El salto del ángel

"Nos viene con ideas"

Por: | 02 de marzo de 2012

 

Nos viene con ideas

Sin ideas no hay nada que hacer. Sólo con ideas, tampoco. Precisamos proyectos concretos y realistas. Las ideas sin proyectos son ciegas, los proyectos sin ideas, vacíos. El paso de las ideas a proyectos no es un simple salto, es una travesía. Nada suple la falta de ideas y hemos de procurar que sean fructíferas, con capacidad de modificación, de transformación y de mejora del actual estado de cosas. Tenemos muchas carencias, pero la falta de ideas no es menor. No hablo de lo que se nos ocurre, digo lo que ocurre.

Nada más corrosivo que considerar que las ideas son innecesarias, incluso en sí mismas peligrosas. No hace tanto oí a unos padres contar a unos amigos que iban a cambiar a su chico de colegio porque “nos viene  con ideas”, decían. Supongo que el muchacho respondía o proponía algo, o ponía en cuestión alguna cosa, o tenía criterio propio, o defendía determinadas posiciones, o mostraba dudas e incertidumbres, o cuestionaba. Lo caricaturesco de esta situación no impide que sea rigurosamente cierta y significativa.

Hay algo inquietante en todo esto. Se trataba de ideas. Pero hay un modo magnífico de desactivarlas que consiste en que, sin dejar de ser “ideas”, no pasen de serlo. Pueden decirse, pero no han de suceder. Es cierto que incluso en ese caso no son inocuas. Y por eso, antes de minusvalorarlas conviene no olvidar que unas son preferibles a otras. Y discernirlas.

La travesía de una idea a un proyecto supone no olvidar lo que se necesita. Un proyecto requiere además cierta organización y programación, determinados objetivos, un cronograma, algún sistema de evaluación que no sea indiferente para con los efectos, las consecuencias y los resultados, en no pocas ocasiones algún presupuesto y, en general, alguien, quizás un grupo de personas, dispuesto a hacerlo valer, a ponerlo en práctica, que crean en él y estén en condiciones de trabajar y de luchar por sacarlo adelante.

Un proyecto conlleva toda una planificación, una política. Se precisa implicación, medios, compromiso. Entonces, si el proyecto está nutrido de verdadero contenido, de un pensamiento efectivo y activo, si es el proyecto quien “nos viene con ideas”, producirá una verdadera concepción, será capaz de llegar a ser un concepto y concretarse y hacer como tal.

 

A pesar de los temores de aquellos desazonados padres y de las consecuencias de determinadas ideas -aunque lo que más parecía inquietarles en ese caso es que simplemente fueran ideas- hay un modo extraordinario de desactivar las ideas que consiste en clausurarlas en el ámbito de lo que puede pensarse pero no ha de ocurrir. Incluso en tal caso las ideas hacen, pero no faltan quienes disfrutan asistiendo al malabarismo de los que se entretienen ideando.

Conviene no olvidar que el camino no siempre es lineal, que no “tenemos” en primer lugar una idea y luego la “hacemos”. Entre otras razones, porque hay ideas que brotan de determinadas acciones, que nutren y sostienen una buena teoría y que son claves para la inteligencia práctica.

Nos viene con ideas2
Es cierto que en no pocos ámbitos faltan ideas, hay poca reflexión, poco pensamiento y ello hace que el discurso resulte simple, vacuo, falto de fuerza aglutinadora y configurativa. Eso sí, muchas veces disfrazado de falsa eficacia. Quizá la crisis sea siempre también, y a la par, una cierta pérdida de discurso, de ideas y de palabras que sean verdaderas concepciones. Y todo se nutre de recetas y de consejos. Bien es cierto que en general no estamos ninguno para exhibiciones, pero ello no nos impide hacer valer esa necesidad de discurso.

La falta de proyectos, de recursos, de implicación, no sólo impide la realización de importantes ideas, es que las agosta hasta presentarlas como sueños innecesarios. Y entonces, en nombre de un supuesto realismo, se preconiza la rendición ante el actual estado de cosas.

Sin proyectos, se adormecen las ideas, pero sin ideas los proyectos son meros actos de ejecución, cuya efectividad se reduce a satisfacer intereses, en ocasiones espurios. El buen hombre de acción nunca minusvalora las ideas, pero no se limita a enunciarlas. Todos estamos desafiados a buscar el porqué y el cómo realizarlas, sin embargo,  es preciso saber para que el hacer no sea autodestructivo, es preciso hacer para que el saber no sea simple olvido y ensoñación.

Me inquietan quienes en cualquier ocasión sólo “nos vienen con hechos”, siempre irrefutables, siempre determinantes, siempre incuestionables, siempre preámbulo de decisiones incontestables. Son hechos presentados de tal modo que sólo cabe aceptar las medidas que aquellos proponen, preludian alguna claudicación. Entonces,  las ideas parecen estar de más.

(Imágenes: Lucky Jackson, 365 Lucky days, collage en tela. Day 128: The Life Aquatic with Steve Zissou e Igor “Rogix” Udushlivy, Percha, inspirada en el El hijo del hombre de René Magritte)

Hay 29 Comentarios

Inevitablemente hay dos momentos en la vida: una etapa más o menos larga en la que buscamos “algo” y otra en la que no
buscamos nada. Cuando buscamos algo lo hacemos para intentar experimentar menos dolor e inevitablemente, mientras buscamos liberarnos del dolor, cualquier cosa que nos llegue la metabolizamos en función de eso, en aras de aplacarlo. Es como si cualquier cosa que nos llegara necesariamente tuviera que ser una “pastilla” para resolver el problema del dolor. Da igual que hablemos de exigencias evangélicas, religiosas, morales o filosóficas, en último término buscamos quitarnos un dolor y, entonces, cualquier cosa que escuchamos la intentamos conectar con esa necesidad que sentimos. Esa es la manera inevitable entretanto no amamos el dolor por igual que la alegría, aunque esa es justo la manera de no vivir esta otra dimensión del Silencio. Se trataría más bien de dejar estar, la vida tiene dolor y alegría y no hay problema ni en lo uno ni en lo otro, salvo que yo lo haga; y cuando dejo de hacerlo es
cuando puedo por fin empezar a comprender, pero no con la cabeza, sino más bien desde la intuición, estas otras cosas.

¿Qué ocurre el día que dices?: “Cielos, todo el dolor que he acumulado durante años, estaba sólo en mí”. “el Universo entero
no gira en relación con tus con conceptos mentales, ni tampoco nadie que esté en tu vida. Tú escogiste esto y lo hiciste cuando eras pequeñito y probablemente no podías hacer otra cosa, porque en tu familia era la manera en que esto se concebía y asumías mucho riesgo y desprotección, pero ahora es una elección… TODO”. Claro, el día que te das cuenta de eso, el dolor es muy profundo. Cuando nos acercamos a esto, nos queda una sensación como de desazón, de soledad, de sinsentido, y yo ahí añado que es verdad, claro que de momento así es, porque de repente, darse cuenta de eso… se las trae.
La vida humana sería algo parecido a esto: cuando yo pego mi nariz a la pared, casi veo borroso y diría que toda la realidad es blanca y que además tiene rugosidades. A lo largo de la vida me voy separando y entonces empiezo a ver que toda la realidad no es blanca, que hay también verde, azul y color violeta, y si sigo retrocediendo, cada vez voy viendo más matices. Imaginad que pudiera retroceder con respecto a la pared a unos 10100 kilómetros. Tendría una visión cada vez más global, vería (es una manera de hablar) el Universo entero. “Pegado a la pared” es una analogía que simboliza estar viendo sólo en el plano de la mente, es decir, separando, analizando, juzgando, comparando y dando ese tipo de vueltas. A 1 metro de la pared ya empiezo a vislumbrar mis sentimientos: experimento dolor, gozo, tristeza, alegría… A unos 10 metros de la pared, ya se me empiezan a diluir también pensamientos y sentimientos. ¿Os imagináis como veríamos a 10100 kms? La mayor parte de la gente y todos nosotros
no estamos más allá de 1 metro de la pared y en esta distancia todo es un problema; como mi mente está hecha para pensar, clasificar, juzgar y comparar, ¿imagináis lo que puede alcanzar a juzgar con la nariz pegada a la pared? no es que esto esté mal o bien; no hay ningún problema en vivir pegado a la pared, puedes hacerlo si quieres. Es simplemente que admitamos la posibilidad de que existe más.

@jesus lozano
Explicate sin ambajes que deslumbra tanta iluminacion, amigo.
?

I really enjoyed this article.

Conforme cerramos la puerta a nuestras viejas vidas llevándolas a nuevos niveles, a todos se nos está dando exactamente lo que más necesitamos para poder estar listos para nuestras Vidas Verdaderas. Cualquier cosa que hayamos estado experimentando está diseñada personalmente a la medida de nuestras necesidades más profundas. Esto es cierto aun cuando no nos gusten algunas de las situaciones y desafíos que estamos experimentando.
“para quien evolucione habrá cada vez menos crisis, enfermedad y sufrimiento, para quien no habrá cada vez más”.

Este próximo nivel de conciencia ha impuesto actualmente un proceso ineludible de selección humana masiva que exige desarrollarse en el amor-conciencia a cada instante presente.

Sabemos que después de este año, Nada Volverá a Ser Lo Mismo. El 2012 es un año serio para el que se requiere mucha concentración y estar muy alertas.
En el 2012 todo el mundo está Caminando sobre el Filo de la Navaja. El Filo de la Navaja es la línea entre Quienes Hemos Sido y Quienes Realmente Somos. Es una línea muy delgada entre el colapso total de lo viejo y el nacimiento de un Nuevo Mundo.

Tambien "maestros" en el sentido que digo: Pujol, Ordonnez, Fraga, Maragall, Arzalluz...

Y rectifico: el verdadero motor de la politica no se encuentra dentro de la POLITICA: las ideas (y una necesaria IDEOLOGIA) forman una estrategia a seguir mientras que el dia a dia de la POLITICA es poco mas que "pan y circo"; mientras que las ideas claras y bien refinadas propulsan el quehacer del ejecutivo, el "pan de cada dia" es tactica que son las convicciones que todos compartimos o conocemos o que son a lo que nos oponemos. Pero hoy en dia parece que faltan IDEAS y sobretodo IDEOLOGIA casi de cualquier tipo y que todo son convicciones incluso en la mente de los que deberian tener ideas, los que por sus cargos dirigen colectivos humanos. Y esto en Espanna como en todo occidente. Todo es una especie de "Harry Potter", pan y circo pero poco de verdadero sustento.

Pienso que el motor de la politica, en cuanto al voto, son las convicciones sobre todo las que van mas a dentro, las que apuntalan a la misma indentidad del votante (el de ser de derechas, izquierdas, vasco, catalan, estar a favor o en contra del aborto, ser o no creyente, etc). Y es, desde luego, rayano a la manipulacion de las masas pero es asi en todas partes y desde siempre. Pero el politico habil si que es intelectual en cuanto a su ideario y proyecto que no es necesariamente el que saca a relucir en la arena publica. Hablo del politico "maestro", que sabe jugar en los "bajos fondos" de la emocion de cara al publico, pero tiene muy marcada una estrategia a mas medio o largo plazo. Uno de los grandes en este sentido para mi (y sin animo de perturbar a nadie) es Felipe Gonzalez al principio de los 80. La OTAN, la CE: como si fuera un plan o proyecto casi personal suyo, por lo menos al principio (exagero ciertamente pero no tuvo una verdadera acogida ya "popular" hasta mas tarde) lo cual implica una comprension profunda del momento historico en todo sentido y una claridad intelctual muy seria respecto hacia donde queria llevar el pais. Eso si que es ser intelectual pero con la responsibilidad de maniobrar dentro y construir desde las convicciones, a veces encontradas, del pueblo, de los ciudadanos, eso donde esta lo que suele llamarse POLITICA.
Un saludo.

Totalmente de acuerdo, SETH KNIGHT; las convicciones profundas (creencias) son suficientes para actuar. Si en la vida hubiera que esperar a elaborar primero un refinado sistema de ideas como garantía de autenticidad de nuestros proyectos, individuales o colectivos, tardaríamos más en terminar en redactar esos proyectos que en materializarlos. Y no es eso, no es eso. O sea: Ir por ir, ¿pa´qué? (José Mota dixit).
Las creencias se crían en la maceración de nuestras experiencias vitales; son semiinconscientes, pero no por eso inválidas, siempre que cuando sean cuestionadas aportemos razones inteligibles a los que nos las demandan. Las ideas, elaboradas, sofisticadas, hay que currárselas; pero parece ser que la mente humana es gandula, y mientras las creencias (convicciones profundas, vitales) no se pongan en cuestión, desde fuera o desde dentro de uno mismo, siguen ahí, en piloto automático. Cuando las contradicciones arrecian tenemos que ponernos las pilas y elaborar un tinglado lógico, que los demás puedan entender, y si es posible, consensuar.
Por otro lado, añado que es paradójica esa contradicción entre intelectualismo y política: Los políticos cojean, en general, de grandes patas intelectuales, ¡y éticas!; y los intelectuales parecen condenados sólo a la denuncia (eso, cuando no bajan al pesebre) al tiempo que parecen impotentes para la acción política. Curiosa paradoja. Sin ir más lejos, durante la II República se formó un Partido de intelectuales, la flor y nata de la época, entre los que estaba Ortega y Gasset…flor –política- de un día. Un interesante tema a discutir: ¿Por qué esa dificultad matrimonial entre el intelectual y la política? ¿Una tensión, “trágica”, diseñada de antemano por el burlón Destino?¿Hay que ser “no muy intelectual” (como estar un poquito embarazada, jeje) para compatibilizar pensamiento y acción? Otra sugerencia temática para Don Ángel Gabilondo.
PD: Yo tb comparto la fina ironía (iba a decir el “cinismo”, sano, no tóxico, que yo también practico) de FELIZÍSIMA FORTUNA, porque ha dicho una verdad explosiva. Salud x 2.

felizisima fortuna: estoy totalmente de acuerdo contigo. Me ha costado entender lo que escribes por su densidad pero lo confirmo en mis carnes. Chapeau. Gracias por el blog sr. Gabilondo

"...sólo cabe aceptar las medidas que aquellos proponen, preludian alguna claudicación."

Es que la hay!
Aunque no es empiricamente DEMOSTRABLE se puede sobradamente CONSTATAR ya en estos momentos. Por tanto, solo se puede hablar de LA CONVICCION acerca de lo real pero es suficiente para tomar una postura, antesala del acto y, finalmente, de un PROYECTO en todo sentido, tanto politico como vital, colectivo como individual (terminos codependientes, terminos de una dialectica y que no se puede dar el uno sin el otro).
Aire, por fin.

CREENCIAS=IDEAS que sirven para poder tomar decisiones, realizar actos y llevar a cabo PROYECTOS.

CREENCIAS=CONVICCIONES

O me equivoco?

Estimado MIGUEL MERIN: Muy bien traído lo de las creencias. El maestro Ortega, como intuyo que conoces de sobra, hizo una pedagógica -como todas su reflexiones...alejadas de mamotretos sistemáticos- distinción entre esas dos áreas fronterizas, pero diferenciadas, del pensamiento: ideas y creencias. "Las ideas se tienen; en las creencias se está". Interesante el recordar o subrayar esto. Este blog se pone interesante. Un saludo.

Vale todavia aquella distinción orteguiana entre ideas creencias? En las creencias estamos antes de concebir ideas
o cabe la posibilidad de hacer epojé de las creencias?

Sólo los animales son pura acción. No saben del futuro ni del pasado (salvo de los minutos recientes). No necesitan ideas; van interaccionando de forma mecanicista según el software de su memoria ROM (imborrable.) El hombre, quiera o no, tiene ideas. La vida es un puro decidir, decía Ortega, y eso requiere alguna idea antes de la decisión. Otra cosa es que el perfil de de esas ideas sea de trazo grueso o dibujado con tiralíneas; que sea a dos días vista o a dos años, o todo un proyecto vital. Se sobreentiende que cuando hablamos de Ideas con mayúscula presuponemos un cierto grado de elaboración, sea del entorno inmediato, de la vida en general o de cierta cosmovisión. No solamente el utópico que desea otra sociedad tiene ideas; el bróker de Bolsa tiene una idea de su mundo, vaya que si la tiene. Franco aconsejó a algún ministro que hiciera como él, que no se metiera en política. Esta ironía se explica por sí sola.

Lo más difícil: Aterrizar desde las ideas en la acción mediante un proyecto concreto. Hoy parece haber un desequilibrio entre pensamiento y acción. Internet ha propiciado el deseo universal de expresar ideas; todos queremos decir algo, y al mismo tiempo, al escuchar y aprender de otros, las ideas se van perfilando. Es un proceso de ida y vuelta. Ahora bien, la actividad asociativa –necesaria para pasar del pensamiento a la acción- parece estar bastante mermada en relación con épocas pasadas. Parece que se ha invertido la relación de pesos entre ideas y acciones en estas décadas. Antes, sin Red, con menos posibilidades de intercomunicación de ideas, había ganas de materializarlas en proyectos; hoy…, no sé, es mi impresión, parece que es al revés.

El 15M es un ejemplo de comunicación de ideas –a la velocidad de la luz- y triunfó en su rápida capacidad de convocatoria. Mantener luego esa llama en forma de acciones en cada barrio, comunidad, etc. es, ¿fue?, mucho más difícil. La intención fue buena, pero los resultados prácticos no cuajaron. Por desgracia. Así y todo, pienso que no es inútil eso que alguien llamó “la acción comunicativa global”; de alguna forma despierta conciencias, que es como sembrar semillas, aunque no veamos el fruto directo…Es mi opinión.

¿Ideas?. Las hay buenas y malas. Decimos: "Este tiene muy mala idea"; es decir, mal talante, mala leche, ganas de fastidiar.

Ideas buenas. No hay muchas y en los tiempos que corren, cada vez menos.

No obstante, lo malo que tienen las buenas ideas es que, casi siempre, degeneran en arduo trabajo.

Tal vez por eso, haya tan pocas buenas y prolifere tanta mala leche.

Que no hay forma de llevar a cabo ningun acto, la volicion misma, sin un entendimeinto cabal de los hechos, de lo real. No hay proyecto sin voluntad y la voluntad esta condicionada por una comprension de lo real, de lo verdadero y lo que es falso o producto de las emociones y los temores. Y como la comprobacion empirica es, en realidad, illusoria-casi siempre-se necesitan convicciones acerca de lo que es pertinente o no. De las convicciones nacen los proyectos. En mi opinion....

http://blog.ined21.com/ La prevención es un fenómeno que se multiplica en nuestra época. Podríamos denominarla una época preventiva, la lista de riesgos, peligros, inseguridades y disfuncionalidades que todo individuo o grupo puede padecer, nos hace sensibles a este verbo polisémico: prevenir.

Pero las ideas provienen de distintos ámbitos reflexivos, no sólo del especulativo, dialéctico o argumentativo. Hay ideas también que brotan de la inferencia tras la observación de hechos y demostraciones.

excelente artículo Ángel. Hace poco que me he enterado de la existencia de este blog, pero a medida que lo frecuento me gusta mucho. Un abrazo.

Las ideas son a menudo penalizadas, en el sórdido ambientillo del españolito medio. Y llevar a cabo proyectos es sumamente dificultoso. Tropiezas siempre con la INTOLERANCIA y la DESCONFIANZA. La única vía de escape es ENLOQUECER OFICIALMENTE (mostrando humildad, serenidad y siendo desinteresado). Todos los ENVIDIOSOS se quedan contentos de que te vaya fatal. ¡Os recomiendo el truco! Acabas haciendo lo que te da la gana.

¡Prefiero las ideas a las ideologías!

Muchas gracias, Sr. Gabilondo: le seguimos!

Muchisimas gracias Angel. Es genial disfrutar tu blog como un dia soleado en una Agora griega aunque este en Stavanger, coincido con otros comentarios ya expresados en que tus reflexiones aportan un gran valor anadido dentro de esta seccion de Blogs. Me encanta tu estilo natural y amistoso de presentar tus ensayos. Seguiremos disfrutando del Sol tanto como las nubes nos permitan.

Me ha encantado su artículo o como se llame "viene con ideas". Lo voy a utilizar, con tu permiso y con referencia de donde viene por supuesto, para presentar un propuesta que le vamos a hacer desde mi empresa a una fundación. Llevaba días buscando un "no sé qué" que nos representara.... y hoy por fin la encontramos, mil gracias Ängel. Nuestra propuesta es lo que define en el artículo.... nos hemos presentado con una idea de proyecto para una fundación, guíándonos, por el corazón, la razón, la intuición, la vocación, la ilusión..... en fin todas aquellas cosas que nos unen a la vida y que hace que el trabajop sea mucho más que ganarnos el pan... es una forma de estar en el mundo.

Este blog me parece maravilliso. Y este señor escribe fenomenal, hace que me reconcilie con El Pais y con los blogs. Ya me habia decepcionado sobre manera los blogs q comenzo a publicar El Pais, cmo el del Latinos o la insulsa revista Smoda, imitando a la prensa cateta del corazon o a los periodicos conservadores de derechas. Ahora volvere a leer con gusto los blogs. Este señor nos recuerda que la filosofia es parte escencial de la vida, de nuestro dia a dia, indispensables como el pan y el agua y no deberian ser un privilegio de los que tenemos tiempo de leer y cultivarnos, deberian enseñarnos desde niños a filosofar y adentrarnos en la filosofia en lugar de enclaustrarnos en las religiones que nos apagan y nos dogmatizan.Ojala que crezcan mas blogs como estos en El Pais y se olviden de sus blogs superficiales y de corte revista Hola.

Cuando el niño le venía con ideas a los padres es lo que tiene, que se encontraba conque sus padres no sabían qué hacer con "la Idea" de la que "ellos" carecen...Hay quien no las echa nunca en falta.Y otros que se pasan con sus "ideas de bombero".Si a eso le añadimos que normalmente tenemos aquello de "son cosas de niños" (hay variaciones de esta muletilla en todos los gremios) por la respuesta más generalizada y fácil o "resolutiva" que cabe dar, está claro que lo siguiente viene a ser: hay que cambiar al niño de aires.El niño desvaría.Esa idea desperdiciada del niño, ida por carecer de la debida respuesta, es el fundamento de su educación particular, pero si se la olvida o se le da de lado o no se la atiende como es debido es difícil que se cree un discurso, diálogo o relación afectiva con esos padres.La palabra cultura ya lo dice Juan Luis Vives( ¿y este quién será?), viene de culto, cultivo, cultivar con todo el aparejo y fertilizante que es menester usar en el campo.No es que se tenga que tener inmediatamente una respuesta, pero tiene y debe de tenerse alguna( no siempre la acertada será cambiar al niño de sitio o sacudirle la mollera por zumbón).Si la idea no se compagina, si "no se la recibe" es raro que vaya a nacer sola por su gracia o a la voz de "ya" cuando queramos ( vamos a dejar aparte el asunto de los que se creen que están en estado de gracia permanente).La idea es proyecto, aunque no sé hasta qué grado a un intelectual se le debe exigir siempre que lleve a cabo su idea, a realizarla o encarnar ese papel característico de sacerdote o salvador que común que le hemos asignado( debe de ser por mero reflejo) .No se olvide por otra parte que los intelectuales normalmente han sido los más castigados, los más arriesgados y menos escuchados o los que tienen un poquito chamuscada las cejas de tanto asomarse a los incendiarios, y no suelen recibir más palos porque siempre hay "buena gente" por ahí deseando recibir algo de ellos.Ya he dado cuenta en este blog días atrás de algo parecido, no hace falta que me repita porque ya se encarga la historia de hacerlo por mí.No sé hasta qué punto es higiénico "exigir" de un intelectual respuesta o soluciones, ni siquiera eso de que tenga que tener "ideas" cuando muchas veces lo que pedimos, lo que queremos es que nos confirme "nuestras ideas".El niño no confirmaba las ideas ni expectativas de los padres, y así le va ( que se le van sin atender).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El salto del ángel es un espacio de reflexión, de pensamiento sobre la dimensión social y política de los asuntos públicos, sobre la educación, la Universidad, la formación y la empleabilidad. Busca analizar los procesos de democratización, de internacionalización y de modernización como tarea permanente, con una actitud de convicción y de compromiso.

Sobre el autor

Angel Gabilondo

Ángel Gabilondo Pujol es Catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, de la que fue Rector. Tras ser Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, ha sido Ministro de Educación.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal