Un inédito de Hammett y un cofre del tesoro de la novela negra

Por: | 22 de noviembre de 2013

Hammett

                Hammett fumando. Paul Dorsey//Time Life Pictures/Getty Images

Hay casualidades, infortunios de la vida y desgracias sin las que no tendríamos hoy algunas de las obras maestras de la literatura universal. La tuberculosis recurrente que sufrió Dashiel Hammett (Maryland, 1894, Nueva York 1961) a partir de 1922 le empujó a la escritura, le apartó del trabajo de detective primero y del mundo de la publicidad después y dio a la literatura un autor esencial en el siglo XX y a la novela negra un mito fundacional, un arquitecto, un padre.

No ha sido la casualidad, ni el infortunio, ni mucho menos la desgracia la que ha llevado a la publicación de Disparos en la noche (RBA, traducción de Enrique de Hériz, que da un recital de conocimiento de la obra), la más ambiciosa, detallada, completa y amplia recopilación de relatos de Hammett que jamás se haya publicado. Suena brutal, exagerado. No lo es. Tras un trabajo de arqueología literaria, de búsqueda en las fuentes, los encargados de la edición han conseguido un libro excepcional, un cofre del tesoro (como objeto y como idea), una obra única con ocho relatos inéditos en castellano de los que ofrecemos dos en exclusiva. Un trabajo en la que se ve, se palpa y se comprende la génesis creadora del autor de Cosecha Roja, las claves de su universo, la construcción de la mujer fatal, la creación de una narrativa única, la fundación de un género.

Lean El cruzado y también Otro crimen perfecto en exclusiva en EL PAÍS .

Los 65 relatos de Disparos en la noche están ordenados de manera cronológica. Esto es una ventaja enorme porque permite al lector ver la evolución de un autor que prueba temas y personajes, que descarta lo que no funciona, que mejora continuamente y lleva a sus límites su escritura, su mundo. Detective de la mítica agencia Pinkerton y veterano de la I Guerra Mundial, la enfermedad le recluye en casa y le entrega en brazos de la escritura. Su primer relato lo publica en 1922. Tenía 28 años, una esposa de 25 y un bebé. Y necesitaba comer. Esto es importante porque al leer ciertos textos de la primera época no se entiende el exceso de violencia que lastra algunos de ellos. Hay que tener en cuenta que tenía que adaptarse, para su disgusto, a los cánones de Black Mask, la revista que le publicaba entonces. “El problema es que ese sabueso mío ha degenerado para convertirse en un algo que paga las comidas” aseguraba ya en 1924 después de verse obligado a rehacer dos historias.

Disparos_en_la_noche_cuentos_completos_300x451He aquí una de las esencias de esta obra definitiva: hay relatos fallidos, pero en ellos el aficionado podrá encontrar los mimbres de algo que luego fue grande, el camino dificultoso que le llevó a El halcón maltés. Y hay relatos, muchos, sublimes.

En una primera etapa hay algunas píldoras, muy breves, textos llenos de mala uva. Después, tanto el Agente de la Continental como Sam Spade protagonizan muy buenos relatos, panorama que se completa con otras historias llenas de elementos que luego se repetirían en el género a lo largo de todo el siglo XX.

Hammett es diferente porque conoce el mundo del que habla, porque está familiarizado con el crimen, porque es capaz de contarlo como nadie. Algún lector que se inicie en este autor puede pensar que está lleno de tópicos. No: son los demás, los que vinieron después, los que repiten y hacen el tópico.

La mujer fatal que marcará el género en literatura y cine no surge de la nada. La compleja, heladora y sobrecogedoramente atractiva Brigid O’Shaughnessy de El Halcón maltés tiene su mimbres en la Elvira de La chica de los ojos de plata; en la pelirroja de la Casa de la calle Turk (una de mis preferidas, la historia y el personaje); en la ladrona rusa de El saqueo de Couffignal o en la aparentemente dulce rubia de El ángel ladrón.

¿Les gustan los detectives que se empeñan a toda costa en los casos, contra viento y marea, aunque quien les paga haya dejado de hacerlo? Lew Archer, Harry Bosch, Pepe Carvalho o John Rebus deben al Agente de la Continental su empeño. En un momento delicioso de Disparos en la noche, el relato que da título al volumen, el detective sin nombre asegura a un cliente del que no termina de fiarse: “No me gusta mucho este encargo, pero ya que he venido hasta aquí lo voy a aceptar. Pero no se olvide de que soy de los que no cejan”.

¿Mis preferidos?

1.- El camino de vuelta a casa. Una joya de tres páginas. Un cuento terrible sobre un cazarecompensas que encuentra a su presa tras dos años de persecución. Una historia triste sobre lo que ocurre cuando tenemos lo que hemos perseguido tanto tiempo. Una pequeña joya sobre el ser humano.

2.- La casa de la calle Turk. Breve y compleja historia con pocos escenarios, pocos personajes, y muchas traiciones, giros, odios. Y un final memorable. “Me prometí que algún día…”

3.- Una sombra en la noche. Un terrible relato social, muy breve, duro, y en que se ve la esencia de ese Hammett que decía que era “imposible escribir nada sin tomar partido en algún momento en los temas sociales”. Aprovecho para reivindicar a ese escritor tan pegado a lo social, militante, que también pagó por ello.

4.- Otro crimen perfecto. Un relato breve, un juego, un homenaje al género con tono irónico y delicioso.

Me gustan también de manera especial todos los relatos de la etapa inicial del Agente de la Continental y de Sam Spade. Esos en los que ya se prefigura parte esencial de dos hombres que nos harán disfrutar para siempre del género, en los que te los imaginas más crecidos, en los que te emocionas al verlos nacer literariamente.  Hammett dejó de escribir relatos cuando ya no los necesitaba. Ni para comer, ni para construir su obra. Nosotros no dejaremos de leerlos nunca. Vive le noir! 

 

Hay 12 Comentarios

Mis disculpas para Juan Carlos Galindo por el tono inicial de mi comentario, quizá algo fuera de lugar en un artículo eminentemente literario. Ha sido ese párrafo final, un tanto "happy end" dadas las circunstancias, lo que lo ha motivado, aunque insisto que de forma algo injusta. Sirva mi modesto aporte histórico para ampliar el contexto social de la obra de nuestro querido Hammett.

Para mi El halcón maltés. No me interesan los detalles macabros o las intimidades de los autores, sólo la obra, salvo que sean unos asesinos.

Hola a todos. Gracias por la lectura, las críticas, los apoyos y las interacciones. En efecto, no hablo más de la actividad política y la militancia de Hammett porque no toca. Ya enlazo al gran artículo de Justo Navarro, quién mejor, sobre ese tema en Babelia. Y, en efecto también: digo que dejó de escribir relatos precisamente cuando dejaron de servirle para sus novelas. La tesis de todo el post va en ese sentido: hasta los malos relatos sirven para ver cosas interesantes del autor. Nada más. Insisto, gracias .

No parece tan "brutal", cuando en 1994 la editorial Debate publicó 55 relatos de Hammett en sus obras completas.

Gracias por el artículo, se nota en cada palabra el amor por Hammett. No entiendo la manía de algunos de atacar a los articulistas en los comentarios; si leyeseis con más atención hubierais seguido el link que explica las penurias que atravesó el escritor por sus ideales comunistas. Además, en el último parrafo dice que dejó de escribir relatos -cosa que es cierta-, no novelas, así que no veo la inexactitud.

Supongo que hay que entender que en el último párrafo J.C. Galindo al decir "dejó de escribir relatos" se refiere a relatos cortos, no que dejara de escribir porque no lo necesitaba. También dice que fue un escritor "pegado a lo social", "militante" y que "pagó por ello". No creo que haya tantos olvidos ni desconocimientos. No se trata de un reportaje a fondo, solo hay que saber leer.

Impresionado me deja el comentario de caprioba,conocía su obra,y sé que era militante comunista,por una película,Julia,interpretada por Jane Fonda, Vanessa Redgrave ,Jason Robards,sobre una novela de Lilian Hellman,dirigida por Fred Zinnemann en el 77.Terrible la actitud de la "democracia" norteamericana con los comunistas y laxa con los nazis y fascistas.Hammet es la novela negra ,de lectura de una vez.Tendré que releerlo,mi preferida fue la primera,como siempre,La LLave de Cristal.

Muy de acuerdo con los precedentes comentarios. Los "olvidos" de la informacion, o de este articulo en particular posiblemente por ignorancia, son precisamente lo que mas caracterizan a los escritos de Hammett: la denuncia social, el poder de las actitudes hipocritas, la efidaz arma de la mentira. Aun estamos en ello ...

Recuerdo a Hammett apostado en una esquina. Vigila una casa. Horas y horas, un montoncito de colillas aplastadas. Hasta que confirma que Mary engaña a John, como el pobre tipo pensaba cuando contrató sus servicios como detective. Le veo en un cuadro de Hoper, tomando una copa en una cafetería luminosa en mitad de la noche. Siempre agarrado a una copa, entre una nube de humo http://bit.ly/1bc2a7l

Bueno, el ejecutivo usa, antes y ahora, no se ha caracterizado por la bondad, solo hay que ver los modos y maneras que tiene para conseguir lo que le interesa -empezando por cuba, en el 98-. Como Dashiell, mi amado Dashiell, les descubrió que el sistema, su sistema, era más peligroso que la propia delincuencia, pues ahí se cebaron. Yo espero que haya infierno para los hipócritas+ cìnicos +asesinos+ ventajistas y una porción de paraíso para él.
.

El final del artículo no acaba de ser del todo exacto, por decirlo suavemente. A Hammett, su militancia comunista en plena época McArthy, de la que nada se dice, le supuso la ruina económica:
"Hammett estuvo primero en la cárcel de la calle West, de Nueva York. Allí coincidió con otros dirigentes comunistas, víctimas también de la caza de brujas. Convivía con delincuentes peligrosos, algo que hizo aún más peligrosa la reclusión.
Después le trasladaron a una cárcel de Kentucky, donde le encargaron la limpieza de las letrinas. Además, fue condenado a pagar ciento cuarenta mil dólares y los tribunales y el gobierno norteamericano se incautaron a partir de aquel momento de todos sus ingresos, también de los que procedían de todas sus novelas y los relatos publicados anteriormente. Hammett se quedó sin nada. Murió de cáncer pocos años más tarde, en la más absoluta pobreza, repudiado por Hollywood, con sus libros retirados de las bibliotecas norteamericanas, sin haber encontrado trabajo ni volver a escribir de manera consistente."

Otro libro que hay que comprar y leer. Estaría bien que algún editor recuperase la biografía de Hammett Diane Johnson http://despuesdelhipopotamo.com/2011/04/17/hammett-murio-ayer/ un excelente retrato del escritor delgado.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Elemental

El blog de novela negra de El País

Puede que el protagonista no sea lo que parece y que el asesino no resulte ser el que temíamos, pero este espacio sí lo es. Un blog de novela negra para comentar y compartir críticas e informaciones sobre clásicos y novedades del género. Realizado por periodistas de EL PAÍS de distinto origen pero con una pasión común.

Coordinado por Juan Carlos Galindo

Eskup

Blogs recomendados

Papeles perdidos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal