Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

23 sep 2009

El cambio tranquilo

Por: EL PAÍS

En el año 2000, un joven diputado llamado José Luis Rodríguez Zapatero acuñó la expresión "cambio tranquilo" para explicar el giro no traumático que quería dar al PSOE, a cuya secretaría general aspiraba.
Un día, por cierto, otro diputado socialista que apoyaba la candidatura de Bono se cruzó con él en el Hemiciclo y le dijo: "Ni cambio, ni tranquilo". Zapatero le respondió con sorna: "Tranquilo, que habrá cambio". El diputado era Alfredo Pérez Rubalcaba.
La anécdota me ha vuelto a la cabeza al escuchar a un diputado vasco utilizar en una conversación informal la expresión "cambio tranquilo" para referirse a lo que está haciendo Patxi López en el País Vasco. Y no es fácil encontrar una descripción mejor.
Aseguraba el diputado que estaba feliz porque el País Vasco había salido de la actualidad política.
Es cambio porque hace año y medio se jaleaba que Patxi López fuera sentado en el banquillo acusado poco menos que de ser cómplice de Batasuna y hoy abandera el final de costumbres con las que se habían habituado a vivir en Euskadi. Como los carteles de apoyo a ETA en las fiestas. Por cierto que quien dirige esa operación limpieza es Rodolfo Arees, a quien también se sentó en el banquillo por ese motivo.
Y es tranquilo porque ha pactado con el PP, el partido que se felicitaba de aquel proceso judicial, y puede llegar a acuerdos con el PNV, de forma simultánea. Sin estridencias y, al tiempo, sin resistencias insalvables en las calles del País Vasco. Sin revoluciones, sólo cambio tranquilo.
Desgraciadamente no se ha acabado con la incertidumbre de la amenaza terrorista, pero se ha avanzado. Se avanzaría más para asegurar esa tranquilidad del cambio si los "otegis" tuvieran el valor de decir en público lo que dicen en privado, pero de ellos ya no puede esperarse nada. Nos quedamos tocando siempre madera.
Admitía el diputado vasco el mérito del lehendakari, cuando se vaticinaba la catástrofe con un Gobierno en minoría, y también de Basagoiti.
Los dos, cada uno desde su responsabilidad, han dado una lección a "sus mayores de Madrid" de cómo puede avanzarse entre los dos partidos cuando hay voluntad de hacerlo. Cómo no hay minorías parlamentarias insalvables si hay voluntad.
El cambio tranquilo del País Vasco demuestra que nadie es insustituible en el gobierno de ninguna institución democrática.
Si como parece el PNV termina por apoyar los Presupuestos en Vitoria y en Madrid y cuajan las gestiones de Rubalcaba, López tendrá aún más margen de maniobra para su cambio tranquilo. Y como cualquier otro presidente autonómico podrá dedicarse sólo a hacer frente a la crisis económica.

Hay 6 Comentarios

Si no han puesto "cuerpo, corazón y alma" este equipo de socialistas vascos, con muchisímas complicidades, para que eso sucediese...[:)]

Pues hay que felicitarse de que, efectivamente, un cambio es posible en el pais vasco. Creo que nos falta valentía. Había muchos agoreros, sobretodo militantes del psoe a los que les sentó como un tiro la coalición pp-psoe, que no daban un duro por ella. En su día también se dijo que habría poco menos que una revolución si se ilegalizaba herri batasuna. Intentando hacer las cosas bien, y legalmente, deberíamos como decia, tener valentía y llamar a las cosas por su nombre, intentando sobretodo, el bien de los ciudadanos, y la convivencia. Pero ¡ay¡ los intereses partidistas priman, normalmente, sobre el bien común.

Creo que el psoe votó en contra de la disolución de anv en los ayuntamientos. Usted que opina sr garea?

Tranquilo sí debe ser... ¡Sólo faltaba! Porque no ha pasado absolutamente nada, Sr. Garea. Ni el tan laureado CAMBIO, ni el avance en cuanto al terrorismo al que Ud. se refiere.Vivo en Bilbao, voy a San Sebastián cada semana y CADA DIA/SEMANA veo LAS MISMAS FOTOS, de las MISMAS PERSONAS, en los MISMOS LUGARES.Quizá es que no ha habido tal cambio...O quizá es que el cambio sólo exista en las notas de prensa que les mandan.O quizá sea que para hablar del País Vasco, se tenga que salir de los pasillos del Congreso y leer algo más que El País.

Lo importante es que se vaya extendiendo en Euskadi y en toda España un modo de hacer política como el de los países con madurez democrática, donde no se sienta la necesidad de hacer política del resentimiento, donde no haya que odiar necesiariamente algo por cada cosa que se estima. Esta pasión por la enemistad, este sentirse bién con el sectarismo nos ocurre con las religiones, con los sentimientos regionales y nacionales, con los asuntos laborales, con las fuentes energéticas (Dios mío, donde llegamos en nuestra capacidad disfuncional para las hostilidades más irracionales), con las lenguas, con todas las simpatías políticas, hasta con la prensa que leemos.Que saliéramos de los modales guerracivilistas, de los resentimientos de la sociedad franquista y nos comportáramos como una sociedad abierta, libre, tranquila sería un gran adelanto, auténtico progreso social. Yo creo que el gobierno de Patxi López con apoyo del PP y puntualmente de UPyD o de PNV puede contribuir a ello.

Sr. Garea:Solamente dos matices a mi entender relevantes para poder comprender algo de lo que ha pasado. ¿Cambio?; sí, pero solo después de unas elecciones en las que la única salida para el PSE (para acceder al poder) era el pacto con el PP, no lo olvidemos. ¿Tranquilo?; no, han habido, y aun hoy hay muchas voces que rechazan este pacto dentro del PSE que solo lo aceptan por motivos de cuotas de poder. Se hace de la necesidad virtud.¿Qué ha cambiado?. La postura del PSE que ha aceptado hoy lo que ha rechazado durante toda la legislatura anterior, un pacto constitucionalista para que al fin, en el País Vaco, se empiecen a respetar las leyes del Estado. Recordemos que en la anterior legislatura se mancharon mucho las togas con el polvo del camino y se dejaron de lado posturas ?posiblemente delictivas? de algunos líderes políticos.Y para concluir, una cosa en la que seguro, usted ha pensado. Se nos ha dicho, por activa y por pasiva, con el fin de que lo aceptáramos como verdad indiscutible, que Zapatero tenía, como todos los presidentes anteriores, el derecho (y la obligación) de intentar acabar con el terrorismo. Y siendo esto cierto, la mentira empieza en el silencio posterior. El fin nunca justifica los medios. Y los empleados han sido perversos y delictivos. Demasiados engaños y demasiadas humillaciones para no llegar a ninguna parte. Lo único positivo del mal llamado proceso de paz, ha sido su rectificación, que por supuesto no voy a criticar.Y de esto, del proceso que no de la rectificación, cierta prensa ha sido también responsable.Espero que no se abandone la actual actitud que mantienen en el País Vasco las dos formaciones que sustentan al gobierno del Sr. Patxi López.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015432de9692970c

Listed below are links to weblogs that reference El cambio tranquilo:

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal