El imán del pasado

Por: | 27 de junio de 2008

En su último ensayo, Rafael del Águila se asoma a los viejos ideales para rascar un poco y contar la cantidad de cadáveres que acumulan en los desvanes. Al recorrer sus páginas, es inevitable acordarse de la imagen del adolescente, rubio y guapo, con la mirada inocente depositada en un futuro lleno de posibilidades, que en la película Cabaret empieza súbitamente a cantar y que poco a poco va incorporando cientos de voces que resuenan como una llamada de lo más remoto para asumir grandes desafíos. Ya se sabe en qué acabó aquello: en los seis millones de judíos que cayeron simplemente por ser judíos y en todas las demás víctimas de unos iluminados que arrastraron a los suyos a la locura de recuperar unas esencias impolutas que se habían perdido. “La nación alemana, la raza aria, exige su derecho a sobrevivir a las agresiones de otras razas inferiores”, escribe Del Águila en Crítica de las ideologías. El peligro de los ideales (Taurus). “El imperativo de la autopreservación es el ideal que justifica cualquier acción en su defensa. La defensa del destino, grande y magnífico, de los arios”.

“Algunos elementos de la queja identitaria tienen mucho sentido”, escribe Rafael del Águila. Existe exclusión, marginación, xenofobia y racismo. Lo relevante, en cualquier caso, es reparar en un impulso que se ha ido imponiendo con fuerza en los últimos treinta años, y que está lleno de peligros. La crisis de las utopías, que se precipitó de forma abrupta tras la caída del Muro de Berlín, ha producido la emergencia de otra estrategia para movilizar a las masas. Puesto que ya no sirve la creencia en la revolución, en el salto en el futuro hacia una sociedad más justa, lo que ahora se impone es la vuelta a un pasado ideal: en palabras de Del Águila, “la recuperación de lo auténtico en nosotros”.

Hay dos motores que alimentan este movimiento. Uno, la idea de que ahí, en un remoto pasado, existió alguna forma de pureza. Y dos, que esa pureza se fue perdiendo por la irrupción del otro. Estamos presos en un proceso de incontenible decadencia, consideran todos esos movimientos que encuentran en el pasado su verdadera patria perdida (nacionalismos, fundamentalismos religiosos, indigenismo...). La solución pasa por rescatar aquella antigua identidad. “Cuando las cosas se extreman”, escribe Del Águila, “lo que no es sino la búsqueda o la defensa de quienes somos se reconvierte en una suerte de ‘técnica’ dirigida a fomentar el sectarismo”.

Viene todo esto a cuento a propósito del sombrío panorama que se desprende de las últimas informaciones que llegan de Bolivia. La llegada al poder de Evo Morales abrió grandes esperanzas: se reparaba una injusticia histórica, la de la marginación de los indígenas en la marcha del país, y se abría una nueva época en la que a los sectores más desfavorecidos podría tocarles una parte mayor del pastel en el reparto de los recursos de una economía que pasaba por unos buenos momentos para generar riqueza. Más que alentar políticas de unidad, lo que Morales ha hecho es radicalizar la legítima reivindicación de reconocimiento de los indígenas para fomentar el sectarismo. Y no hay movimiento fuerte de izquierdas que esté intentando frenar semejante despropósito. Con lo que los sectores vinculados a las nuevas clases emergentes y a los viejos intereses de siempre han visto como se les servía en bandeja la posibilidad de defender “lo suyo”. Un desastre.

Hay 4 Comentarios

Evo Morales es sin duda alguna la representación de un sector oprimido que estalló como una olla de presión. Las consecuencias pueden ser nefastas por tanto odio y resentimiento como consecuencia de una herencia colonial, donde la aristocracia jugo un papel siempre neutro e indiferente y no tomo acciones para dar una igualdad o por lo menos igualar y hacer sentir que todos son parte de una misma nación cultura y origen, pese a todo soy positivo y espero que el mundo pueda ayudar a Bolivia enseñando que el sectarismo radical en este caso no es la via para solucionar problemas y que los revanchismos ocasionan división y luchas inncesarias

¡Triste! no sólo viene a cuento por Bolivia, Italia, Francia, Rusia etc el populismo es eso.
Las causas, el mito de la Edad de Oro, el miedo a lo diferente es decir a cambiar. La Generación del 98 tenía la respuesta: analizaron la España presente de cara al futuro. Ramiro de Maeztú tiene un escrito brillante sobre España " que se ve grande cuando se mira en el pasado y no ve su presente mísero"
y el siglo XX español confirmó su diagnóstico. José Antonio y Franco con "una, grande y libre" no pudieron volvernos al pasado aunque mucho nos hicieran sufrir.
La derecha siempre mira hacia el pasado, la Edad de Oro de las buenas costumbres (la niña de Rajoy sin extranjeros, con una familia de rancio abolengo, etc...)
Lo malo es que hoy la izquierda no mira el futuro o lo mira con resignación.

Me gusta tu comentario. A partir de tu forma de comprender los fenómenos actuales hace falta desarrollar propuestas para hacer política sin sectarismos. Estos fenómenos recogen viejas formas de construcción de identidades colectivas que se están volviendo en serios obstáculos para sobrevivir como especie en este mundo planetizado. Gracias.

http://indicial.blogspot.com/

tiene razon Rojo. Lamentablemente.

Aconsejo un vistazo a los articulos que aparecieron en el blog hace casi un anho "Bolivia como laboratorio". El infinito caos desatado, el odio racista politizado y la sensación de fracaso con un gobierno que empezó con tantas buenas intenciones y apoyo mundial haga ahora lo que todos criticaron a sus antecesores: politiqueria populista, sacrificio de lo que sea para salvar el poder politico.

En suma. Nada nuevo, solo odio y racismo. Efectivamente: un desastre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e5539009e08834

Listed below are links to weblogs that reference El imán del pasado:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal