El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El horizonte sombrío

Por: | 11 de agosto de 2007

Bolivia está viviendo una transición histórica en la que se está jugando el relevo de la elite gobernante. Lo que está pasando ahora, impensable hace unos años, es lo más importante que ha ocurrido desde la fundación de la República. Más importante aún que la revolución de 1952, donde los protagonistas procedían de la clase media (aunque contaran con apoyo popular). Esta vez son los excluidos los que toman la palabra y uno de los suyos, un indígena, ha llegado a la presidencia. Así resume lo que se está cocinando Jorge Lazarte, constituyente independiente ahora después de haber sido elegido por Unidad Nacional y con un largo pasado vinculado a la izquierda. El futuro está en disputa.

Seguir leyendo »

La pura mezcla

Por: | 10 de agosto de 2007

En vez de decir “ahora” dicen “ahoritinga” y a las jóvenes no les dicen chicas sino “peladingas”. En un periódico de un día cualquiera de julio, en la sección dedicada a actos sociales se felicitan los cumpleaños de Onitza, Carol, Katherine, Wilmer, Brishelly, Rashid, Vianca, Said Alexander, Yoselin y Carlitos, entre otros. Esto es Santa Cruz de la Sierra y es la pura mezcla. En 1904, vivían aquí 25.000 habitantes. En 1958 eran 50.000. En los datos que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) como proyecciones para el 2006, son 2.367.440 las personas que viven en el departamento y 1.397.000 las que lo hacen en la capital. Pero ahoritinga seguro que esas cifras caducaron ya, que son muchos más. Y el 72% de todos ellos votaron, en el referéndum de julio de 2006, a favor de la autonomía departamental.

Seguir leyendo »

La lupa

Por: | 09 de agosto de 2007

Sabina Orellana Cruz empezó a los quince años en un club de madres en el pequeño pueblo en el que nació, Arani, en Cochabamba. Cuidaban a los bebes para que sus madres pudieran trabajar. Más adelante hizo radio. Hubo unas pruebas, y la eligieron. Cuenta que al principio lo pasó mal. Sólo había ido a la escuela hasta quinto básico y le costaba leer y escribir. Manuel Yani Calle es desde hace dos meses el nuevo alcalde de Coroico, un pequeño pueblo de Los Yungas (La Paz). Es aymara, explica que fue dirigente cocalero, que forma parte del MAS (Movimiento al Socialismo, el partido de Evo Morales) y que peleó contra la erradicación forzosa de la planta. “La preocupación más grande que yo tengo”, dice, “es que la gente humilde tenga la disponibilidad de ser como los que tienen plata”.

Seguir leyendo »

El gran error

Por: | 08 de agosto de 2007

“Tengo 60.000 muertos sobre mis espaldas, carajo”, gritó sin contemplaciones Filemón Escobar. La cita fue en su casa de Cochabamba, hizo aspavientos al empezar para expresar cuánto le incomodaba hablar de todas estas historias, luego se fue entusiasmando. Contaba las cosas con voz tranquila, buscando cada rato libros y leyendo pasajes concretos: para confirmar que su memoria seguía en su sitio y que aquello que narraba efectivamente había ocurrido. Luego, de pronto, chillaba. Lo de los 60.000 muertos, por ejemplo. Estaba explicando que la izquierda no supo apoyar al general Torres. “Así que vino el golpe de Bánzer y poco después cayó Pinochet y luego llegaron los militares a Argentina, y las mejores gentes de este continente fueron cayendo como moscas”.

Seguir leyendo »

Las hormigas coloradas

Por: | 07 de agosto de 2007

“Los aymaras tenemos un brazo democrático en el parlamento; pero tenemos también otro brazo oculto, el militar. En ese terreno, planteamos la batalla en tres fases. La de la pulga: golpear una y otra vez en distintos sitios estratégicos, y luego desaparecer. La de las hormigas coloradas, que consiste en reunir a masas de combatientes y cercar una ciudad hasta estrangularla (así hemos derrocado ya a dos presidentes). Y queda por fin la del taraxe, un pájaro pequeño que se introduce en el nido del hornero y no para hasta que lo expulsa. Ése es el desafío aún pendiente”. El que habla es Felipe Quispe Huanca, el Mallcu [el cóndor], uno de los más aguerridos líderes indígenas.

Seguir leyendo »

El estado posmoderno

Por: | 06 de agosto de 2007

Desde hace ya muchos años, las comunidades indígenas luchan en Bolivia por participar en la marcha del país, por abandonar los ámbitos marginales a los que han sido condenadas, por romper la diabólica espiral de injusticias que padecen: luchan por salir de la pobreza y por ser visibles. Así que entienden que la llegada de uno de los suyos a la presidencia constituye una gran oportunidad para enderezar las líneas torcidas de la historia. Unas líneas torcidas que, como habían ya reclamado los indígenas, debían empezar por corregirse en la Carta Magna. La convocatoria de una Asamblea Constituyente, que tenía que entregar el resultado de sus trabajos precisamente hoy (y que se ha prolongado hasta el 14 de diciembre), ha sido por tanto uno de los grandes desafíos de Evo Morales. Pero no han llegado a tiempo.

Seguir leyendo »

De regreso a casa

Por: | 05 de agosto de 2007

El 21 de agosto de 1971 fue necesario utilizar otro camino para llegar al aeropuerto de La Paz. La ciudad había sido tomada por los militares y grupos de soldados impedían que circularan vehículos privados. Además era peligroso: no fuera a ser que esos disparos, esas ráfagas de metralleta, esas puntuales explosiones que de tanto en tanto se oían a lo lejos fueran a dar precisamente, y por puro azar, sobre esos viajeros que se disponían a dejar Bolivia para siempre. Así que fuimos por un camino alternativo, mucho más largo, rodeando el centro. El coronel Bánzer acababa de dar un golpe de estado. La víctima era otro militar, el general Juan José Torres, un tipo de izquierdas que había intentado poner en marcha algunas políticas sociales. No lo dejaron. Empezaba entonces una larga dictadura.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal