‘Summer’s Almost Gone’

Por: | 21 de agosto de 2008

En los días en que The Doors grababan Waiting for the Sun, el disco que apareció en julio de 1968, el punto al que había llegado Jim Morrison comenzaba a ser insoportable. Llegaba al estudio con curdas monumentales, y se traía siempre a un montón de gente con la hipótesis de convertir la sesión en una orgía. Un día, el batería John Densmore no aguantó más y salió dando un portazo. Morrison se había desplomado de la pura borrachera y se había meado encima. Daba la impresión de que empezara a hartarse de que aquel gran proyecto que quería fundir de manera inteligente poesía, teatro y música experimental quedara en nada. Que sólo se quedara en un grupo más que lo había convertido en el sex symbol del mundo del rock. “Cuando el verano termine, ¿dónde estaremos?”, eso preguntaba la canción. Y quizá fuera verdad, algo estaba acabando ya de manera irremediable.

Hay una película sobre The Doors que se esfuerza en recrear el proceso de autodestrucción en el que se embarcó Jim Morrison. Lo que también hace ahí el director Oliver Stone es convertir al cantante en un solemne estúpido, en un mamarracho integral, sin salvación posible. Quizá lo fuera, por lo que conviene quedarse con sus canciones, y no rascar más. También podría ser que el estúpido fuera el director. Seguro que es una hipótesis que prefieren los que disfrutan de la música de The Doors.

Así que el verano se estaba terminando. Morrison también les había dicho a sus compañeros, uno de esos días en que andaban grabando el disco, que quería dejarlo, abandonar la música. Pero tenían demasiados contratos, demasiados compromisos. The Doors estaban en un momento excelente, ahí arriba, y Morrison era ya un experto en electrizar a las masas que llenaban los conciertos del grupo. Su fuerza bruta de animal sexual devoraba sus grandes sueños artísticos. El tipo estaba perdiendo el control.

Hay muchos que consideran que Waiting for the Sun no es de sus mejores discos, pero para mí es The_doors_waiting_for_the_sun endemoniadamente bueno. Ahí en el álbum se había reproducido su poema Celebration of the Lizzard, del que dijo Morrison que era una invitación a la oscuridad, a las fuerzas del mal (tenía esas cosas). Por lo demás, el disco se abría con la directísima Hello, I Love You, incluía su furibunda crítica a la guerra de Vietnam (Unknown Soldier) y tenía unas cuantas joyas: Love Street; Yes, the River Knows y Wintertime Love. Y la propia Summer’s Almost Gone. Hay que escuchar cómo Morrison va desgranando con extrema sobriedad (y una enorme melancolía) cada una de las palabras de la canción, y Robbie Krieger deja que se lamente su guitarra, y el piano de  Ray Manzarekle coloca esa lánguida atmósfera para que Densmore despliegue su juego de baquetas. ¿Dónde cojones estaremos?: cuando acabe este verano, y terminen los excesos y lleguen las facturas y siga vibrando impertérrita esa tensa corriente de pura destrucción.

Hay 3 Comentarios

Gran disco de THE DOORS (a mí me encantan los 6 álbumes de estudio, no soy objetivo).

Creo que no se ha nombrado el tema número 7 de este disco, que tiene una guitarra española espectacular: SPANISH CARAVAN.

Morrison fue un mito y siempre lo será pero varias circunstancias contribuyeron a ello: fama, dinero, morir joven, dirigir cortos, cantar grandes canciones, escribir poemas...

Saludos

El blog está muy bien, además. Como veo una temporada hablando de discos míticos o su pequeña historia, me permito sugerir:

"The Rise & Fall Of Ziggy Stardust & The Spiders from Mars" - Si gusta Bowie, claro-

Te dejas Five to one y My wild love, una de las canciones mas curiosamente indias(en el buen sentido) de los Doors. Y si,la película no le hace justicia al cerebro de Morrison, que se le va a hacer, a Stone le gusta demasiado el morbo...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e554046b368833

Listed below are links to weblogs that reference ‘Summer’s Almost Gone’:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal