Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

16 feb 2011

No es solo por unos trajes

Por: Fernando Garea

Camps
No es solo por unos pocos trajes. El problema de Francisco Camps es quién le hizo los regalos, en qué contexto los recibió y qué versiones ha dado sobre los hechos.

Los regalos los recibió de un grupo de personas que se enriquecieron con su proximidad al poder, especialmente al poder autonómico. Que se servían de contratos amañados para recibir mucho dinero, lo que les permitía tener un tren de vida desbocado y cuentas en paraísos fiscales. ¿Nunca lo notó Camps?

Esos personajes que se enriquecieron mantenían una relación de extrema proximidad a Camps: “Amiguito del alma, te quiero un huevo”. El solo hecho de que un dirigente político mantenga esa relación privilegiada con alguien tan poco recomendable ya exige una responsabilidad política. Y una explicación.

Además, si la versión oficial del PP y del propio Rajoy es que expulsó a Correa y los suyos de la sede de Génova al comprobar que no eran trigo limpio, ¿cómo explicar que se establecieran en Valencia para hacer rentables negocios con la Generalitat y el partido en esa comunidad y tener relaciones de estrecha amistad con Camps sin que nadie lo advirtiera?

El contexto es que quien le hacía los regalos se forraba con la proximidad al poder.

El problema de Camps (y de Rajoy al protegerle) es que ha dado varias versiones distintas sobre los hechos: el 10 de marzo de 2010 dijo “yo me pago mis trajes”; el 20 de mayo ante el juez dijo que pagó con dinero en metálico de la farmacia de su mujer y ahora la voz oficial es que son apenas unos miles de euros y que eso no corrompen a nadie.

La responsabilidad penal dependerá de si la Justicia aprecia o no las pruebas, pero la política es previa y no se extingue con su victoria electoral.

El PP ha optado por presentar a las elecciones a un candidato que, como mínimo, ha dado versiones distintas de los hechos y que mantenía relaciones con personas muy poco recomendables.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal