Instrumentos voluntarios del terror

Por: | 12 de marzo de 2013

Furtwangler

El gobernador de Austria Arthur Seyss (izquierda) y el director de orquesta alemán Wilhelm Furtwängler, con la Filarmónica de Viena en 1938. / afp

Por NORMAN LEBRECHT

Tras una primera lectura, el informe de tres historiadores sobre las actividades de la Orquesta Filarmónica de Viena (OFV) de la época nazi confirma lo que ya sabíamos: que el grupo y muchos de sus músicos eran instrumentos voluntarios de un régimen asesino. La historia oficial de la OFV, escrita en 1992 por su actual presidente, Clemens Hellsberg, señalaba que 13 miembros judíos de la orquesta fueron expulsados y que seis de ellos fueron asesinados, y que la Filarmónica dio una vez un concierto en un cuartel de las SS, amenizando así la noche de los autores de un asesinato en masa. Uno pensaría que no pasó de ahí. Pero sí lo hizo.

Al exponer los datos de forma objetiva, uno detrás de otro, como han hecho los historiadores, lo que descubrimos es una orquesta que no solo estuvo infectada por el nazismo entre el Anschluss [la anexión de Austria] en marzo de 1938 y la muerte de Hitler en abril de 1945, sino antes de eso y mucho tiempo después. En 1942, casi la mitad de la orquesta —60 músicos de un total de 123— pertenecía al Partido Nazi, lo que constituye una muestra inusual de entusiasmo en un país en el que solo el 10% de la población estaba afiliada a la formación que sostenía el régimen.

Además de todo eso, el acontecimiento más longevo y de mayor éxito popular de la música clásica —el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena— fue creado en 1939 como un espectáculo de propaganda para la raza superior. El codiciado Anillo de Honor de la OFV fue concedido hace relativamente poco tiempo, en 1966, a un criminal de guerra, Baldur von Schirach, quien como gauleiter [JEFE]de Viena fue el responsable de organizar el asesinato en masa de cientos de miles de ciudadanos. Veinte años después del final del nazismo, la Filarmónica de Viena todavía quería premiar a Von Schirach.

La primera reacción del presidente de la orquesta ante estos hallazgos fue culpar del incidente de Von Schirach a la esquiva figura de Helmut Wobisch, trompeta principal de la OFV desde 1939 hasta 1945, y nuevamente desde 1950 hasta 1968. Wobisch era un nazi ardiente y sin pelos en la lengua que se unió al partido en 1933 cuando era ilegal y se convirtió en oficial de las SS al año siguiente. También era un espía de la Gestapo.

Después de la guerra, Helmut Wobisch fue uno de los 10 músicos suspendidos de la orquesta por sus actividades nazis, pero fue readmitido cinco años más tarde, y en 1953 fue elegido por la cooperativa para ser su director empresarial, o de hecho, su cabeza visible ante el resto del mundo de la música. Wobisch sabía cómo caer simpático. Leonard Bernstein, el director de orquesta judío-estadounidense, se refería a él como “mi queridísimo nazi”.

El hecho de que hubiese sido oficial de las SS y de la Gestapo no era ningún secreto, y la idea de que hubiese podido concederle el Anillo a Von Schirach sin el conocimiento de sus colegas le resulta absurda a cualquiera que conozca el funcionamiento de un conjunto en el que todos los músicos son copropietarios a partes iguales.

Lo que se extrae del informe de los historiadores ahora difundido es que la Filarmónica de Viena conspiró no solo para encubrir su colaboración con el régimen nazi en el poder, sino su prolongado apoyo a nazis prominentes décadas después de la derrota del régimen. El encubrimiento fue tan eficaz que algunos de los documentos fueron ocultados a su propio historiador oficial y presidente, cuya reacción esta semana ha sido de estupefacción y defensiva.

¿Por qué debería importar todavía esto, tantos años después? En primer lugar, porque el Concierto de Año Nuevo es el programa de música clásica más visto del mundo, con 50 millones de espectadores de televisión a lo largo de todo el planeta. Ya es hora de que esta solemne ocasión venga precedida de un minuto de silencio por los músicos expulsados de la Filarmónica de Viena y asesinados por sus aliados nazis.

Y en segundo lugar, el informe de los historiadores hace que los miembros actuales de la orquesta tengan la gran responsabilidad de demostrar que han aprendido del pasado. No hay muchos indicios de que lo hayan hecho. Hoy en día, la OFV es una organización con prejuicios y discriminatoria, y que incumple la normativa europea al contar con solo seis mujeres entre sus miembros y al negarse obstinadamente a admitir a músicos asiáticos y afrocaribeños. La única forma de que la Filarmónica de Viena deje atrás la sombra de su desagradable pasado es pasando página y convirtiéndose en una orquesta abierta, justa e igualitaria. Es una solución necesaria, pero no tengo ninguna esperanza de verla en mi vida.

Norman Lebrecht es escritor y comentarista musical.

Traducción de News Clips

Hay 42 Comentarios

Y ya por último, me gustaría reflexionar un poco, con las personas que les parece que Austria es todavía nazi, y que tuviéramos una visión comparativa. Los aliados, junto con alemanes y austriacos no nazis juzgaron y condenaron a miles de personas, y a millones se les condenó al ostracismo político y social. Como se dice en el artículo, a los nazis de la orquesta se les expulso durante varios años. Todo esto sucedió hace 70 años. En España, 30 años después de estos acontecimientos todavía seguía gobernando un señor íntimo de Hitler y Mussolini, y cuando ese señor murió ningún funcionario perdió su trabajo, y mucho menos fue a la cárcel. Entiendo que muchos que escriben querrían que nuestro país fuera la mitad de decente de lo que fueron Austria y Alemania tras la guerra, y que en muchos casos los comentarios son pura frustración por la ausencia de una catarsis. Como dice muy bien Harto en su comentario, si el Rey tuviera que dedicar un minuto de silencio por cada uno de los episodios desafortunados en los que ha estado involucrada España a lo largo de la historia... el discurso de Nochebuena empezaría en Año Nuevo.

Ya lo decía Thomas Bernhard, no? Una lectura entretenida los discusos de sus premios, donde los ministros palidecían.
http://algunoslibrosbuenos.blogspot.com.es/

Y ya que estamos, podríamos también recordar que en las dos principales sinfónicas chinas, la CNSO y la CPO, más del 90% de los interpretes están afiliados al Partido Comunista Chino, partido que ha provocado al menos una docena de genocidios en los últimos 70 años y por los que todavía nadie ha sido juzgado ni ha pedido perdón. En concreto, el PCCh es el responsable de la revolución cultural, periodo glorioso donde una de las prácticas habituales era cortarles las manos a los intérpretes en las orquestas "burguesas pro-occidentales". Y a día de hoy, no me consta que haya ningún occidental, y mucho menos afrocaribeños en su plantel. Y eso está sucediendo hoy en día y no hace 70 años.

El nazismo era un movimiento que arrastró a millones de ciuadadanos alemanes y austríacos a alistarse o adherirse al partido NAZI. Muchos lo hacían por convicción ideológica (pureza, fuerza , unidad, socialismo,grandeza aria,desquite con FRANCIA, etc) y otros para asegurrse un puesto o trepar (los advenidizos) .Estos ciudadnos estaban en todos los sectores públicos y privados del país desde músicos(Von Karajan, etc. ) , físicos (Eisenberg , Neuman, etc), artistas,filósofos (Heideguer entre tantos) arquitectos, ingenieros, etc., y las empresas más importantes (Tyssen, Krupp, Siemens, Porsche, etc.,)....Todos ellos colaboraron por una ALEMANIA IMPERIAL Y DOMINADORA...Tras la derrota muchos fueron condenados , inhabilitados momentáneamente, pero a la postre casi TODOS siguieron en sus puestos o fueron habilitados.Hoy 70 años después ya es tarde para perseguir fantasmas o cazar brujas, salvo si se quiere perseguir apellidos ilustres del nazismo, ahí sí que se puede meter a media alemania o Autria por colaboracionismo.Seamos sensatos y dejemos a la ACTUAL FILARMÓNICA DE VIENA que no es ni racista ni sexista y no hagamos falsas demagogias porque entre sus músicos no existan negros o mujeres....pienes en que se ficha a músicos cuando éstos no se necuentran (caso de España) , pero por suerte Austria es un VIVERO de grandes músicos que desde temprana edad acuden a los mejores conservatorios del país y del mundo.Estamos hablando de la patria de Hayden y Mozart entre otros genios, luego, repito, no hagamos DEMAGOGIA BARATA.

Sólo hace falta pasar por la puerta de estos sitios para sentir el tufo neonazi que tienen muchos lugares emblemáticos en ciudades y pueblos del antiguo imperio Austro-hungaro.

Austria me parece un país muy bonito, que se sabe vender muy bien, muy rico, sobre todo gracias al turismo de la música y los deportes invernales. Para mi que se lo tienen un poco creído en los últimos tiempos, pero es anécdota. La orquesta tiene el pasado que tiene. En la actualidad es una gran orquesta. Eso es indudable. En absoluto es la mejor del mundo. Depende del repertorio, pero en su conjunto yo diría que está, más o menos, entre las veinte mejores orquestas del mundo. Lo de las mujeres es escandaloso. Pocas y, salvo una concertino, violines segundos, relegadas a las últimas filas, y vestidas siempre de chaqueta y pantalón (hablo de memoria). Asiáticos, pocos o ningún músico. Interpretan excepcionalmente bien las polcas y los valses. Y lo demás muy requetebién, pero, vamos, ya digo, como otras orquestas punteras. Lo del nazismo es morbo (además de historia) y lo del clasismo me temo que es realidad. La música de espíritu vienés (de Schubert a Alban Berg) la puede tocar bien cualquiera de las grandes orquestas. como todo.

Cualquiera que haya estado en Austria y tenga ojos críticos , pude apreciar que el nazismo sigue vivo allí y que hay más nazis que en alemania, El desprecio que se aprecia especialmente en las personas de cierta edad hacia quien no es rubio y claro es más que evidente. No es un pais al que me gustaría volver.

Efectivamente José. Éste es un artículo político, no de música. No creo que hoy nadie de la OFV haya vivido durante el nazismo. Y las personas que están hoy en día ni siquiera son sus descendientes, al menos en el sentido biológico del término. Siendo execrables los crímenes nazis, ningún minuto de silencio hoy va a lograr devolver a la vida a nadie.
Si empezamos a recordar cosas, podríamos recordar también que en la patria del autor del artículo hay una orquesta sinfónica, la LSO, la más antigua de Londres y la mejor del país probablemente. La LSO se fundó en 1904 entre otras cosas con donaciones de combatientes de la guerra boer, recién terminada en aquellas fechas. Las guerras boer, para los que no están familiarizados, fue donde se inventó el concepto de guerra total según la cual la población civil, y especialmente mujeres y niños, eran tan responsables de la guerra como los militares, y para desarrollar el concepto, se les internó por parte de los británicos en campos de concentración donde literalmente se les mató de hambre. Entre decenas y centenas de miles murieron. Las fotos de la época, niños esqueléticos, son exactamente iguales que las de los campos de concentración nazi, pero 40 años antes. La LSO tampoco contaba en los años 30, en el apogeo del imperio británico, con ningún interprete indio, africano o afrocaribeño a pesar de que constituían el 75% de la población del imperio.

No quiero que me malinterpreten pero, ¿un minuto de silencio en el concierto de año nuevo?¿Infringir la normativa europea de igualdad?¿No admitir asiáticos y/o afroamericanos en la orquesta?
¿Es que tenemos que rememorar el fascismo nazi y culpar a alguien siempre?¿Es que existen en todos los ámbitos del conocimiento la misma proporción de hombres y mujeres?¿Cuantos occidentales hay en orquestas asiáticas?
Desde mi humilde punto de vista este artículo está escrito desde una perspectiva política, que leído por alguien con poco conocimiento del tema pueda creerlo justo o moralmente aceptable, pero no es real.

...me pregunto qué tendrán que ver los actuales componentes de la orquesta (desde músicos a gestores) con lo ocurrido hace más e 70 años... (Aún a riesgo de que me lluevan pedradas y aclarando mi profundo respeto por el dolor de las víctimas, y mi idignación porque tales hechos pudieran ocurrir, me parece que hay una especie de (malsana, pero qué neurosis no lo es) neurosis obsesiva en esto de que los descendientes pidan perdón por lo que hicieron sus ascendientes...)

Y las simplezas tampoco son una respuesta.

En el año 2013 no creo que sea lo más recomendable echar tierra sobre el asunto. Así no se aprende de los errores del pasado. Siempre es necesario poner las cosas sobre la mesa y reflexionar sobre ellas. Es un ejercicio de conciencia, no se trata de condenar, en todo caso de reconocimiento, de los hechos y de las personas que fueron víctimas de ellos.

Cuándo las cosas no se tocan lo que se consigue es que queden ahí y haya quién piense que incluso estuvo bien hecho. La solución nunca es el olvido.

¿Todo este follon por un minuto de silencio? ¿Eso es todo lo que querían conseguir? Vaya estupidez, Todo esto ocurrió hace 70 años!!!! Hasta cuando nos vamos a revolcar en la m... Eso sí, nos ha dado argumentos muy buenos, los latinoaméricanos vamos a exigir que el rey haga un minuto de silencio durante su alocución navideña en honor de las víctimas indigenas de hace más de 500 años.

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

¿Estaré pensando en esto la próxima vez que escuche a esta maravillosa orquesta? Espero que no, pero no estoy seguro,

Si enlazamos estas dos "situaciones":
1. Hoy en día, la OFV es indiscutiblemente la mejor orquesta del mundo. (esta es rechazada por pocos)
2. "Hoy en día, la OFV es una organización con prejuicios y discriminatoria, y que incumple la normativa europea al contar con solo seis mujeres entre sus miembros y al negarse obstinadamente a admitir a músicos asiáticos y afrocaribeños". (esta no es mía)
...la verdad es que sacar el tema a relucir hace un flaco favor a mujeres, asiáticos y afrocaribeños. (a la orquesta le da más o menos lo mismo --afortunadamente está por encima de nuevos "ilustrados" de baja estopa sin nada más interesante a lo que dedicarle el tiempo).
Saludos desde el año 2013
P.D. Propuesta: pedir a las "bistataranietas" de Wagner que pidan perdón... ;-)

No me extraña que Bernhard escriba de Austria lo que escribe. Los nazis siguen en la organización social, siguieron durante años y seguirán. Sus crímenes se olvidan, se disculpan, se entienden. Se repetirán. Sus autores no se han disculpado, no se han arrepentido, ni la sociedad ha evolucionado para hacerlos más difíciles. Al contrario, viendo lo que está pasando en Grecia, nos encaminamos de cabeza a repetir los errores y los horrores de entonces.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal