El heroico desafío de resistir

Por: | 14 de abril de 2009

En el prólogo que Gabriel Jackson escribió para la primera edición que se publicó en 1976 en España de La República española y la guerra civil, ese libro en el que tantos y tantos aprendieron a  acercarse a la trágica historia de aquellos años, explicaba que allí había puesto “un poco más de énfasis en las personalidades que el que pondría si escribiera hoy”. Era el único detalle que, entonces, habría retocado de un trabajo que recuperó tal como había aparecido en 1965, publicado por la Princeton University Press. Resulta llamativo que, más de treinta años después de aquella observación, lo que haya hecho el brillante hispanista sea publicar una biografía de Juan Negrín, el "médico, socialista y jefe del Gobierno de la II República española", tal como lo define en el subtítulo del libro. En 1976 confesaba que hubiera insistido más “en los factores objetivos, económicos y diplomáticos, y menos en los individuales”; en 2008 lo que Jackson da a la luz es el retrato de un hombre. Como si, finalmente, y a la hora de volver sobre aquel periodo, hubiera recuperado aquel espíritu que contagió a su célebre libro: la de subrayar la importancia de de los individuos concretos en el rumbo de la historia.

Gabriel jackson monica torres 1

Y la importancia de Juan Negrín en el desarrollo de la Guerra Civil fue decisiva. Así que Gabriel Jackson (la foto es de Mónica Torres) se vuelca en el personaje y va rebanando capa a capa los múltiples aspectos de su fascinante personalidad, y aparece primero el hombre, luego el científico, después el ministro de Hacienda… Cuenta también los difíciles momentos que le tocó vivir, como el de la desaparición y asesinato de Andreu Nin (el líder del POUM), o su explosiva relación con Indalecio Prieto, el gran político socialista que lo apoyó en sus inicios y con el que tuvo una gran complicidad hasta que sus divergentes criterios sobre la guerra los separaron (dramáticamente). Dice Jackson nada más empezar el libro que, si no hubiera habido guerra, “Juan Negrín habría pasado su vida adulta como fisiólogo y médico de familia, gestor académico, apasionado de la música y las artes, empedernido coleccionista de libros y estudiante de lenguas, para las que tenía un talento destacado”.

Le tocó finalmente ser el político que defendió con uñas y dientes a la República, el que se volcó más a fondo por una causa que fue derrotada. Su figura ha pagado esa derrota. En abril de 1937, Azaña lo eligió como jefe de Gobierno para sustituir a Largo Caballero por su tranquila energía. Un año después, el presidente se había distanciado de Negrín, aunque a principios de 1938 todavía se respetaran, “a pesar de que Azaña se inclinaba a dar la guerra por perdida y Negrín, en cambio, estaba decidido a resistir hasta que británicos y franceses reconocieran que ellos eran los más interesados en ayudar a la República a sobrevivir”.

Ése fue su gran desafío. Y se aplicó en él a fondo, contra todas las dificultades. Fueron muchas: entre abril de 1938 y el final de la guerra se quejó a varios colaboradores de que no lo dejaban gobernar. Escribe Jackson: “Las iniciativas diplomáticas que Azaña, Besteiro y las autoridades autonómicas tanto de Cataluña como del País Vasco, cada uno por su parte, estaban socavando su autoridad, violando la Constitución y, por supuesto, haciendo que le fuera imposible defender una posición oficial y de unidad para exigir una paz sin represalias”. Aún así, consciente de lo que se estaba jugando, siguió adelante. El libro de Gabriel Jackson, como los anteriores que le han dedicado a Negrín Ricardo Miralles y Enrique Moradiellos, han conseguido atrapar las trágicas condiciones en las que ese hombre batalló por la causa de la democracia.

(Para celebrar la aparición de su Juan Negrín, la editorial Crítica ha creado una Biblioteca Gabriel Jackson, que incluye su libro sobre la República y la guerra; Civilización y barbarie en la Europa del siglo XX; Memoria de un historiador, y Costa, Azaña y el Frente Popular).

Hay 3 Comentarios

Por el oro, Marisa, por el oro ruso...
P.D.:
Espero no te moleste la alusión a la broma

¡Qué buena frase ! " Resistir es vencer" y qué hipócritas somos los españoles.
Nos enorgullecemos de la resistencia de Numancia, la de Arse, recurrimos al almirante Mendez Núñez como parangón del honor español con su trágica frase:
"Más vale honra sin barcos que barcos sin honra ".
Sin embargo opinamos desde la distancia de setenta años, que debíamos haber pactado antes la rendición,para evitar más muertes; resulta gracioso,para evitar más muertes.Justamente lo contrario que quería Franco, el del dragón .
No había marcha atrás y si no hubiera sido por la concatenación de traiciones que sufrió la Repúblia Española, hubieramos empalamado con la Segunda Guerra Mundial.
Francia fue invadida apenas seis meses después de la victoria franquista,en un periquete, no opuso rsistencia, porque no tenía medios con qué defenderse, se dejó invadir.
La Batalla del Ebro era el primer frente abierto contra el fascismo, a trescientos kilómetros de Francia, era un aviso de lo que iba a suceder en Europa, era la premonición de la devastación, de las morgues llenas de cadáveres.
Polonia ya había sido invadida, y todos los oficiales ejecutados.
Ya no cabían las excusas de las iglesias incendiadas o las oleadas comunistas para lanzarse al ruedo porque ya tenían al enemigo sentado a la mesa sin haber sido invitado a cenar.
Había que resistir en el Ebro para que el eco de las bombas y ametralladoras agitase el coraje de nuestros vecinos,paralizado por el terror nazi, había que resistir hasta el final.
He leído varias veces su entrada ,y me ha sorprendido grátamente el interés que el Dr.Negrín despertó en este este historiador norteamericano.
Después de leer el primer capítulo me he sentido confortada porque he encontrado además de un político y científico, a un hombre que pese a los dolorosos momentos que vivió, nunca dejó de lado su carácter humanista y tampoco su sentido del humor.
Gracias de nuevo Jose Andrés, gracias profesor Jackson.

Es impresionante la cantidad de información que aporta en su blog. Documentación que los españoles ignorábamos sobre nuestra historia.
Y creo que es de obligada lectura.
Me complace el hecho de que se trate con rigor este y otros capítulos que en otras fuentes se encuentran confusos, desestimados o sobreestimados y entrelazados,lo que dificulta la aproximación al contenido(período político, económico y social), a las personalidades públicas así como a su trabajo o incidencia en la historia.

Aunque he comentado en alguna ocasión que era de obligada tarea que los historiadores españoles (doctos y licenciados) hubiesen recopilado toda la documentación para ilustrarla en un esfuerzo de agradecimiento a las generaciones actuales y para servir de dote a las futuras, agradezco al hispanista el que lo haya hecho.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0115701b9bb5970b

Listed below are links to weblogs that reference El heroico desafío de resistir:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal