Francisco Peregil

La mejor escena del cine argentino (que ya es decir)

Por: | 17 de octubre de 2012

 

La película se llama Made in Argentina. Data de 1987, solo cuatro años después de la dictadura militar. En Youtube se puede encontrar esta escena (por ahora) si se busca como "la mejor escena del cine argentino". Alguien bajo el pseudónimo de diagnosticador74 escribió:

Sin duda alguna, ésta es una de las mejores actuaciones que he visto en el cine Argentino. Una película no tan bien lograda, pero que en su final te pone la piel de gallina con una escena que dura poco más de 10 minutos.

Ahora, cuando en España restallan las noticias con las cifras de gente que se ve impelida a salir del país para buscarse la vida, me parece que viene a cuento esta escena de un matrimonio que discute porque él quiere emigrar a Estados Unidos y ella dice que nació acá y que quiere morir acá. Que se vaya él si quiere, pero a la niña que no se la lleve. Andate, andate, le dice. Son apenas 8,36 minutos lo que dura la escena. Y da tiempo para reír y llorar si el día te pilla un poco flojo. Ahí está resumido el drama de millones de familias a lo largo de los años en tantos países. Algo se sabe en Argentina de marcharse, regresar y nunca terminar de irse.

 

-¡Acá todo es mierda! -dice el marido- ¡Eso es! Acá hay cuatro o cinco que tienen la guita y todos los demás vivimos de las sobras. Ellos cobran y nosotros la yugamos [trabajamos de manera extenuante]. Y cuando hay que pasar hambre te dicen al gran pueblo argentino, salud [una parte del Himno Nacional]. ¡Hijos de puta y te...! Te dejan patalear hasta que les conviene. Pero si llegás a molestarles [hay que ver el gesto de Luis Brandoni, hay que ver cómo mueve la mano al decir esto]. Y cuando te querés acordar tenés las botas encima [las de los militares]. Haciéndote un versito [contándote una mentira] y... Mandándote al frente a poner las bolas... ¡Para que un mamado [borracho; referencia al último presidente de la Junta Militar, Leopoldo Galtieri] juegue a la guerra! Acá...

-¿Y qué me contás?  -le responde ella- ¿Dónde te crees que viví toda mi vida? Pero... cuando digo acá, digo mi país.

-¡Ya está! ¡Ya salió el versito! Le falta la marcha de San Lorenzo y estás hecha. ¡El país! Yo sí que me las tragué todas con ese verso, ¿eh? ¡Todas! ¡Desde que nací! Hasta fui con la banderita a gritar "Las Malvinas son argentinas! Y lloraba, ¿eh? ¡Saltaba y lloraba! ¡Hijo de puta! Y quería agarrar a un inglés y hacerle vomitar cada cacho de mata. Creí, grité... Fui y volví. Siempre me bajaron de la nube de una patada. ¡País...! ¡Y vos todavía querés más!

-No, yo no quiero más.

 

Y ahora viene uno de esos momentos del cine que una vez vistos es muy difícil de olvidar. A veces la propia vida parecerá una mala copia de una de estas escenas memorables. Paréntesis:

El otro día, un directivo de una empresa (el mismo que me contó cómo vivió la Pascua de 1987 en la plaza de Mayo cuando se amotinaron los carapintadas) empezó a hablarme de su hijo. El hombre me dijo que su hijo había estado en España y en Reino Unido y que la crisis lo había ido empujando de nuevo hacia Argentina. Que ahora vivía en Buenos Aires, pero el chaval, casado y con hijos, no terminaba de estar a gusta. Y el padre le dijo: "Mira hijo. Te podría decir que este país tiene arreglo. Pero te mentiría. No terminaremos nunca de despegar porque todos los políticos, de un lado y de otro, actúan siempre mirando solo el corto plazo. Ese es el cáncer que padecemos: el cortoplacismo. Y no tiene cura. Estaremos unos años medio bien, volveremos a hundirnos, saldremos a flote y así seguiremos. Pero acá vas a estar mejor que en España y que en cualquier otro lugar. ¿Sabes por qué? Porque este es tu país. Y te vas a sentir en casa".

Sin saberlo, el hombre estaba repitiendo, de una u otra manera, las palabras con las que la esposa contestó al marido:

 

-¡Porque yo sé muy bien lo que soy! Lo único que he hecho en la vida fue pelear, llorar y... y... tragar. Pero tengo una hija, ¿sabés? Una hija que si Dios me da fuerzas va a tener un título. Y que va a vivir como yo no pude. Mirá... Y si no es ella, van a ser sus hijos. (...) Mirá Negro... Y vos parece que te olvidaste de tu viejo y del mío.

-No, no... No me olvidé. Me acuerdo muy bien. Los enterré sin que se les hiciera una. ¡Pero ni una! Porque crecieron en el 45, fueron a la plaza, pusieron el pecho y casi lo fusilan en el 55...

 

Tal vez el cogollito de la escena viene justo ahora. En apenas un minuto se define sin nombrarlas todas esas nimiedades por las que la suelen empapar los pañuelos cuando se las va dejando atrás. Pero es mejor ver el vídeo. Y si lo quitan de Youtube, entonces lo transcribiremos. Buen provecho. Y buen debate.

Un pequeño regalo añadido: ya que hoy es 17 de octubre, día peronista donde los haya, Día de la Lealtad, el día de 1945 en que decenas de miles de obreros salieron a la plaza de Mayo, como el padre del protagonista de Made in la Argentina, a dar el pecho por Perón, que lo habían metido en la cárcel sus compañeros militares... Ya que hoy es 17 de octubre, nos despediremos con otra pequeña joya del cine argentino que me sugiere el amigo @edemiguel, fiel seguidor de El Sur. Él cree que cualquier estudiante de peronismo que se precie de serlo debería indagar sobre cómo convivieron y se enfrentaron la izquierda y la derecha dentro del peronismo. Se trata de la película No habrá más pena ni olvido. Y en concreto, la escena del avión.

 

 

Hay 6 Comentarios

Que buena pinta tienen estas películas. Estoy de acuerdo con Jorge cuyo mensaje yo no está en que ese patriotismo que piensa que el país de uno es el ombligo del mundo, causa también conflictos mentales donde no debería haber nada. La gente joven ya no ve las cosas así cuando viaja. El mundo es pequeño y la patria no te resuelve la vida, la patria es mucha gente como para significar nada. Yo cada día me siento más del mundo. Y prefiero sumar culturas a la primera que tuve. En todo caso cuando voy o vengo no tengo que dar explicaciones a mis vecinos. Por muy bien que me caigan. Como dice la canción: Yo nací en Jamaica pero vivo donde quiera...

Pequeñas correcciones a la transcripción del primer diálogo:
"Ellos cobran y nosotros LA YUGAMOS (trabajamos de manera extenuante)."
" Y cuando hay que pasar hambre te dicen al gran pueblo argentino, SALUD" (una parte del Himno Nacional) .
"Y cuando te querés acordar tenés las botas encima" (LOS MILITARES).
"¡Para que un MAMADO (borracho) juegue a la guerra!" (una referencia al último presidente de la Junta Militar, Galtieri).
Gracias por el recuerdo de una película casi olvidada, y la referencia al cine de mi país =)

Los q se fueron x razones económicas ya volvieron, y los q nunca se fueron o es por no despegares de la familia o porque están robando bien. Argentina es el país de los "vivos", el que no estafa, evade impuestos, o tranza, no va a ninguna parte. Los idolos siempre son los que mas tienen, no importa el como. En cambio España es el país del conformismo, del es lo que hay, el pueblo siempre está con los más débiles. Tal vez es eso lo que los hace más nobles y cn una consciencia de masa social grande. Mientras que en Argentina son muy creativos para golpear la cacerola pero la van soltando a medida que se les soluciona el problema, y al resto que les den!

Siempre que veo escenas de este film, pienso en los actores que hicieron los cuatro personajes principales y que también hicieron durante años la obra de teatro "Made In Lanús". Los cuatro habían estado exiliados y trato de imaginar como soportaban los textos tan enteros. Porque yo veo las escenas, y simplemente, lloro. Mi admiración a ellos todos grandísimos actores. Y le agregaría a lo que dijo Carlos que esta película bien vale para los que se fueron en el 2001 solo por el bienestar económico, tal como pasa hoy en España. Tanto en el caso de razones políticas como económicas, la decisión es terrible. Aunque cuando hay riesgo de vida, evidentemente, no hay elección.

lamentablemente esa realidad todavia continua .... ya la habia descripto el tango cambalache, o se olvidaron .... mi amado pais fue y es, un pais de vividores, de impunes, aqui no hay izquierdas o derechas, hay mafias y violentos por todos lados, en todas las instituciones, lo que mas abunda es la corrupcion, y solo te queda tranzar para sobrevivir ..... brilla como el oro, pero es apariencia, caretaje, cuando raspas un poco, te das cuenta que casi todo esta podrido.... la justicia brilla por su ausencia ....matar a alguien te sale rebarato, con suerte y buenos abogados te juzgan a los 40 años del delito, y quedas libre por viejo .... y si peleas contra la impunidad, terminas siendo un martir, me entendes ...podria escribir un libro .... estados unidos no sera un paraiso, seguramente, pero mi pais seguro que no .... tengo esperanza en este gobierno .... en que mejoremos un poco como pais, como nacion, como un grupo de personas que respetemos normas de convivencia, de igualdad, etc, pero ojo, estamos a años luz .....

Made in Argentina es la versión fílmica de Made in Lanús, de Nelly Fernandez Tiscornia. Y Juan José Jusid extrajo la mejor expresión de los excelentes actores que participaron en ella, y en alguna forma dicen la esencia del argentino sufrido de esos años posteriores a la dictadura militar. Sus quebrados sueños y su cielo negado. La película termina con una muestra de lo que nuestro sueño debe aún sostener. En mi país "todo tiene que durar". Como pocas, la película muestra lo mejor y lo peor del estilo de vida y la pasión de ser argentino.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es el corresponsal para Sudamérica de El PAÍS. Está radicado en Argentina y su área de trabajo incluye Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, y Paraguay.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal