Los kataristas

Por: | 13 de agosto de 2007

“Lo que me preocupa es que La Paz haya perdido la iniciativa, que ya sólo sea capaz de reaccionar a propuestas que se hayan hecho en otros lugares. Antes no ocurría así. La Paz era la que estaba por delante en todo”. El comentario de Víctor Hugo Cárdenas se produjo un día después del cabildo que reunió el 20 de julio en El Alto a cerca de dos millones de personas para reafirmar la capitalidad de La Paz frente a la reivindicación histórica de que la sede de gobierno y el parlamento vuelvan a Sucre. Antes Cárdenas había celebrado la grandeza y el carácter pacífico de la cita (“la mayor en 25 años de democracia”) y “su vocación de unidad, no de enfrentamiento”. Sin embargo, le seguían preocupando otras cuestiones.

Img_8548Por ejemplo, algunos discursos (“que buscaban el choque”), la simplificación que convierte a Santa Cruz en un nido de la oligarquía (“allí vive gente de todo el país”), que fueran muchos los que confundieron el cabildo con una concentración a favor del partido gobernante (“hubo gente de ideas muy distintas”), la consolidación de El Alto en un centro articulador del poder político (“reclamarán la sede de alguna institución del Estado”), la enorme presencia de fuerzas gremiales y el descrédito de la política (“se reafirman liderazgos fragmentarios y no hay ninguno unificador”)… Y, sobre todo, a Cárdenas le preocupó que del cabildo de El Alto surgiera un ultimátum (que retirara el tema de la capitalidad de la agenda de cuestiones a debatir) a la Asamblea Constituyente (que estos días quieren forzar algunos representantes paceños). “En la Ley de Convocatoria se dijo que la Asamblea era un órgano originario, fundacional y plenipotenciario. Lo que significa que sólo tiene por encima a Dios. Si se pretenden forzar sus decisiones con amenazas y con concentraciones populares, la Constituyente ha muerto, pierde su razón de ser. La de estar, precisamente, más allá del barullo cotidiano para legislar con sensatez y mesura”.

Son preocupaciones referidas a un momento concreto pero que constituyen un certero diagnóstico de lo que está pasando en Bolivia en los últimos tiempos. Víctor Hugo Cárdenas es aymara. Fue vicepresidente en el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, durante el que se pusieron en marcha algunas de las propuestas  que más han favorecido a los indígenas: la Ley de Participación Popular (que concedió autonomía a los municipios), el reconocimiento y la devolución a las comunidades de las tierras comunitarias de origen y la reforma de la ley educativa que permitía que también se pudiera aprender en lenguas como el quechua, el aymara y el guaraní. Cárdenas reivindica que todas ellas surgieron como iniciativa de su grupo, el Movimiento Katarista. “Es un movimiento indígena, inclusivo y no excluyente, cuyo objetivo histórico es superar las condiciones del colonialismo (externo hasta la independencia; interno, desde entonces) y construir una democracia intercultural que incorpore lo mejor de la tradición liberal y lo mejor de otras tradiciones locales, tanto indígenas como no indígenas”, explica.

“No hay una proyección nacional del liderazgo y estilo de gobernar es predemocrático”, dice Cárdenas. “Si hasta ahora los conflictos eran entre distintos sectores sociales y el Estado, ahora con un Estado desaparecido los conflictos se trasladan a la sociedad”, y Cárdenas señalaba por lo menos cuatro enfrentamientos de este tipo que se estaban produciendo esa misma semana de julio (mineros cooperativistas contra mineros asalariados, policías contra militares, indígenas contra campesinos, campesinos con tierra contra campesinos sin tierra…). “Si al final hay acuerdo en la Constituyente, sera la crónica de una desilusión anunciada; si no lo hay, la crónica de un conflicto anunciado”. Cárdenas es, sin embargo, optimista: no habrá guerra civil, sólo conflictos locales.

Hay 1 Comentarios

En los noticieros y los analistas politicos y sociologos dijeron que es imposible que hubiesen habido 2 millones de personas en el cabildo, primero porque tendrian que haber estado todos sus habitantes, de tooodas las provincias y eso es imposible, segundo porque en el lugar fisico donde estuvieron no caben 2 millones, es solo propaganda.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e3933b2f828834

Listed below are links to weblogs that reference Los kataristas:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal