El final del Che

Por: | 19 de septiembre de 2007

Lo llamaban Ramón pero era el Che Guevara. Llegó a Bolivia a finales de 1966 y tomó las riendas de la guerrilla. Un foco: encendías la llama y se prendía el monte. La idea era hacer la revolución, construir el hombre nuevo, acabar de una puñetera vez con el imperialismo. La chapuza fue espectacular: no habían pasado once meses de que empezara todo y al Che, después de capturarlo, lo liquidaban en La Higuera. La orden fue que no le dispararan en la cara. Y por eso a su cadáver le quedó el rostro de un Cristo bondadoso y demacrado. Juan Ignacio Siles del Valle ha contado esta infernal temporada, alimentada por un sueño que era tan grande, en Los últimos días del Che (Debate). Hoy se presenta en Madrid.

Al lugar donde empezó todo, los militares y los guerrilleros lo llamaban Ñancahuazú, pero la palabra Foto_che_guevara_05155645 indígena es Ñacahuasu y quiere decir “quebrada grande”. Un sitio perdido y caluroso, en el trópico, al sur de Santa Cruz. En su libro, Juan Ignacio Siles ha desplegado múltiples voces, cada una con su acento y su lenguaje particular (ahí en la guerrilla, convivieron de nacionalidades y procedencias distintas; en la zona, la formación de los campesinos es muy pobre), para dar cuenta de lo que ocurrió allí desde diferentes perspectivas. Está el joven boliviano que sueña con cambiar el mundo, el campesino que padece la llegada de los intrusos, la madre que reza para que su hijo no haya muerto, los guerrilleros (Inti, Ñato, Pombo, Urbano, Tania, Coco, Darío, Negro…) que cuentan su aventura, y los piojos, que no hablan pero que colaboraron para joder la revolución.

“La guerra de guerrillas es una guerra del pueblo, es una lucha de masas. Pretender realizar ese tipo de guerra sin el apoyo de la población es el preludio de un desastre inevitable”, escribió Ernesto Che Guevara en 1963, en su libro sobre el método de la guerrilla. No debió aprenderse bien su propia lección porque allí en Bolivia a la guerrilla la apoyaron exactamente cuatro gatos (y alguno sin mucha convicción). El 31 de diciembre de 1966, el Partido Comunista Boliviano se desmarcó del proyecto: no lo apoyaba la Unión Soviética y no quedaba bien que el jefe de todo aquello fuera extranjero. Los campesinos de la zona (y del resto del país) pasaban olímpicamente y los mineros estaban en otros asuntos.

El Che siguió adelante. Hay unas notas de su diario que recuerdan a las directrices que dio el general Mola cuando los militares rebeldes iban a desencadenar su golpe contra la República española. “La base campesina sigue sin desarrollarse, aunque parece que mediante el terror planificado, lograremos la neutralidad de los más, el apoyo vendrá después”, escribió en su diario el 30 de abril de 1967. El terror, he ahí la fórmula. El líder comunista, que predicaba a los suyos una absoluta solidaridad con los miembros de la guerrilla y con las víctimas del imperialismo, estaba dispuesto a generar el terror para que los campesinos no le entorpecieran la sacrosanta misión que se había impuesto: la de salvarlos de su miseria. No le salió bien. Lo mataron. Sus sueños, sin embargo, marcaron a los que vinieron después.
 

Hay 10 Comentarios

El siniestro personaje,acumulaba tanto odio que su regocijo mayor era el de matar y asi lo demostro estando en sierra maestra cuando al lado de Fidel,fusilaba a campesinos que qrrepentidos,abandonaban la guerrilla.se puede tener compasion o admiracion a un personaje como este?

Al che,le conoci,trabaje bajo sus ordenes,pero sin ser militar.Era un despota engreido y se sentia superior a los cubanos.Un aventurero que pronto se acomodo bajo la sombra de Fidel aunque este no le tenia plena confianza,porque el che,no era de confiar.Los juvenes,le hacen apologia y sin saber por que pues de lo que mas presumia era el fusilar e imponer el terror.

Alguien deberia decirle a los millones de ilusos que siguen las ideas y la filosofia del "Che" Guevara acerca de los cientos de seres humanos que ese "personaje" asesinó a sangre fria aquellas madrugadas en las instalaciones de La Cabaña en las primeras horas del naciemiento de la "revolucion socialista" investiguen mas de lo que pasó, a cuantas familias cercernó, cuantos hijos dejó huérfanos, mató y mandó a matar a sangre fría y quien hace esto, no merece que la historia lo recuerde como "revolucionario" como ejemplo de "hombre nuevo" no fue mas que un loco aventurero que perdió su vida y la sus hombres por una causa que solamente el veía posible en aquel entonces... Antes de vestir alguna camiseta o gorra o cualquier cosa con la imagen de este personaje lean, informnese, pregunten...

La interpretación que se hace de la frase "terror planificado" es burda. La frase se refiere a que como consecuencia del terror planificado del ejército boliviano sobre los campesinos, la guerrilla saldría beneficiada con el apoyo de los campesinos. Ernesto Guevara no asesinaba inocentes. Sí es cierto que se equivocó, Bolivia nunca fue Cuba o Nicaragua; allí nunca hubo condiciones para una revolución. Peor para ellos, porque es el país donde más golpes de estado han tenido lugar y viviendo sobre riquezas son de los más pobres del mundo.

La interpretación que se hace de la frase "terror planificado" es burda. La frase se refiere a que como consecuencia del terror planificado del ejército boliviano sobre los campesinos, la guerrilla saldría beneficiada con el apoyo de los campesinos. Ernesto Guevara no asesinaba inocentes. Sí es cierto que se equivocó, Bolivia nunca fue Cuba o Nicaragua; allí nunca hubo condiciones para una revolución. Peor para ellos, porque es el país donde más golpes de estado han tenido lugar y viviendo sobre riquezas son de los más pobres del mundo.

Bravo Rojo! excelente analisis de lo que fue realmente la guerrilla del Che en Bolivia. Muy pocas veces se ha enfocado esta historia de esta manera tan sobria y libre de lo que mucha gente quiere ver en lo que no fue. Es sorprendente la cantidad de literatura que hay al respecto de esta historia y ninguna nombra las cosas por su nombre.

En Sierra Maestra compartí cuatro meses con los rebeldes en 1957/58. Che Guevara preconizaba una revolución continental inspirada en la China comunista. Raúl Castro favorecía Moscú. Presencié varias de aquellas discusiones. La URSS estaba enemistada con China y, por eso, abandonó a Che en Bolivia. El campesinado no iba a apoyarle cuando se había beneficiado de una reforma agraria recien implantada.

Yo creo que el Ché es un personaje histórico importante por actuamente elevado a unas alturas que tampoco son tal. Los adolescentes llevan chapas y camisetas sin saber exactamente quién es este hombre ni por qué luchaba.
Quizá sobrevalorado... quizá no...

Guerra o guerrilla, lo mismo da... Que esperaban con esos nombres? Solo muerte y terror.

También hay peli o pelis a la vista con el trsfondo del fin del Che. Las está rodando Soderbergh con Benicio del Toro como protagonista. Guerrilla se llama el proyecto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ee1167f8833

Listed below are links to weblogs that reference El final del Che:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal