El salto del ángel

Dígame, dígannos

Por: | 06 de junio de 2012

Poder4 CC2008-First_Prize-Angel_Boligan-MexicoEn general, obedecer nos espanta y nos encanta. No deseamos ser sumisos, pero tampoco encontramos alicientes en asumir las consecuencias de lo que no podemos decidir. Nada desanima más que estar permanentemente esperando indicaciones, órdenes, consejos. Esa dependencia afecta radicalmente a nuestra autonomía personal, a nuestra soberanía y, en líneas generales, si siempre aguardamos a que nos digan lo que tenemos que hacer, acabamos ignorando lo que debemos realizar. A no ser que necesitemos que otros nos lo comuniquen para saber lo que pensamos o lo que queremos.

Una cierta “minoría de edad” se va apoderando de la situación y cada mañana, en cada momento, en cada ocasión, hemos de aguardar las novedades que condicionan de modo determinante no sólo nuestras decisiones, sino nuestra existencia. Diversas fluctuaciones inciden en cuanto vivimos. Y si bien comprendemos que la autonomía personal no significa indiferencia, ni absoluta independencia, no comprendemos que implique tales dosis de consideración que finalmente la propia vida personal, social y política esté condicionada por lo que nos llega, con tal peso de autoridad y con tal carácter determinante que resulta difícil no estimarla como una imposición.

Da la impresión de que un simple movimiento de dedos, sin demasiados esfuerzos, logra producir dolores o alivios. Dicen que resulta superficial estimar que alguien se ocupa de alcanzar esos efectos y que maneja a su antojo el correspondiente efecto de pinza, atrapar o soltar. Sin embargo, por otra parte, es ingenuo pensar que todo es casual, anecdótico, coyuntural, incidental, azaroso. Incluso con la mejor de las intenciones y en un ejercicio de buena voluntad que roza la fe ciega, podríamos ignorar que hay intereses espurios que encuentran cómodo nuestro permanente estado de alerta. Sobre todo si va acompañado de algunos tipos de indefensión. Desde luego, ni siquiera con una entrega incondicional que atribuye toda la serie de problemas a los demás, podemos ignorar que en este pulso es necesario un punto nodal, crucial, para que el pinzamiento sea adecuado. Esto es tanto como indicar que se requiere ejecutar el gesto, el movimiento y que en todo caso no es preciso que sea una decisión individual para ser eficiente. Los efectos son implacables. Y la tensión de la espera; sin que en muchas ocasiones se comprenda claramente a que obedecerán unos y otros de esos efectos. Es como si estuviéramos en sus manos.

  Ma_Jesus_Segui_Hidalgo_-_Pinza

Todo ello produce ya una incómoda y casi ridícula situación, la de esperar a ver qué pasa, qué les parece, cómo lo encuentran, si lo dan por válido, por suficiente, si se necesita algo más, algo otro, algo diferente, a fin de que nos otorguen beneplácita y condescendientemente su asentimiento. Y entonces quizá podríamos proseguir, siempre atentos a si el camino les parece el adecuado y dispuestos a ser corregidos, reorientados, sancionados, castigados o, en su caso, nuevamente premiados con el consentimiento de poder continuar.

La grandilocuencia de nuestras declaraciones de autosuficiencia y de dominio de la situación, de control, de claridad de ideas y de proyecto se ve ante la tesitura de hacernos cargo de que  ni todo está tan claro, ni es tan fácil, ni lo podemos solos, ni lo tenemos tan firmemente asentado. Reconocerlo sería excesivo. No hacerlo, también.

Hemos aireado con tanta frecuencia nuestra capacidad, contraponiéndola a otras supuestas ineptitudes, que resulta duro constatar ahora nuestras limitaciones y nuestra impotencia. Y ya no es suficiente con atribuirlo a causas, cuya descripción más o menos justa no solventa la situación. En efecto, no parece suficiente con describir. Ni está claro que una voz nos ofrecerá la palabra que la alivie o la resuelva, por más que atentamente escuchemos el oráculo. Pero lo verdaderamente alarmante es ponernos en situación de que sea otro, de que sean otros, quienes nos digan quiénes somos, cómo estamos, qué nos conviene, qué hemos de hacer, en qué ocasión, con qué ritmo y con qué frecuencia. Quizá podríamos adoptar medidas, pero serán ellos quienes las valoren, las evalúen, las aprueben o no.

HumilladitosAsí que nos toca hacer y aguardar el veredicto. Con algunas sospechas. La más crucial, la de que prefieren tenernos pendientes, permanentemente atentos y supeditados a sus indicaciones. Se trataría de ver si hemos entendido bien sus sugerencias, esto es, si hemos comprendido que eran órdenes. Y todo, por supuesto, “para nuestro bien”. En principio no está claro, pero a la larga se verá. O no. Pero de no ser así, nuevas indicaciones reorientarán el camino. Mientras tanto, atentos y al aparato. Están reunidos. Ya nos dirán.

De ahí el atrevimiento ilustrado como gesto de autonomía. Nunca, ni siquiera en nombre de un supuesto realismo, cabe situarse en la condición de quien deposita su capacidad y su iniciativa en manos de un poder que desborda la propia capacidad de gobierno de sí mismo. Lo más doloroso de la continua situación de permanecer en la escucha de lo que se proponga o dictamine es que la propia escucha pasa a ser un receptivo y pasivo resignarse.

Y así, cada mañana, atendemos las consignas nocturnas, las de las aves que pronostican con su vuelo y nos ofrecen la posibilidad de los augurios que nos indican los caminos. No sea cosa de que los dilucidemos entre nosotros. Ya tenemos quienes directamente se comunican con la sabiduría para dictaminar lo que, a su juicio, nos conviene. Ellos miden nuestros riesgos. Y, por lo visto, buscan lo mejor, lo que nos sacará de ésta. Así que atentos.

(Imágenes: Ángel Boligán, First Prize; María Jesús Seguí Hidalgo, Pinza; y Sin título)

Hay 61 Comentarios

Le tomo el sentido político de sangrante actualidad: en efecto, hay que ir empezando a pensar en decirles nosotros a ellos.
Pese a la invitación constante a esa resignación desde medios y centros de poder, las sociedades tienen más margen del que nos dicen.
Y ese es siempre su disimulado miedo: que hablemos...

Estoy de acuerdo con usted, sobre todo con lo de que " hay intereses espurios que encuentran cómodo nuestro permanente estado de alerta."Cuanto más sonados "nos encuentren" mucho mejor.Así parecerá que están para esto o lo otro.Sobre todo para decírnoslo.

***UNA NOTA SOBRE EL "RUIDO" : No me explico qué empeño puede haber en llenar los blogs, en vez de con comentarios personales, con escombros o porquería y enlaces que no vienen a cuento.Comprendo que la gente se aburra muchooooo, ¡pero que sea tanto me es harto sospechoso...!!

Francamente, profesor, ahora ya no sé si debo seguir su consejo y mover ficha o, siguiendo su consejo, no seguir su consejo y seguir como hasta ahora...

AND NOW FOR MY NEXT NUMBER
http://www.youtube.com/watch?v=VSygqiOyD9M

IF I HAD A HAMMAR (WHAT DOES ROMNEY WANT WITH THE US MILITARY?)
CORE MESSAGE OF PRESIDENT OBAMA'S 2012 RE-ELECTION CAMPAIGN AGAINST MITT ROMNEY
There is nothing wrong with money; there is nothing wrong material economic gain; there is nothing wrong with being "rich", with being a millionaire, if fact. But there is such a thing as having too much money: it disqualifies you, automatically, from the possibility of serving others to the best of your ability according to THEIR needs and interests. It disqualifies you, de facto, from holding the office of President of the United States of America, for example. Mitt Romney's real problem is not his attitude at heart (which just illustrates what I am trying to say); it is not his charisma or lack of it. Mitt Romney's problem, in a real sense and symbolically, is BANE CAPITAL MANAGEMENT. He is too powerful already in a de facto sense to be president, and he should understand this; he should have understood this, in fact, before he ever set his mind on running. And the fact that he hasn't understood this, just reinforces the idea that he is not in any way suitable to be the next president. When you have a society where there is a certain degree of "systematic" underprivilege, of homelessness and poverty (and even the very real notion of an UNDERCLASS of human beings), it does not seem in any sense logical or fair to hand over executive power to somebody who has benefitted in the way Romney has from the de facto state of American society which is, also, quite plain to see, now, for everybody to one degree or another. "Abortion", "faith", "foreign threats": these are all emotionally charged issues that to nothing but shroud the real state of American affairs and should never have been central issues in US politics; but they are if your intentions are to maintain a cloud of emotional strife over certain realities: that the wealth and, hence, de facto power, of certain groups in the US has been at the expense and moral, material and overall human degradation of millions of people. Corporate America has already come close to running this country in a de facto sense; but human vitality, both individual and collectively, and society itself, is not the MARKET. But it is quite clear that Mitt Romney has no confusion whatsoever in his mind on this point. In this sense, Mitt should give Silvio Berlusconi a call and try his luck in the next Italian national elections. But this is NO COUNTRY FOR OLD MEN in the sense that Mitt Romney embodies.

MR OBAMA: You take this core message (sir), break it down into varying sizes of hammers, put on your work belt, and start swinging, baby! And you will essentially pound Mitt Romney into an embarrassing silence, because this is truly an AMERICAN message, if you know how to play it that even the wealthy-and corporate America itself-will understand.

Sincerely and with great respect,
A WHITE BLACK MAN

Decidir decidimos constantemente. Y se ha decidido continuar. Sí, esta claro que son otros modos de proceder. Que nos digan otros no es una cosa habitual, tan acostubrados a estar y decidir sólos con nuestros dictamenes darios.Y aunque de algun modo se ha estado en contacto con otros y contando con ellos pero dediferente modo. Ahora escuchamos lo que nos dicen y lo que nos decimos para dejarnos decir.

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿


Prodigy - Baby´s Got A Temper


http://www.youtube.com/watch?v=tVL1u1eLX3I&feature=related
You can see me coming from a mile off
Once again ignite the skyline
Shes gonna be printed on money
Just like your royal family
(This aint no holiday)
This time there can be no funeral
Im vibing, cant you feel me?
We love rhypnol,
she got rhypnol
We take rhypnol
Just forget it all
This babys got a temper
Youll never tame her
You can see me do another parallel
Better bow down your not worthy
( Hey get off my planet, Yeah)
Last time Ill be your prisoner
No name no number
(revolving, dissolving)
Shooting through the trapdoor
What I think dont matter anymore


&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&


The Prodigy - Take Me To The Hospital


http://www.youtube.com/watch?v=ncaNlxvTFzg
Take Me To The . . .
Take Me To The Hospital
Push Up Your Hand If Your Lovin My Style
(I Say) Your God Damb Hand Up, I Say
Along Came A Spider
He Was Creepy Like Dracula
He Spoke Like He Was A Friend
So I Came With Adrenaline

Hold It

Welcome To The Seen Of The Crash

Crash


??????????????????????????????????????????????

NERVO, Afrojack, Like Mike and Dimitri Vegas.


The Way We See The World
TomorrowLand


http://www.youtube.com/watch?v=M7CdTAiaLes
http://www.youtube.com/watch?v=NTN_0ayKOJI

Don't stay if you don't want to!
Cause i'll stay, yea if i want to!
Don't stay if you don't want to!
Nobody's makin' you! nobody's makin' you!

It's the way we see the world, yes it is!
It's the way we see the world, yes it is!

On this night
I wanna be the one who's in command
On this night
You're gonna be the one who understands

Cause on this night
Iuscious has awaken up today
On this night
Everybody better be prepared

I'm feeling like this cause we're in front yeah
I'm feeling like this, it's where i belong yeah
Dancing like a freak
I know, it's the way we see the world

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El salto del ángel es un espacio de reflexión, de pensamiento sobre la dimensión social y política de los asuntos públicos, sobre la educación, la Universidad, la formación y la empleabilidad. Busca analizar los procesos de democratización, de internacionalización y de modernización como tarea permanente, con una actitud de convicción y de compromiso.

Sobre el autor

Angel Gabilondo

Ángel Gabilondo Pujol es Catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, de la que fue Rector. Tras ser Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, ha sido Ministro de Educación.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal