“Esta novela nace de la indignación”

Por: | 31 de enero de 2013

Andreu Martín / FOTO: CONSUELO BAUTISTA
Un 20 de mayo es asaltado el banco secreto de dinero negro de unos empresarios chinos, camuflado e una tienda de ropa al por mayor, en la calle de Trafalgar en Barcelona. Dos días después, aparece la cabeza de una mujer en el techo de un vehículo. Parece una máscara de carnaval. El resto del cuerpo está oculto bajo otro coche y es descubierto cuando el conductor arranca. Los Mossos d’Esquadra creen que se trata de una banda latina; el veterano inspector Diego Cañas, del Cuerpo Nacional de Policía, está convencido de que es un caso de chinos. Así empieza Sociedad Negra (RBA y en La Magrana en catalán), la novela con la que Andreu Martín ganó el Premio Crímenes de Tinta que concede anualmente el Departamento de Interior de Cataluña.

“Aunque hable de las mafias chinas o de la Mara Salvatrucha Sociedad negra nace de la indignación. Soy un indignado que quizá no tiene derecho a indignarse porque las cosas no me van mal. Pero estoy indignado con los políticos, con la corrupción, con  el montaje social que ya no controlamos. Tenemos que aprender a vivir de otra manera, pero no sé si hay tiempo y creo que a este paso me convertiré en un viejo gruñón”.

Hace ya tiempo que Andreu Martín está furioso. Dice que hay cosas con las que no puede. “Uno hace una tropelía y le dan un cargo en Telefónica. Los grandes chorizos marcan el territorio. A Bárcenas no le pasará nada. A ver si lo aprendemos de una vez. En 2008 nos declararon la guerra y la hemos perdido”.

¿Existen las tríadas en Barcelona?  “Oficialmente, no. No hay ninguna sentencia judicial contra un ciudadano chino en Barcelona. En general, no preocupan demasiado a las autoridades, porque no dan problemas, todo lo hacen entre ello aunque el caso Gao Ping es revelador. Todo sale de mi calenturienta imaginación a partir de esa pregunta. Si hay tríadas en París, Londres o Amsterdam,  ¿por qué no las hay en Barcelona?”.

Se habla desde hace tiempo en Cataluña de las mafias chinas, de la velocidad con que abren negocios, de que hacen largas jornadas de trabajo, explotados por compatriotas, de extorsión, juego y prostitución. “Se habla mucho, pero hay hechos reales: al puerto de Barcelona llegan 5.000 contenedores cada día, dos millones al año. Ese es mucho movimiento”. “La novela negra define la sociedad y eso es lo que he tratado de hacer”.

Sociedad_negra_300x459En algunos momentos, Sociedad negra parece una crónica periodística. Andreu Martín (Barcelona, 1948) explica que se ha documentado muchísimo sobre las mafias chinas y también sobre las bandas latinas, otro de los ejes de la novela, aunque los Mossos las denominan Nuevos Grupos Juveniles Organizados y Violentos. “Hay mucha prevención contra el racismo y en esto los Mossos son muy rigurosos”.

Sociedad negra tiene dos personajes protagonistas, el inspector Diego Cañas y su confidente Liang, un chino-catalán, aunque tiene tres voces narrativas. “El narrador que nos da la visión de Cañas, un narrador omnisciente que lo sabe todo y Liang, que habla en primera persona”.  Desde ese punto central que es el atraco al banco secreto chino la novela avanza y retrocede pero como en círculos concéntricos, en los que aparecen la visión de los hechos de Cañas, de Liang, de los Mossos y de la Policía Nacional y el lector se ve atrapado en un saludable vértigo.

“Esta estructura responde a una estrategia: no empiezo a escribir hasta saberme de memoria la novela. Lo he hecho con esta que no llega las 300 páginas y lo hice con Cabaret Pompeya, de 600. Cuando ya me sé la historia, decido cómo la planteo. Si lo hubiera hecho por orden cronológica hubiera sido aburrida y le faltaría pasión”.

Un policía vetenerano y con problemas

Cañas lleva más de 30 años en la policía nacional y tiene una vida personal muy complicada. Su hija de 15 años, “salvaje e insubordinada”, se fuga de casa y su mujer está al borde del ataque de nervios.  Sufre la doble presión de su mujer y de sus jefes, estos presionados al mismo tiempo por los políticos. En este aspecto, Sociedad negra recuerda las mejores novelas de Andreu Martín, Prótesis, Por amor al arte, El día menos pensado o, entre otras, Aprende y calla, en las que la enorme presión que sufren en ocasiones los ciudadanos provoca estallidos brutales  de violencia.

Liang es muy diferente a Cañas. “Reconozco que es el personaje mimado de la novela. Es un chino catalán con más vocación de chino que de catalán. En realidad, se llama Juan Fernández, nació en Hong Kong y es hijo de un español y una china. Quiere practicar el budismo zen que ha leído en los libros y resulta poco ortodoxo”. Es un chivato que se cree importante. Se convence de que lo que hace es por el bien de los chinos explotados y extorsionados. No quiere enamorarse de la fascinante Pei Lan, pero se enamora, no quiere tener apego al futuro ni al dinero, pero…

Andreu Martín recupera sus mejores ingredientes, violencia, sexo, corrupción. Y, lo más importante, una intriga muy verosímil. Narra muy bien el mundo de los delincuentes, de los policías, de los Mossos, de los jueces y de los políticos.

Hay 1 Comentarios

¡A por ella a la librería! Gracias, Andreu, por tu coherencia inoxidable.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Elemental

El blog de novela negra de El País

Puede que el protagonista no sea lo que parece y que el asesino no resulte ser el que temíamos, pero este espacio sí lo es. Un blog de novela negra para comentar y compartir críticas e informaciones sobre clásicos y novedades del género. Realizado por periodistas de EL PAÍS de distinto origen pero con una pasión común.

Coordinado por Juan Carlos Galindo

Eskup

Blogs recomendados

Papeles perdidos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal