Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

15 may 2014

Argumentos precocinados

Por: Fernando Garea

Si Pedro Arriola, eterno superviviente, ha preparado estos días a Miguel Arias Cañete habrá que concluir que el asesor de Mariano Rajoy y antes de José María Aznar no ha estado fino esta vez o el candidato del PP no le ha hecho ni caso o el exministro no ha nacido para hacer debates electorales. Porque en los manuales está que no deben leerse las respuestas en este tipo de debates, ni deben cometerse errores de bulto como levantar ostensiblemente el papel de la mesa y mostrar a todos los españoles que los argumentos que se exponen están precocinados. Y mucho menos ceder la iniciativa y caer en las trampas que te tiende el oponente.
Basta haber visto solo un minuto del debate previo de los candidatos europeos en Bruselas para comprobar que en los cara a cara electorales no se debe leer, queda muy mal. Prepararse los debates es estudiar, pero no tomar nota de lo que te dicen. Y no poner tanto en evidencia que las cifras no salen de su memoria, sino de un papel escrito a mano al que se acude como el naúfrago al salvavidas.
Esa forma determina en gran medida el fondo, porque el activo que vende el PP de Cañete es, precisamente, el de la preparación y el conocimiento de los temas europeos y la lectura de folios no da idea de agilidad y soltura en el manejo de los asuntos. El candidato del PP gana por goleada a la del PSOE en curriculum (especialmente el europeo), pero su actuación en el debate no refuerza ese activo de Cañete, más bien lo debilita. Su fuerte no es debatir como candidato.
En este capítulo de la forma, a Elena Valenciano le ha fallado el nerviosismo inicial al arrancar el debate y el gesto y la actitud cuando su oponente leía sus argumentos. Los contraplanos son importantes porque muestran la actitud del que participa y en este caso mostraba la impaciencia de la candidata socialista, confirmada por la forma en que interrumpió en varias ocasiones. Daba impresión de actuar condicionada por la inquietud que provoca sentirse en la necesidad de ganar. "Vaya hombre" y "ahora voy", se la escuchaba decir impaciente mientras Cañete hablaba. Sus expresiones coloquiales se complementan con otras como "¿Qué me está diciendo?".
La actitud de la candidata socialista estaba más cerca de un político aguerrido de aparato, frente al técnico refugiado tras la catarata de datos.
En su caso la forma y actitud tiene que ver con el fondo y con la estrategia marcada del PSOE en la campaña: reforzar y movilizar a sus posibles votantes y, sobre todo, marcar diferencias en todo con su oponente.
Su debilidad es la credibilidad y la trayectoria de su partido y a eso se puso desde el primer minuto Cañete, en busca de la herida por la que el PSOE sangra en los últimos años. La herencia recibida sigue siendo el arma preferida del PP y el Gobierno y Cañete se hinchó a repetir la expresión "Gobierno socialista".
El arma de Valenciano ha sido la de los recortes y la de asuntos de política interior que llegan a los ciudadanos y, especialmente, a los posibles votantes del PSOE a los que se dirigió ayer su candidata. Mujeres, aborto, libertades, tasas....son argumentos que le sirven para apelar a señas de identidad de la izquierda que pretende recuperar el PSOE.
En estos debates, además, el que lleva la iniciativa tiene mucho ganado y el acierto de Valenciano ha sido lograr llevar a Cañete a su terreno. El candidato del PP ha caído en la trampa de jugar en el terreno que le marcaba la socialista, a pesar de que se veía de lejos y antes de empezar el debate qué pretendía Valenciano.
El perfil de Cañete que pretende explotar el PP, el del técnico europeo que negocia los intereses de España en Bruselas, se incomoda e imposta al hablar de aborto o violencia de género. Pero ha caído en esa trampa. Solo quien no domina el asunto puede defender la ley del aborto dando a entender que no hay reforma alguna en marcha y que todo es un invento. El anteproyecto de reforma del aborto que aprobó el Consejo de Ministros y que espera el 25-M para superar el bloqueo de los informes se habrá revuelto en algún cajón de algún edificio público si ha escuchado a Cañete decir que no existe.
El resultado es un debate blando en todos los sentidos posibles.
¿Y la corrupción? Ni una palabra. Sorprendentemente ni se mencionó en el debate. Ni Gürtel, ni ERE, ni nada. En esto ganan por goleada los que critican el bipartidismo y la identidad entre PP y PSOE.

Hay 13 Comentarios

Da igual. Como si hubieran debatido Cantinflas y Fofó. El debate no lo siguió casi nadie porque a pocos interesa y muy pocos se molestarán en votar. Esa es la noticia. Lo que dijeran unos y otros no interesa apenas.

Hola, amigos. Ni VALENCIANO ni CAÑETE hablan de corrupción porque no son sadomasoquistas, es decir, no se nombre la soga en la casa del ahorcado. Y ambos lo son, son ahorcados por la currupción. Por eso el tema ni lo nombran. Y el tema es el más importante en este momento. No todo vale. No vale la financiación ilegal, los sobres con sobresueldos, ni las trapacerías del PSOE andaluz; hay que dar cuenta a los ciudadanos de todo eso. Mientras tanto, que no nos hablen de Europa, que es mucho hablar para unos partidos de chorizos y butifarras.

No he tenido el placer de ver el debate. Pero sí los comentarios y los cortes de algún momento del debate. Me parece patética la representación europea. Si los debates importantes para defender a España son así, mejor que no vayan. Creo que en Europa no se pacta antes lo que se va a debatir.

Hola, amigos. ¡ABAJO EL GOBIERNO DE LOS CHORIZOS Y LAS BUTIFARRAS! ¡SEÑOR RAJOY, POR LA DIGNIDAD DE ESPAÑA, DIMITA!

Muy pobre, aburrido... no sabemos hacer estas cosas en este país.

Hombre, despues de oido lo oido en los medios y leido lo leido en la prensa. Esta claro que los unicos en este pais que valen para algo son los periodistas y tertulianos... Los mas sabios, los mas preparados, los mas objetivos, los menos corruptos...Por favor....

Que hagan un solo partido y dejen de torear al pueblo.

No he visto el debate por lo que opinare solo de un tema, la corrupcion. Segun refieren no se ha tocado el tema, sin embargo es una de las principales, sino la principal, causa de preocupacion de los ciudadanos. Está claro que hay un gran acuerdo entre los dos grandes partidos para no sacar el tema, porque seria contraproducente para los dos, mas aun para el PP. Me da pena por el Partido Socialista porque comulgo con muchos de sus ideales, pero creo que no estan siendo sinceros con la gente, y esa tibieza mostrada esta lastrando su electorado. Mi voto no va a ir para un partido que no combata la corrupcion (menos aun al PP que no solo no la combate sino que la definde). Mucho, creo, esperamos un cambio de rumbo del PSOE. Saludos

MÁS VALE UNA IMAGEN, QUE MIL PALABRAS. DAME LA MANITA PEPE LUIS, QUE TENEMOS QUE SEGUIR, COMIENDO DE ESTE INVENTO. LOS TONTOS ESTÁN FUERA.

En términos generales, comparto la visión del Sr. garea respecto al debate. Arias Cañete perdió los papeles y se mostró sanguíneo, irritado, las manos le temblaban. La señora Valenciano aprovechó la situación, pero su retórica ya no convence a nadie. En suma, un debate de estar por casa, como podría haber tenido lugar en el Parlamento o en un programa normal de TV. Decepcionante...para los que esperaran más de PPPSOE. Ah, y qué tal el capote que Arias Cañete le echó a Felipe. Para sospechar que la Gran Coalición se prepara...

Me parece bastante acertada la lectura que hace el Sr. Garea sobre el debate. Yo soy de los que lo ha visto solamente unos minutos, porque la vergüenza ajena me llevaba a comerme las uñas y a mirar para otro lado. Ha sido una guerra de datos más que un debate de ideas, como siempre, datos que por su magnitud escapan al entendimiento de cualquier ciudadano. La mediocridad de los dos candidatos se manifiesta en la falta de valentía con la que acuden al debate: el PSOE, en vez de poner toda la carne en el asador y criticar el sistema de arriba a abajo, proponiendo soluciones, ha intentado deslegitimar al PP por el tema de los recortes, ya que soluciones es lo que no tienen; el PP ha hecho lo que nos tiene acostumbrados, enrocarse en corto, ya que nunca han tenido ideas de futuro. Si alguna conclusión saco, viene a ser la que ya tenía,y( a la que también llega el Sr. Garea): entre PP y PSOE, la casa sin barrer.

yo no sé si hay codazos, todavia, para ser el ultimo en apagar la luz. No se puede defender a quien es indefendible , donde ves las cualidades de Elena Valenciano y el grupo post Zapatero que representa, va a tener la "suerte" de quedarse en Europa viendo como sus" compis" de este grupo van desapareciendo mas pronto que tarde.Por el afecto que le he tenido a este diario hay que dar un cambio de rumbo fuerte y pronto, el Iceberg que viene de frente en ENORME, en lo economico y politico, Hay alguien mas ahí?

Efectivamente: Las cúpulas y demás políticos de grado medio de ambos partidos tienen, desde que fueron alevines, la mirada puesta en lo que se conoce como "carrera política", que consiste en vivir del presupuesto nacional y después pasar a recoger los favores prestados en forma de puestos en grandes empresas públicas o privadas. La inmensa mayoría de ellos o bien no tienen curriculum profesional o bien son profesionales magníficamente mediocres en lo suyo. Busquen en google a ver dónde están ahora cualquiera de los exministros de ambos partidos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal