La lucidez de Robert Menasse

Por: | 28 de septiembre de 2007

Ayer le tocó actuar al escritor austriaco Robert Menasse, que habló con Juan Gabriel Vásquez, y lo puso todo entre paréntesis. Derrochó inteligencia, una mirada lúcida y crítica, una fascinante capacidad para atrapar a cuantos lo escucharon en sus largas intervenciones, llenas de recovecos y cargadas de sentido del humor. En España, Alianza ha traducido su novela La expulsión del infierno, y en Austria sus virulentos ensayos (Un país sin atributos, Explicar Austria) han abierto las suficientes heridas como para que, lo contó ayer, fuera censurado en sesión parlamentaria (¿quién pudo subvencionar a este tipo?, clamaban los políticos, reacios a aceptar sus críticas). “En los congresos de cardiólogos, los cardiólogos son los protagonistas. Y en los que hacen los abogados, los que importan son los abogados. En un festival como éste, dedicado a los escritores, son los escritores los que no pintan nada”, dijo Menasse. Y dijo más:

“En Austria les molesta que los escritores hagan preguntas. Pero es eso lo que hacemos, preguntarnos ¿dónde estamos? Si encuentro que algo está sucio, digo ‘oye, esto está sucio’. Yo no he pretendido ensuciar nada, sólo entender dónde vivo y en qué momento vivo. Un escritor tiene que ser el catalizador del autoconocimiento. Es curioso que en el mundo de la literatura y las ideas el error sea mucho más productivo que muchas verdades que se producen en otros campos. Sartre quería escribir una obra que fuera capaz de derrocar gobiernos. Luego estuvo con los maoístas y visitó a un grupo de terroristas y cometió otros errores. Pero de su error surgieron debates y hubo polémicas y discusión. Eso importa. Cuando me pudra me gustaría pensar que algo ha quedado de lo que he frecuentado”.

“La derecha no entiende a los artistas y escritores y se ofende con sus cosas. La izquierda tampoco los entiende, pero es amable con ellos. Es difícil ahora comprender lo que pasa. En mi país hay un gobierno socialista pero cuando vino el Papa de visita el presidente y el canciller se convirtieron en sus monaguillos. No dejaron de tartamudear repitiendo ‘su santidad’ por aquí, ‘su santidad’ por allá y venga ‘su santidad’ todo el rato. ¿Dónde hay algo de sensatez política? ¿Dónde puede sentirse uno en casa? Estamos desarraigados, hemos dejado de tener una nación”.

“Yo soy novelista. Lo que ocurre es que leo los periódicos y me dan ataques y entro al trapo y escribo ensayos. Lo que hace un novelista es asegurarse de que por sus narraciones nos reconozcan en el presente y las futuras generaciones puedan entendernos. Por ejemplo, cuentas una historia de amor. Cuando te dicen que hace un tiempo si una mujer le ponía cuernos a su marido el tipo tenía que batirse de inmediato en duelo y disparar a su rival, resulta incomprensible tanto estrés y que un asunto como ése los llevara a liarse a tiros a diestro y siniestro. Lees entonces Effi Briest, de Fontane, por ejemplo, y sólo entonces entiendes las tempestades emocionales por las que pasaron tus abuelos, ya no te parecen locos, los comprendes”.

Paro ya. Pero hubo de verdad mucho más, y todo fluido e interesante.

Hay 3 Comentarios

Si de ponerse puntilloso se trata habrá que mirar detenidamente que en todos los ordenes de la vida las afirmaciones categóricas no se cumplen al 100% en todos los casos.
Las editoriales publican , los escritores escriben (y leen), los traductores traducen (y escriben y leen),los periodistas informan ( y escriben y leen), los blogueros bloguean ( y escriben y leen),y los lectores opinan ( y escriben y leen).
Y los periodistas que son escritores informan ( y escriben y leen)
Y los escritores que son periodistas, escriben ( e informan y leen)...
Todo está poco delimitado ,así que tampoco es tan disparatado que en un festival dedicado a los escritores, los politicos metan cuchara( porque la meten en todo)y lo que menos llame la atención sea lo que estos tengan que decir.
Completamente de acuerdo con lo expresado por este Robert Menasse Sr. Rojo . Si algo está mal , pues a decirlo.La libertad de expresión ante todo. Pero eso se sea escritor, periodista ,fontanero o repartidor de bombonas.
¿Qué es eso de callar?
" La ley del silencio" era el título de una pelicula y algo que se imponía en los tiempos de ya ni me acuerdo, ni me quiero acordar.
La polémica y la discusión en literatura ( o en cualquier otro campo) es algo enriquecedor.
Jolines ,esto me acaba de traer a la memoria ,que acabo de leer el resumen de la vida y obra que se le ha hecho a Javier Marías con motivo de la publicación de su "Veneno y sombra y adiós", y lo que más rechulo me parece es que este señor no se corta un pelo en decir lo que piensa de lo que ve , lo que vive,y lo que siente.
Y eso que a veces sus afirmaciones hay que tragarlas con una poquita de agua.
Sobre todo cuando dice que hoy en día hay una exigencia porque todo se sepa,y sin embargo ciertas cosas deberían hacerse y no hablar de ellas.

O cuando opina que " La vida es muy mala novelista,porque si uno mete en una novela las cosas que suceden en la vida, no hay quien se la crea."

Aquí ,hace falta liquido para tragar palabras.
Pero ¿Y qué?..Habrá quién comulgue y lo entienda y surgirán los que se irriten y lo critiquen, pero nunca nadie que lo calle.
Y eso es lo que gusta de cualquier escritor , que nunca calle.

Señor Rojo, Alianza no ha traducido nada, ni siquiera "La expulsión del infierno", del escritor Menasse. La ha traducido, cualquiera puede tomarse la molestia de verlo, Thomas Kauf. Alianza, eso sí, ha publicado la traducción que el señor Kauf ha hecho del libro del señor Menasse.
Disculpe que insista en algo que he dicho más de una vez y desde hace años, pero es de cajón que sepamos cómo se conjugan correctamente los verbos. Las editoriales publican, los escritores escriben, los traductores traducen. Los periodistas informan, los blogueros bloguean y los lectores leemos, éste en particular con mucho gusto. Y... "no he de callar por más que con el dedo..."

José André, muy interesante tu blog. Te invito a conocer mi blog literario, en El Tiempo de Colombia. http://www.eltiempo.com/participacion/blogs/default/un_articulo.php?id_blog=3709367&id_recurso=300002091

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54f0038c28834

Listed below are links to weblogs that reference La lucidez de Robert Menasse:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal