Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

15 abr 2010

El marciano confundido

Por: EL PAÍS

Supongamos que un marciano tiene el acierto/desacierto de caer con su platillo en España, tal día como hoy. Antes de entrar en contacto con los humanos decide procesar la información de los medios de comunicación.

El marciano descubre que hay un Tribunal Constitucional que lleva casi cuatro años reuniéndose de vez en cuando, sin prisa, para intentar aprobar una sentencia sobre una norma que lleva en vigor desde entonces y que ha sido desarrollada y aplicada. Sus miembros, incluso, llevan dos años y medio de ?okupas?, porque terminó su mandato y nadie nombra a sus sustitutos. Lo curioso es que ese Tribunal tiene entre sus funciones garantizar el respeto a algo que se llama derecho a un ?proceso público sin dilaciones indebidas?.

Uno de los partidos, que tiene mayoría en el Parlamento, ha renunciado a forzar la renovación de ese tribunal y ahora se encuentra con que el que va a redactar la sentencia es contrario a sus posiciones. Ese mismo partido ya renunció a la presidencia de algo que se llama Consejo General del Poder Judicial.

Los periódicos hablan también de un Tribunal Supremo, cuyas decisiones sientan jurisprudencia y marcan el rumbo al resto de instancias judiciales, pero al que se le acusa de franquista y se ponen en duda sus decisiones.

El extraterrestre ha visto también que hay un partido, que aspira a gobernar y que es el más apoyado según las encuestas, sobre el que se dice que hay dirigentes implicados en casos de corrupción. Hay presidentes autonómicos que reciben regalos y dirigentes que no expulsan a los acusados, sino que esperan a que sean ellos los que se aparten voluntariamente para no dañar al partido. Y es un lío, porque por esa trama de corrupción el primero en dimitir, a petición del partido afectado, fue el ministro de Justicia, que pertenece al otro partido. Fue por algo de una cacería, pero los que recibieron los regalos y sobornos siguen en sus puestos.

También se dice que en el país en el que ha caído con su platillo hay una policía a la que ese partido acusa de fabricar pruebas falsas y perseguirles.

Hay también un presidente del Parlamento al que se le acusa de acumular dinero y sobre el que se extienden sombras de duda.

Los periódicos hablan de un juez muy famoso, que ha marcado la agenda política y judicial de los últimos 30 años, y al que quieren sentar en el banquillo por intentar abrir un proceso contra una dictadura. Con esto el marciano se hace un lío porque el anterior jefe de uno de los partidos, llamado Aznar, dijo en 1995 que ese juez era ?valiente e imparcial? y ahora los suyos le descalifican y le llaman de todo. Claro que los del otro partido hace 15 años le insultaban y ahora se movilizan para apoyarle.

No entiende muy bien el marciano que desde Argentina se vaya a investigar lo que pasó en España hace 30 años. Necesita información adicional.

Y oye hablar mucho de un tal Franco, contra el que hay protestas y movilizaciones. No termina de tener claro si ese Franco está vivo o si está muerto porque en lo poco que ha podido pasear ha visto placas de calles con su nombre y monumentos de homenaje. El marciano no entiende que si como dicen algunos fue un dictador genocida y si ya se ha muerto no se hayan quitado esas placas y estatuas con su nombre y el de sus generales.
Con este panorama, el marciano ni siquiera se espera a que con la promoción del coche eléctrico, como salida imaginativa a la crisis económica, se generalicen las estaciones de servicio con enchufes. El marciano carga de combustible su platillo volante en un huerto de energía solar (subvencionado) que, en realidad, funciona gracias a generadores de gasoil (subvencionado), y se va confundido.

Hay 29 Comentarios

Y el marciano ve cómo el país y el mundo se maravillan con los hallazgos de Atapuerca, de nuestros antepasados de hace cientos de miles de años, pero no se ponen de acuerdo para descubrir los restos de aquellos cuyos hijos y nietos todavía se acuerdan de ellos...

Estimado Fernando, estimad@s tod@s ... voy a hacer una segunda lectura en este mismo momento del teclear, y regreso al tecleo enseguida.Listo, releído queda el post retórico. No es este el lugar más apropiado para un análisis afirmación sobre afirmación ... palabra a palabra. Tampoco creo que sea lo más consistente, ni -quizá- lo más apropiado. Si lo analizo desde el punto de vista de la estética del relato, francamente, no tendría más remedio que calificar el post entre lo sin-sustancia ... y lo peor. Y dado que tengo una gran simpatía por el autor, casi que doy por seguro que tampoco es esa la visión que mejor acierte con las esencias. Así que, con cierta pesadumbre, no lo oculto, intentaré alguna reflexión desde el plano de la emotividad en que puede verse el trasfondo del escrito ... en su forma y sus contenidos; también en su intencionalidad.¿Por qué será que siento como que el post trasluce una marcada traslación de inconformidad, y desacomodo intelectual con alguna de las realidades más visibles en los medios acerca de la publicada vida política española, sin duda, enrevesada?. Pues porque -quizá- no lo disimula en la conclusión del confundido marciano ... ni en el uso, desarticulado, de una ironía que hay que coger con pinzas, y mucha condescendencia, para que no se desbarate en una nada de nada.Hay alguna afirmación que es imponente: "Ese mismo partido ya renunció a la presidencia de algo que se llama Consejo General del Poder Judicial". Ufff, se irá el "marciano" contento con la dependencia de poderes en este "desierto" democrático en que ha aterrizado.Pero dejando a marcianos, y a "marianos", aparte ... centraré, con permiso, mi consejo, si se quiere para algo, en un hipotético preguntar, dos veces, al Pepe Luís Zapatero (que anda en política como de Rodríguez cualquiera en Agosto, solito) ...(una vez) ... ¿cómo has estado seis años sin desmontar el circo político españolísimo del tapar la información clave, de tal manera oscurecida la verdad, que aún el mismísimo don Fernando Garea ha de recurrir a periodismo extraterrestre para ver si hubiera alguna razón, siquiera mínima, que diera sentido a la realidad de cosas tan "aparentemente" contradictorias en los hechos registrados?...(dos veces) ... ¿cómo es que con seis años de renovación y cambio enfocado al progreso resulta que nuestros valores políticos siguen siendo inasibles a la razón, invisibles, y ciertamente indomables a cualquier comprensión argumental?.No son las cosas de la verdad que se maneja en las altas esferas de la política española una procesión de cuestiones publicadas; bien al contrario, las claves interpretativas, aquí, se protejen sobremanera ... y, de ahí, es normal que proliferen "aparentes" insensateces, contradicciones, imposibles, contrasentidos, equivocaciones, y demás torticeras maneras del desplegar alguna razón. Es un todo "apariencia".Es el todo "ocurrencia". Es el todo "ideología" propio de la Apolítica. Es un todo populismo español como Una, Grande y Libre ... expresión del innombrable nunca superado en Transición ... la cual, cada día, con más fuerza, se nos muestra absolutamente errada, fracasada, y -así- lo diré ... PERDIDA en la sin-sustancia que siempre fue (aunque se haya vendido como milagrero consenso).No se me desanimen l@s un@s ... ni l@s otr@s ... En la tentación de sucumbir al miedo, o al abandono, queda el escuchar ese voz interior, la que se asoma débil desde el hondo ser del un@ mism@ ... esa, sólo esa, es la voz que conviene entender, pues es la voz de la intuición, del instinto ... y aunque parezca poco racional ... no lo duden, ella, voz de certezas suaves, es la que entiende, la que orienta, la que siempre ha estado ahí ... esperando el momento en que le hagamos algún caso.Háganle, pues, algún caso a su propia voz ... incluso, si me permiten la afirmación profesional, háganle mucho caso, todo el caso ... pues resulta, cada día más, reconocida en ciencia ... como una voz racional, y hasta la más racional de todas las voces interiores (incluida la que pueda darse con notas matemáticas del razonamiento más elaborado).Saludos cordiales,

Es curioso. Donde los demás veis ironía, yo veo un tímido aunque voluntarioso acercamiento al hiperrealismo.

ea

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015432de8ed9970c

Listed below are links to weblogs that reference El marciano confundido:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal