El salto del ángel

La destrucción

Por: | 25 de enero de 2013

  Pablo_Genoves mar tendida 2

No pocas veces los seres humanos parecemos empeñados en destruir lo que históricamente, y con no poco esfuerzo, conseguimos. Nuestra voraz capacidad de dañarnos, de demoler lo que tanto nos ha costado construir, deja en evidencia hasta qué punto somos competentes, no sólo para recrear,  sino también simplemente para acabar, incluso si es preciso con lo mejor de nosotros mismos. Y no está claro que se trate de alguna suerte de desmontaje o deconstrucción, con miras a la búsqueda de otras recomposiciones. No está mal analizar los subsuelos. La permanente puesta en cuestión de los cimientos es asimismo necesaria. Y es cierto que conviene llevar determinado arrojo hasta el final. De lo contrario, todo es zarandeo, sin más. Y en cualquier caso, si las raíces no son adecuadas no está mal socavarlas.

Sin embargo, resulta menos justificado el empeño, el empecinamiento, la insistencia con la que nos comportamos con absoluta desconsideración para con el legado recibido, con indiferencia para con el esfuerzo ajeno, y de tantos, ignorando quiénes somos, en la arrogante percepción de que nada ni nadie hasta nosotros ni ha sabido de qué se trata, ni se ha ocupado de ello. Ya nada nos vale, ya nada nos sirve. A lo que acompaña una visión un tanto rancia y a veces frívola de lo que constituye el sentido de algo. Tal vez, en efecto, asistimos a la época de un cierto desmoronamiento, de una cierta extinción, y no sólo de los entornos. Hay demasiadas razones para estimar que eso no es del todo así, aunque no menos para reconocer que algo similar y determinante ocurre. O quizás sencillamente comprobamos hasta qué punto, puestos a replantearlo todo, la cuestión es desde dónde, si no somos capaces de establecer a lo que no estamos dispuestos a renunciar. Además, no siempre es conveniente, y es que a veces asimismo no es justo.

A propósito de lo que no está bien, hay quienes persisten en alcanzar lo peor. Y efectivamente hay razones para reconocer que saltan las costuras, ceden los postigos, se tambalean los suelos, por el abuso, el descuido y la desconsideración. Sin embargo, lo llamativo es que, al amparo de un modo de proceder y de una concepción de la existencia y de los demás, que no es sólo indiferencia, sino menosprecio de los otros, cuanto hay parece merecer ser devastado.

Si “todo da igual”, si “ya nada importa”, si “cada quién tiene su precio”, si “en el fondo, de presentarse la ocasión, haríamos lo mismo”, al abrigo de tales sentencias la complicidad y la tendencia a arrasar se asemejaría a la de no asumir. Si no lo está ya, hundamos todo. Empecemos de nuevo. Lo cuidado, lo cultivado, lo elaborado, lo definido, lo perfilado… serían cosa de otros tiempos, ingenuidades: es la hora de hacer sin tanto miramiento. De hacer, sin duda. Pero, a pesar de que pueda resultar excesivo, siempre hemos de actuar comedidamente. Y la delicadeza y la firmeza no son incompatibles. Dejar todo de lado, ignorarlo para intervenir es garantizar la reproducción de aquello que tratamos de evitar y de erradicar. La intensidad, la constancia y la coherencia son fortaleza. Más que el arrebato.

Pablo Genoves El Museo

La catástrofe y esta supuesta reinauguración universal justificarían cualquier atropello. También los ya cometidos, los ya desvelados. Marcar un punto final tendría algo de pureza inicial. Pero convendría no olvidar lo que oculta, lo que ampara, lo que justifica. La insensibilidad para con lo ocurrido adoptaría la forma de una impunidad, disfrazada de inocencia. El apocalipsis no sería sino un nuevo comienzo.

Semejante urgencia constituiría la máxima expresión de inculta o interesada desatención. El hundimiento se produciría no tanto ni sólo por una acción o intervención, sino por una ignorancia, que preconizaría el desplazamiento o la marginación de lo logrado. Se estimaría que el pasado ya no nos pasa y que está amortizado. Es tiempo de dejarse de tanto detalle y pormenor. Son tales las necesidades, que ello bastaría para obviar cualquier logro, para derrumbar lo erigido, lo levantado con enorme dedicación y esfuerzo. Y, curiosamente, lo dilapidaríamos en nombre de otra energía, de otra dedicación, la de entregarnos a aquello cuyo resultado sería asimismo el final de lo conquistado, de lo alcanzado.

Nos encontramos en tamaña encrucijada. Y desde luego no resulta fácil dilucidar lo que ha de hacerse. Sorprende el desparpajo y cierta desmesura que sostiene comportamientos improcedentes e impresentables que se conducen como si correspondieran a planteamientos de mejora, cuando en realidad más bien sólo alcanzan la desarticulación de lo ya vigente al amparo de que no es eficaz. Pero la vigencia significa exactamente competencia para nuestro presente, hasta el punto de constituirlo. Y no es cosa de disfrazar de audacia la desconsideración.

Pablo Genovés códigos compartidos
Una y otra vez nos entregamos a la tarea de desmembración. El derrumbe adopta la forma de diferentes persecuciones. Stefan Zweig nos recuerda en El mundo de ayer. Memorias de un europeo hasta qué punto la fragilidad y la incertidumbre de cuanto nos rodea requiere tanto firmeza como cuidado y celo permanentes para hacerlo valer en lo que es. Y en ello también juega su papel la falta de educación, cultura o conocimiento, el olvido de la ciencia y del arte. Trata de mostrar hasta qué punto determinada civilización fue engullida por un mundo de instintos depredadores.

La codicia y la ambición minan, como un despropósito, a cuantos se acercan. Se comportan como un poder y un saber que configuran otras realidades  que se imponen arrollándolo todo. Se infiltran en las vidas, impregnan y contagian aquello que conforma nuestro presente. La arrogancia de estas alcanza asimismo a quienes más débiles son conducidos a nuevas servidumbres. La desconsideración hacia sí mismo y hacia los demás que comportan secuestra la existencia. Se despliegan como una enfermedad que, sin embargo, construye mundos. Y lamentablemente bien efectivos. No hemos de minusvalorar la potencia destructiva de la inteligencia.

En cada uno de nosotros puede llegar a anidar esa capacidad de destrucción, sostenida en intereses espurios o en buenas intenciones, y en cada ocasión hemos de afrontar aquello que también nos constituye. Sin embargo, argüir que obedece a alguna suerte de naturaleza es desconsiderar la potencia de la decisión, la fuerza de la libertad, y el empeño de la voluntad. La destrucción no pocas veces tiene sus estrategias u obedece a determinadas prioridades. Y no está ni escrito ni decidido que no seamos capaces de hacer y de hacernos daño. Ahora bien, nuestra firme determinación, la radical toma de posición y el trabajo articulado y conjunto de la responsabilidad están llamados a afrontar y a combatir esta destrucción enmascarada de purificación.

  Pablo genovés La Biblioteca y el muro

(Imágenes: Pablo Genovés, digigrafías en papel baritado. Mar tendida, 2011; El Museo, 2011; Códigos compartidos, 2012; y La Biblioteca y el muro, 2012)

 

Hay 33 Comentarios

un observador | 25/01/2013 9:05:59.No se puede decir más tontería en tan corto espacio.

Cuando el interés de los actores se vuelve miope y egoísta, triunfa el pensamiento cortoplacista el resultado: bulimia de éxito, placer momentáneo, egoísmo....
¿Qué hacer para lograr que esos intereses tengan menos fuerza?, ¿cómo lograr estrategas y pensadores que trabajen en términos de humanidad, que pongan su saber al servicio de la sociedad? Sólo si somos capaces de ver más allá del momento y atraer a seres éticos al trabajo por un mundo mejor tendremos la oportunidad de seguir siendo progresistas. Si no, será todo destrucción, que no nos ganen el espacio...

"Observador" no termino de ver la relación entre el inmisericorde y ciego exploit al que la codicia, la ambición y la ignorancia someten a todo sistema natural o cultural con el pensamiento blando. No se trata de una fuerza devastadora que alguien ha desatado y nadie puede parar ya. Se trata del mismo viejo devenir de siempre, la permanente encrucijada. Lo que comenta Eugenio, la naturaleza "nos empuja constantemente a avanzar", entendiendo que la naturaleza es movimiento, cambio, adaptación.

Ahí, en la realidad, en el último final (frente al primer principio de la unidad, la nada, más bien) lo cultural deviene y se transforma pero también pone entre paréntesis el tiempo, imagínese una epojé al estilo Husserliano, en este caso donde se construye el sentido de la realidad, que siempre sucede un punto antes. Ese paréntesis consiste en lanzar radio-balizas en el Tiempo, tener referentes. Nuestra consciencia lo hace en lo subjetivo, por tanto en lo incomunicable, y la sociedad, en lo cultural, lo que tiene vocación de ser compartido aunque se recibe desde la subjetividad y lo efímero del momento. Si lo que sucede entre paréntesis se derriba, se fuerza, se violenta, o se cambia totalmente ese marco, entonces la realidad cambia para nosotros. ¿Hacia qué cambia? Imposible saberlo pero lo que sí debemos saber es que eso sucede siempre un punto por delante y no se puede apreciar en toda su extensión, no se puede tener certeza de ello, el desvelamiento, la verdad, es un proceso inacabable. Da igual haber empleado guijarros o migas de pan si lo que se desea es destruir todo rastro.

No habia oido ningun comentario tan escalabrador en mi vida
"DEstruir por destruir no tiene parangon"

"A propósito de lo que no está bien, hay quienes persisten en alcanzar lo peor", dices, y qué exactamente dicho está. Y enumeras: codicia, ignorancia, descuido, desconsideración, mala educación. Esas son las palancas con las que opera la voluntad de ser el primer hombre -o la primera mujer-, el llamado a redimir, a purificar, a cambiarlo todo, a hacer borrón y cuenta nueva de lo viejo para construir lo nuevo, como si la novedad fuese en sí misma garantía de excelencia, o de simple mejora con respecto a lo que ya existía.
Pero hay una virtud adicional que adorna también a estos Adanes y estas Evas, dispuestos siempre a incendiar el mundo (el de los demás sobre todo), convencidos como están de ser los inventores de la rueda, los descubridores del Mediterráneo, los autores de la fórmula del bicarbonato. Esa virtud es la soberbia. Sin ella, tanta necedad sería imposible.

Una vez dominada la península y nuestras colonias en Sudamérica, España declara la guerra a Canada para proteger a nuestros aliados ingleses.
En clave interna, el partido comunista lucha por no perder su posición hegemónica.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://bit.ly/UqObyi ] desde tu navegador.

Nuestra naturaleza humana, al igual que el resto de los seres vivos nos empuja constantemente a avanzar.
Crecer, nacer y morir.
Es nuestro destino, y en este ínterin nos preguntamos por lo que estamos haciendo, sin ver claro ni el origen ni el fundamento.
Estamos sujetos a las leyes del cosmos y las seguimos al pie de la letra, y a nuestro nivel que es minúsculo.
Nuestra inteligencia es capaz de abarcar conceptos de envergadura, como el sacrificio, el tesón, la entrega, la superación, la poesía, el afecto. etc.
Pero nuestra naturaleza vegetativa pide rendimiento, eficacia, combustible para poder recorrer el camino de la vida con eficiencia.
Por eso al avanzar apartamos de nuestro camino todo lo que se pone delante, a veces destruyendo.
Y quemamos la leña del bosque con la que nos calentamos.
La pirámide de la vida, que se asienta sobre la base y se afila en la cúspide.
Sobrevivir es importante, y entre estación y estación, van naciendo ideas, conceptos, apreciaciones y también errores, desastres y despilfarros.
Recorremos la vida y también nos perdemos muchos por el camino, pero al igual que el resto de las especies seguimos caminando sin descanso hacia una meta, quemando etapas.
Esperando el pitido del árbitro que marca el final del encuentro.
Y esperando ver el resultado.


Sr. Gabilondo, lo que usted describe es consecuencia, ni más ni menos, del llamado "pensamiento blando" del que usted era acérrimo partidario hasta hace bien poco. No sé de qué se extraña ahora.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El salto del ángel es un espacio de reflexión, de pensamiento sobre la dimensión social y política de los asuntos públicos, sobre la educación, la Universidad, la formación y la empleabilidad. Busca analizar los procesos de democratización, de internacionalización y de modernización como tarea permanente, con una actitud de convicción y de compromiso.

Sobre el autor

Angel Gabilondo

Ángel Gabilondo Pujol es Catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, de la que fue Rector. Tras ser Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, ha sido Ministro de Educación.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal