es que se olvide. Las represalias y las "mea culpa" admitidas por presión estimulan los rencores dormidos. ¿para qué despertarlos?
He disfrutado del concierto de año nuevo intensamente. Ahora que sé ésto,quizá, lo haga menos. Ojalá y no.

►►►SORPRENDENTE VIDEO Te Explica Como BAJAR DE PESO en Un Tiempo RECORD!!
►NO es una dieta
►NO te matarás en el gimnasio
El Secreto Está En...¡TU HÍGADO!!
►►►Mira El Video AQUI! http://su.pr/2we2i5

Desconosco la tendencia del articulista, auque parece sionista, es decir parte de una organizacion criminal como dizque eran los nazis; no me agrada que se rotule a un ser humano por sus creencias, sean las que fueren, porque si asi procedemos, los del tercer mundo deberian abominar de los artistas y cientificos del primero, por tanto genocidio, robo e infamia; los artistas, si no han cometido crimenes con sus manos, han de ser recordados y trratados por sus ejecutorias, ademas muchos les deben la liberacion de su genio a regimenes nada recomendables, p.ej,: los musicos cubanos hijos de la mafia y las dictaduras pre-Castro(Celia Cruz, Paco de Lucia, etc.); los judios artistas y directores de orquesta(Bernstein, Sandler, etc.), los anglosajones en general, etc., etc.; en mi pais debe haber algun censor judio, por la dificultad para hallar musica de Wagner y Verdi, peor de la sinfonica de Viena.

Irrelevantes me parecen todos esos "nazis" y "asesinato en masa" a la luz de lo que SIGUEN haciendo la mayoría de países occidentales.

Venga, seamos objetivos también con Obama y pidámosle un minuto de silencio cada vez que comparezca para explicar lo que hacen sus drones.

Ah no, que meterse con los nazis es más fácil porque ya nadie se mete contigo si lo haces.

Expongamos "los datos de forma objetiva, uno detrás de otro", a ver qué descubrimos sobre Zapatero, por ejemplo, y su supuesto pacifismo. O sobre Rajoy y su supuesto compromiso con los ciudadanos (y su salud). Sobre cualquier dirigente occidental que está contribuyendo (aunque sea por la vía de la indiferencia) a muchos de esos "asesinatos en masa" que comenta el artículo.

Tras una primera lectura, este arículo confirma lo que ya sabíamos: que los medios de comunicación son instrumentos voluntarios de un régimen ases... Digo... que lucha por mantener la paz en Oriente Medio y esas cosas tan bonitas que hacemos los occidentales de bien.

Es cierto, jesús: no puedo creer que Lebrecht no haya pensado en Bayreuth al escribir semejante afirmación. ¿Estará mal traducido?

Los que dicen tan alegremente que cada austríaco lleva debajo a un nazi, lo dicen repitiendo lugares comunes, no es cierto? No por haber vivido entre ellos. Cada pueblo tendrá que hacer su propia contrición, pues todos escondemos un monstruo, un fascista, un nacional-catolicista, un sionista, un hutu asesino de Tutsi, etc. Y que votaron a Heider hace unos años? No menos que los franceses que votan a los Le Pen, no menos que los que votan a la extrema derecha española a veces encarnada en ciertos elementos del PP.

Pues como la filarmónica de Viena haga un ejercicio de "constricción", sólo va a quedar un cuarteto de cuerda.

De la doble naturaleza de Viena y su orquesta no cabe sorprenderse a estas alturas. En Viena han vivido muchos de los mejores compositores, pero también ha sido injusta e ingrata con casi todos ellos. La Viena de cultura cosmopolita nos ofrece su mejor cara; la del exclusivismo nacionalista casi provinciano y entregada a la moda, la peor. La Wiener Philarmoniker es una de las tres mejores orquestas del mundo, y quizás el mejor director que nunca tuvo fuese el judío de raza Gustav Mahler.

¿Pero el concierto de año nuevo? Me alegro que este artículo lo señale claramente: fue instituído en 1939, en pleno apogeo del nazismo y antisemitismo, cuando casi todos los buenos compositores del momento y muchos del pasado (incluido Mahler) estaban simplemente prohibidos. El concierto de año nuevo es una simple charanga, producto genuino de la peor y más provinciana Viena. ¡Despierten, pretendidos y pretenciosos amantes de la música! Dejen ya de señalar a ese concierto como si fuese algo. Si la Wiener Philarmoniker tuviera que basar su prestigio internacional en tal evento, no pasaría de ser una buena orquesta de zarzuela.

Pero Viena es así y habrá que admitirla así.

No se trata de ensañarse con nadie, pero sí de objetivar la verdad sobre unos cuantos -bastantes- integrantes de la Orquesta de Viena que por activa o pasiva fueron delatores asesinos de sus propios compañeros. Donde hubo siempre queda. Esa es otra reflexión irrefutable. Acaso es una novedad el pasado austriaco de vino y rosas con el régimen hitleriano? Por qué rasgarse ahora las vestiduras? Los austriacos en general simpatizan con los nazis, nazistas y nazismo y quienes sienten tan dudosa simpatía por criminales, echan de menos(nostalgia/saudade) un pasado "glorioso" que mucho les agradaría reverdeciera. Eso incluye la Filarmónica de Viena. No nos engañemos, hace relativamente poco, los austriacos eligieron a un nazi, nazista, para ocupar el más alto cargo de su gobierno. Afortunadamente, falleció. Qué significa tal actitud? No hay peor ciego que el que no quiere ver. Tristán e Isolda no justifican la nostalgia austriaca y el pasado y presente de su Orquesta de Viena.

el acontecimiento más longevo ... de la música clásica
¿Y el festival de Bayreuth?

Sr. Barak:
1. El consenso universal de los expertos no coincide con el suyo. Nadie discute hoy por hoy la primacía a la orquesta del Concertgebouw (bastante multirracial y genéricamente equilibrada, por cierto).
2. No conozco nuevos ilustrados de baja estopa, pero sí alguno de baja estofa.
3. ¿De qué habría que culpar a Wagner? ¿Del "acorde de Tristán"? ¿Del uso que de su música hicieron los nazis? ¿De unas propensiones ideológicas a veces inquietantes, aunque bastante menos que las de ciertos comentaristas?

¿Pero qué tendrá que ver el Imperio Austrohúngaro con el régimen nazi? Por favor, lean algo de historia e infórmense algo más sobre Austria, que no tienen ni idea. Viajen a su capital, y se derán cuenta de que, junto con Londres, posiblemente es la ciudad más cosmopolita de Europa. Pasar un verano en Viena es una gozada. Las actividades culturales son inagotables, y uno puede vivir en medio de una amalgama de razas y culturas. Además, los austriacos NO tienen nada que ver con los alemanes. Es un error meterlos a todos en el mismo saco.

hay por ahí algún necio que asocia la música clásica con el nazismo. Claro, por eso en Polonia o en Rusia o en Israel existe una afición portentosa a la música clásica. La música no tiene culpa de nada, Mozart murió 160 años del advenimiento del fascismo, ¿qué culpa tiene? Lo de que no tenga afrocaribeños la orquesta de Viena es una majadería de vergüenza ajena. ¿por qué tiene que tenerlos?, a lo mejor no hay muchos que se dediquen a tocar el oboe. ¿Cuántos asturianos tiene la selección jamaicana de los 100 metros vallas?

¿De qué se extrañan? Los austriacos recibieron alborozados y llenos de entusiasmo el "Anschluss" nazi de 1938. Debajo de muchos austriacos hay un criptonazi, no se engañen.

Los austriacos son nostálgicos de su pasado, principalmente por su imperio austro-hungaro, siguen siendo los más nazis de toda Europa...

Los austriacos son nostálgicos de su pasado, principalmente de su imperio austro-hungaro, y por eso han salido tan nazis. En definitiva, habría que pedir responsabilidades políticas a los austriacos, más que a los alemanes, Hitler era austriaco, y siguen en sus "trece", siguen siendo los más nazis de toda Europa...

Al final a los sionistas vamos a tener que pedirle perdón por todo. Ellos son los responsables de la masacre y el genocidio del pueblo palestino, y escudándose en la segunda guerra mundial comenten un tropel de fechorías y de revisionismo histórico contra la humanidad. El sionismo es el enemigo.

Los austriacos históricamente hablando son nostálgicos de su pasado, el pasado austro-hungaro. Es curioso, pero los países a los que les gusta tanto la música clásica, son fascistas y nazis, como Austria, Alemania, Hungria. En definitiva, "el perro, pierde las lanas, pero nunca las mañas", esto es aplicable a los austriacos, siguen siendo nazis.

Estoy de acuerdo con los comentarios que se quejan de la no asunción de culpa en los países comunistas que han provocado masacres y genocidios tan horrorosos o peores que los nazis (sobre todo porque tenían más población y duraron más). Pero eso no me impide alegrarme porque se pidan responsabilidades a las instituciones de pasado nazi. Todos los régímenes gonocidas son igual de espantosos y si bien algunos han disfrutado y disfrutan de más impunidad, me alegro sobre manera de que al menos los crímenes nazis sean denunciados y se destapen las simpatías hacia esa ideología nefasta.

Comparto el análisis de PPRodés. A primera vista, creo que los comentarios vertidos son muy razonables: no se puede señalar constantemente a los descendientes de los criminales, no se les puede exigir continuamente que pidan perdón.

Pero creo que este caso es distinto. Cualquiera que conozca la realidad austríaca sabrá a lo que me refiero, y lo importante que sería una señal clara por parte de la OFV en este sentido. Mientras que Alemania ha reconocido su culpa hace ya tiempo, legislado sobre partidos neonazis y puestos bajo continua vigilancia a los grupos de extrema derecha (organizados o no), Austria, bajo la excusa de que ellos fueron un país conquistado más, jamás ha pedido perdón (Hitler nació y se crió de hecho en Austria). En la sociedad vienesa aun es palpable el racismo. No es algo oficial, por supuesto, pero a nivel de calle aun hay personas (por supuesto que no todas, ni siquiera una mayoría, pero sí una cantidad importante) a los que desagrada lo extranjero. Y al contrario de Alemania, en donde el filonazismo y la extrema derecha encuentra mejor asentamiento entre parados con bajo nivel cultural y sin demasiados recursos económicos, en Austria se asienta más bien en un sector concreto de la burguesía.

Al margen de estas consideraciones (que reconozco son bastante subjetivas), hay una situación innegable muy preocupante: el tirón electoral de la extrema derecha en Austria. Actualmente, nada más y nada menos que una tercera parte del Parlamento austríaco está ocupado por dos fuerzas de extrema derecha.

Creo que en el momento actual es más importante que nunca que una institución tan renombrada como la Orquesta Filarmónica de Viena dé ejemplo de distanciamiento del extremismo y haga un sano ejercicio de constricción. Tal vez así

¿Por qué no un artículo sobre el GENOCIDIO DE IZQUIERDAS? El GENOCIDIO COMUNISTA de la URSS, que envió a millones de ciudadanos a los CAMPOS DE EXTERMINIO DE IZQUIERDAS, los llamados GULAG, entre ellos montones de artistas. Algunos, como Stravinsky o Rachmaninov pudieron escapar de semejante barbarie. Pero aquí la demagogia no tiene límites, LA IZQUIERDA HA MATADO MUCHO MÁS QUE LA DERECHA.

Todos aquellos que les encanta "pasar página" lo que hacen es encubrir crímenes y asesinos los mismos que regresarán más tarde que pronto. Saber lo que ocurrió es algo fundamental para construir una sociedad con alguna opción de futuro. Gracias historiadores pueden correr pero no escapar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal