Cinco razones por las que amamos BCNegra (y todos los festivales `noir´)

Por: | 29 de enero de 2016

Leer

NOTA DEL COORDINADOR: Hoy seguimos con nuestra serie de posts sobre BCNegra 2016. Tras dar pistas sobre el genial Camille Verhoeven, personaje de Pierre Lemaitre, y repasar las obras de Peter May, una de las estrellas del festival, que acaba de presentar la excelente Entry Island, en esta ocasión tenemos la suerte de contar con un texto de Carmen Romero, editora de Ediciones B, en el que desgrana las razones por las que nos gustan, y tanto, estas fiestas de la literatura y la cultura. Lean y Disfruten. 

Les dejo aquí también el programa completo del festival para que no se pierdan.

POR CARMEN ROMERO

Una de las ventajas de ser editora es que puedes escaparte de vez en cuando a un festival de novela negra. Siempre merece la pena participar en estos encuentros que, año tras año, van ganando popularidad con una fórmula tan sencilla como difícil de aplicar: convertir la literatura en una fiesta. Coincidiendo con la presente edición de BCNegra (28 de enero/6 de febrero), desgrano algunas de las razones de este éxito.     

1.- Porque no todo es novela negra. No puedo resistirme a empezar con esta maravillosa contradicción. Aunque la literatura policiaca y sus derivados copan la mayor parte de sus programas, estas citas abren su horizonte a más géneros. Por ejemplo, BCNegra dedica el próximo lunes uno de sus actos estrella a Alberto Vázquez-Figueroa, un autor que ha escrito prácticamente de todo menos novela negra (pero cuyas historias “son devoradas con pasión por millones de lectores”, como recuerdan los organizadores). Y la veterana Semana Negra de Gijón cede desde hace años un considerable protagonismo a la ficción histórica, el libro periodístico y la ciencia ficción. Precisamente en el festival asturiano recuerdo haber escuchado decir al mismísimo George RR Martin -cuya mayor conexión con lo noir es su facilidad para liquidar personajes-, que la HBO había adquirido los derechos audiovisuales de Juego de Tronos para una serie que tal vez no llegara a rodarse… Era el verano de 2008.

2.- Porque venden muchos libros. A pesar de que he oído a mucha gente del sector editorial expresar sus dudas al respecto (¡cuánto nos gusta quejarnos!), mi experiencia es que los festivales de novela negra sí tienen un efecto real en las cifras de ejemplares vendidos. Un ejemplo: el año pasado Mikel Santiago aumentó en un 60% las ventas de su bestseller La última noche en Tremore Beach la semana posterior a su presencia en BCNegra. Y cualquiera que haya ido a la Semana Negra de Gijón habrá visto que abundan los lectores dispuestos a aguantar un buen rato de cola para conseguir la firma de su escritor favorito.  

3.- Porque son muy divertidos. En la trastienda de los festivales pasan cosas imposibles en cualquier otro momento y lugar. Se forman grupos –a menudo inverosímiles- de escritores, libreros, periodistas, blogueros, editores y lectores. Nos vamos de cañas o improvisamos cenas después de las presentaciones y los debates. Y en estos encuentros informales hablamos de libros, aprendemos de los demás, intercambiamos puntos de vista, surgen buenas ideas, hacemos planes, establecemos complicidades. Nos reencontramos con el lado lúdico y apasionante del mundo de los libros, y esto nos permite volver con una sonrisa a los informes de rentabilidad y los porcentajes de devolución la mañana siguiente.

4.- Porque son muy serios. Aunque parezca que me contradigo, en realidad no es así. Los festivales son divertidos cuando toca y serios cuando tienen que serlo, y este equilibrio es, en mi opinión, una de sus mayores virtudes. Se atreven con temas polémicos, hacen crítica social, reflexionan sesudamente sobre el devenir del género. En la inminente programación de BCNegra, sin ir más lejos, se incluye un acto en recuerdo del periodista Xavier Vinader, auténtico símbolo de la libertad de expresión durante la Transición, que contará con la participación de dos grandes como José Martí Gómez y Bru Rovira. También tendrá lugar una reflexión sobre la violencia de género y un homenaje al Rafael Chirbes en el que no faltará, entre otros, el novelista valenciano Juanjo Braulio, que reconoce la influencia del maestro en su negrísima El silencio del pantano.    

5.- Porque contagian el amor por los libros. Para comprender el auge de los festivales de novela negra en un país donde el 35% de la población reconoce no leer jamás un libro, basta con charlar cinco minutos con gente como Paco Camarasa (comisario de BCNegra), Ángel de la Calle (Semana Negra de Gijón), Juan Bolea (Aragón Negro) o Lorenzo Silva (Getafe Negro). Aman los libros y saben cómo contagiar su entusiasmo. En este mundillo tan dado a la polarización, en el que a veces parecemos obligados a escoger entre lo absurdamente elitista y lo descaradamente comercial, necesitamos gente capaz de encontrar el punto de equilibrio e invitarnos a compartir, sin más, la alegría y el placer que nos dan los buenos libros. Gente con los superpoderes necesarios para lograr que 200 o 300 personas se reúnan para (¡increíble!) oír a un grupo de locos hablar sobre literatura. Y es que, como dice Ángel de la Calle: “Todo esto es para que leáis. Que no se os olvide.”  

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Elemental

El blog de novela negra de El País

Puede que el protagonista no sea lo que parece y que el asesino no resulte ser el que temíamos, pero este espacio sí lo es. Un blog de novela negra para comentar y compartir críticas e informaciones sobre clásicos y novedades del género. Realizado por periodistas de EL PAÍS de distinto origen pero con una pasión común.

Coordinado por Juan Carlos Galindo

Eskup

Blogs recomendados

Papeles perdidos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal