Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

05 jul 2009

La desconfianza de la izquierda

Por: EL PAÍS

Zapatero llamó el viernes a Joan Herrera para explicarle su decisión sobre la central de Garoña. El presidente se había comprometido con el diputado de ICV a informarle de su decisión y, ya que no lo hizo antes del anuncio oficial, ayer le llamó para al menos explicárselo. En la larga conversación el argumento más repetido por Zapatero fue que no había podido decretar el cierre antes de 2013 por "motivos laborales", es decir, porque previamente hay que aprobar un plan para recolocar a los que viven de actividades relacionadas con la central.
Zapatero constató de primera mano que su decisión provoca rechazo a la izquierda del PSOE, que tiene escasa representación parlamentaria, pero la suficiente para ponerle en aprietos en el Congreso. Y, además, las últimas semanas han sido malos tiempos para sus relaciones con la izquierda. Más bien han sido pésimos y han minado la confianza entre el PSOE y los grupos minoritarios de la izquierda.
Se produjo el anuncio de reforma fiscal y la posterior marcha atrás, la aprobación de la ley de asilo rechazada por la izquierda, la limitación de tapadillo y pactada con el PP de la justicia universal y el inicio de la tramitación de la ley de inmigración, más restrictiva que la anterior. Todo eso mina la confianza mutua. Y ahora ha llegado el cierre de Garoña aplazado hasta la siguiente legislatura, dejando en manos del que gane las generales la posibilidad de rectificarla. La derecha lo rechaza porque habría querido que se cumpliera el dictamen del CSN y la izquierda porque no entiende que el cierre quede para otra legislatura, con unas elecciones generales por medio.
Ningún partido de la izquierda parlamentaria distinto del PSOE ha apoyado la decisión de Zapatero. Ni ERC, ni BNG, ni IU, ni ICV han hablado a favor del presidente en un clima de desconfianza creciente con el Ejecutivo. Joan Ridao (ERC) habló también hace una semana con Zapatero durante una hora en el Congreso y tampoco se disipó el recelo mutuo. Herrera dice que ya no se fía tras la ruptura del acuerdo fiscal y, a su vez, el PSOE acusa al diputado de ICV de romper su pacto sobre los Presupuestos. De hecho, en 14 meses de esta legislatura el Gobierno no ha aprobado ninguna ley ni ha convalidado ningún decreto en el Congreso sólo con apoyo de la izquierda. En todas las votaciones ha estado presente un partido nacionalista no de izquierdas como Coalición Canaria, CiU o PNV. En más de la mitad de las votaciones ha tenido apoyo del PP, incluidas la ley de asilo y la limitación de la jurisdicción universal.
Entre esta semana y la próxima el PSOE sacará adelante en el Pleno del Congreso con el voto del PP y el rechazo de la izquierda la ley de financiación de RTVE, la de inmigración y el fondo de ayuda a los bancos.
Y para los Presupuestos el PSOE tiene casi asegurados los votos de CC, que gobierna con el PP en las islas, y de UPN, que no es muy de izquierdas precisamente.
La anterior legislatura, el PSOE se apoyó en la izquierda para sacar adelante la ley de matrimonios homosexuales, la de Dependencia, la de Igualdad y la de Memoria Histórica. Sólo en algunos casos se sumaron otros partidos como el PNV. Para septiembre, el Gobierno tiene el reto de romper la tendencia de esta legislatura con la ley del aborto, sobre la que la izquierda le exige no sólo que no haya ningún recorte sobre el texto inicial, sino que vaya más allá. Del resto de partidos, sólo el PNV podría sumarse.
Zapatero necesita recuperar la confianza de la izquierda para tener sus votos.
En todos los escenarios de futuro aparecen, dejándose querer, las siglas de CiU, el único grupo que por sí solo garantiza la aprobación de leyes. Significativamente, el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre, partidario de mantener la central de Garoña, añade un matiz: la decisión de cierre es "reversible". Asegura que, por encima de lo que diga el Gobierno, una orden ministerial se deroga con otra y una ley con otra ley o con un decreto y de aquí a 2013 su grupo puede llegar a muchos acuerdos con quien sea, incluido uno sobre Garoña. La pregunta es quién apoyará la ley de economía sostenible si incluye el cierre de Garoña. CiU no lo hará y la izquierda con exigencias como la llamada fiscalidad verde sobre la que hasta ahora el Gobierno ha dado largas.
(Para esta semana habrá novedades el caso Correa y está por ver si las hay sobre la financiación, sobre el dead line del 15 de julio).

Hay 1 Comentarios

Querido Fernando,Mucha labor le queda al presidente del Gobierno para recuperar la confianza... ¿Quizás en 2012? Quién sabe...Un abrazo

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015432de9724970c

Listed below are links to weblogs that reference La desconfianza de la izquierda:

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal