El Arsenal no rompe al espacio

Por: | 08 de marzo de 2014

D
Cazorla cae ante Coleman, del Everton. / TAL COHEN (EFE)

Guardiola predicaba que el toque tiene que tener profundidad. Es cierto que el toque sirve para mantener la pelota siempre y que con la pelota un equipo puede elegir muchas más situaciones de juego que sin la pelota. Una de estas situaciones es la defensiva. No es una cuestión meramente estética. La posesión tiene fines prácticos y uno de ellos es no sufrir defensivamente. Pero si con la pelota no puedo desestabilizar al rival, si no avanzo, si no sorprendo, si no me desmarco al espacio, o si no tengo jugadores que me interpreten los espacios, llega un momento en que la posesión se agota porque no encuentro a quién dársela. Me encierro en mi propia trampa. Es lo que a veces le pasa al Arsenal. Los jugadores permanecen demasiado estáticos, absorbidos por el rival, y el rival no se desordena porque se defiende con comodidad.

Cuando no están Walcott ni Podolski, el Arsenal juega mucho con la pelota al pie pero sin desestabilizar al rival. No hay jugadores que jueguen al espacio. Le pasa lo opuesto que al Chelsea. Ningún jugador interpreta el juego al espacio, todos quieren jugar al pie, nadie rompe. El fútbol es una mezcla de las dos cosas. Yo toco, toco, toco, pero si no tengo jugadores que interpreten el espacio, ¿cómo se puede profundizar? Si todos los pases son al pie es muy difícil porque el rival está siempre esperando. En el Arsenal no se observan soluciones por arriba, con tipos que gambeteen y hagan una jugada individual por su cuenta como Hazard, por ejemplo. Son dos modelos que se tienen que mezclar.

El Chelsea encuentra limitaciones cuando se encuentra equipos que se encierran y le obligan a jugar al pie, y entonces Mourinho cuestiona en los demás todo lo que él hizo toda la vida. Mientras tanto, el Arsenal encuentra las mismas limitaciones porque solo es capaz de jugar al pie. Paradojas del fútbol.

Hay 2 Comentarios

Tan aburrido es el juego del Barça que en sus mejores versiones ha llegado a disponer de 25 ocasiones de gol -incluso en partidos de Champions-. En fin, lo que hay que leer de supuestos "forofos".

El toque y la posesión sin profundidad es un aburrimiento. El claro ejemplo es el Barça: http://marbcn2510.blogspot.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Potrero

Sobre el blog

Aventuras de fútbol

Sobre el autor

Diego Latorre

Diego Latorre. Nací en La Paternal, en la ciudad de Buenos Aires, en 1969. Jugué en Tenerife, Fiorentina, Boca Juniors y Cruz Azul. Gané la Copa América en Chile con la selección Argentina en 1991.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal