El Concertino

Sobre el blog

Una visión de la música culta para el siglo XXI. Valores, desafíos, debates, tendencias y análisis de la mano de los periodistas de EL PAÍS. Un blog para vivir y disfrutar de la ópera y la clásica. Textos para saber más y, sobre todo, para acercarse hasta donde permiten las palabras a la emoción de la música.

Sobre los autores

Daniel Verdú. Periodista de la sección de Cultura.

Jesús Ruiz Mantilla.Periodista de El País Semanal.

La integridad de un intérprete (y de un ciclo)

Por: | 10 de mayo de 2013

Gergiev
El director ruso Valery Gergiev, uno de los invitados en la próxima temporada de La Filarmónica.

Si uno cesa por un segundo en el perenne lamento de nuestro tiempo y olvida un rato el atronador réquiem por la cultura que resuena en España, encontrará una vida musical en Madrid sorprendentemente fructífera en muchos aspectos. Aunque, principalmente, sea la iniciativa privada, con todas las trabas que la decimonónica burocracia y sus funcionarios todavía se empeñan en poner y el maldito IVA segando cualquier atisbo de brotes verdes, la que está manteniendo con vida una escena en otro lugares inexistente. Pero la mezcla de público/privado sigue siendo interesante: Ibermúsica, Juventudes Musicales, CNDM, Orquesta de RTVE, la ONE, el ciclo de Scherzo... El último y más claro ejemplo de ese valiente empuje es el de La Filarmónica Sociedad de Conciertos, ciclo auspiciado por la promotora catalana Ibercamera, que reincide en su locura y presenta en Madrid su segunda temporada sinfónica después de la buena acogida que ha tenido en el año de su desembarco.

Seguir leyendo »

Rattle y Kozená: primavera en Praga

Por: | 02 de mayo de 2013

8699832656_eb4ccc8e35_o
Por JESÚS RUIZ MANTILLA

Si no fuera suficiente llegar en mayo a Praga para pasear por el monte Petrin y observar la ciudad entre la sábana de sus cerezos, si no resultara mayor aliciente cruzar el puente de Carlos y perderse por Mala Strana, o por los parques a escondidas donde gobiernan con altivez los pavos reales, si no se conforma usted con ponerse ciego a cerveza y dejar que pase el tiempo en los deliciosos cafés de techos altos y amplios ventanales por donde pasa la vida mientras la suya se detiene un rato, si no fuera ya eso el colmo para justificar un viaje a esta ciudad mágica, si necesitan más, entonces tengan en cuenta que estos días se celebra uno de los festivales musicales con más encanto de Europa: la primavera de Praga.

Y lo abrió ayer miércoles una pareja de mucho predicamento en la República Checa junto a la mejor orquesta que se puede escuchar hoy en el mundo: la Filarmónica de Berlín. Su director titular, Sir Simon Rattle y su esposa, la mezzosoprano Magdalena Kozená ofrecieron en matiné (por exigencias del guión, ya que fue retransmitido por televisión a varios países del mundo, entre ellos China y Japón) un soberbio concierto desde la sala española del Castillo de Praga.

Kozená quiso rendir homenaje a su compatriota Dvorak en su país e interpretó las ‘Canciones Biblicas’, todo un arrebato de sonido y sentido nostálgico compuesto por el autor de la ‘Sinfonía del Nuevo Mundo’ cuando trabajaba como director del conservatorio nacional en Nueva York. La voz densa y elegante de Kozená se elevaba entre las lámparas de la sala ganando el reto de una acústica que hacía temer algunas sombras en los días previos por parte del público.

Pero todas las dudas sobre el sonido quedaron en el olvido al comenzar el concierto con una obra de Ralph Vaughan Williams –Fantasía sobre un tema de Thomas Tallin-, que supo a gloria en las cuerdas de la Filarmónica de Berlín.

El gran momento llegó en la segunda parte. Tocaba repertorio propio. Tocaba Beethoven. Y nada mejor para una mañana de primavera en cualquier parte del mundo que una ‘Pastoral’. Pero sí encima, esa sinfonía compuesta como un homenaje a la explosión de la naturaleza suena en la estratosférica y poderosa genética germana de la Filarmónica de Berlín uno entiende y trasciende las abstracciones propias de un arte como la música.

Porque la rareza de la orquesta berlinesa junto a Rattle es que todo se concreta en sus manos. El genio del director británico no se limita a sugerir la música ni a conseguir –que ya es mucho- las ensoñaciones de un público que asiste a los conciertos en busca del poder de abstracción que los sonidos generan. Rattle y la Filarmónica de Berlín, con Beethoven, van más allá. Lo concretizan. Es una cosa muy rara. Relatan la música, la narran, se puede ver, leer, vivir con los cinco sentidos en sus magníficas versiones. A base de un tratamiento milagrosamente expresivo, de la partitura pastoral saltan a borbotones las imágenes del esplendor en los campos, de las fiestas populares y tiemblas ante la cercanía, la presencia y la lejanía de las tormentas.

El impulso que le ha dado este músico a la formación ha sido muy poderoso. Si los primeros años tuvo que bregar con mil y una conspiraciones, al poco tiempo tomó el mando y convenció con el estilo propio de su sensibilidad acerca de la ambición un tanto profética que predicaba.

Ya eran los números uno y habían quedado en la elite indiscutible digna de su energía histórica con el trabajo de Claudio Abbado, pero de la mano del inglés han ingresado en el siglo XXI con un entusiasmo que los convierte en algo muy singular. Su complicidad, la pasión contagiosa trasciende desde las filas de las violas y los violines a las traseras. Rattle ha formado un grupo compacto y tremendamente universal en el que pueden verse representados con orgullo los cinco continentes sin que la orquesta pierda su carácter original.

Verlos, sentirlos, escucharles representa hoy una de las experiencias más fascinantes que se puedan disfrutar dentro del arte presente en vivo. Lo podremos comprobar cuando aterricen el mes que viene por Madrid para interpretar la ‘Novena Sinfonía’ en el Teatro Real y varias joyas del repertorio, entre ellas el ‘Requiem’ de Fauré, junto al Orfeón Donostiarra y en el ciclo de Ibermúsica, para cerrar la temporada musical a lo grande.

Mientras, en Praga, la primavera seguirá su curso con las propuestas del actual director del festival, Roman Belor, que ha programado más de 60 espectáculos de la mano, entre otros, de Lorin Maazel al frente de la Filarmónica de Múnich, la Mahler Chamber junto a Leif Ove Andsnes, que deja esta vez el piano para dirigir, más pianistas como Murray Perahia o Andras Schiff y cantantes como Angela Denoke o Matthias Goerne en un intento de seguir el pulso y la trayectoria de un festival que desde 1946 –cuando fue creado por Rafael Kubelik para celebrar el fin de la Segunda Guerra y el 50 aniversario de la Filarmónica Checa- hasta el presente ha representado una palanca y una cita de referencia en Centroeuropa.

El padre Soler: música para Dios y para el demonio

Por: | 30 de abril de 2013

As

Por JESÚS RUIZ MANTILLA

El padre Antonio Soler escribió música para Dios. El sumo hacedor no se puede quejar de su rendimiento. Se le cuentan 188 piezas litúrgicas y 118 religiosas entre misas, responsos, motetes, vísperas, villancicos, su Requiem, su stabat mater... También creó para regocijo de los hombres con sus composiciones para teatro, sus sonatas, su música de cámara. Pero también se dejó llevar por el sonido de las tabernas y dejó un famoso fandango de 15 minutos que haría las delicias del demonio.

Antes no era como ahora. En un viaje que, pongamos por caso, le llevara de Olot –donde nació en 1720-, o del monasterio de Montserrat, donde estudió, a Madrid bien podía parar a comer o a dormir en varios antros. “Entonces no había televisión y lo que se escuchaba por aquellos sitios era eso, fandangos y cosas así”, comenta ese pozo de sabiduría musical que responde al nombre de Andrés Ruiz Tarazona.

Con un pie en el barroco y otro en el naciente clasicismo, la música del padre Soler anda brillantemente a medio camino entre dos épocas, dos estilos. Su permanente curiosidad y la buena disposición que tuvieron las autoridades y mecenas con él, le hicieron desarrollar una obra variada, rica, atenta a los ecos europeos, pero muy digna de la tradición también.

Y a inventar. De hecho, los quintetos que escribió para piano y cuarteto de cuerda son los primeros de ese género de los que se tiene noticia. Con ellos abrió un camino que posteriormente ha dado varias obras maestras a manos de Schubert –La trucha, por ejemplo-, pero que también fue explorado por Brahms, Schumann, Dvorak o Shostakovich.

Aunque sólo fuera por eso, la recuperación de dicho patrimonio ya estaba tardando. Hasta que la pianista Torres-Pardo y el cuarteto Bretón decidieron grabar los seis que se conocen, trabajo que han hecho para el sello Columna Música con el patrocinio de la Fundación BBVA.

“Un diálogo instrumental, una conversación”, son estas piezas, según la pianista. Un sonido que puede transportarnos a la casita del príncipe de El Escorial, el monasterio donde ingresó en 1752 y desde donde se trasladaba a estudiar música a Madrid en contacto con Domenico Scarlatti y Antonio de Nebra.

En el retiro de la corte era habitual que el padre Soler interpretara estas y otras piezas junto a Boccherini, el entonces duque de Alba, don José Álvarez de Toledo, un melómano y músico virtuoso a quien Goya retrató con una partitura de Haydn en la mano, y el infante don Gabriel, alumno del fraile e hijo de Carlos III, ese rey que por muy ilustrado que fuera tenía un oído enfrente del otro.

Ilustrado también se podía considerar a Soler. Avanzado en sus propuestas musicales también. “No se atenía a las reglas. Se preguntaba por qué había que articular la música en tonos y semitonos…”, comenta Tarazona. También inventó instrumentos como el templante, que mostraba la división de un tono en nueve partes, como le comenta en su correspondencia al padre Martini, presidente de la Academia Filarmónica de Bolonia.

La conexión de Soler con el mundo se aprecia en la música de estos quintetos. “Hay una afinidad a las corrientes más modernas de la época, como la escuela de Mannheim”, asegura el crítico. Sin dejar de lado la vieja escuela española barroca y renacentista y un interés por el tratamiento virtuoso de los instrumentos para los que compone. Pero ese virtuosismo resulta un juego fascinante a manos de los músicos que han recuperado ahora esta obra. Una deuda bien saldada con el mejor patrimonio musical español injustamente olvidado.

'Don Giovanni'… Si no hubiese sido por Alejo Pérez

Por: | 26 de abril de 2013

DongioOK
Imagen del montaje de Tcherniakov sobre la obra de Mozart Don Giovanni. / Javier del Real

A medida que caía sobre mí la plúmbea, estática y claustrofóbica marquetería que ha adornado el último montaje de Don Giovanni en el Teatro Real, pensaba, con muy buena voluntad, qué podía salvarse de todo aquel naufragio.

Las entradas de los personajes, el vestuario -rebuscado entre las oportunidades de El Corte Inglés, las rebajas de Bershka y un container en el caso del protagonista-, la sensación de comedor pomposo de piso piloto y una aproximación a la psicología de los personajes burda, el trabajo de Dmitri Tcherniakov me irritaba a medida que toda aquella madera se me revenía dentro de la mente en corcho.

Seguir leyendo »

Música en tinta

Por: | 23 de abril de 2013

por JESÚS RUIZ MANTILLA

Y20090924220354975

La música en los libros es inaprensible, volátil, otra cosa son los músicos, con sus altas y bajas pasiones, con sus manías y sus delirios, sus soberbias y sus pesares. España, cada vez, va prestando más atención a un nicho del mercado como el de los libros de música. Son ya numerosas las editoriales que se atreven a adentrarse en un campo minoritario, pero tan lleno de ansias de saber y con lectores tan cultos, que pican, seguro. De Turner a El Acantilado, de Alianza a Scherzo y Antonio Machado Libros, por citar algunos, los sellos que miman la historia musical, con biografías y estudios concienzudos de la ópera y el campo instrumental, la oferta es fascinante.

Seguir leyendo »

Bartoli por Pentecostes

Por: | 15 de abril de 2013

Cecilia

Por Jesús Ruiz Mantilla

Los satélites de Salzburgo llegan por primavera. A la siempre espectacular, avivada, controvertida, esperada y celebrada programación del festival en verano la preceden otros aperitivos como Pascua y Pentecostés. Desde el año pasado, este último tiene un aliciente extra. A la estela que creó en 1973 Herbert von Karajan, y que después han dirigido Georg Solti o Riccardo Muti, les sucede una mujer desde 2012: la mezzosoprano Cecilia Bartoli.

Seguir leyendo »

Y ahora... a por la Orquesta de RTVE

Por: | 09 de abril de 2013

Rtve
La Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE durante una actuación en el Teatro Monumental.

Sin querer ser agoreros, esto se veía venir. Con la agresiva política de reducción de gastos y personal que ha desarrollado RTVE en los últimos meses (especialmente desde la llegada del PP) y el desprecio histórico de las administraciones a la música, muchos contaban las horas que faltaban para que la máquina de podar del Gobierno pusiera en su objetivo a la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE. Algún intento hizo el ente ya de desprenderse de esta histórica formación (en 1950 se creó el coro y en 1965 la orquesta) traspasándosela a la Comunidad de Madrid. Ahora, desde hace unas semanas, sabemos que los músicos y trabajadores de la orquesta han recibido ya una primera propuesta de la empresa pública para modificar el convenio y ahorrar costes. Y suena a antesala de la extinción total que se lleva persiguiendo hace tiempo.

Seguir leyendo »

Semana de milagro en Cuenca

Por: | 26 de marzo de 2013

por JESÚS RUIZ MANTILLA

ESCOLANÍA DE CUENCA 1 © SMR - Santiago Torralba
Escolanía de Cuenca. / SANTIAGO TORRALBA

Con la que cae, lograr que una actividad cultural salga a flote resulta una audacia. Pero en el caso de la Semana de Música Religiosa de Cuenca cabe mejor el término milagro. Más después de los azoramientos recientes, en los que, por falta de fondos y respuestas a serios problemas económicos, el festival que cumple este año su 52º edición estuvo a punto de pasar a la UVI.

Seguir leyendo »

Juan Diego Flórez: "Los cantantes de hoy son antidivos"

Por: | 25 de marzo de 2013

Jandi 2
Juan Diego Flórez, durante un recital ofrecido en el Festival del Castell de Peralada en 2008. / Miguel González

Uno de los momentos estelares para el público del Teatro Real esta temporada, a juzgar por el “no hay entradas” que se colgó solo tres días después de ponerse a la venta, es la llegada del tenor peruano Juan Diego Flórez con Los pescadores de perlas de Bizet (25, 28 y 31 de marzo). Habrá que contentarse con una versión de concierto de esta ópera. Lo mismo que con el Roberto Devereux con el que Edita Gruberova arrasó hace solo dos semanas. Una situación que, además de ilustrar los efectos de las crisis en los teatros de ópera españoles (es cada vez más habitual no escenificar las obras para ahorrarse las producciones), vuelve a confirmar lo evidente: el público del Real, por encima de cualquier brillante director de escena, sigue reclamando grandes voces.

Seguir leyendo »

Abbado: volar y caminar sobre el fuego

Por: | 19 de marzo de 2013

por JESÚS RUIZ MANTILLA

Abbado buena
Alegría de vivir es lo que necesitamos estos tiempos. También riesgo. Tras un invierno de pesadilla, no se me ocurre mejor idea que entrar en la primavera de este año que ojalá pase pronto de la mano de Claudio Abbado y su Orquesta Mozart. Será dentro del espectacular ciclo de Ibermúsica que contracorriente, contra todos malos augurios y peores tormentas nos ha regalado este año Alfonso Aijón.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal