El aire fresco de Tombuctú

Por: | 21 de mayo de 2009

Los blues que hace Vieux Farka Touré no suenan como suenan los blues de Chicago, pongamos por caso. Tienen en común la sencillez y su melancólica hondura, se desarrollan sobre moldes que se van repitiendo y que son rotos con solos de guitarra, tienen el lejano aire de lamentos arcaicos, mantienen un rimo obsesivo. Sin embargo, en Vieux Farka Touré no hay nada del asfalto y de la aglomeración de las grandes urbes, es como si interpretara el blues que se hacía antes del que inventaron los esclavos que fueron arrastrados a América. Tiene por eso más inocencia y más ligereza. Y un punto que remite a la desnudez primitiva de una remota aldea. Quién sabe si fue por eso por lo que, al empezar el pasado domingo su concierto en la sala Heineken de Madrid, Vieux Farka Touré pronunció una palabra que se quedó ahí, resonando todo el rato: Tombuctú.

Vieux farka toure

Vieux Farka Touré (la imagen, de archivo, es de Kasra Ganjavi) es el segundo hijo de Ali Farka Touré, ese maestro de la guitarra que un buen día apareció para mostrar que de su viejo instrumento se podían sacar sonoridades insospechadas, y se presentó en Madrid vestido con una camisa blanca, un pantalón blanco y unas botas de un blanco impecable. No había mucho público en la Heineken, y eso resulta irritante. Mucho más en un concierto en el que Vieux Farka Touré se aplicó como si estuviera ante un estadio de fútbol repleto de incondicionales. Sabe hacer maravillas con su guitarra, y sabe perderse en esos laberintos hipnóticos que tanto frecuentan los grandes bluesmen para alcanzar una especie de intensa ebriedad emocional. Tocó con un bajista, otro guitarrista, un percusionista y un baterista, que por ser joven y blanco y melenudo conseguía darle al conjunto un toque de exotismo.

Porque, a estas alturas, la música que hace Vieux Farka Touré resulta ya familiar. Desde hace tiempo que los sonidos de Malí están enchufados al altavoz global y no sólo se conoce bien a su padre: están también Salif Keita, Afel Bocoum, Toumani Diabaté, Lobi Traoré, Junior Dan, Oumou Sangaré y Amadou & Mariam, por citar unos cuantos. Dave Albarn, el ex líder de Blur, se fue allí en 2002 y mezcló la música que llevaba encima con la que se encontró allí. En lo que salió de aquello se encuentran ecos tribales de la mano de la alta tecnología.

También Vieux Farka Touré está abierto a las músicas del mundo. Sólo ha incluido un tema tradicional en su segundo disco, Fondo, y reconoce que a sus 28 años le gustan también el reggae, el hip hop y el rock, y que admira a John Lee Hooker o Ry Cooder. En la sala Heineken dio rienda fresca a la frescura de su música y dejó que los viejos lamentos del blues fueran atravesados por su abierta y generosa alegría. Una pena que se lo hayan perdido.

Hay 1 Comentarios

Le soleil paraît dans le chant.

Le soleil paraît
dans le chant
d'un ruisseau
réservé, et
partout cette
image me donne
l'harmonie de
la fugitive neige
qui rappelle
la jeunesse et
une son hésitant.

Francesco Sinibaldi

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0115709c7745970b

Listed below are links to weblogs that reference El aire fresco de Tombuctú:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal