Sabroso Montalbano

Por: | 19 de marzo de 2013

Camilleri en 2001 | FOTO: TEJEDERAS
Leer a Andrea Camilleri suele tener un efecto médico, balsámico, es una terapia segura para huir de todos los agobios, la crisis y el estrés. Uno comienza a zambullirse en esa prosa veterana y sabia, en ese universo en el que puedes asomarte a los crímenes de más solera de Sicilia con el mejor de los humores posibles, con tanta alegría, y comprueba una vez más que gratifica y divierte desde la línea uno. ¡Qué más da si se cepillan a un chivato o si trafican con armas químicas! La trama siempre es lo de menos cuando hablamos del comisario Montalbano; lo importante es el ambiente, la disección humana, el costumbrismo, el placer de una pluma que se ríe con sorna afilada -y la dosis exacta de respeto o de falta de respeto- de todo lo que le rodea.

La danza de la gaviota (Salamandra, 2012, traducida por Teresa Clavel Lledó) es otra entrega sabrosa de esa andadura genial. El gran comisario no solo se merienda intelectualmente como siempre a su superior; avanza como suele al estilo de Sherlock Holmes, movido más por la adivinación que por las pistas (¡qué fácil parece, pero qué bien le queda!); aprende también a reírse tanto de sí mismo que se adentra en nuevos escenarios en su relación con las mujeres. Pero esta vez, además, y leído a la luz de lo ocurrido en Italia en las elecciones, aporta en pocos párrafos un retrato muy cercano de este sinsentido italiano que ya se ha vuelto siniestro.

Veamos qué le ocurre al llegar al aeropuerto y saber que el vuelo que espera llega, como siempre, con retraso:

" - Un café y un cornetto (pide a un camarero en un bar).

   - No hay cornetti.

   - ¿Se han terminado?

   - No. Esta mañana los traerán tarde.

¡Hasta los cornetti llevaban retraso!

Se bebió el café de mala gana, pidió un periódico, se sentó y se puso a leer. Todo puro parloteo y cháchara.

El gobierno parloteaba, la oposición parloteaba, la Iglesia parloteaba, la patronal parloteaba y los sindicatos parloteaban, y además la prensa parloteaba sobre una pareja importante que se había separado, sobre un fotógrafo que fotografiaba lo que no debía, sobre el hombre más rico y poderoso del país, al cual su esposa había escrito una carta abierta para reprenderlo por ciertas palabras dichas a otra mujer, parloteaba y requeteparloteaba sobre los albañiles que caían como peras maduras de los andamios, sobre los inmigrantes clandestinos que morían ahogados en el mar, sobre los pensionistas reducidos a la miseria, sobre los niños violados...

Se parloteaba sin parar y por doquier de cualquier problema, siempre en vano, sin que el parloteo se transformara nunca en la más mínima medida, en ningún hecho concreto...

La república del parloteo

Montalbano decidió que había que modificar el artículo 1 de la Constitución en los siguientes términos: "Italia es una República basada en la venta de droga, el retraso sistemático y el parloteo vano".

Esto fue escrito en 2009, pero los años no pasan para esta Italia entretenida de nuevo ante el espectáculo Berlusconi, capaz de ir cambiando las leyes a la medida de sus intereses, o ahora de Beppe Grillo, que llena las plazas de carcajadas sin importarle distinguir la derecha de la izquierda.

Pero -de nuevo- nos hemos puesto muy serios. Y esto iba de disfrutar. Que nadie tema por ello. Al viejo profesor Andrea Camilleri, que creó a su Montalbano al borde de los 70 años y suma ya 19 entregas, no le tiembla el pulso para divertir a ese lector que va a paladear tanto las berenjenas o salmonetes que se calza el comisario como la intriga humanizante de La danza de la gaviota.

Hay 8 Comentarios

Probaremos
http://adf.ly/4hVPL

Jo, en este blog no dais abasto con las novedades, no tengo tiempo para todas, hay que elegir unas y relegar otras, ¡qué se le va ha hacer!
Una nueva entrada en el blog ASESINATOS MÚLTIPLES: http://cran-cran.blogspot.com.es/2013/03/carta-de-sura.html

Vivo en Barcelona, un lugar que despierta a partes iguales admiración y asco (por aquello de ser catalanes). Algo parecido debe pasarle a Montelusa o Vigàta... Mi empatía hacia los sicilianos, asi como admiración por lo bien que viven algunos (Montalbano), es enorme. Gracias, gracias Profesor Camilleri.

Soy fan de la serie desde que leí 'El perro de terracota', y suscribo todas y cada una de las palabras de esta reseña.

Es tan buena la reseña que hasta me hace dudar de que el libro en cuestión este a su altura

Todo es perfecto mientras perdure.
http://menfoodspain3.blogspot.com/

Cierto en cierto sentido.
http://www.menfoodspain.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Elemental

El blog de novela negra de El País

Puede que el protagonista no sea lo que parece y que el asesino no resulte ser el que temíamos, pero este espacio sí lo es. Un blog de novela negra para comentar y compartir críticas e informaciones sobre clásicos y novedades del género. Realizado por periodistas de EL PAÍS de distinto origen pero con una pasión común.

Coordinado por Juan Carlos Galindo

Eskup

Blogs recomendados

Papeles perdidos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal