El Hombre Orquesta

Sobre el blog

En esta película de bajo presupuesto el guionista también ejerce de director, productor, cámara y sonidista, cual hombre orquesta. Este blog trata de ordenar el proceso de gestación de la película, además del flujo de ideas, personas y tendencias que bailan alrededor.

Sobre el autor

David Navarro es realizador, guionista y productor hiperactivo. No se ha planteado pedir una subvención ni esperar el visto bueno de una televisión. Compagina los rodajes con la docencia y cosas peores. Desarrolló las series independientes “Oído Caníbal” y “Nada que celebrar”, ambas emitidas en CANAL+.

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El pudor de que lean lo que escribes

Por: | 16 de mayo de 2013

Llevo a mi hija al mismo parque infantil que un escritor de larga trayectoria. Aunque ya nos conocíamos, allí hemos profundizado en nuestras conversaciones sobre hijos, colegios y pupas. Colapsados por el trajín de los columpios, siempre reservamos un guiño a la defensa de nuestra dignidad como creadores: que no se te olvide escribir un poco todos los días, eso nadie te lo puede quitar... Conozco su bibliografía, no en profundidad, pero sé qué temas ha tratado, y conociéndole creo entender algunos porqués. Esa similitud entre la vida de uno y las cosas que escribe es coherente y habitual en un novelista, pero ese reflejo no suele estar tan presente en un realizador.

Deconstructing Harry
Mia Farrow estuvo molesta por las analogías que Allen traspasó sobre sus propios padres a los de Hannah and her sisters (1986). Pasado un tiempo Farrow tuvo conocidas razones para enfadarse aún mucho más con Allen. Toda su filmografía le podría haber dado una pista (“un hombre engaña a su mujer por una locura, o una loca, o una más joven”). Años más tarde Allen ejemplificó los problemas de escribir sobre la vida propia en Deconstructing Harry (1997) mientras Judy Davis amenazaba con pegarle un tiro.

Pocos creadores audiovisuales escriben sobre lo que quieren y pueden permitirse rebuscar entre sus pensamientos y vivencias. Generalmente, hacer lo que quieres no es un objetivo confesable. ¿Produces para ti o para los demás?, es la pregunta que lanzan los más pragmáticos. En la literatura funciona rascar en la profundidad del autor y convertir su psicoanálisis en cultura, en la pintura también, porque no sólo se definen como artes sino que de facto lo son, porque transforman ideas y sentimientos en palabras y colores, pero en el cine...  hay sindicatos.

Seguir leyendo »

Los abuelos felices del cine 'low cost'

Por: | 09 de mayo de 2013

Jess2
Jesús Franco en 2009. (Foto: Claudio Álvarez)

Hace un año le tocó la lotería a un tipo llamado Jesús. No es una metáfora, aunque el premio ascendió a poco más de 6.000 euros. Aquel tipo era director de cine, y con 82 años estaba en Málaga terminando de grabar una peli. Cuando se enteró de la noticia voló en su silla de ruedas hasta el banco para pedir que le canjearan el premio y así poder aprovechar una semana más en Málaga. No quería disfrutar del sol ni bañarse, quería una semana más para poder rodar otra peli, o tal vez dos. O tal vez tres.

Una peli se hace haciéndola, tío Jess dixit...

Vamos a hacer una peli, esa frase nos suena tan endiabladamente bien como al ludópata el sonido de las máquinas tragaperras. No se debe frivolizar con las adicciones, pero si una obsesión es capaz de arruinarte, para muchos hacer cine sin duda lo es. En el banco le dijeron a Jesús Franco que el proceso de canje de lotería tardaba unos 15 días. Eso le desanimó un poco, pero consiguió que le adelantaran un dinero y se puso manos a la obra.

Jess tenía guiones hasta dentro de los zapatos, perfectos para cualquier ocasión, más complejos, más baratos (todos eran baratos), más reutilizables... Seleccionó uno de ellos, sin un título determinado y junto al actor Antonio Mayans le bautizaron sobre la marcha como Culitos in the night (evocando la melodía de Sinatra) y así se pasaron toda la pre-producción: canturreándola, como el chiste pegadizo de dos paletas orquestando una obra entrañable. Hacer la pre-producción de un proyecto así, cuando tienes las venas saturadas de hacer una peli, no es más que hacer unas llamaditas y pasarlo bien... Y así iniciaron el rodaje, hasta que una actriz preguntó por el título de la peli, alarmada por lo que estaba escuchando ¿Culitos in the night? Ella se negó en redondo a participar en algo titulado así, no quería saber más. Jess lo tuvo muy en cuenta, eligió otro guión distinto y comenzó el rodaje de Al Pereira vs. The Alligator Ladies (2012), que a fin de cuentas era idéntico al guión de Culitos in the night pero con otro título. Y a tirar millas, a rodar, a pasarlo bien, y a sacar el proyecto adelante. Probablemente aunque no le hubiera tocado la lotería también hubiera rodado la peli, pero fue así como hizo la última película de su vida, la número 199.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal