La carrera y la nada

Por: | 29 de febrero de 2008

Cada rato que pasa queda menos tiempo. Ahí al fondo se siente el precipicio y cualquier hora resbalamos por la pendiente, y se acabó. Afortunadamente es una impresión que no está siempre presente y, por fortuna también, a ratos aparece para empujarnos a disfrutar de lo que hay. Cuento todo esto porque estoy mascando la manera de hablar de la literatura de Enrique Vila-Matas. Lo que me ha pasado con frecuencia es que encuentro que su escritura, y sus temas y sus obsesiones, tienen que ver con esa pendiente por la que vamos a resbalar. Y que, por tanto, a ratos hay como unas ganas enormes de correr para saberlo y gozarlo todo, para llegar a todas partes, escudriñar cada detalle, cada episodio, rememorarlo, volverlo a contar, celebrarlo. Y que, otras, lo que quisiera es más bien callar, pasar desapercibido, fundirse como el hielo hasta quedar en nada, desaparecer. Hoy se presenta en Madrid El viento ligero de Parma (Sexto Piso), una selección de artículos de Vila-Matas.

El hecho mismo de escribir es uno de los grandes temas de Vila-Matas, si es que no es estrictamente su tema. Vuelvo a la pendiente, y a ese instante en que cuanto te ha pasado va a quedar borrado de golpe, y cuanto fue y cuanto viviste y aquellas risas y ese tremendo disgusto pasarán también a mejor vida, sin huella alguna, sin rastro. La literatura en esa tesitura es como el poste al que te agarras. Las palabras no son un consuelo, ni sólo una revelación, sino que son una compañía. Algo que vas llevando, y donde te miras y que te mira. Vila-Matas está recolectando en cuanto escribe palabras de los demás. Su compañía es así una compañía donde resuenan ecos de otros ámbitos, una galaxia donde estallan las luces de voces muy diversas.

Gombrowicz, Mastroianni, Beckett, Vicente Rojo, Sergio Pitol, Stendhal, Malraux (la lista es interminable). Vila-Matas cita a Danilo Kis, para quien la literatura “es el instante en que se tiene la impresión de que, en toda la nulidad del hombre y de la vida, hay de todos modos unos cuantos momentos privilegiados, que hay que aprovechar”. Y se acuerda de Walser: “Lo que me conviene es desaparecer, llamando la atención lo menos posible”.

Entre esa carrera por disfrutar de toda la literatura (que es también la vida) y sus momentos privilegiados y esa tentación de dejarse ir (livianos como somos, empujados por el viento), en esas coordenadas está Vila-Matas. Contaba que empezó a escribir porque quería parecerse al Gombrowicz que había visto en una fotografía. Yo ahora levanto la gorra que el escritor polaco llevaba en aquella imagen y saludo a Vila-Matas y le digo: “Caballero, brindemos por la inmadurez”.

Hay 2 Comentarios

A mí me encanta Vila-Matas. Me gusta cuando me cuenta las historias de los demás, cuando me cuenta la suya propia, cuando quiere desaparecer y cuando aparece de nuevo. Me gusta seguir su rastro por el hotel Suède, imaginármelo cuando le leo mientras viajo en el metro bruselense, yo aquí y él en Bcn, claro, me gusta Walser gracias a él y sigo la pista de otros autores sólo porque a él le gustan. A lo mejor esto es de psiquiatra, pero qué bien me lo paso leyendo a Vila-Matas. Qué "Bartleby y compañía" más genial, sólo por citar una de sus obras!

No dejen de ver este BLOG: Increible !!!

http://nutri-notas.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e5508b9cc58833

Listed below are links to weblogs that reference La carrera y la nada:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal