La pérdida del mundo

Por: | 26 de marzo de 2012

En El Sunset Limited (Mondadori; traducción de Luis Murillo Fort), la obra de teatro que Cormac McCarthy publicó en 2006 y que acaba de traducirse en España, uno de los personajes (Blanco) le dice al otro (Negro) que "las cosas en las que creía ya no existen". Antes ha observado que, si se le pregunta si no encuentra raro "ser testigo personal de la muerte de todo", contesta que sí, que lo encuentra extraño, pero que eso no quita que las cosas ocurran así. "Alguien tiene que ser testigo", sentencia. Y con esa idea de ser testigo, de observar cómo las cosas se van precipitando hasta caer hechas añicos, con esa inquietante sensación de final de época que transmite el texto de McCarthy, entré a ver C(h)oeurs, la peculiar propuesta de Alain Platel que ha programado Gérard Mortier (hasta hoy) en la actual temporada del Teatro Real, y que ha levantado una encendida polémica. Enseguida la desoladora hondura de la Messa da Requiem, de Verdi, y el desasosiego propio de tantos momentos de la música de Wagner (el preludio del acto I de Lohengrin; el coro de peregrinos y final del acto II de Tannhäuser…) colaboraron a reforzar esa atmósfera de acabose. Los cuerpos de los bailarines de la compañía de danza belga C de la B, y sus dramáticas contorsiones, enfatizaban aún más esa suerte de abatimiento general. ¿Pero qué cosas son esas en las que creímos y que ya no existen? ¿Qué es lo que se ha ido definitivamente al garete? Pronto, sin embargo, hay también sitio para otros coros con mayor empuje –el Wach auf!, de Wagner; el Va pensiero, de Verdi– como si se abriera en la oscuridad una rendija de luz. 

Choeurs
El título de C(h)oeurs hace referencia a coros y corazones, y ha sido el coreógrafo belga Alain Platel el encargado de dar forma a una propuesta que tiene mucho que ver con la agitada situación política del presente. En el montaje se escucha una referencia a una reforma de la ley electoral poco antes de que una marea de personas (y voces) irrumpan en el escenario. Lo que ahí sucede sintoniza con las revueltas que han llenado durante el último año distintas plazas de múltiples ciudades del mundo, ya sea como parte de la primavera árabe o por iniciativa de los llamados indignados. Una voz en off recoge, de tanto en tanto, unos textos de Marguerite Duras en los que la escritora se pregunta por su lugar en el mundo y el lugar de los otros, la democracia, el poder… Si el personaje de la obra de teatro de McCarthy habla de "ser testigo personal de la muerte de todo", Duras se refiere a "la pérdida del mundo" y a que solo puede concebirse la democracia desde ese lugar, desde ese punto de partida concreto.

Impresiona el protagonismo del coro, la fuerza de las voces que vuelcan sus dudas y esperanzas, sus vacilaciones, sus temores. Ahí están, juntos y mezclados, rebelándose contra el curso de las cosas, sufriendo persecución y acoso, buscando una salida a sus inquietudes. Hay un momento en que, de manera un tanto naif, cada uno de ellos, cada partícula de esa multitud, escribe sobre un cartón una palabra, y cada palabra es distinta como distintos es cada uno de ellos y seguro que diferente también el móvil que lo impulsa a manifestar su rechazo a lo establecido. C(h)oeurs tiene la osadía de llevar al escenario de una ópera los interrogantes del presente más inmediato y asume también el riesgo de mezclar diferentes registros: la danza, el teatro, la música, la palabra.

Falla la mirada. La mano que empuja la puesta en escena. Y por mucho que hagan las partituras de Verdi y Wagner, y por mucho que ese coro se vuelque en hacer creíble la fuerza y la debilidad de las proclamas que enarbola y la ambigüedad de sus sueños, todo naufraga por la escritura que elige el coreógrafo. Mueve a los bailarines como si tuvieran que representar el mayor de los dramas y encarnaran a los mártires de un colosal apocalipsis cuando lo que ha ocurrido en las calles y las plazas de estas últimas revueltas, y por dura que fuera la represión posterior y doloroso el número de muertos, siempre ha surgido como válvula de escape a situaciones de alta tensión y, por tanto, ha llevado siempre en su interior un soplo de aire fresco. Alain Platel ve en cambio tormento por doquier y pone a sus bailarines (por ejemplo) a pelearse con sus prendas de vestir en una suerte de agónica batalla por la desnudez que desconcierta por su pretenciosa intensidad. ¿Qué quiere decir con tanto descoyuntamiento y con tanto estertor, con tanto arrastrarse y sacudirse y doblegarse? ¿A qué viene tanta gimnasia metafísica? O bien Platel no se ha enterado de lo que ha pasado en el mundo en los últimos meses o bien ha llegado con el guion escrito. Con lo que, al final, y por mucha intensidad que pretende darle al montaje, no acierta a formular la única pregunta pertinente: ¿qué hemos perdido ahora, precisamente ahora? Y, por tanto, ¿qué buscamos y cómo queremos encontrarlo?

Hay 4 Comentarios

La censura franquista era kafkiana, ya lo dijo Berlanga: vetaban estupideces y se le colaba lo gordo. El censor del foro, abierto a propósito de la entrevista a Tim Robbins, le pasa otro tanto. He manifestado en el mismo que resultan inquietante comprobar algo que muchos hemos pensado: que la existencia del terrorismo justifica el poder desmesurado. Así con ETA y GRAPO, en España. Así con Al Qaeda, en EE.UU. Los gobiernos justifican las mayores atrocidades contra la democracia, el recorte de derechos, porque el terrorismo alimenta al Leviathan –el contrato de Hobbes no es tan amable como el de Rousseau, sin embargo es más real: el Estado ofrece seguridad a cambio de libertad; es lo que se ha conocido como el polizei etat- De ahí que el terrorismo sea el mayor enemigo de la democracia, porque “distrae” de la reivindicación de los derechos ciudadanos. Sin embargo, comprobamos que el Gran Hermano sigue funcionando – ¿o tal vez es la mojigatería berlanguiana, unida a la incultura y a la estupidez de los administradores de los foros que no están a la altura del trabajo que tienen que desarrollar y por el que le pagan-?

Sea lo que sea, y es lo que vengo a denunciar, ¿cómo me puede vetar un texto sacado de la propia entrevista, y sobre el que llamo la atención por resultar inquietante?: “No conozco muy bien el caso. No sé muy bien quiénes son las FARC ni lo que piden ni dónde se sitúan políticamente. Pero, en 1984 el rebelde es Goldstein y ejerce una función en esa sociedad. Nunca lo eliminan. Es una amenaza constante. ¿Qué función cumplen los grupos guerrilleros? ¿Son realmente un mecanismo para mantener a cierta parte de la población alerta y encabronada? ¿La actuación de cualquier grupo terrorista cumple la función de enfurecer a cierta parte de la población con el único propósito de legitimar determinadas actuaciones de los Gobiernos? No lo sé. Solamente dejo esas cuestiones en el aire. En 1984 se habla de una guerra que nunca termina y que siempre está a punto de terminar y el protagonista llega a poner en duda que esa guerra no sea otra cosa que una invención propagandística mantenida por los que están en el poder.”


La entrevista no tiene desperdicio y aprovecho para recomendarla.

Se realizan predicciones del clima a 1 mes (Supera a aemet). Seguro que si piensas un poco, es de interés en el tema del blog, es interesante por ejemplo en: Transportes-viajes, empresas que trabajan a alta o baja temperatura, bienestar de la población, medio ambiente, etc. Es gratis, creetelo en:
www.123miweb.es/predicien1

Se ha ido al garete el estilo de vida europeo. Hay una fractura, un cambio de paradigma a peor para mucha gente que vivía más o menos bien. ¿No le parece bastante?

Se ha perdido el sentido del deber. Se ha ridiculizado hasta extremos, con la consiguiente pérdida de autoridad.
El sentido de la solidaridad, por otra parte, ya se había adulterado con la complicidad mal entendida. La favorita de la corrupción. Algo había que hacer con tanta energía. Salir a la calle, por ejemplo. Demostrar que la capacidad de reacción y de organización no se había perdido. Y después, y mientras tanto, el no queríamos. O el no queremos. ¿Débitos?
No me ha parecido desacertada la mirada. Estoy de acuerdo con la crítica, con el amaneramiento catárquico falso, como lo es la exageración. La ley electoral continúa en vigor. Nos desplaza y achica. Nos reduce a una mera anécdota "electoral".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01676441873c970b

Listed below are links to weblogs that reference La pérdida del mundo:

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal