Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

14 abr 2011

Mentiras arriesgadas

Por: Fernando Garea

Troitino
Se puede decir que la excarcelación del etarra Troitiño es una decisión política que responde a que el Gobierno negocia con ETA o que en España el Código Penal es muy blando. Pero las dos afirmaciones son mentira y son insostenibles con argumentos.

Por obviedades como estas, que se omiten intencionadamente, los políticos deberían abstenerse de hacer afirmaciones como la que ha hecho Carlos Iturgaiz al decir que hay una "amnistía soterrada":

1. Este etarra y otros salen a la calle porque han cumplido sus condenas, según el Código Penal del franquismo que ya no está en vigor.

2. Es falso que en España salga barato matar. Salía barato, en todo caso, hace años, cuando Troitiño y otros etarras cometieron sus delitos. Ahora no.

3. El sistema de penas en España se ha cambiado hace años y se ha endurecido varias veces, hasta convertirlo en uno de los más duros de la Unión Europea.

4. Es más duro incluso que la cadena perpetua, porque se cumplen 40 años, sin posibilidad de revisión, cuando se trata de delitos graves terroristas.

5. Obviamente, esa reforma no se puede aplicar con carácter retroactivo.

6. En la concesión de la libertad del terrorista no ha intervenido ninguna autoridad política, sólo han sido jueces, por lo que es imposible que sea cumplimiento de acuerdo con ETA ni nada parecido.

7. Encima, la Fiscalía lo ha recurrido.

8. Sale de la cárcel por una doctrina establecida por el Tribunal Constitucional en una sentencia de 2008 y el ponente era un juez conservador, propuesto por el PP. Es decir, ninguna intervención del PSOE o de jueces progresistas que pudieran estar siendo manipulados o actuando como instrumento del Gobierno de Zapatero para satisfacer a ETA.

9. El PP, oficialmente, sigue manteniendo que no hay ninguna conversación con ETA abierta en este momento. Y ha pactado con Rubalcaba cómo hacer frente al intento de la izquierda abertzale de estar en las elecciones municipales.

10. Cuando a propósito de estos casos se propone, por ejemplo, establecer la cadena perpetua se manipula, porque quien lo propone sabe perfectamente que aunque saliera adelante esa reforma no podría aplicarse a los que ya han cometido delitos.

11. El PP no votó a favor del nuevo Código Penal que en su artículo 58 prohíbe que un mismo periodo de privación de libertad sea abonado a más de una causa. Es decir, que se vuelvan a producir casos como éste aunque, lógicamente, es imposible aplicarlo de forma retroactiva a estos etarras que van a salir ahora.

Repugna que los asesinos salgan a la calle, pero no se deben decir mentiras. Ni manipular con un asunto tan sensible, delicado y fácil de "vender".

Y es deseable que el Tea Party no lleve a la dirección del PP a volver a usar el terrorismo contra el Gobierno. No les interesa ni estratégicamente. Son mentiras arriesgadas, porque levantan las bajas pasiones de los ciudadanos y porque pueden hacer que si el PP es visto como el de la anterior legislatura se movilicen los electores indecisos o molestos de la izquierda.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal