Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

25 ago 2009

Pasarse de frenada

Por: EL PAÍS

Sin hacer comparación alguna, dos ejemplos del daño que pueden hacerte los ?tuyos? si se pasan de frenada, lo que viene siendo el "fuego amigo":

1.- LAS ESCUCHAS DEL PP: Cospedal metió al PP en un lío al hablar de escuchas ilegales del Gobierno a dirigentes de su partido. La imputación de un delito no conviene hacerla en la playa como hizo ella, sino en los tribunales o, si acaso, en el Parlamento.

El PP ya había decidido desplegar la estrategia de la persecución para hacer frente a los casos de corrupción que le afectan, pero las palabras de Cospedal en la playa han dinamitado esa ofensiva. La secretaria general olvidó el pequeño detalle de que hacen falta pruebas para imputar delitos. Incluso en la playa.

Se ha visto en la Diputación Permanente del Congreso donde Soraya Sáenz de Santamaría ni ha mencionado las escuchas. O el PP aporta un indicio o prueba de esas escuchas o la estrategia se le habrá vuelto en contra.

La acusación de Cospedal es tan fuerte que ensombrece y deja en nada las de filtración de sumarios o las de exhibición de detenidos. Incluso, las de uso partidista de la Fiscalía.

2.- INSUMISIÓN POR EL ESTATUTO: Las interminables vísperas de la sentencia del Constitucional se le complican al Gobierno. Diputados del PSC no salen de su asombro por el artículo en EL PAÍS del consejero Ernest Maragall y al PSOE empieza a incomodarle que sus socios en Cataluña aparezcan casi como unos insumisos al Tribunal.

A Zapatero le desgastó mucho en la anterior legislatura el Estatut y creía que el asunto estaba muerto, pero, en realidad, lo que estaba era mal enterrado.

Como mínimo, queda raro que los que apoyan al Gobierno nieguen legitimidad al Constitucional.

Y a los diputados del PSC les deja en una situación muy incómoda, entre dos fuegos.

Hay 18 Comentarios

Jaume, ¿y eso exactamente cómo se consigue? Porque lo que va a pasar es que el TC se pasará por el forro la constitución y elaborará una sentencia política en la que intentará conjugar los intereses de PP y PSOE (y los personales de sus miembros) con un recorte parcial y una interpretación a su aire que cambiarán parcialmente la letra y totalmente el sentido el Estatut aprobado en referéndum (saltándose el artículo 152.2 de la misma constitución) y se burlarán de la voluntad expresada por el pueblo catalán en referéndum. Eso es lo que todo el mundo da por sentado que pasará (probablemente porque hay fuentes solventes, es decir, PP y PSOE, que ya saben lo que hará el TC). ¿Qué se hace entonces?No olvidemos también que esos "parámetros reales (la Constitución)" son tremendamente flexibles. Si el TC quiere, puede declarar constitucional el Estatutet de la Moncloa y también el Estatut del Parlament (el de antes del cepillado de Guerra). Si el TC quiere puede declarar inconstitucional el Estatut y todos los estatutos anteriores que han estado en vigor durante casi 30 años. Todo depende de su interpretación, en la cuál tiene absoluta libertad y potestad para decir lo que les dé la santísima gana (a los magistrados o a los señores del PP y PSOE que los han puesto a dedo en ese cargo y les pueden proporcionar cargos superiores).¿Qué hay que cambiar? ¿Se puede cambiar? ¿Cómo? Sin dar respuestas a esas preguntas tu solución no es ninguna solución.

Creo que ambos ejemplos estan muy bien elegidos. Lamentablemente ambos ejemplos demuestran la caída hacia el tercermundismo de nuestra CLASE política, ya solo pendiente de sus propios problemas cuando no de crearNOSlos cuando no los hay. Durante los 80 y 90 defendía en toda conversación que nuestra clase política estaba por encima de la media del pueblo español en términos de visión de futuro, conocimiento legal y económico, discreción en el actuar, perspectiva internacional y madurez democrática. Está claro que con la actual de-generación de pequeños sátrapas corruptos, ministros becarios, apparatchiki dispuestos a defender lo que sea que le mande la secta y demás especímenes del panorama actual NOSOTROS tenemos la obligación de empezar a pensar seriamente en o bien cambiar nuestros partidos por dentro o bien cambiar de partido.

Cabeza fria amigos, cabeza fria. Hay dos realidades: 1. Un Estatuto aprobado por el pueblo de Catalunya, el Parlament y el Congreso. 2. Unos cuantos señores que, de acuerdos con parámetros reales (la Constitución) o etéreos (personales o políticos) pueden opinar que "algo no cuadra".Enfrente los espectadores: Uos que quieren más y otros que nos darían menos.Que hacemos ?. Montamos "la gran hoguera" ?. A quien beneficia: a los segundos.Nos quedamos calladitos ?. A quien beneficia: a los primeros.La solución es única: Ni poner el trasero ni montar fallas valencianas. Sin grandes espectáculos cambiar lo que haga falta para que las voluntades mayoritariamente expresadas se cumplan, pero sin dar la nota entretanto para distraer al personal.

Como puede ser inconstitucional una ley aprovada por dos parlamentos (catalan y español) y ratificada por el pueblo. En quien recae la soberania en este estado, en los tribunales o en los ciudadanos??? Por favor dejen de jugar con la democracia.

Francisco, olvidas lo mas importante: El constitucionalPor un lado esta el Ejecutivo, por otro lado esta el Legislativo y por otro el Judicional, los tres poderes más importantes en nuestro pais, pero si un ciudadano o como en este caso un partido politico recurre al TRIBUNAL CONSTITUCINAL que son los que tienen la responsabilidad de decir si es o no constitucional, de nada sirve que el parlamento y la generlitad hayan votado por mayoria que si. Nadie deberimos olvidar esto.

Lo que apueban los Parlamentos, es sagrado, incluso para un Tribunal Constitucional y no digamos para un Tribunal Constitucional fuertemente infiltrado por el PP, con personajes que mas que Jurisprudencia, entienden de colaboracionismo y seguidismo partidista.

Estoy de acuerdo con lo que dice Ricardo. El poder Judicial está para derimir ante una reclamación de alguíen que tiene el pleno derecho de hacerla.Estas son las reglas del juego y unas veces vienen a favor y otras en contra de las ideas de uno.

O sea, Ricardo, que lo mas importante es el Constitucional en una democracia, la voluntad del pueblo no cuenta

Lo que aprueban los parlamentos no es sagrado. Si no que se lo digan a los alemanes en la época de Hitler.La Constitución está para poner freno a las ocurrencias de cada cual, sobre la base de unas reglas mínimas consensuadas de convivencia común. Si alguien quiere cambiar las reglas, está en su derecho, pero por la vía que toca legalmente: la reforma constitucional. Que tiene unas reglas de mayorías que aseguran que esas normas mínimas de convivencia no son de una parte contra otra, sino que asumen una clara mayoría social.

Me parece que este pais necesita serenidad democratica y esta no la esta dando la derecha mas ancestral , enquistada en los estamentos más rancios, incluido el PP y el Tribunal Constitucional, que por cierto precisaría ya de una profunda renovación.

Es tan sencillo como que contradiga a la propia Constitución.En cualquier caso, el hecho de que uno o varios parlamentos, apoyados o no por el pueblo, saquen adelante determinadas leyes no garantiza en ningún caso que éstas sean constitucionales (o simplemente "legales").De ahí la importancia del consenso a la hora de sacar adelante cualquier norma. El resultado de frentismos y atrincheramiento de posturas ya lo vemos...

Si el estado legislara en contra de lo estipulado y aprobado legislativamente en cualquier autonomía, ¿no es lógico que los partidos de dichas autonomías acudan al tribunal constitucional para dirimir la discrepancia? ¡¡¡pero si hasta lo ha hecho hasta herri batasuna ante el tribunal supremo!!!No creo que nos debiéramos escandalizar ante este tipo de situaciones. Si al final el constitucional decide que cataluña no es nación, habrá sentado jurisprudencia y ninguna autonomía será nación, y si no es así, pues cada autonomía será nación ¿y qué?.

Los ciudadanos estamos ya mas bien hartos de los tejemanejes que se trae el Constitucional, mas aun sabiendo que algunos de sus componentes anteponen su ideologia a los que realmente es de Ley, el Estatuto Catalan ha sido aprobado por el Parlamento Catalan, Aprobado por el Congreso de los Diputados y refrendado por un referendun, es decir siempre aprobado por el pueblo y sus representantes,como ahora estos sinverguenzas pueden anular lo que el pueblo ha aprobado solemnemente?. lo primero que deberian hacer estos sinverguenzas es irse de una vez a sus casa y asi estaria mas limpio de pudredumbre este tribunal.

No paro de leer, incluido a Fernando Garea, y oir que a los implicados en el caso Palma Arena se les humilló por detenerlos esposados y permitir que los medios de comunicación les grabaran.Hace unos cuantos meses a los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid, implicados en el caso Guateque, se les detuvo de identica forma, consulten las hemerotecas. ¿Quiere decir que cuando se trata de cargos públicos hay que actuar de una forma y cuando se trata de funcionarios de otra? ¿Lo acepta, así, Fernando Garea?. ¿O será que la policia tiene unas normas de actuación y las aplica?. Si es así: ¿Porque humillarnos a los ciudadanos pidiendo que se hagan excepciones insultantes?

¡Qué fácil hubiera sido dar marcha atrás, tras la metedura de pata de Dolores de Cospedal! Sin embargo, en la clase política la rectificación está en un lugar residual... La estrategia se basa en: "Me estás escuchando ilegalmente y me has puesto dos matones en la puerta de mi casa para que vigilen mis movimientos... Demuestra que no es así".

"Como mínimo, queda raro que los que apoyan al Gobierno nieguen legitimidad al Constitucional." ¡Por el amor de dios! ¿Semejante ingenuidad es real o fingida? ¿Hay alguien que realmente crea en la legitimidad de ese TC? Con un tercio de sus miembros en situación ilegal, que hace dos años que deberían haber sido sustituidos. Escenario de un juego de recusaciones y contrarecusaciones en el que se vota según lo que conviene a los partidos que nombraron a los magistrados. Con un miembro que se dedica a variar su voto según lo necesario para conseguir luego que le elijan de presidente. Y con el vicio original de estar formado por miembros repartidos a dedo entre PP y PSOE. Lo que queda raro es que alguien aún pretenda que ese TC tiene alguna legitimidad. Y eso sin entrar en los temas de fondo: 1- Que la constitución (art. 152.2) prescribe que para modificar un Estatut tiene que haber aprobación en referéndum, así que el TC no puede modificarlo, sólo aprobarlo o anularlo en su totalidad. 2- Que es de dudosa legalidad y claramente antidemocrático que un tribunal quede por encima del pueblo soberano, que ha expresado su voluntad en referéndum. Estos aspectos no le preocupan al articulista, sólo le preocupa lo que en el PSOE se piense del PSC. País, que diría Forges.

Me corrijo. Veo que en su artículo del 24 de agosto el articulista sí que toca los temas que menciono. Aunque queda la incoherencia de que después de expresadas esas dudas le sorprenda (insisto, ¿de verdad o fingiendo?) que alguien dude de la legitimidad del TC. El propio autor debería ser el primero en dudar, visto lo que comenta en el susodicho artículo. Quizás prefiere rechazar la duda por voluntarismo para no enfrentarse a las consecuencias lógicas de esa duda.

Podría opinar sobre estos temas, pero hoy prefiero transmitirte el interés que tienen todos tus análisis, Fernando: un periodista de los que confieren dignidad a esa profesión, de los que confirman lo necesaria que es esta concepción del periodismo.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e88fea40b970d

Listed below are links to weblogs that reference Pasarse de frenada:

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal