Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

24 nov 2012

Debilitar antes de iniciar el pulso

Por: Fernando Garea

Al Gobierno de Mariano Rajoy no le importaba nada el pasado 9 de marzo que hubiera corrupción en CiU. Ese día el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, puso encima de la mesa del Consejo de Ministros la petición que le hicieron los dirigentes de CiU para indultar a Josep Maria Servitje, exalto cargo de Unió, cuñado del diputado Josep Sánchez Llibre y condenado a cuatro años de cárcel por corrupción en favor de su partido. No consta ninguna protesta ni oposición entre los ministros, porque a todos les parecía normal aceptar la petición para librar de la cárcel a un convicto si es de un partido “amigo”.
Eran los días en los que el PP apoyaba en Cataluña la política de recortes de Artur Mas y el acuerdo no se rompía aunque ya hubieran constatado esa corrupción sobre la que tantos escrúpulos tienen ahora los populares. Tampoco rompían con CiU aunque Alicia Sánchez-Camacho advirtiera en privado a Rajoy de las intenciones de Mas sobre el pacto fiscal y pidiera autorización para empezar a poner distancia.
Hasta que Mas no dio un giro definitivo y se puso a la cabeza de la manifestación independentista al Gobierno del PP no le empezó a molestar la corrupción de CiU. Pero una vez planteado el pulso, los populares se subieron al oleaje de un informe apócrifo de la policía que manda Ignacio Cosidó, el director general que siendo diputado en la oposición clamaba en el Congreso contra el descontrol policial y el uso político de las Fuerzas de Seguridad por el caso Faisán. Admitiendo como hipótesis que el Gobierno no esté detrás del conocimiento público del informe, es obvio que se ha sumado con entusiasmo, encantado de cambiar el foco de las elecciones plebiscitarias y, sobre todo, de erosionar a Mas.
Según explica un dirigente del PP, el espectáculo empieza el día siguiente de las elecciones y para eso se ha preparado ya el Gobierno. Se trataba de aplicar la estrategia de debilitar al contrario antes de iniciar el pulso con él. Es decir, una vez planteadas las elecciones como un plebiscito, hacer que Mas llegue al 26-N con menos apoyo, con una mayoría más exigua y con la legitimidad y la imagen lo más maltrechas posible. Para eso se han esforzado en embarrar el terreno en campaña. Luego llegarán los recursos legales, pero primero hay que asegurarse de debilitar al adversario antes de llegar al campo de batalla (política). La contraindicación de esa estrategia arriesgada es la de fortalecer el victimismo en Cataluña, pero el PP la asume y prefiere aprovechar el desvío de votos a formaciones como ERC, aceptando como irremediable que seguirá habiendo una mayoría soberanista en el Parlament. “Rechace imitaciones y vote al original”, viene a ser el lema de la corriente que el PP percibe en las encuestas en favor de independentistas “auténticos” y en detrimento de CiU.
Cuando se cierren las urnas esta noche, el Gobierno de Rajoy medirá su éxito no tanto por los votos de la candidatura de Sánchez-Camacho, que tiene un techo muy limitado, sino en función de la distancia a la que quede CiU de la mayoría absoluta. Cuantos más escaños le falten para llegar a los 68 más favorable será el resultado para Rajoy, porque Más estará más debilitado y será más lento el paso de su ritmo soberanista. Tampoco querrá ceder a ERC el protagonismo político de ese incierto tránsito.
El presidente de la Generalitat ha impostado y forzado el paso para eclipsar la pésima situación económica de Cataluña y para tapar los recortes con la promesa de la Arcadia feliz y todo lo que no sea una mayoría absoluta demostrará que su sobreactuación ha sido un negocio muy poco rentable. Incluso, en el Gobierno y en el PP se confía en que sectores de CiU que en privado se muestran preocupados den ahora la batalla que han rehuido en los últimos meses. Son los sectores que representan un “partido de orden”, concentrados en Unió y que mantienen una relación con el Gobierno que no se ha roto nunca.
El 26-N empieza el espectáculo también en el PSOE. Está descontado que el resultado del PSC, atrapado en la polarización “Cataluña-España” y el voto útil y sin un líder fuerte, será pésimo, pero hoy se despejará el calendario, libre de citas electorales que taponan la disputa interna. El “sector impaciente” del PSOE se desbordará desde el lunes, a la espera de que Carme Chacón cumpla el año de silencio que se impuso al perder el congreso y mientras José Antonio Griñán extiende en distintas federaciones el mar de fondo de la impaciencia.

Hay 14 Comentarios

Qué ofrece el nacionalismo? Humo.... y poco más. De banderas e himnos no se come, aunque inflamen algunas almas.... El nacionalismo vende símbolos, o sea, nada.

Con el 25% de paro, mafiosos rusos que se compran las ramblas, manifestaciones cada dia en paseig de gracia, horas y horas esperando en un cap y con motivos graves, pagando un billete senzillo el doble que l año pasado, gente sin casa dormiendo en frente de las ventanas del corte ingles en plaça catalunya... Y esta es la cuarta economia europea? Mentira .. No te quiero Mas!

Muy acertado análisis. El "enemigo" a batir es CiU. ¿Pactará la burguesía catalana con ERC? Creo que, en lo fundamental, es poco probable.

Qué analistas políticos made mía... pero es que NADIE SE DA CUENTA DE QUE SI NO HAY MAYORÍA ABSOLUTA, ERC OBLIGARÁ A CiU A TIRAR ADELANTE EL PROYECTO????

Ojalá CiU no tenga mayoría absoluta para que el proyecto TIRE ADELANTE!

Es simpático observar cómo los trabajadores y trabajadoras (que en esto no hay distingos) pelean porque el preservativo que envuelva el pene con el que les van a sodomizar tenga dibujado la senyera o la rojigualda...es curioso porque, con uno o con otro, su culo mañana estará un poco más desgarrado (y apréciese el acento)

Me preguntó cómo serían los onces de España y Cataluña si llegan a jugar un partido en un Mundial: http://cort.as/2r-V

Lo únic cierto es que cada vez que gobierna el PP con mayoría absoluta se exacerban las tensiones centro-periferia. Recuérdese el espectacular aumento de votos que registró ERC durante la segunda legislatura de Aznar. Lo mismo sucederá en esta.

" Hasta que Mas no dio un giro..." está mal dicho.
Es " Hasta que Mas dio un giro...".

El casado casa quiere... y el nacionalista estado propio... Claro que si tus suegros tienen un piso grande, te dejan las mejores habitaciones, te hacen la limpieza cuando no estás, te cuidan los niños desinteresadamente, se encargan de la compra y de hacer la comida... todo, claro está, aportando tú o tu mujer una cantidad que te permita mantener tu dignidad... diciendo que eres tú quien mantiene a tus suegros... pues, oye, no se está tan mal. Eso sí, tienes que hacerte la víctima y amenazar continuamente con irte para que no se tomen confianzas que les permitan empezar a meterse en tu vida de pareja o criticar tus vicios...

Creo que en lugar de pasar tanto tiempo en el congreso, si quiere escribir sobre Cataluña, debería viajar y conocerla. Se llevaría una sorpresa. Por fortuna no es usted analista financiero ni médico, porque sus previsiones son puro amateurismo y desconocimiento. Más sale fuerte como nunca, y la suma de los partidos soberanistas es lo q cuenta. Siguen sin entender nada desde madrid.

Creo todo lo contrario. Todo esto de los borradores falsos ha beneficiado a Mas. E incluso parece que prefieran la mayoría absoluta de CIU, que un Mas controlado por ERC. Todo el mundo sabe que el 26-N hay que negociar y es mejor hacer con una sola voz y con un partido pragmático: CIU. Al PP le da miedo una coalición soberanista.

Sr. Garea, ¿ Y cuál podrá ser la actitud de Artur Mas según el resultado? En su artículo, usted la reduce a una mayor o menor rapidez en el ritmo soberanista según el resultado.¿ No hay otras opciones? Ayer, en este mismo periódico, Josep Ramoneda decía que en el caso de la aceptación de una mejor financiación para Catalunya esto sería muy peligroso para Mas y posiblemente tendría que marcharse a su casa.¿Pero ésta no es una posibilidad sin que Mas tuviera que abandonar? Una vez producida la aceptación, ya se encargarían los media afines a CIU de reconducir al electorado de la coalición.Algún periodista afín ya ha dicho metafóricamente que "el general podría reconducir a la tropa". En todo caso, el ritmo soberanista siempre estaría ahí como posibilidad suyacente.

Estamos acostumbrados a que las zancadillas y golpes bajos de los políticos ocupen toda nuestra atención. Tanto que no queda más remedio que preguntarse si eso es inevitablemente consustancial con la política y la democracia. Y, sobre todo, si, más allá de esas "maneras", este país tiene la clase de políticos que necesitaríamos para salir de esta mega crisis. ¿Los tendremos en el futuro? ¿En dónde se preparan para ser presidentes del Gobierno nacional o de las CCAA? ¿Dónde elaboran sus proyectos de país?
Recomiendo esta ártículo: http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfque-politicos-para-el-2030

Rajoy vs Mas en el debate definitivo http://www.youtube.com/watch?v=hXCDRzrPgUg&feature=g-all-u

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal