Francisco Peregil

Sobre el autor

es el corresponsal para Sudamérica de El PAÍS. Está radicado en Argentina y su área de trabajo incluye Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, y Paraguay.

Eskup

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El espíritu argentino, en 10 anuncios (primera parte)

Por: | 20 de diciembre de 2012

1.-La tanada. A los italianos se les suele llamar tanos, tal vez porque muchos de los inmigrantes que llegaron al país eran napolitanos. La tanada vendría a ser el arrebato, la gesticulación excesiva, ese "magma que brota" en los temparementos de sangre caliente.

Para la mejor compresión del anuncio conviene saber que las clases de caño son clases de baile en una barra vertical. 

 

Seguir leyendo »

Flotando en la biblioteca de Borges

Por: | 17 de diciembre de 2012

La foto(1)
Instante mágico atrapado el domingo por la tarde durante la última función de la instalación de Boltanski, en la antigua Biblioteca Nacional de Argentina.

Buenos Aires tiene esas cosas, ¿viste? De pronto se vuelca en un tipo que se llama Christian Boltanski, te ofrece tres obras suyas en tres lugares distintos, te vas enterando de que nunca fue polaco sino más bien francés. Un día  te encuentras a alguien que fue a una de sus instalaciones y al siguiente el  boltanskismo parece que lleva un siglo en la ciudad. A uno no le queda otra que pasarse un domingo por la calle México 564, antigua Biblioteca Nacional donde un tal Borges se ganaba la vida como director entre 1955 y 1973. Ese bellezón de edificio que ahora es la sede del Centro Nacional de la Música y la Danza te abre las puertas, entras en lo que en su día fue la sala de lectura y ves que hay una bandada de libros flotando al estilo Boltanski.

Seguir leyendo »

Por qué no se venden vitrocerámicas en Argentina

Por: | 10 de diciembre de 2012

Vitro

Después de ocho o nueve meses de exhaustiva investigación que consistió en fisgonear en más de una treintena de casas, humildes, pijas [léase chetas o conchetas, no se me vengan arriba] y repijas. Y después de preguntar en carísimas tiendas de electrodomésticos llegué a la conclusión de que uno de los peores negocios del mundo es la venta de vitrocerámicas en Argentina. De entrada, al cacharro en sí se le llama vitrocerámico. Pero es igual, se le llame de una manera o de otra, no hay forma de encontrarlo. En Chile me dicen que haberlas haylas. Sobre todo, en las casas donde hay más dinerini. En Perú también se dejan ver. Pero en Argentina parece más fácil toparse con Héctor Magnetto, director ejecutivo de Clarín, y Cristina Fernández cenando a la luz de las velas en el Calafate, que encontrar una vitro. Las pocas que he visto estaban rigurosamente acompañadas por varios fogones de gas, como si los fabricantes supieran que la gente aquí no termina de fiarse del invento.

-Después de 18 años solo hemos vendido 15 –me dijeron en una tienda en Buenos Aires-.  Y ya hace año que no vendemos ninguna. Las que hemos vendido siempre eran con zonas de gas combinada.

Al salir de la tienda me sentí como Arcadio Buendía cuando después de pasar noches enteras encerrado en una choza, a base de herramientas creadas por él mismo, fórmulas y elucubraciones propias, salió diciendo, más o menos:

-La tierra es redonda como una naranja.

Ahora faltaba saber, por qué. Por qué  no hay vitros en Argentina.

Seguir leyendo »

La novela que contó las miserias de Clarín

Por: | 04 de diciembre de 2012

Diario de la Argentina

Diario de la Argentina es una gran novela. Y punto, que diría Manuel Fraga. Puede que Jorge Asís desvelara en ella demasiadas miserias sobre un pequeño grupo de personas fácilmente indentificables; puede que aireara muchas intimidades sobre los trabajadores de un periódico que todo el mundo sabía cuál era: Clarín. Puede, incluso, que se esté en desacuerdo sobre el papel que el diario jugó durante la última dictadura militar. Pero no creo que haya que leerla ni como un ensayo, ni intentando descifrar quién era era quién, sino paladeando un fresco riquísimo sobre las relaciones de poder. Hay muchas descripciones ahí que podrían reproducirse en cualquier oficina, ayuntamiento o hasta en la directiva del Real Madrid. Se habla de la gente que tiene un extraordinario olfato para detectar por dónde pasa el poder. Y de los que nunca tendrán esos reflejos. Se habla de francotiradores que van por libre en la vida, pero...

En Argentina siempre fue un lujo costoso ser francotirador, uno se queda en el medio sin que por él responda nadie, con el agravante de que cualquier trastornado lo señale y sea chupado [secuestrado] como si valier.

Seguir leyendo »

El hombre que atacó a Clarín cuando (casi) nadie lo hacía

Por: | 02 de diciembre de 2012

Jorge Asís

Quedan apenas cinco días para que el Gobierno de Argentina desembarque en el grupo Clarín. El siete de diciembre, bautizado por Cristina Fernández como el 7-D, es la fecha predeterminada para actuar de oficio contra el mayor grupo mediático de Argentina. "O desinviertes tú (en la rama de medios audiovisuales) o te desinvierto yo", viene a decir el Gobierno. Clarín acusa al Gobierno de haber cocinado una Ley de Medios hecha solo para comérselo a él. Y el Gobierno dice que la única empresa mediática que pretende saltarse la ley en Argentina es Clarín. El grupo interpuso una denuncia de constitucionalidad de la ley y los tribunales le concedieron un tiempo extra mientras estudiaban la posible inconstitucionalidad de la norma.

Aunque la cuestión se encuentra aún en los tribunales, el Ejecutivo de Fernández pretende actuar de oficio a partir del siete de diciembre, fecha en la que, según su criterio, concluye el periodo concedido a Clarín para adaptarse a la ley. Es pues, el momento idóneo para presentar al autor del Diario de la Argentina.

En la época en que todo lo que decía Clarín iba a misa; mucho antes de que Néstor Kirchner llegase al poder (2003-2007) y los Kircher mantuvieran durante cinco años una excelente relación con el consejero delegado del grupo, Héctor Magnetto…  Mucho antes de todo eso, a un periodista que trabajó más de seis años en su redacción se le ocurrió escribir una novela contando las pequeñas y grandes miserias del periódico. La tituló Diario de la Argentina. Era 1984, el país acaba de salir del túnel de los siete años de dictadura militar. El periodista se llamaba Jorge Asís y cuenta que pagó muy caro el hecho de escribir aquella novela. 

-¿Quién es Jorge Asís?

-Soy un novelistaaaa, un escritoorrr. Llevo más de 40 años en este país, esteee…, publicando libros. Tengo un perfil alto que a veces me impide ciertos movimientos. Aunque me ayuda a veces ese perfil alto. Voy dos o tres veces al año a Europa, para darme una ducha de anonimato que me viene muy bien.

Después de 28 años, gracias a las redes sociales y al pulso entre Clarín y el Gobierno, Jorge Asís vuelve a vivir las mieles del triunfo. Tiene un blog que alimenta con varios heterónimos, una cuenta en Twitter con más de 48.000 seguidores, a menudo lo invitan como tertuliano en programas de radio y televisión. Y le pagan por pronunciar conferencias ante empresarios.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal