Por favor señor cartero

Por: | 02 de octubre de 2013

Quienes hayan escuchado a las Marvelettes cantando Please Mister Postman entenderán de qué se trata: una tromba de energía, una sacudida de electricidad que recorre la columna vertebral y levanta a un muerto. La canción llegó al número uno de las listas de Billboard en 1961. Su composición fue accidentada y los créditos de los discos en los que fue apareciendo le otorgan distintos padrinos. La primera versión, la de las Marvelettes para la Tamla Motown, la firmaron Georgia Dobbins, William Garnett y Brianbert (el nombre bajo el que figuraban los trabajos de Brian Holland y Robert Bateman). La solista fue Gladys Norton y en la batería estaba Marvin Gaye. Espere, señor cartero, ¿no llevará una carta para mí? Llevo esperándola un montón de tiempo y quiero saber si mi chico volverá por fin a casa. Las Marvelettes echaban de menos al novio que estaba fuera, se supone que en la guerra. Cuando los Beatles incorporaron la canción a su repertorio, John Lennon cantaba que esa lágrima que asoma en sus ojos es por su chica. Y ya daba igual saber qué diablos hacía en otra parte. Mire señor cartero en su bolsa, seguro que tiene que llevar algo de ella. Please Mister Postman fue una de las canciones que tocaron The Beatles a lo largo de 1962 en The Cavern, aquel club de Liverpool donde cosecharon sus primeros éxitos. Un año después la incluyeron en With The Beatles, su segundo disco de larga duración. Tener la misma gracia de las Marvelettes era francamente una osadía, pero aquellos jovencitos británicos consiguieron estar a la altura. Más adelante se convirtieron en uno de los grupos más importantes de la música popular del siglo XX.

 

En Antología (Ediciones B; Barcelona, 2000), el libro en que los Beatles explican a los Beatles, Ringo Starr cuenta que cuando se conocieron los cuatro compartían prácticamente los mismos gustos. “Todos teníamos a The Miracles, todos teníamos a Barret Strong y ese tipo de gente. Supongo que eso nos ayudó a unirnos como músicos y como grupo”, dice. Paul McCartney comenta: “Todos estábamos muy interesados en la música americana, mucho más que en la británica. Ringo entró en el grupo sabiendo más de blues. Como venía del Dingle, junto al río, había conocido a muchos marinos mercantes (ésa era una manera de que los chicos salieran de Liverpool y pudieran ir a sitios como Nueva Orleans y Nueva York) que compraban montones de discos de blues”. Harrrison, por su parte, se acordaba de que escuchaban “algunos discos de rhythm & blues americanos increíbles de los que la mayoría de americanos nunca ha oído hablar”. Brian Epstein, el tipo que empezó a moverlos por la industria y terminó lanzándolos al estrellato, se ocupaba de un negocio familiar, la North East Music Stores (NEMS). Harrison: “Antes de una actuación nos reuníamos en la tienda de discos, después de que hubieran cerrado y nos lanzábamos sobre las cubiertas para ver qué novedades había. Allí fue donde descubrimos artistas como Arthur Alexander y Ritchie Barrett (Some Other Guy era un gran canción) y discos como If You Gotta Make a Fool Of Somebody”, de James Ray”. 

Please Mister Postman (pero también otros clásicos de la música negra que incluyeron en sus primeros discos). El blues que llegaba al Reino Unido en los equipajes de los marinos mercantes. Las últimas novedades que pillaban en NEMS y que les servían de carburante para seducir a sus primeros seguidores. Seguramente todo eso forma parte de la prehistoria de los Beatles. Pero está ahí y conviene acordarse de vez en cuando. Aquellos impecables caballeretes con sus flequillos medio desordenados y sus corbatas negras y sus inmensas sonrisas crecieron respirando con los latidos del rhythm & blues. Y, se vea por donde se vea, ésa es la mejor escuela.

 

Uno detrás de otro fueron llegando los primeros discos de la época amable del grupo. Las voces solistas (a ratos tenían resbalones negroides, como haciéndoles un guiño a sus maestros), los coros, la parca instrumentación de guitarras, bajo y batería, el guiño sentimental de algunas letras, el punto gamberro, ese simpático desparrame que terminó siendo la beatlemanía. Cuando hacia 1966, a la altura de Revolver pero con algunos célebres precedentes, empezaron a poner en marcha la fábrica de los prodigios, las composiciones de Lennon & McCartney ya cogieron velocidad para convertirse en clásicos indiscutibles, y seguramente inclasificables. Algunas de sus canciones asombran por su imponente sencillez y, en otras, hay que reconocer que marea su sofisticada ingeniería. Ahí están, y a ratos merece la pena entretenerse en rascar en su interior para escuchar (al fondo) los latidos de sus orígenes. El soul y el rhythm & blues, las raíces negras, Please Mister Postman.

Hay 12 Comentarios

Strawberry Beatles Forever !!!!!!!!!

hablando de blues y trasvases musicales y que opinan de la version de Earth Wind & Fire de Got to Get You into my Liife??

No me he comido ningún tripi, Néstor, es lo que me faltaba... Es más, creo ni habiéndome zampado media docena se me ocurriría decir que "Oh! Darling" es un blues. Es una gran canción, un temazo muy bien cantado por Paul McCartney (excelentísimamente cantado en el estilo de falsetes a la "Lucille" del inconfundible Little Richard), pero no es un blues clásico, según mi leal saber y entender, sino un tema soul. Después de pensar durante un buen rato en el tema y en las influencias que se detectan en el mismo, creo haber llegado a la conclusión de que "Oh! Darling" me recuerda en algo a los Creedence de John Fogerty, ¿qué te parece?. A los Creedence del "Suzie-Q", del "Fortunate Son",o incluso del "Molina"¿recuerdas?. Me suena al estilo de esos Creedence Clearwater Revival que tampoco hacen blues clásico, ni siquiera blues rock, sino que tenían un estilo más boogie que se denominó swamp rock (rock de los pantanos), en el que digamos que podría oírse una mezcla de country, southern, blues y rock. En "Oh! Darling" no hay country ni southern, está claro. Hay rythm'n'blues y, cómo no, hay pop, el inevitable pop mccartneysiano. ¿Qué es, pues, un rythm'n'blues aderazado de pop? Es un soul británico, un british pop soul. En resumen, "Oh! Darling" es soul.

Tripifuzz!!! te has tomado un tripi? Ahi te mando el video de OH DARLING . Y si esto no es blues, entonces que baje Dios y lo escuche...

http://www.youtube.com/watch?v=iLnVOyhqSi8

jajajaja, qué bueno... Thrill is gone, baby

Otro ejemplo de blues en los beatles: "For you blue".

Y She's a Woman (blues de manual), y Can't Buy Me Love, y Revolution, y For You Blue, y muchas más... todas estas las toca B.B. King a su manera y más lento, y le encajan perfectamente. ...hay blues pentatónico incluso en buena parte de algo tan pop como I Feel Fine. Pero estoy de acuerdo en que se subraya en exceso el elemento "negro" de la música, tan blanca y luminosa, de los Beatles, como si ello le diese algún valor especial, como si lo hiciese más "cool". Como si hiciese alguna falta, vaya. Aunque creo que los más jóvenes quizá tampoco captamos del todo el elemento "desmelene" de los primeros Beatles, respecto de la música blanca previa, y cómo ello se pudo o puede atribuir la influencia negra. La conexión Little Richard - Paul McCartney es quizá el ejemplo más obvio.

Tripifuzz dice en The Beatles no hay ni una gota de blues. Bueno, empecemos: I Want You, Come Together, Yer blues, Don't Let me Down, I Me Mine, son algunas. Es lo que tiene hacer afirmaciones tan tajantes.

Muy afinada la puntería del articulista al señalar como ingrediente básico e influencia decisiva para lo beat ese comercial pop soul a lo Tamla Motown que está haciendo furor en USA en los inicios de los años 60, tras el ocaso de la primera oleada del rock, el rock'n'roll de los Jerry Lee Lewis, Bo Diddley, Fats Domino, Buddy Holly, Eddie Cochran, Gene Vincent, o Elvis Presley, entre otros. E incluso sería conveniente señalar que tal antecedente rítmico de la música negra se procura camuflar bajo el disfraz multicolor y carnavalesco de cantidad de Influencias soft que se añaden al "guisado", como el sunshine pop, el baroque, el jingle, el country, el folk y hasta el christmas pop, que se pueden detectar igualmente en el recetario suculento de lo merseybeat. Si se quiere (con mucha generosidad) hasta del rhytm'n'blues se podría rastrear algún efluvio, de acuerdo, pero del blues... del blues no. De blues no hay ni gota en The Beatles. En toda la amplia discografía de The Beatles brilla por su ausencia el componente blues. No se escuchará una sola nota de blues en la obra de The Beatles por mucho que se rebusque y se ponga patas arriba todo el entramado artístico comercial de los fabulosos de Liverpool. Y es que The Beatles es música para blancos, hecha por blancos, con la particularidad de que trascendió al orbe entero.

Creo que faltó destacar en este artículo los que fueron sus verdaderos años de formación en Hamburgo, cuando se pasaban horas tocando en cabarets frecuentados por soldados yanquis, quienes les pasaban discos americanos. Ahí es donde se afianza la relación del grupo con el rock, el soul y el rythm & blues, hasta entonces eran poco más que unos jovencitos aficionados. También hay que destacar que la mayoría de versiones que hacían -que no covers- eran caras B de singles exitosos, generalmente de oscura presencia.
En el caso de las versiones de clásicos de Chuck Berry (Roll over Beethoven, por ejemplo), o Carl Perkins (Everybody's Trying To Be My Baby, por ejemplo), como cita Manu, discrepo profundamente con él, no sólo no son mejores los originales (hasta por una cuestión de sonido, ya que están grabados con mejor tecnología por The Beatles), sino que es de una temeridad importante intentar rebajar a los Fab Four con esta frase: "si se hubieran limitado a esos covers serían absolutamente desconocidos hoy".

Atentos, que todo ese periodo formativo de Los Beatles, lo detalla Lewisohn en el primer tomo de su nueva biografía del grupo: http://www.popthing.com/pop_thing/noticias/beatles_mark_lewisohn_a_punto.php#more

Gracias a esos covers de los Beatles que eran mi pasión primero llegué a escuchar las versiones originales, y en todos y cada uno de los casos, como Carl Perkins, Chuck Berry por ej. el original es años luz superior a lo de los Beatles, ellos se destacarían con lo suyo, si se hubieran limitado a esos covers serían absolutamente desconocidos hoy

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef019affba4c66970d

Listed below are links to weblogs that reference Por favor señor cartero :

El rincón del distraído

Sobre el blog

El rincón del distraído es un blog cultural que quiere contar lo que pasa un poco más allá o un poco antes de lo que es estrictamente noticiable. Quiere acercarse a lo que ocurre en la cultura con el espíritu y la pasión del viajero que descubre nuevos mundos y que, sorprendido e inquieto, intenta dar cuenta de ellos.

Sobre el autor

José Andrés Rojo

(La Paz, Bolivia, 1958) entró en El PAÍS en 1992 en Babelia. Entre 1997 y 2001 fue coordinador de sus páginas de libros y entre 2001 y 2006 ha sido jefe de la sección de Cultura del diario. Licenciado en Sociología, su último libro publicado es Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, 2006), XVIII Premio Comillas. Correo: @elpais.es.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal