‘The Bear’

Por: | 07 de agosto de 2008

Brian Jones tocó la guitarra slide en No Expectations, pero hizo poco más en el Beggar’s Banquet de los Stones. Pasaba de todo, así que el resto de la banda lo fue a visitar a su casa para decirle que se acabó, que regresara cuando quisiera implicarse. Y Mick Jagger llamó a John Mayall para preguntarle que tenía por ahí. Le contestó que a un joven prodigio que estaría listo para ponerse al tajo al día siguiente. Así que le hicieron una prueba y Mick Taylor se convirtió en el nuevo guitarrista del grupo. Brian Jones apareció muerto en su piscina unas semanas más tarde. Y John Mayall, por cierto, no es el nombre de una agencia de colocación: es uno de los grandes del blues británico y en aquel lejano 68 publicó dos de sus mejores discos: Bare Wires y Blues from Laurel Canyon.

Bare Wires es el título de una larga suite de más de veinte minutos que abre el disco del mismo nombre, John_mayall_bare_wires y a lo largo de la cual Mayall va repasando unos cuantos cabos sueltos de su vida. Fue el último disco con su célebre banda, los Bluesbreakers, por la que habían pasado algunos de los mayores instrumentistas del Reino Unido (Eric Clapton y Peter Green, entre otros muchos). A esas alturas había conseguido sofisticar bastante el viejo género que inventaron los esclavos y había metido mucha psicodelia en los surcos de algunas canciones de aquella aventura. Para quienes quieran conocer la energía que Mayall metía en sus composiciones que oigan el instrumental Hartley Quits, donde Mick Taylor ofrece un amplio despliegue de sus habilidades.

Cerró, pues, su banda. Y se fue de vacaciones a Los Ángeles. Blues from Laurel Canyon es el resultado John_mayall_blues_from_laurel_canyo de aquella experiencia. La portada, y unas cuantas imágenes incluidas en el interior, muestran a Mayall poco menos que en taparrabos. Se fue a América, a California, y fue como si encontrara una libertad primigenia. Cuenta que se levantaba por la mañana y que salía a  buscar en una colina del cañón de Laurel un lugar donde tumbarse al sol. Como si fuera uno de esos apaches que unas cuantos años antes habían vagado por aquellos parajes.

The Bear empieza con una especie de arañazos de guitarra y, tras ver la pinta del músico tan sólo cubierto por unos cuantos trozos de pieles, se podría pensar que igual cuenta allí sus experiencias con un oso en una cueva. Pero no. El tema habla, sí, de afectos primitivos, de amistad y cariño. Está dedicado a Bob Hite, un tipo de 120 kilos que era el cantante de Canned Heat (son mi familia, dice Mayall en la canción). Es una exaltación de la complicidad, del puro gusto de llenarse con el blues, de sumergirse en los sonidos y rodar, rodar y rodar. Con el oso.

Hay 12 Comentarios

No entré acá porque durante el finde hubo parón . Y ahora como que llego tarde. Es imposible coger el tren de ayer en la misma estación , a la misma hora ,y con la misma gente dentro pero puedo esperar a que llegue el de hoy , aunque venga vacío.
La sorpresa ante los conocimientos musicales del Sr Rojo no llevaba trufa negativa. Parece que estallaron las sucep sin motivo.
¿ Cursillo de historia del rock por correspondencia ?
Curioso. Ya se vende de todo.
De cualquier forma me gustó leerlo y recordar momentos.
Sin más .


Ya somos 3 los que nos pica la curiosidad acerca del tema ..

a eso se le llama ritmo, Miguel pero 4 tiempos no es un vals..

Querido Rojo, ¿qué es un año más, o menos, salvo unos meses, o semanas? Da gusto leerte cuando te metes en los berenjenales de la música, seguramente el asuneto sobre el que másdifícil resulta escribir.

Querido Rojo, ¿qué es un año más, o menos, salvo unos meses, o semanas? Da gusto leerte cuando te metes en los berenjenales de la música, seguramente el asuneto sobre el que másdifícil resulta escribir.

Querido Rojo, ¿qué es un año más, o menos, salvo unos meses, o semanas? Da gusto leerte cuando te metes en los berenjenales de la música, seguramente el asuneto sobre el que másdifícil resulta escribir.

Querido Rojo, ¿qué es un año más, o menos, salvo unos meses, o semanas? Da gusto leerte cuando te metes en los berenjenales de la música, seguramente el asuneto sobre el que másdifícil resulta escribir.

María ¿qué tontería es ésa de tenerlo todo en la cabeza? ¿para qué se tienen diccionarios, enciclopedias, libros,y ahora internet?
gracias Rojo esperaremos a cuando hables del 69

Para los que se extrañan de estas entregas musicales, comentarles que he seguido un intenso cursillo de historia del rock por correspondencia este verano. No me ha servido para evitar las distracciones de siempre: cuando hoy iba a cargar la entrada correspondiente (una vez escrita, pulida y barnizada), me di cuenta de que el disco del que me había ocupado era de 1969. Y no vale, claro, para este juego de los que aparecieron en el 68. No me da tiempo a hacer un nuevo texto. Así que lo siento.

Ya somos 2 los que caemos en la curiosidad.

Sacre Coeur !! .
Si que está desconocido el Sr Rojo. ¿O fue siempre así y lo tenía como muy adentro?.
si sorprende es porque siempre le conocimos comentando libro, o pintura . De veras que impresiona el poderío musical que despliega . Babeando que te quedas. Supongo que tiene buenisimas fuentes en las que beber antes de escribir,porque es casi imposible que todos esos datos que da estén guardados ahí en su cabeza .¿ O sí?
Oysss ...y a mi que me suena esa portada segunda .
Tengo que encontrar la llave de la memoria o preguntarlo . Había un forofo del Hendrix que siempre andabaa la greñaaa cuando le deciamo que como Eric Ninguno .

Y todo eso ¿cómo lo sabes? POrque lo de América vale, pero esto último me tiene bastante intrigado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553d34ec18833

Listed below are links to weblogs that reference ‘The Bear’:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal