Sobre el autor

Fernando Garea

lleva más de 15 años pisando diariamente el Congreso y escribiendo sobre política en distintos medios. Responsable de información parlamentaria en EL PAÍS, colabora en diversas tertulias en radio y televisión.

Sobre el blog

Contracrónica de la actualidad política. Lo que se mueve en los pasillos del Congreso, más allá del escenario del hemiciclo, y análisis de la vida política.

10 sep 2015

Pasado presente

Por: Fernando Garea


El pasado casi siempre vuelve y suele perseguir de forma implacable a quien ha sido protagonista directo de él y más si nunca ha roto con lo que fue.

Este mes se cumplen 12 años del día en que José María Aznar reunió en La Moncloa a Rodrigo Rato, Ángel Acebes, Mariano Rajoy y Javier Arenas. Su dedo juguetón se paró en Rajoy y le señaló como sucesor. Con el tiempo, Acebes, abrasado por la gestión del 11-M, abandonó la política y se dedicó a ganar dinero y Rato, el hombre que pudo gobernar, se convirtió en icono tóxico de una época. Sabemos ahora que en aquellos días felices de poder absoluto, el PP estaba en plena actividad de lo que años después hemos conocido como trama Gürtel y que tanto les persigue mucho tiempo después.

Ahora Rajoy es presidente y Arenas se mantiene como albacea de esa herencia que les lastra en forma de sumarios y de personajes con los que han compartido todo, incluida la complicidad que da el poder. Sin apenas darnos cuenta, desde hace más de treinta años, la política española es lo que ocurre entre declaración y declaración de Arenas y entre cargo y cargo de Rajoy. Este 29 de julio los fantasmas del pasado se reunieron en el Ministerio del Interior. Fue el regreso de un pasado que aún sigue presente, la vuelta a un despacho oficial de quien fue rival de Rajoy para la candidatura a La Moncloa. El otro protagonista era Jorge Fernández, que desde hace 20 años es fiel mano derecha del ahora presidente. Ambos ya habían coincidido en el Gobierno de Aznar en los días felices, como vicepresidente y secretario de Estado, respectivamente, y ya se sabe que lo que el poder unió no lo separa ningún juez. Todo sea por los viejos tiempos que nunca se han ido.

Hace unos días, los cuatro vicesecretarios del PP que nombró Rajoy para renovar el partido —Andrea Levy, Fernando Martínez Maíllo, Pablo Casado y Javier Maroto— intercambiaron whastapps en el grupo que comparten confesando que no conocen a Rato, que nunca han coincidido con él y que les importa poco el personaje. Pero son conscientes de que su problema es que a su pesar serán herederos y presos de esa historia mientras su líder y candidato pertenezca a ese pasado al que el PP no renuncia. Y, además, Javier Arenas es el preceptor de este “nuevo” PP.


Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.