La pena de la orfandad

Por: | 06 de mayo de 2009

En una página Cuatro publicada en EL PAÍS el 16 de enero de 2009, el escritor libanés Elias Khoury abordaba los bombardeos sobre Gaza a partir de un célebre libro de un escritor israelí. Ese escritor es S. Yizhar, seudónimo de Yizhar Smilansky, y ese libro, su novela Hirbet Hiza. Un pueblo árabe, acaba de publicarse en nuestro país en Minúscula con traducción de Ana María Bejarano. La terminó en 1949, poco después de la guerra que enfrentó por primera vez a árabes y judíos en lo que entonces se llamaba Palestina. Cuenta cómo un grupo de soldados se acerca a una pequeña localidad, cómo la cercan y bombardean, cómo van conquistando sus calles, cómo reúnen a la población que no ha huido, y la embarcan en una serie de camiones camino del exilio. El narrador, que describe el proceso con la distancia del que informa de los hechos y con el desconcierto del que no sabe qué es lo que hace allí, se ve profundamente sacudido por la experiencia brutal en la que está participando y, en un momento dado, traslada a sus compañeros que reniega de lo que están haciendo: “¡La verdad es que todo esto no está pero que nada bien!”.S. yizhar

La novela tiene poco más de 120 páginas, y es escalofriante. Empieza con una orden de incursión y termina con un pueblo desierto, habitado por un silencio devastador. Moishe (el comandante), Shmulik, Gabi, Shlomo, Yehuda… Son sólo unos cuantos soldados, jóvenes, cargados de ideales y prejuicios, con el miedo de morir grabado en la frente, y obligados a arrastrar el tedio de las jornadas en que no pasa nada. Tiene razón Khoury porque llevan tatuado en las entrañas el desprecio por el enemigo: carroñas, estúpidos, animales son algunas de las palabras que utilizan para referirse a ellos. No hay resistencia alguna cuando conquistan Hirbet Hiza, el pueblo árabe imaginario que describe S. Yizhar (en la imagen).

Lo que pone los pelos de punta, en cualquier caso, es la mirada del narrador y los hechos que cuenta: cuando habla de la vida que aún palpita en las casas que han sido abandonadas (“los restos de una cuidadosa decoración caídos ahora por el suelo”), por ejemplo, o cuando describe los aullidos de una mujer como “el rugido de una pantera que se lamentaba rabiosa”. Hay un momento terrible, en el que explica a través de una mujer que, mezclada entre los que esperan para ser expulsados de allí, ha comprendido que aquello es “el punto y final de su hogar y de su mundo”.

“Cuando vas a un sitio en el que también tú puedes morir, es una cosa, pero cuando vas a uno en el que sólo a los otros les espera la muerte y lo único que a ti te queda es verlos morir, eso ya es algo muy distinto”, le dice Shlomo al narrador cuando éste protesta contra lo que están haciendo. ¡Llevarlos al exilio! Ellos, ¡los que habían padecido la diáspora!”. S. Yizhar, que entre 1949 y 1966 fue diputado en el Parlamento israelí como miembro de los partidos liderados por David Ben Gurion, se conmueve en su novela ante la energía de una mujer que se niega a derrumbarse y que se dirige al destierro con su hijo pequeño, “un niño que cuando creciera habría transformado irremediablemente su impotente llanto infantil en un veneno de víbora”. Es en eso en lo que estamos desde hace ya mucho tiempo.

Hay 2 Comentarios

José Andrés Rojo, antes que nada, desearía preguntar, si, en éste blog se pueden hacer comentarios y debatir abiertamente le problema Palestino y todo lo relacionado con la actualidad mundial, me refiero, a temas politicos de calado global y las repercusiones que éstos temas conllevan para la población en general, el contexto de esas politicas es lo que verdaderamente interesa a los lectores, pero me temo que, los medios en general no están por la labor, el mercantilismo se impone y por tanto la prioridad es rentabilizar el producto a la vez que se despolitiza a la ciudadania......no es precisamente que se imponga el pensamiento, pero se trata de trazar las lineas de sobre que se tiene que pensar.
En el blog de Lluis Bassets,que hasta hace poco, se podía debatir libremente.....personalmente no puedo acceder más, se me reclusa e impone la censura.
Imagino que mis ideales no son compatibles con el dogma del director y por tanto el poder se sobrepone a la razón.
Sobre Palestina han escrito prácticamente todos los Historiadores/as comtemporaneos, también los mejores Academicos y analistas politicos del Mundo Intelectual, una congoja los une a todos/as y el veredicto es prácticamente unanime........el Zionismo es una ideologia brutal, racista y peligrosísima.....el escritor Libanés también se inspiró en otros Historiadores, como por ejemplo, Ralph Schoenman o el mismisimo Vladimir Jabotinsky, fundador del "Revisionismo Zionista" y autor del Iron Wall.
Si se me permite escribir acerca del problema Palestino.....podria aportar muchos datos historicos que tal vez pudieran contribuir ha entender un poco las crisis mundiales a las que nos someten......!
Un saludo....Manuel

Probablemente no se podrá nunca explicar como un pueblo que ha sufrido la Diaspora y las atrocidades de los 30/40 en Europa actue con tanta dureza y crueldad con los habitantes originarios de una tierra asignada a los judios por decisión de las Naciones Unidas (Ignoro si los palestinos fueron consultados si estaban de acuerdo en ceder su tierra a alguien que venga de afuera). Hay tantas similitudes entre las atrocidades que padecieron los judios en Europa y los atropellos a los que los palestinos son sometidos....(vease tu articulo y nuestros comentarios por las tropelias y crimenes del ejercito israeli en la ultima expedicion de castigo a Palestina de Diciembre pasado )
Mas asombroso aun es que se sorprendan de tener que enfrentarse a una Intifada tras otra....
Precisamente Rojo, tal como dices, es en eso en lo que estamos.... quien puede asombrarse que el llanto infantil de impotencia no se transforme en un veneno?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01156f7c5d9c970c

Listed below are links to weblogs that reference La pena de la orfandad:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal