Tiempo de guerra

Por: | 17 de noviembre de 2011

Marguerite Yourcenar escribió en 1938 en Sorrento El tiro de gracia, que Alfaguara publicó con traducción de Emma Calatayud en 1985. Quizá ya ni siquiera se encuentre en las librerías. Es una novela breve, se desarrolla en Curlandia –ahí arriba, en el norte, en la zona oeste de Letonia– y se basa en una historia real. Trata de la guerra y cuenta lo que les ocurre a tres amigos cuando se implican en la lucha antibolchevique, poco después de la revolución rusa. Marguerite Yourcenar le da la palabra al protagonista de la historia, Eric von Lohmond, un hombre descreído y escéptico que lleva tiempo dedicado a apuntarse a distintas batallas y a pelear por causas que le resultan indiferentes. "Era la época apropiada para morder el anzuelo sentimental de una doctrina de derechas o de izquierdas, pero yo jamás pude tragarme aquella miseria de palabras", cuenta en un momento determinado, y confiesa también que su condición de aventurero a menudo lo ha llevado a experimentar "una especie de incapacidad para comprometerse a fondo con el odio". "No he consentido arriesgarme sino por causas en las que no creía", afirma.

Marguerite-Yourcenar
Caen las bombas, la artillería responde, algún batallón aguanta en un rincón remoto, sus enemigos avanzan hacia allí con el afán de doblegar su resistencia. Es una escena de guerra más, que fácilmente se puede proyectar con el telón de fondo de Libia, por hablar de un conflicto reciente, o puede pintarse en la antigua Yugoslavia e incluso en cualquier minúsculo confín de España, en esos años cada vez más lejanos de su guerra civil. Se producen los combates y al mismo tiempo surgen los discursos para justificar las posiciones de los contendientes. Blanco y negro: es el lenguaje de la propaganda y también, ahora, la fórmula más rápida para trasladar cualquier mensaje a unas sociedades infantilizadas que ya solo saben de buenos y malos. ¿De qué lado habría que haber estado entonces, en la Europa en la que acababa de terminar la I Guerra Mundial? ¿Con el batallón de Eric von Lohmond, que se enfrentaba al avance bolchevique en Curlandia y Estonia, o del lado de los rojos, que acababan de terminar con los privilegios de los zares y perseguían una sociedad más justa masacrando sin contemplaciones a sus enemigos? Marguerite Yourcenar le da la palabra a ese combatiente crepuscular para que vaya relatando lo que pasó, y es entonces cuando se observa cómo las razones ideológicas por las que se termina en uno u otro lado a veces tienen un peso irrelevante al lado de otras fuerzas, mucho más poderosas, que operan en el corazón humano.

Eric creció con Conrad y Sophie, dos hermanos con los que pasó su adolescencia en una mansión que la familia de estos poseía en  Kratovicé. "Yo he conocido la dicha", observa cuando se refiere a aquellos años. Luego tuvo que irse a Alemania, era prusiano, para alistarse en el ejército, pero llegó cuando la guerra había terminado. Su madre le dio permiso, entonces, para que se incorporara al cuerpo de voluntarios del general barón von Wirtz, que se disponía a ayudar a los blancos que combatían en Curlandia contra el Ejército Rojo. La tropa que mandaba Eric tuvo que refugiarse en Kratovicé, y lo hizo en aquella inmensa casona en la que había sido feliz. Volvió a encontrarse con sus viejos amigos. La destrucción estaba ya ahí. Las desgarraduras y la fragilidad, el horror de la guerra. Sophie se enamoró locamente de él.

Eric von Lohmond empieza a contar su historia en España. Se ha incorporado, como una aventura más, a luchar del lado de los franquistas contra la República y lo han herido en el frente de Zaragoza. Mientras espera el tren, recuerda aquella otra guerra en un país báltico, donde murió  Conrad y donde su relación con Sophie terminó de manera trágica. La prosa de Yourcenar tiene el estilo grandioso con que se cuentan las mayores derrotas y esa belleza que transforma un remoto lugar en un paisaje próximo. Un paisaje que es próximo porque es el de cualquier hombre, lleno de zonas oscuras y pantanosas, y donde "parece olerse la desgracia" y se sienten cercanas la muerte y la locura.

Hay 7 Comentarios

El sonido silente.

El sonido
candoroso, el
tierno pasado
que canta en
el sol regalando
una rima.

Francesco Sinibaldi

http://nelygarcia.wordpress.com. La obra de Marguerite Yaucenar, es para mí un referente de la buena literatura. Las guerras en efecto, casi siempre sorprenden a los participantes, no sabiendo exactamente, el ¿porqué?, de la contienda. Algunos se dejan invadir por las razones de los superiores y, eso amortizan los posibles abusos y conductas delictivas: pero otros son conscientes de lo absurdo de los conflictos, y se horrorizan de tanto sufrimiento y si razón. Creo que de las experiencias de los segundos, deberíamos aprender.

impecable José, da mucho gusto encontrarse con este tipo de reseñas que vos escribís porque con unos cuantos caracteres convertís en interesante los libros y autores que mencionas.

Todos luchamos ya por causas en las que no creemos, el ser humano degenera al mismo ritmo que el mundo de la novela de Yourcenar.
Todos los secretos para seducir mujeres, clickando sobre mi nombre.

I am a novice, your success is my inspiration.Indeed, it is wonderfuldfgrfds

¿Y qué? Si lo máximo que se te ocurre para categorizar la prosa de Yourcenar en que "tiene el estilo grandioso con que se cuentan las mayores derrotas y esa belleza que transforma un remoto lugar en un paisaje próximo", es mejor que vuelvas a leer el libro. Esas características las tiene cualquier prosa buena que toque lo que nos incumbe. Mucho ruido y pocas nueces. Este es el resultado por escribir siempre los mismos desgastados.

Quiero invitarte a que visites mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta añadela a tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por tu tiempo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0153932ee70b970b

Listed below are links to weblogs that reference Tiempo de guerra:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal