Wagner y Verdi: despedida de un bicentenario en Valencia

Por: | 12 de noviembre de 2013

Valquiria

Un momento de la Valquiria que de la Fura dels Baus.

Por JESÚS RUIZ MANTILLA

No me cabía en la cabeza mejor manera para ir rematando el bicentenario de los dos monstruos que acercarme a Valencia a aprovechar este fin de semana. El sábado reponía el Palau de les Arts La valquiria con el multipremiado montaje de la Fura dels Baus y Zubin Mehta en el foso. El domingo repetía el maestro indio con La traviata, también celebrada mundialmente en el montaje de Willy Decker, que consagró a esa estrella actual de la ópera que es Anna Netrebko cuando lo estrenó en Salzburgo hace ya una década.

El maratón no defraudó. Además da para digerir y comprender como ambos genios afrontan sus próximos siglos de vida porque, tanto en un caso como en otro, su fuerza, su dimensión creativa, su capacidad de traspasar tiempo, morales, conciencias, estéticas y emociones asombra.

En el caso de Wagner, pareciera que haya tenido que esperar estos 200 años para ser mejor entendido. La Fura se adapta a su traje hoy como nunca. Y es que la tremenda fuerza visionaria del alemán cala en este tiempo con una contundencia profética. Más cuando, al menos, este centenario ha servido para amplificar su efecto entre las masas y arrebatárselo a los guardianes de las esencias. No hay nada más nocivo para Wagner que los wagnerianos. En manos de creadores ajenos a su secta vuela hacia mundos mucho más sugerentes.

Cuando el músico visionario compuso la tetralogía de El anillo del Nibelungo no se había explorado el espacio, no habían sido acribillados los dioses, ciencia y ficción balbuceaban una alianza que hasta finales del siglo XX no vivió su época dorada, no había Tolkien alumbrado su Señor de los anillos, ni Peter Jackson, George Lucas o Stanley Kubrick nos habían deslumbrado con su prodigioso ultraje al más allá de toda concepción terrenal con imágenes del futuro…

Hemos tenido que agolpar todo eso, y más, en nuestro acervo cultural e imaginario para entender con mucha más amplitud de horizontes la tetralogía wagneriana. Con esos elementos juega Carlus Padrissa, además de una estética plenamente furera, cabal y ya muy entroncada en un sugerente lirismo que le aleja un tanto de su salvajismo primitivo inicial.

Wagner y la Fura se funden en un espectáculo difícil de superar, en cierto modo traumático, porque los montajes que le sigan no podrán evitar una cruel comparación con quien lo haya visto. Es un anillo ideal, transgresor, revolucionario, limítrofe, pero también claro, puro, conciso. Todo un acontecimiento. Más si en el foso, al mando de esa orquesta bólido que es la del Palau está desgañitándose un maestro en plenitud a sus 77 juveniles años como Mehta, que nos trasladó a la mejor esfera del sonido total acompañado de un reparto glorioso, en el que destacaba el prodigio dramático de Nicolai Shukoff –aclamado como Siegmund-, junto a la conmovedora Brunilda de Jennifer Wilson y la imponente Sieglinde que cuaja Heidi Melton, todos envueltos en la constante paradoja humana del Dios Wotan, convincentemente desarrollado por Thomas Johannes Mayer.

TraviataEl tiempo se detuvo el sábado con ese acercamiento a la poderosa y ultramoderna relatividad wagneriana y corrió sin embargo contra natura en la infalible humanidad verdiana que despide esta Traviata montada por el exquisito Willy Decker. Juego de puros colores. Blancos y negros en permanente contraste con el rojo vital de la protagonista que se quiere aferrar desesperadamente a la vida y que exalta en todos sus delicados y profundos matices la asombrosa soprano búlgara Sonia Yoncheva.
Merece un aparte esta joven cantante que nos iluminó y nos emocionó con su Violeta tan carnal como moderna, tan sensual como etérea, dramática y jovial, desafiante y entregada, apasionada, apasionante y siempre en el tono ideal para el matiz de un personaje a quien Verdi obliga a pasar por todos los trances posibles entre la felicidad, el desamparo, el sacrificio, la plenitud y la muerte.

Una pena que enfrente tuviera a un tenor insulso, limitado, incapaz para la interpretación como es Iván Magris –recuperado de la lesión que le impidió concluir el estreno-, por quien parecen no haber pasado 50 años de historia interpretativa en la ópera y que le convierten en absolutamente ajeno a la posesión y a la verdad que requiere el arte verdiano. Magris afronta el personaje de una manera rígida, estática, con una más que dudosa línea de canto en la que no se encuentra atisbo de la altivez ni el lirismo que requiere un personaje incómodo, inmaduro y un tanto absurdo como Alfredo Guermont. Pero eso debe parecerlo, no más, algo que Magris no consigue llegar a entender y, mucho menos, a transmitir.

La mediocridad de Magris y la plana presencia de Simone Piazzola como Guermont oscurecieron un tanto la noche, aunque ambos inconvenientes no empañaran la asombrosa brillantez de Yoncheva y la siempre ejemplar ejecución de Mehta en el foso.

Hay 4 Comentarios

El tenor en cuestión se llama Ivan Magri, sin "s". Respecto a la figuración, eso sí es de vergüenza. Ya no se contrata en el Palau de les Arts. Ahora lo hace el Ballet de la Generalitat. Y uno se pregunta, cómo la todopoderosa Inmaculada Gil-Lázaro ha aceptado tal despropósito y semejante humillación? Para eso se mantiene un cuerpo de BALLET si lo que hace es figuración pura y dura?
Por cierto, alguien se ha fijado que en la bola han puesto unos maniquíes para rellenar los huecos vacíos? Esto solo se le puede ocurrir a unos incompetentes que se burlan de los espectadores. Sencillamente ridículo y vergonzoso. Señores de CulturArts y señora de Les Arts, déjense ya de tonterías y hagan su trabajo como dios manda que para eso le pagamos con nuestros impuestos. Se os debería caer la cara de vergüenza.

Cierran canal 9 y este "pozo sin fondo" ahí está. Dos meses sin funciones, la orquesta se va de mini-gira por la comundiad y a China y el coro... Lleno de gente cobrando sueldos exagerados que no han hecho ningún merito , ni prueba ni oposición.. Es una verguenza, así no se puede. Me encanta la música, apoyo la cultura pero este ejemplo de derroche me averguenza. El año que viene se rumorea que el director titular será Placido Domingo?? es un magnifico cantante sin dudas pero director no. Por favor paren este desproposito.Calculen el ahorro si lo cierran.

Podría hacerse un seguimiento de la crisis económica española contando los muertos que aparecen en la bola de La Valkiria de la Fura dels Baus, comparando los vídeos de la versión 2009 de Valencia y 2011 en Sevilla con los que aparecen en la versión 2013 de Valencia.. :(

Pobres figurantes y actores.. cada vez se les contrata menos.

Una preciosa noche en la Opera, con la que está cayendo en Valencia, pero no pasa nada, el déficit pagado por los todos los valencianos de a pie. Enhorabuena, disfrutar antes de que se acabe la fiesta !!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal