Tremendo Eloy Santos

Por: | 19 de noviembre de 2007

He vuelto estos días a los libros de Guillermo Cabrera Infante y he vuelto a leer la historia de Eloy Santos en La Habana para un infante difunto. Era un tipo alto, rubio, de ojos zarcos, que en 1941 conducía un autobús de la línea 23. Había sido fundador del Partido Comunista cuando era clandestino y un día que las cosas estaban feas en la época de Machado propuso a sus jefes un plan: como sargento de marina que era, tomaría el barco en el que servía y en un par de maniobras lo colocaría frente al palacio presidencial, y bombardearía al tirano hasta hacerlo capitular o huir. No se le aceptó la idea, claro: era sólo un disparate inspirado en el acorazado Potemkin y la revolución rusa y, además, el partido había decidido no enfrentarse a Machado.

Lo curioso de Eloy Santos fue que el tipo murió y resucitó. Se había cogido una sífilis brutal, tan malo se puso que lo condujeron ya a la morgue. Por allí pasó un interno (“un médico haciendo su aprendizaje”) y vio en su cadáver “un leve movimiento del dedo gordo del pie”, así que se lo llevó al quirófano, cogió un soplete de acetileno que había por ahí y aplicó la llama directamente sobre el corazón del muerto. Olió un rato a carne quemada, pero el tipo reaccionó y se salvó.

Y así lo cuenta Cabrera Infante. No son mucho más de un par de páginas, y es una más de las muchas historias que incluye allí, pero el prodigio es justamente ése: que ya te agarró con el tremendo Eloy Santos (o con cualquier otro) y ya estas cautivado con la música de sus palabras. El caso es que hubo la pasada semana un seminario sobre el escritor cubano en Mula (Murcia), organizado por la Fundación Cristóbal Gabarrón, y allí se le recordó: sus cosas, sus libros, sus juegos de palabras, sus chismes, su pasión por el cine y la literatura, su prodigiosa erudición, su magnífico sentido del humor, su sencillez y cordialidad, su inmenso talento. Miriam Gómez, la mujer del escritor, estuvo allí y prolongó con su humor presente el humor ausente de Cabrera Infante. Manejó con soltura el “tremendo” cuando fue necesario, y se trajo consigo la multitud de anécdotas de una historia complicada (el enfrentamiento con la dictadura de Castro, el exilio) pero llena del afán por no sumergirse en el dolor y la tristeza y seguir celebrando la vida: su multitud de placeres y la riqueza inagotable de la risa y el humor.

De nuevo fue un descubrimiento frecuentar a Cabrera Infante en sus libros. El retrato paralelo que hace de José Lezama Lima y Virgilio Piñera en uno de los ensayos recopilados en Mea Cuba es un prodigio. Ahí se levanta una época a través de las peripecias cotidianas y los gustos sexuales y los retos literarios de dos grandes escritores, y se asiste a la llegada de la revolución y se ve cómo entra a toda velocidad en su deriva autoritaria.

Hay 1 Comentarios

Cuando murió Cabrera, Gómez declaró que había ingente material terminado o casi. ¿Para cuándo su publicación? Por favor, Miriam: no te demores.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54f9c307e8834

Listed below are links to weblogs that reference Tremendo Eloy Santos:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal